Brandon Smith: ‘Trump jamás podrá ser antiglobalista mientras siga trabajando para la élite global’

Está ampliamente documentado, tanto a nivel conceptual como a nivel de evidencia, que a lo largo de la historia las élites occidentales siempre han financiado a ambos bandos en todo conflicto, sea bajo un modelo dialéctico o a través de la “política del cielo” basada en la metáfora del juego de cartas bridge. Las élites siempre han financiado tanto al establishment como a la oposición para construir y/o demoler modelos civilizatorios según sea necesario de acuerdo a sus intereses de control. Brandon Smith es un analista que se especializa en sacar a la luz las contradicciones que ponen en evidencia a quienes se hacen pasar por oposición, aunque en realidad son oposición controlada por el propio establishment. También hay otra línea de pensamiento crítico que considera que las la paradoja es parte de una estrategia de distracción, y que lo que realmente hay en el mundo no es tanto una competencia entre facciones de la élite, sino entre diferentes proyectos globales creados e impulsados por esas mismas facciones, que a menudo forman alianzas para nunca quedarse fuera del juego. De cualquier forma, es indudable que las élites siempre controlan a todos los bandos en un mismo conflicto, y que siendo el mundo tan complejo y a la vez tan pequeño, aún las facciones antagónicas se ven obligadas a negociar y hasta a crear alianzas con tal de conservar su poder. En el verano de 2016, durante la campaña electoral, Brandon Smith examinó el fenómeno Trump y cómo está relacionado y obedece a la narrativa globalista, aunque aparenta no estarlo. En su análisis, Smith llegó a la conclusión de que “Trump sería presidente basándose en el hecho de que tener un conservador supuestamente nacionalista y populista incondicional en la Casa Blanca sería algo muy beneficioso para las élites globalistas durante los próximos cuatro años”. Si hacemos a un lado la línea de pensamiento que afirma que las contradicciones son parte de una estrategia perfectamente calculada para distraer al enemigo, nos parece que la hipótesis dialéctica de Brandon Smith merece al menos ser tomada en consideración. Y como veremos en el siguiente artículo, el analista ha retomado su hipótesis incorporando nueva información sobre el fenómeno Trump de cara a las elecciones de 2020.

 

donald trump y henry kissinger

“¿Cuál es el propósito del montaje, de este falso combate de lucha libre entre Trump y las élites? Conseguir que los conservadores inviertan en un falso paradigma, cooptar nuestro movimiento y nuestro impulso, y finalmente encadenarnos a la reputación de Trump y luego ahogarnos cuando él caiga. Mientras los activistas esperan a que Trump tome medidas contra los globalistas, se quedan inactivos logrando muy poco. Si bien los activistas pusieron todas sus esperanzas en Trump como una solución al problema globalista, no están preparados para las consecuencias cuando se revele que todo fue una completa pérdida de tiempo. El golpe maestro de las élites que usan a Trump como arma es tal que un solo hombre podría anular el activismo de millones. ¿Cuál es la solución? Mantenerse continuamente vigilantes de la retórica y las políticas de Trump y reclamarle cuando hace algo que viola los principios constitucionales o cualquier cosa que ayude a los globalistas en sus esfuerzos por desencadenar un reseteo económico de bandera falsa… Mediante nuestros esfuerzos de investigación, podemos ganar tiempo para que el movimiento crezca, y esto es un mal augurio para las élites a largo plazo…. Seré positivo y pensaré que los globalistas pueden haber cometido un error fatal al confiar en Trump como un medio para derribar a los conservadores y al movimiento de libertad” (Brandon Smith).

 

En ese momento, la Reserva Federal se estaba preparando para ajustar la liquidez, lo que inevitablemente conduciría a la volatilidad del mercado y un colapso en los fundamentos. Al final del primer mandato de Trump, o tal vez al comienzo de su segundo mandato, la crisis recesiva se haría evidente para el público en general. Se culparía a Trump, y a todos los conservadores, del desastre resultante que las élites bancarias diseñaron.

Durante las elecciones no me quedó claro si Donald Trump era un títere de las élites. Podría haber sido simplemente un chivo expiatorio conveniente para el próximo accidente. Hoy, resulta obvio que él es la oposición controlada.

Como he señalado en numerosos artículos, hay evidencia de las asociaciones de Trump con miembros de la élite globalista. La familia de banqueros Rothschild lo salvó de deudas paralizantes en múltiples desarrollos inmobiliarios en Atlantic City durante la década de 1990. El agente de los Rothschild que manejó el rescate de Trump no fue otro que Wilbur Ross, el director gerente senior de Rothschild New York. Ross ahora es el Secretario de Comercio de Trump, lo que indica que su relación con los Rothschild continúa vigente hasta nuestros días.

 

La raíz del compromiso de Trump con Israel, los Rothschild y la nobleza negra internacional

 

En 2016, Trump ofreció puestos en la Casa Blanca a una amplia gama de elitistas mundiales, algunos de ellos del Consejo de Relaciones Exteriores, un grupo de expertos cuyos objetivos declarados incluyen la anulación de las fronteras y el fin de la soberanía nacional. Estos miembros incluyen a:

  • Elaine Chao, Secretaria de Transporte de los Estados Unidos.
  • Jamie Dimon, miembro del Foro Estratégico y de Políticas.
  • Jim Donovan, subsecretario del Tesoro.
  • Larry Fink, miembro del Foro Estratégico y de Políticas.
  • Neil M. Gorsuch, Juez de la Corte Suprema.
  • Vicealmirante Robert S. Harward, Asesor de seguridad nacional (rechazó el nombramiento).

 

Después, Trump trajo al poder a políticos de élite que desde hace mucho tiempo han mantenido vínculos con el establishment globalista y la Reserva Federal, como John Bolton, Mike Pompeo, Robert Lighthizer, Larry Kudlow, Steve Mnuchin, etc. La lista sigue y sigue…

Durante la campaña, Trump criticó constantemente (y con razón) los numerosos vínculos de Hillary Clinton con el Cabal bancario, incluida su estrecha relación con bancos internacionalistas como Goldman Sachs. También hizo múltiples críticas contra el globalismo.

Luego, argumentó que la recuperación económica de Obama fue en realidad una burbuja financiera masiva: los mercados fueron sostenidos artificialmente por el estímulo de la Reserva Federal y las bajas tasas de interés, y se manipularon indicadores como las estadísticas de desempleo. De nuevo, todo esto era cierto.

Sin embargo, después de su elección, Trump procedió a saturar su gabinete con las mismas élites bancarias que una vez atacó, y luego tomó crédito total para los mercados y las cifras falsas de empleo y PIB solo unos meses después.

Una vez en el cargo, Trump abandonó repentinamente su promesa de acusar a los Clinton, y cualquier intento de luchar contra los globalistas quedó en el camino. En cambio, Trump dirigió toda su atención a China, abriendo la puerta a una guerra económica como una distracción útil para los globalistas mientras continuaban desconectando el soporte vital financiero.

Si Trump iba a luchar con el establishment globalista, ¿por qué se rodearía de tantas élites y por qué consideraría a China como una amenaza principal en lugar de las instituciones bancarias mundiales?

 

Daniel Estulin: Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

Todavía escuchamos a Trump hablar sobre cómo la Reserva Federal está dirigida por personas ignorantes y cómo “el futuro pertenece a los patriotas, no a los globalistas”, pero el hiper enfoque de Trump en los mercados y la guerra comercial con China no hacen nada para combatir la agenda globalista. De hecho, estas acciones ayudan inmensamente a los globalistas.

Trump se apega al patrón de criticar las tasas de interés más altas de la Fed como la causa de la recesión económica, mientras que al mismo tiempo continúa tomando el crédito total por los mismos datos económicos fraudulentos y la burbuja del mercado que una vez advirtió. ¿Qué logra con esto?

Bueno, el trabajo de Trump es socavar a los conservadores y al movimiento de libertad fingiendo ser uno de nosotros. Sus ataques a la Fed, aunque legítimos (en parte), no tienen sentido si mantiene que él es la única razón por la cual se mueven la economía y los mercados.

En esencia, los globalistas están usando a Trump para deslegitimar los argumentos anti-Fed al vincularlo a esos argumentos y a la economía en quiebra simultáneamente. A medida que cae de la gracia fiscal, la intención es que todos los argumentos anti-Reserva Federal y anti-globalistas mueran con él. ¿Quién querría adoptar la misma postura ideológica que el hombre que arruinó la economía mundial?

Actualmente, los principales medios de comunicación se están centrando en la hipocresía de Trump al exigir un dólar más débil después de pedir un dólar más fuerte durante su campaña. También insinúan que Trump está tratando de desviar la culpa a la Reserva Federal mientras que su guerra comercial es la “verdadera causa” de la recesión. He estado advirtiendo sobre este resultado durante bastante tiempo, y ahora está sucediendo.

El extraño comportamiento de Trump reivindica mis más profundas sospechas durante las elecciones: Trump no es solo un chivo expiatorio involuntario, es un participante en el juego, desempeña el papel teatral de un torpe villano. En el guión, él es el antiglobalista que tropieza con su propia arrogancia y provoca la caída del imperio estadounidense. Él está jugando al conservador con cabeza de cerdo que demuestra de una vez por todas por qué la filosofía conservadora es “malvada” y por qué los izquierdistas tenían razón todo el tiempo. Parte de su trabajo es cooptar el movimiento de libertad, redirigir sus energías hacia actividades sin sentido para hacerlos parecer ridículos o peligrosos al final de su presidencia.

Sin embargo, se está formando un enigma para las élites…

La verdadera naturaleza de Trump se revela lentamente a medida que cruzamos el punto de no retorno de la economía y el “reseteo económico global”. Cuando Trump apoya abiertamente las leyes de armas de bandera roja diseñadas para usurpar los derechos de armas a través de la confiscación de la puerta trasera, o cuando se compromete a una acumulación militar enviando tropas a Arabia Saudita en un obvio primer paso hacia la guerra con Irán, esto causa que muchos conservadores en el movimiento de libertad terminen cuestionando las lealtades de Trump.

Las élites tienen que encontrar una forma de mantener a los conservadores y activistas de la libertad a ciegas viajando en el tren de Trump durante el mayor tiempo posible, ya que si comenzamos a cuestionar la narración demasiado pronto, será más difícil para ellos atraernos a acciones de apoyo que serán culpadas por la creciente crisis económica y geopolítica.

Para sentirse más seguros, algunas personas en el movimiento de libertad se han unido tan incondicionalmente a Trump que ya no tienen escapatoria. Ahora se verán tentados a duplicar la defensa de sus acciones y sus asociaciones, afirmando para siempre que Trump está “jugando ajedrez 4D” y que está “manteniendo a sus enemigos cerca”, sin importar cuán locas sean estas afirmaciones. Algunos incluso han argumentado que los conservadores deberían “ir a la guerra” si Trump es acusado. Esto es tonto. La mayoría de nosotros NO estamos interesados en pelear una guerra civil por Trump. Si peleamos una guerra civil, ciertamente no será por un títere del establishment bancario.

Algunos de estos activistas tienen buenas intenciones, pero están jugando directamente en manos de los globalistas. Otros están tan desesperados por mantener la relevancia que dirán cualquier cosa con tal de llamar la atención.

Es vital que los activistas de la libertad entiendan que la presidencia de Trump es una operación psicológica dirigida principalmente a ellos. Como el medio de comunicación de izquierda Bloomberg predijo felizmente en un editorial titulado “La fiesta del té se encuentra con su creador”, Trump podría absorber movimientos conservadores (los que llamaron la “Fiesta del té”) y destruirlos de una vez por todas.

Los eventos recientes y la retórica de Trump se organizan cuidadosamente para que parezca antiglobalista, pero la naturaleza agresiva de esta propaganda era predecible. Las élites tienen que atraer a los conservadores al redil de alguna manera, por lo que están arrojando tantas migajas como pueden de la mesa de Trump sin que él realmente logre nada a nuestro favor.

Deshacerse de John Bolton fue el comienzo de la última campaña psicológica, ya que Bolton representa un elemento odiado entre muchos activistas por la libertad, y el establishment no tuvo más remedio que reducir finalmente su huella en la Casa Blanca. Sin embargo, esto fue demasiado poco y demasiado tarde, ya que muchos conservadores ya son conscientes de las muchas otras élites que impregnan el gabinete de Trump. Tendría que deshacerse de todos para impresionarnos. Y así, las élites pasaron a la fase dos…

El último escándalo ucraniano y la posible acusación de Trump es un ejemplo perfecto de psicología inversa globalista. Al igual que Russiagate, la investigación de juicio político probablemente no irá a ninguna parte, y no está destinada a ir a ninguna parte. Las élites no tienen intención de destituir a Trump de su cargo y nunca lo hicieron. El propósito del escándalo de Ucrania es en realidad doble:

Primero, de hecho atraerá a muchos conservadores al tren de Trump, ya que suponen que el establishment está “tratando de atraparlo” a pesar de que está trabajando directamente con ellos.

En segundo lugar, el escándalo de Ucrania golpeará a Joe Biden, retirándolo de la carrera demócrata para presidente, dejando la puerta abierta para Bernie Sanders o Elizabeth Warren. Las élites no parecen querer a Biden en 2020 y están construyendo una narrativa en la que se retira de la carrera o pierde mucho terreno en las primarias. Sigo prediciendo, como lo hice en julio, que Elizabeth Warren será la candidata demócrata en 2020 (algunas personas se rieron cuando sugerí esto en julio… No veo a muchos de ellos riéndose ahora cuando Warren se pone en un empate virtual con Biden en las encuestas). Si esto se traducirá o no en un segundo mandato para Trump, o el final de la línea, es demasiado pronto para saberlo.

Sin embargo, quisiera señalar que Warren fue la primera candidata demócrata en sugerir que se avecinaba un colapso económico, y creo que esto está preparando el escenario para que se convierta en la candidata del “te lo dije” en 2020. Si esto ocurre, es probable que Trump pierda las elecciones.

Otra migaja lanzada a los conservadores es la repentina reapertura de la discusión en los correos electrónicos de Clinton. Esto llevará a algunos activistas de la libertad a suponer que tal vez, esta vez, Trump va a seguir adelante con su afirmación de que investigará y procesará a los Clinton. Digo esto, aunque creo que muchos que lo leen ya lo saben: Trump no va a tocar a los Clinton. Pero fingirá que está investigando el asunto si ayuda a atraer a los conservadores a la falsa narrativa, pero eso es todo.

El discurso de Trump en la ONU en el que criticó al globalismo fue el último y quizás el intento más descarado de engañar a los conservadores para que piensen que Trump está realmente “jugando ajedrez 4D”. Él no lo está haciendo. Más bien, Trump está desempeñando el papel que siempre ha desempeñado, tal como lo hizo en WWE Wrestling, o en El Aprendiz. El trabajo de Trump es atacar a los globalistas, y el trabajo de estos es pretender atacarlo. Mientras que los objetivos reales del ataque son conservadores, activistas de la soberanía y defensores de la libertad.

¿Cuál es el propósito del montaje, de este falso combate de lucha libre entre Trump y las élites? Conseguir que los conservadores inviertan en un falso paradigma, cooptar nuestro movimiento y nuestro impulso, y finalmente encadenarnos a la reputación de Trump y luego ahogarnos cuando él caiga.

Mientras los activistas esperan a que Trump tome medidas contra los globalistas, se quedan inactivos logrando muy poco. Si bien los activistas pusieron todas sus esperanzas en Trump como una solución al problema globalista, no están preparados para las consecuencias cuando se revele que todo fue una completa pérdida de tiempo. El golpe maestro de las élites que usan a Trump como arma es tal que un solo hombre podría anular el activismo de millones.

¿La solución? Mantenerse continuamente vigilantes de la retórica y las políticas de Trump y llamarlo cuando hace algo que viola los principios constitucionales o cualquier cosa que ayude a los globalistas en sus esfuerzos por desencadenar un reseteo económico de bandera falsa. Seré positivo y pensaré que los globalistas pueden haber cometido un error fatal al confiar en Trump como un medio para derribar a los conservadores y al movimiento de libertad.

Al colocar todos sus huevos en una canasta (o todas sus cuerdas en un solo títere), se han dejado abiertos a la influencia de los activistas de la libertad. Cuanto más reclamamos a Trump sobre sus comportamientos extraños, sus conexiones con el establishment y su zigzageo, menos útil es para ellos.

Tendrán que adaptar continuamente sus tácticas a nosotros (ya lo han hecho), o tal vez incluso posponer los esfuerzos para colapsar los mercados o implementar leyes draconianas de Bandera Roja. Mediante nuestros esfuerzos de investigación, podemos ganar tiempo para que el movimiento crezca, y esto es un mal augurio para las élites a largo plazo.

 

Gobiernos del chantaje: Roy Cohn (el mentor de Trump), Epstein y los oscuros secretos de la era Reagan

Fuente:

Brandon Smith / Alt-Market — Trump Cannot Be Anti-Globalist While Working With Global Elites.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion