Un nuevo capítulo de las guerras de EEUU contra México (de Reagan a Trump)

En 2018, Geopolitics.ru y el geoestratega mexicano de origen libanés Alfredo Jalife-Rahme abordaron el tema del libro “La próxima guerra” (The Next War, 1998) escrito por Caspar Weinberger y Peter Schweiser, presidente del Instituto James Madison, cuyo contenido preventivo inquietó en el momento de su aparición a los lectores de lengua española, y que ahora pasa al dominio público en México por la actividad y los pronunciamientos recientes del gobierno de Donald Trump. En su libro, Weinberger y Schweiser plantean cinco escenarios posibles par La próxima guerra de Estados Unidos en el mundo: contra Norcorea, contra Irán, cuya prospectiva se ha intensificado con Trump que sopesa abjurar el acuerdo nuclear que operó Obama, para favorecer a Israel; contra Rusia, contra Japón o una invasión a México. «Doce años después del ominoso libro siguen vigentes cuatro de sus cinco escenarios», afirma Alfredo Jalife. «Y por lo visto, el ejército de EU mantiene un menú de guerras multivariadas y hasta de balcanizaciones contra México» como lo ha hecho a lo largo de toda su historia.

 

Geopolitics.ru: Un nuevo capítulo de las guerras de EEUU contra México

Como escribió Gastón Pardo, en Geopolitics.ru, “basta con leer los discursos de Trump sobre el muro y los discretos desplazamientos de sus tropas a su frontera sur como evidencias de que una gran mutación está en curso desde el norte porque la partitocracia mexicana no sirve como instrumento de las grandes soluciones.”

“La ocupación militar del territorio mexicano es inevitable por dos situaciones inquietantes”, escribió Geopolitics.ru:

1. Las fuentes de la industria energética, que son el primer ámbito de conflicto, han sido históricamente apetecidas de manera obsesiva por el ente anglosajón:

“Las fuentes de la industria energética, que incluyen a las zonas mineras por el gas, son el primer ámbito de conflicto y, como hemos demostrado en nuestro portal geopolitica.com con criterio histórico, son apetecidas de manera obsesiva por el ente anglosajón. En contrapartida, los yacimientos petroleros ni han sido bien administrados por México después del gobierno del general Lázaro Cárdenas, ni el derecho a disponer de esas fuentes dentro de su “soberanía”, ha sido indiscutible para los vecinos anglosajones, abriendo así la puerta a la validez del apotegma geopolítico que se refiere a la ingenuidad de los Estados que parten del principio de la buena vecindad y de que sus recursos internos no atraerán para nada las apetencia del vecino más poderoso.”

2. Los problemas que asechan a México no pueden ser “resueltos” en México por autoridades mexicanas incompetentes:

“El segundo escenario es la debilidad del Estado mexicano para afrontar debidamente el amplio campo de la seguridad de Estados Unidos tal como es concebida por el gobierno de Trump. El caos circular que se agudiza en medio de las dos fronteras mexicanas e incluso entre sus dos litorales, ha sido alentado desde los años sesentas por la incompetente vigilancia del territorio nacional por la secretaría de la Gobernación, que permite las implantaciones geopolíticas operadas, primero por el instituto lingüistico de Verano y más tarde por el conglomerado protestante y evangélico (World Vision), que se situó entre Chiapas y el Istmo de Tehuantepec asociado a organismos no gubernamentales. Estos hoy día han influido en la forma y contenido de la legislación en México con los depredadores ‘derechos humanos’.
Los proyectos antropológicos para el control de las etnias desde entonces menudearon, bajo la influencia de la ingeniería social de Amitai Enzioni, y éstas fueron alineadas con ánimo de confrontación de cara al Estado. De tal manera, mientras el Estado se debilitó por su excesiva corrupción, la red subversiva que las fuerzas extranjeras situaron en México, se fortaleció. Y con el paso de los años se sumó al mosaico balcanizador la organización entrópica dirigida por la CIA, el Instituto por una Sociedad Abierta, echada a andar por el megaespeculador George Soros contra el Estado nacional. El otro proyecto indigenista y sembrador de inquietud social (experimentada en Ciudad Netzahualcóyotl) es el de la iglesia católica. Y así, la conjunción de estas fuerzas y las formadas por los anglosajones, son todas balcanizadoras o secesionistas actuando entre las dos fronteras mexicanas y siguiendo a programas híbridos diversos.”

 

Trump declarará ‘organizaciones terroristas’ a cárteles mexicanos, pero omite sus vínculos con la CIA

 

Alfredo Jalife: Las guerras de EU contra México desde Reagan hasta Trump

En 1996, el anterior secretario del Pentágono en la mayor parte de los dos mandatos de Ronald Reagan, Caspar Weinberger, en colaboración con Peter Schweizer, presidente del Instituto James Madison, con un prólogo ignífero de la ex primera ministra Margaret Thatcher publicó su libro volcánico La próxima guerra (https://goo.gl/tyL5oK) de EU en el mundo, donde exhibe cinco escenarios:

1) contra Norcorea, que no ha variado sustancialmente, pero con la esperanza de un apaciguamiento debido al próximo encuentro entre Trump y el mandatario norcoreano, Kim Jong-un;

2) contra Irán, cuya prospectiva se ha intensificado con Trump que sopesa abjurar el acuerdo nuclear que operó Obama, para favorecer a Israel;

3) invasión a México (sic) debido al advenimiento de un gobierno radical;

4) contra la Rusia resucitada, y

5) contra Japón, lo cual ha variado sustancialmente y que, a mi juicio, ha sido sustituido por China en el nuevo espacio geoeconómico/geopolítico del Indo-Pacífico.

 

Weinberger –de padre judío y madre episcopalista, implicado en el pestilente escándalo del Irán- Contras– contemplaba sin desparpajo intercambios nucleares, guerras químicas (hoy la moda, aunque fuesen fake news, como en Siria), y laciberguerra. Doce años después del ominoso libro siguen vigentes cuatro de sus cinco escenarios.

Es impactante que México venga en tercer lugar en las cinco guerras programadas por Weinberger, ex vicepresidente de la omnipotente trasnacional Bechtel y anterior presidente de la revista Forbes, de la cual es accionista el entreguista ex presidente Ernesto Zedillo.

Por demás perturbador es que algunos ex mandatarios de México participen, a sabiendas o por nesciencia, en los organigramas de los proponentes de la invasión a México.

La invasión proyectada conlleva el cambio de régimen en México y uno de sus primeros operativos contempla(ba) la destrucción de la base aérea de Santa Lucía, tema relevante con el debate sobre la viabilidad de los aeropuertos de los hoy ­candidatos.

Desde los secretos Tratados de Bucareli de 1923, la dotación y operabilidad del Ejército Mexicano ha sido limitada y controlada. Ignoro si esto ha variado desde la presunta incrustación del “México neoliberal itamita” al esquema de Northcom/Comando Norte (https://goo.gl/LvFAza) y a la integración energética de Norteamérica(https://goo.gl/b6jbiv) (https://goo.gl/PQrUDB).

La invasión terrestre propuesta por Weinberger sería por tres zonas:

1) del Fort Lewis (estado de Washington) –que 12 años después está fusionado con la base aérea de McChord– a través de Tucson (Arizona) penetrando por Sonora;

2) de Brownsville a Tampico, y

3) desde Fort Hood (Kileen, Texas) entrando por Monterrey hasta Guadalajara.

 

Se suma un ataque de los marines al puerto de Tampico, otro punto muy vulnerable de México: clásica ruta de las invasiones previas, como la marítima de Veracruz en 1914, según el Museo Nacional de las Intervenciones (https://goo.gl/ccr67w).

Ya en ese entonces, Weinberger vislumbraba una poderosa guerra de propaganda –cuando Televisa era todavía omnipotente– para persuadir a los mexicanos de la bondad de la invasión de EU que tenía como objetivo implantar laverdadera democracia y dar fin a su situación de “Estado fallido (https://goo.gl/M8ihvz)”: concepto desestabilizador que estuvo muy de moda por los multimedia de EU hasta que fue entregado el petróleo mexicano mediante la “reforma energética (https://goo.gl/EUET7w)”.

Con Fox, entonces presidente texano-irlandés-mexicano el ASPAN (https://goo.gl/GV2Qqq) –que ni aportóseguridad y menos prosperidad a la parte mexicana de Norteamerica (sic)–, y con Calderón y su hilarante Iniciativa Mérida de guerra contra las drogas se gestó de facto una invasión militar disfrazada de EU mediante la participación de sus mercenarios de Blackwater/Xe Services.

La invasión de Weinberger contaría con el respaldo del secretario de Relaciones Exteriores de México –a no confundir con Videgaray 12 años después– que participaría con un grupo de conspiradores para capturar la residencia de Los Pinos.

Ya desde 1970, Brzezinski, entonces consejero de Seguridad Nacional de Carter, alertaba de que EU “no deseaba otro Japón al sur de su frontera (https://goo.gl/vQRT54)”, lo que explica(ba) el rezago tecnológico de México y la flagrante ausencia de transferencia de tecnología en el discriminativo TLCAN que benefició más que nada y nadie –en términos de porcentaje de ingresos del PIB– al narcotráfico: primer ingreso nacional en bruto.

En espera de las guerras programadas por Weinberger, que ninguna ha ocurrido y operan como jaque al rey, nada menos que el general Wesley Clark, del grupo Chicago y anterior comandante de la OTAN en la guerra clintoniana contra Yugoslavia, delató que, después de los polémicos ata­ques del 11/9, el Pentágono adoptó un plan para derrocar a siete países en cinco años: Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán, Líbano e Irán (https://goo.gl/vkyDhz). Cinco ya ocurrieron: sólo faltan Líbano e Irán.

Una cosa son las guerras regionales de Israel encomendadas a EU, delineadas en el memorando secreto del israelí-estadunidense Paul Wolfowitz y reveladas por el general Clark, y otra cosa son las guerras globales de Reagan/Weinberger/Thatcher.

Las guerras que libra EU contra México desde 1836 con la independencia de Texas (luego anexada en 1845 por EU) –sumada de la guerra de EU en 1846/1848, en la que México perdió 2.4 millones de kilómetros cuadrados, más de la mitad del territorio, sin contar la expedición punitiva de Pershing contra Villa en 1916– fueron reales.

La guerra planeada por Weinberger persiste 12 años después bajo la espada de Damocles de la invasión de EU a México debido a la doble coartada de la fracasada (¿deliberadamente?) guerra de las drogas y al ascenso de un gobierno “radical ( whatever that means)”, que ahora se han transmutado en una doble guerra contra la que parece ser perenne guerra contra las drogas y la nueva guerra demográfica, con excrecencia electorera a los dos lados de la frontera (https://goo.gl/dsmjpp), debido a la galopante natalidad del segmento mexicano en EU que ha puesto de cabeza a Trump, el profeta de los WASP: blancos, anglosajones y protestantes (https://goo.gl/a3mNJ6).

Trump ya militarizó la frontera con 4 mil soldados de la Guardia Nacional que pueden llegar a 100 mil, según los deseos del general Kelly, anterior mandamás de la Seguridad del Hogar y hoy jefe del gabinete trumpiano.

Ni la tercera parte de su muro ni la militarización de la frontera de Trump son nuevas cuando ya dos ex presidentes, el republicano Baby Bush y el demócrata Obama, habían colocado en la frontera 6 mil y mil 200 soldados respectivamente (https://goo.gl/hhy5YQ).

Por lo visto, el ejército de EU mantiene un menú de guerras multivariadas y hasta de balcanizaciones contra México (https://goo.gl/T86b2N) (https://goo.gl/kXnJYL).

Es perturbador el discurso balcanizador del ex gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón alias El Bronco–apodo que denota más su congénito salvajismo que su civilidad–, quien sin recato ultraja a los habitantes de los estados del sur, en específico a Chiapas y a Oaxaca. ¡Cuidado!

 

Alfredo Jalife: ‘Sicilia, Lozano y los LeBarón son las «Mulas de Troya» para invadir a México’

Poco más de año después, en noviembre de 2019, Alfredo Jalife afirma que la familia LeBarón, Loza y Sicilia son las nuevas “mulas de Troya” que quieren utilizar para justificar una intervención armada por parte de los Estados Unidos.

Luego del amago del presidente Donald Trump, hace un par de días, de clasificar a los cárteles de la droga como organizaciones terroristas, Jalife sostuvo que esta es la antesala de una posible intervención armada por parte de Estados Unidos, al recordar que históricamente han actuado de esta manera.

Además recordó que, actualmente, Estados Unidos atraviesa por un proceso electoral, por lo que podría prestarse para que Donald Trump utilice la bandera del terror para justificar una intervención militar y así verse beneficiado en su campaña.

“Sigue la dinámica de la Historia desde 1840”, sostuvo.

Además, el 21 de noviembre Jalife advirtió que en el contexto por el que atraviesa Estados Unidos fácilmente podrían apelar al terror para intervenir en México, situación que hoy se materializa.

“Si mañana se les ocurre en Estados Unidos decir que los narcos en México son terroristas, ya tienen derecho a invadir el país, ¿Ustedes creen que le van a pedir permiso al Secretario de la Defensa o a Andrés Manuel?”, enunció desde el pasado 21 de noviembre.

El cometido de los Estados Unidos, dijo el también colaborador del portal Sputnik, es “desestabilizar a los estados del norte del país” con el objetivo de buscar adherirlos a los Estados Unidos debido a “la riqueza de hidrocarburos en la Cuenca de Burgos y Sabinas a lo cual se suma la riqueza de litio en Sonora”, que es uno de los depósitos más importantes de litio en el mundo.

Les compartimos a continuación el fragmento de la entrevista en dónde advertía este panorama:

 

Cuando preví que Trump nombraría “Terroristas” a los Carteles en mi Conferencia Magistral en el IIEc de la Unam (21.11.19)Conferencia completa en el siguiente link: https://youtu.be/85O7lx3mHt0

Geplaatst door Alfredo Jalife-Rahme op Dinsdag 26 november 2019

 

 

Fuentes:

Gastón Pardo / Geopolítica.ru — UN NUEVO CAPÍTULO DE LAS GUERRAS DE EEUU CONTRA MÉXICO: EL ALTO VOLUMEN DE LA GEOPOLÍTICA.

Alfredo Jaliffe-Rahme / Tele Sur — Las guerras de EU contra México desde Reagan hasta Trump.

Revolución 3.0 — Familia LeBarón, Lozano y Sicilia son las mulas de Troya para invadir México: Alfredo Jalife.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion