Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿90 segundos para la medianoche?

Mientras la fragata rusa de misiles guiados Almirante Gorshkov viaja en medio del océano Atlántico, enviando una clara señal a los dirigentes estadounidenses de que no habrá supervivientes en ningún intercambio nuclear entre Estados Unidos y Rusia, la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín de los Científicos Atómicos decidió adelantar las manecillas del “Reloj del Juicio Final” que refleja el riesgo de un conflicto nuclear. Lo que la Junta denomina “la guerra de Rusia contra Ucrania” ignora la verdad histórica basada en hechos de que el conflicto de Ucrania fue, y es, únicamente el subproducto de un plan concertado de Estados Unidos y la OTAN para utilizar a Ucrania como papel de aluminio para generar un conflicto destinado a derrocar al gobierno del presidente ruso Vladimir Putin.

 

Por Scott Ritter

La fragata rusa de misiles guiados Almirante Gorshkov se encuentra en medio del océano Atlántico, dirigiéndose ostensiblemente hacia la costa este de Estados Unidos, como parte de un viaje previsto que comenzó el 4 de enero de 2023 y que se espera que recorra los océanos Atlántico e Índico, así como el mar Mediterráneo. El Admiral Gorshkov está equipado con 16 tubos verticales de lanzamiento, cada uno de los cuales, en teoría, podría ir armado con misiles hipersónicos Zircon con capacidad nuclear, capaces de recorrer 1.000 kilómetros en menos de 10 minutos.

Para decirlo sin rodeos, pronto Rusia estará en una posición en la que un solo barco podría, en cuestión de minutos, disparar 16 misiles hipersónicos con armamento nuclear contra Estados Unidos que no sólo no podrían ser interceptados por nada del arsenal estadounidense, sino que además impactarían en sus respectivos objetivos antes de que pudiera llevarse a cabo ninguna evacuación significativa. Es, literalmente, un arma de decapitación.

La doctrina nuclear rusa actual no permite un primer ataque nuclear; de hecho, el presidente ruso Vladimir Putin ha dejado claro que Rusia no sería la primera nación en utilizar armas nucleares en un futuro conflicto nuclear. Pero también hizo hincapié en que Rusia tampoco sería la segunda, lo que significa que Rusia liberaría su arsenal nuclear sin esperar a que ningún primer ataque estadounidense impactara en suelo ruso.

El Almirante Gorshkov está enviando una clara señal a los dirigentes estadounidenses de que no habrá supervivientes en ningún intercambio nuclear entre Estados Unidos y Rusia.

En medio de este despliegue de músculos, la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín de los Científicos Atómicos, un grupo de defensa del desarme fundado en 1945 por Albert Einstein y científicos de la Universidad de Chicago que ayudaron a desarrollar las primeras armas atómicas en el Proyecto Manhattan, y que actualmente mantiene lo que se conoce como el “Reloj del Juicio Final” que refleja el riesgo de un conflicto nuclear, decidió adelantar las manecillas del reloj diez segundos desde los 100 segundos actuales hasta la medianoche. En un comunicado en el que anunciaba esta decisión, “Un momento de peligro sin precedentes: Faltan 90 segundos para la medianoche”, la junta declaraba lo siguiente:

“La guerra en Ucrania puede entrar en un segundo año horrible, con ambos bandos convencidos de que pueden ganar. Están en juego la soberanía de Ucrania y los acuerdos de seguridad europeos más amplios que se han mantenido en gran medida desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Además, la guerra de Rusia contra Ucrania ha planteado profundas cuestiones sobre cómo interactúan los Estados, erosionando las normas de conducta internacional que sustentan las respuestas exitosas a una variedad de riesgos globales.

“Y lo peor de todo, las amenazas poco veladas de Rusia de utilizar armas nucleares recuerdan al mundo que la escalada del conflicto -por accidente, intención o error de cálculo- es un riesgo terrible. La posibilidad de que el conflicto se escape al control de cualquiera sigue siendo alta”.

La ignorancia de esta afirmación es manifiesta. Lo que la Junta denomina “la guerra de Rusia contra Ucrania” ignora la verdad histórica basada en hechos de que el conflicto de Ucrania fue, y es, únicamente el subproducto de un plan concertado de Estados Unidos y la OTAN para utilizar a Ucrania como papel de aluminio para generar un conflicto destinado a derrocar al gobierno del presidente ruso Vladimir Putin.

Este plan lleva en marcha al menos desde 2008, cuando el ex embajador de Estados Unidos en Rusia (y actual director de la CIA), William Burns, advirtió de que cualquier esfuerzo de la OTAN por incorporar a Ucrania a sus filas precipitaría una eventual intervención militar rusa. A pesar de esta severa advertencia, la OTAN extendió una invitación a Ucrania en noviembre de 2008, iniciando claramente una conocida relación causa-efecto que definió la política de la OTAN hacia Rusia como una que buscaba un conflicto indirecto utilizando a Ucrania como sustituto de la OTAN.

Estados Unidos, la UE y la OTAN actuaron de forma concertada para precipitar un golpe de Estado en Ucrania en febrero de 2014, con el objetivo de derrocar al presidente constitucionalmente elegido, Víctor Yanukóvich, y sustituirlo por un nuevo gobierno ultranacionalista dominado por seguidores de la odiosa ideología de Stepan Bandera. El golpe triunfó, y en abril el nuevo gobierno ucraniano declaró la guerra a la población de etnia rusa del Donbás. Esta acción desencadenó la anexión rusa de Crimea y la prestación de apoyo militar por parte de Rusia al Donbass, desencadenando la misma intervención militar sobre la que William Burns había advertido seis años antes.

 

La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas: El ‎resurgimiento del racialismo nazi en Ucrania

 

Ucrania y sus aliados de la OTAN pidieron entonces la paz, iniciando negociaciones que condujeron a la adopción de los Acuerdos de Minsk, que establecían un alto el fuego a cambio de garantías relativas a la soberanía ucraniana sobre el Donbás, así como una relativa autonomía para los rusos étnicos del Donbás, protegiendo su lengua, religión, cultura y tradiciones.

Los Acuerdos de Minsk fracasaron durante ocho años, al no aplicar Ucrania los cambios constitucionales necesarios para garantizar los derechos de la etnia rusa del Donbass. Las razones de este retraso son hoy bien conocidas, gracias a las confesiones públicas del ex presidente ucraniano Petro Poroshenko, la ex canciller alemana Angela Merkel y el ex presidente francés Francois Hollande, los tres firmantes de los acuerdos. Estos tres líderes nacionales han reconocido que los Acuerdos de Minsk no eran más que una farsa diseñada por Ucrania para ganar tiempo y construir un ejército de representación de la OTAN capaz de recuperar tanto el Donbás como Crimea.

La decisión de Rusia de invadir Ucrania el 24 de febrero de 2022 no fue un acto de agresión no provocado, sino más bien un ejercicio legítimo de su derecho, junto con las nuevas repúblicas independientes de Lugansk y Donetsk, de autodefensa colectiva preventiva ante la amenaza inminente de agresión por parte del recién entrenado ejército de Ucrania que era, por diseño, poco más que un proxy de la OTAN.

El hecho de que los estimados miembros del Boletín de Científicos Atómicos -que incluye entre sus filas a diez premios Nobel- parezcan ignorar esta historia, colorea su capacidad para comprender la verdadera naturaleza de la amenaza a la que se enfrenta el mundo hoy en día, y de dónde viene esa amenaza.

Estados Unidos, tras haber provocado deliberadamente un conflicto premeditado con Rusia, intenta ahora aplicar una política de doble vía diseñada para desencadenar un momento similar al Maidán en Moscú (llamado así por la plaza Maidán, en Kiev, donde los neonazis apoyados por Estados Unidos dieron un violento golpe de Estado contra el ex presidente ucraniano Víctor Yanukóvich) en el que la población rusa se levantaría contra el gobierno del presidente Vadimir Putin, derrocarlo e instalar a un líder pro-occidental que devolvería a Rusia a la existencia colonial de la década de 1990, cuando Boris Yeltsin permitió que el Occidente colectivo violara a Rusia económicamente y la dominara políticamente.

Las dos vías de esta política implican la imposición de sanciones económicas vinculadas a la decisión de Rusia de intervenir militarmente en Ucrania, y la prosecución de un conflicto indirecto en Ucrania diseñado para desangrar a Rusia. El objetivo de esta política es engendrar un malestar masivo entre una población rusa desmoralizada que, a su vez, se levantaría y desalojaría del poder al presidente Putin.

La locura de semejante plan es incomprensible. Imaginemos por un momento que Rusia se embarcara en un plan de acción diseñado para despojar a México de la esfera de influencia de Estados Unidos y, al hacerlo, promulgara un conflicto cuyo objetivo fuera que México retomara por la fuerza el territorio que abarca los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas. La idea de que Estados Unidos se quedaría de brazos cruzados ante semejante amenaza es ridícula. También lo es cualquier concepto de que Rusia deba hacer lo mismo.

Una rápida lección de historia para el Boletín de Científicos Atómicos:

  • Fue Estados Unidos, y no Rusia, quien se retiró de los tratados sobre misiles antibalísticos y fuerzas nucleares intermedias.
  • Es Estados Unidos, y no Rusia, quien ha congelado las conversaciones sobre la ampliación del Nuevo Tratado de Armas Estratégicas.
  • Es Estados Unidos, y no Rusia, quien ha promulgado recientemente una política de postura nuclear que permite el uso preventivo de armas nucleares en un escenario no nuclear.
  • Son los Estados Unidos, y no Rusia, los que han desplegado una ojiva nuclear de bajo rendimiento (es decir, “utilizable”) (la W-76-2) en misiles balísticos lanzados desde submarinos Trident, y han llevado a cabo juegos de guerra en los que el Secretario de Defensa ha practicado los procedimientos de comunicación necesarios para lanzar esta arma cuando Rusia fuera el objetivo designado del misil.
  • Son los EE.UU., no Rusia, los que están construyendo un ejército ucraniano proxy diseñado con la intención de ser capaz de capturar el territorio que Rusia reclama como suyo (las cuatro antiguas provincias ucranianas anexionadas por Rusia en septiembre de 2022, y Crimea), sabiendo muy bien que uno de los factores desencadenantes de la liberación de las armas nucleares rusas es cualquier fuerza militar convencional que amenace la supervivencia existencial de Rusia.

El Boletín de Científicos Atómicos tendría que ser sordo, mudo y ciego para no conocer estos hechos subyacentes y no verlos como verdad.

Lo que significa que son cómplices del terror nuclear perpetrado por Estados Unidos e indiferentes a sus consecuencias.

Por lo tanto, el Boletín de Científicos Atómicos está fundamentalmente equivocado en su evaluación de que faltan 90 segundos para la medianoche.

La verdad es que el mundo está a un segundo de la medianoche, y el reloj puede sonar en cualquier momento, algo que la presencia del Admiral Gorshkov frente a las costas de Estados Unidos demuestra sobradamente.

 

Fuente:

Scott Ritter: 90 Seconds to Midnight? 24 de enero de 2023.

Contenidos

Por José Luis Preciado La noche del 14 de abril Irán lanzó numerosos misiles y drones sobre Israel, justificando el ataque como legítima defensa...

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 9 de abril el ministro de exteriores británico, barón Lord David Cameron, anunció que el Reino Unido seguirá armando a...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram