Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Colapso Económico

Tiembla la UE: Tribunal alemán se revela contra el sistema de banca central europea

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Tiembla la UE: Tribunal alemán se revela contra el sistema de banca central europea. El 5 de mayo, The Guardian reportó cómo el tribunal constitucional de Alemania sacudió a los inversores de la eurozona después de que los jueces dictaminaron que los planes del Banco Central Europeo (BCE) para inundar el sistema financiero con emisión cuantitativa y crédito barato podrían violar la ley alemana. Básicamente, lo que hicieron fue dictaminar en contra de la política de rescate de la Unión Europea diciendo que el programa de compra del sector público se implementó sin tener en cuenta los efectos económicos y sociales de la política, es decir, que se realizó como un rescate financiero para los bancos en lugar de la mejora de la economía de la Unión Europea y menos de la alemana. Harley Schlanger, del Instituto Schiller, explica la importancia de esta noticia, que según su interpetación ha dejado claro que a menos que se realicen cambios, el Bundesbank, que es el banco nacional alemán, ya no participará en la implementación y ejecución de las decisiones del Banco Central Europeo y que deben vender los bonos que ya han comprado. Esto es extremadamente importante porque si la Unión Europea continúa con el tipo de políticas de rescate que ha adoptado hasta ahora, dejaría abierta la puerta a que Alemania abandone la Unión Europea.

 

El fallo del tribunal en Karlsruhe se produjo después de que los jueces acordaron que el banco central de Alemania debe dejar de cooperar con el esquema de estímulo de largo plazo del BCE en los próximos tres meses a menos que el BCE pueda demostrar que no fue excesivo.

El BCE ya ha inyectado miles de millones de euros en las reservas de los bancos en todo el continente para alentarlos a prestar a las pequeñas empresas como parte de un programa creado por el ex presidente Mario Draghi después de la crisis de deuda de la eurozona de 2012.

El mes pasado, la sucesora de Draghi, la megacorrupta Christine Lagarde, dijo que la pandemia requería una nueva ronda de estímulo bajo el estandarte del programa de compras del sector público (PSPP), lo que llevó a muchos políticos conservadores en Alemania a acusar al BCE de exceder su mandato.

El tribunal consideró un reclamo de que el PSPP era ilegal ya que equivalía a financiar directamente a los gobiernos de la eurozona. Los jueces concluyeron que el BCE necesitaba demostrar que el programa estaba justificado, a través de “una evaluación de proporcionalidad”.

“Por lo tanto, el Bundesbank ya no puede participar en la implementación y ejecución de las decisiones del BCE en cuestión, a menos que el consejo de gobierno del BCE adopte una nueva decisión que demuestre que … el PSPP no es desproporcionado con los efectos de la política económica y fiscal”, dijeron.

Carsten Brzeski, analista de ING, advirtió que el fallo podría socavar la autoridad del BCE y su capacidad para proteger el sistema financiero de la eurozona durante una crisis.

En el siguiente video, transcrito más abajo, Harley Schlanger del Instituto Schiller, explica la importancia de esta noticia, y cómo —si las cosas se hacen bien— podría convertirse en la antesala a una regulación como la establecida en los Estados Unidos a partir de la Comisión de Pecora y la Ley Glass-Steagal, que lamentablemente fue derogada. “Esta vez debe lograrse que los banqueros estafadores paguen por su corrupción, y no las personas”, advierte el portavoz del Instituto Schiller.

 

Son los banksters quienes deben pagar por su corrupción —y no las personas

por Harley Shlanger

Quiero comenzar llamando su atención a un fallo muy extraordinario del tribunal constitucional alemán en Karlsruhe, que fue publicado ayer y que aún no hemos evaluado completamente.

Básicamente, lo que hicieron fue dictaminar en contra de la política de rescate de la Unión Europea diciendo que el programa de compra del sector público se implementó sin tener en cuenta los efectos económicos y sociales de la política, es decir, se realizó como un rescate financiero para los bancos en lugar de la mejora de la economía de la unión europea, y declararon que como operación de rescate transferirá grandes cantidades de bonos gubernamentales de alto riesgo al balance del sistema del euro y mejoraría la situación de los bancos pero no de la economía.

Dijeron que conduciría a una pérdida para el ahorro privado. Esto debería sonar familiar. Significa que permitiría que las compañías inviables continúen obteniendo nueva liquidez, y que a menos que se realicen cambios, el Bundesbank, que es el banco nacional alemán, ya no podrá participar en la implementación y ejecución de las decisiones del BCEo y que deben vender los bonos que ya han comprado.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Si esto es lo que se está haciendo en Alemania, es extremadamente importante porque abre la puerta a que la nación alemana opte por dejar la Unión Europea si esta continúa con el tipo de políticas de rescate que ha adoptado hasta ahora.

Si bien eso podría parecer demasiado especulativo, el tribunal alemán ha dejado claro —al menos en términos de este fallo de un tribunal constitucional— que reconoce la crisis que se está perpetuando con estos rescates ilimitados.

 

El caso de la Reserva Federal de los Estados Unidos

Ahora, esto me recuerda lo que sucede con la Reserva Federal de los Estados Unidos. Y solo quiero leerles una sección de la Constitución de los EE UU., Artículo 1, Sección 8, que aborda la cuestión de: ¿Quién en los Estados Unidos tiene el poder de pedir dinero prestado a crédito de los Estados Unidos? El Congreso. El dinero se entrega al Congreso, no a la Reserva Federal —que es un sistema bancario privado.

El congreso tiene el poder de regular el comercio con naciones extranjeras, lo cual es una cláusula de soberanía que significa que no puede otorgar ese poder a los tribunales internacionales con miembros de carteles corporativos, y también le da al congreso el derecho de acuñar moneda, regular el valor de la misma. En otras palabras, no es un sistema bancario privado donde el gobierno da a los bancos privados la determinación de la moneda de crédito y la política de deuda de la nación.

Sin embargo, lo que hoy tenemos es una política que nunca debería haberse permitido. Se podría argumentar —como ya lo hizo Lyndon Larouche en el pasado— que el banco de la Reserva Federal desde su inicio fue anticonstitucional porque violó esta sección que acabo de leerles, pues le dio a los bancos privados el control sobre la política monetaria de los Estados Unidos y ahora esos bancos privados están exigiendo a través de la Fed el derecho a hacer una política fiscal, es decir, determinar cómo gasta el dinero el gobierno.

Reserva Federal elige a BlackRock (los Rothschild) para administrar rescate billonario al sistema financiero en bancarrota

Y si eso está permitido, ¿entonces para qué elegir un Congreso? ¿Por qué no simplemente dejar que el cuerpo de banqueros auto-seleccionado determine a dónde va el dinero?

Bueno, de hecho es ahí hacia donde vamos, eso es lo peligroso de la política neoliberal que ha aumentado su poder, especialmente desde la derogación de la Ley Glass-Steagal en 1999.

#Lo vemos en Europa, lo vemos en los Estados Unidos, etc… ¿Qué países no les dan a los bancos centrales privados y a los bancos privados el control sobre su moneda? Bueno, solo piénsenlo… Rusia y China. Tal vez por eso se han creado farsas como las del Russiagate y la del Chinagate, ¡porque a los banqueros no les gusta cuando hay un poder por encima de ellos con la capacidad de regular la moneda y la política de deuda de una nación!

Esto me recuerda lo que sucedió en el período de Gran Depresión de 1929, o inmediatamente después que tuvo lugar una burbuja en 1928 que fue creada por los bancos que tomaron préstamos a bajo interés de la Fed y luego cobraron altas tasas de interés y forzaron —en cierto sentido— a ingresar al mercado de valores a cualquiera que quisiera ganar dinero. Y el mercado de valores se convirtió y parecía ser una máquina de ganancias sin riesgos, hasta que estalló la burbuja.

Una vez que estalló la burbuja, se discutió mucho sobre qué hacer, y los banqueros temieron que esto condujera a un movimiento real contra el poder independiente de la Reserva Federal. De hecho, un panel fue comisionado por un fiscal de Nueva York llamado Ferdinand Pecora para investigar lo sucedido.

Y quiero leerles un par de fragmentos de esa época que indican hasta qué punto los responsables de las políticas eran conscientes de que había corrupción en el nivel más alto de los bancos, incluida la forma en que la Reserva Federal no los regulaba.

En el libro “The Hellhound of Wall Street: How Ferdinand Pecora’s Investigation of the Great Crash Forever Changed American Finance” se describe cómo Pecora llevó a cabo una investigación sobre lo que hicieron los principales bancos, incluidos JP Morgan Chase, City National y otros. En realidad en ese momento solo era JP Morgan.

Quiero leerles dos citas de representantes que miraron esta Comisión de Pecora y se horrorizaron. Uno era un senador de Massachusetts, David Walsh quien se quejó de que “las corporaciones han pagado a sus funcionarios atrincherados salarios desmesurados que han especulado y apostado con recursos financieros privados que se les han confiado y han desempeñado sus funciones sin tener en cuenta el interés público y sin esfuerzo para hacer justicia a sus empleadores o incluso a sus accionistas”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esto se refiere a los funcionarios del banco que invirtieron dinero en el mercado de valores. Observe el término “desatención”, que es muy similar al fallo que vino del tribunal constitucional de Karlsruhe en Alemania.

Y a continuación cito un fragmento que podrá sorprenderles por la persona que lo dijo. Esto ocurrió después de que se produjo la evidencia inicial de la Comisión de corrupción de Pecora que habló de la consolidación de estos bancos cada vez más grandes, el saqueo de los bancos regionales y pequeños, el fracaso para invertir en la economía física y, en cambio, la forma en que se inyectó todo en un mercado de valores con la expectativa de que seguiría subiendo, subiendo y subiendo mientras negaban que fuera una burbuja.

Aquí está la cita:

“Si solo una parte de las cosas presentadas por Pecora resultaran ser ciertas, expondrían cómo estos hombres (refiriéndose a los banqueros) han hecho más daño al pueblo estadounidense que todas las operaciones incidentales de Al Capone. Capone tuvo el mérito de limitar su robo y la imposición de violencia física a los malvados. Si estas historias son ciertas, estos hombres no deberían ser llamados banqueros, sino banksters que roban a los pobres, que conducen a los inocentes a la pobreza y al suicidio, y que hacen un daño infinito a aquellos que honestamente trabajan y se esfuerzan. Peor que eso, son traidores a nuestras instituciones y a nuestras ideas nacionales”.

¿Saben quién dijo eso? El presidente saliente de los Estados Unidos, Herbert Hoover. Había perdido las elecciones en 1932 ante Franklin Roosevelt, y Roosevelt utilizó los hallazgos de la Comisión Pecora para convencer en cierto sentido al Congreso de que renunciara a sus lucrativos pagos provenientes de los banqueros y actuara para regular el sistema bancario.

Esto es lo que condujo a la ley Glass-Steagall de 1933, que es una ley de regulación bancaria que dice que los banqueros deben llevar a cabo actividades bancarias comerciales regulares, aceptar depósitos, hacer préstamos y mantener los ahorros protegidos; pero que no tenían derecho a usar esos depósitos en actividades especulativas. Había un muro de hierro de separación entre la banca comercial y la banca de inversión. Y eso fue directamente el resultado de la Comisión de Pecora, que mostró que los banqueros estaban jugando con el dinero de sus depositantes, y que en muchos casos lo perdieron.

Y bajo ley Glass-Steagall también estaba la Ley Parallel. La Corporación Federal de Seguros de Depósitos fue creada para proteger los depósitos pero no para proteger a los bancos de inversión. No había disposición de rescate en Glass-Steagall. Si los bancos de inversión perdían dinero, se comían las pérdidas.

¿Qué obtuvimos en lugar de una Comisión de Pecora en la crisis de 2008? Tuvimos a dos congresistas: Dodd-Frank, senador Connecticut, y el lamentable Barney Frank, de Massachusetts, quienes dieron a los banqueros lo que quisieran. Crearon una pesadilla regulatoria para los bancos pequeños y regionales, mientras que esencialmente permitieron que los mercados impulsados por la especulación continúen funcionando como lo hacían anteriormente con pequeños cambios menores. ¿Cuál fue el resultado? El dinero fluyó a estos bancos —hacia el sistema bancario en la sombra— creando una nueva burbuja.

Además, la ley de ley Dodd-Frank incluía una sección para rescates, lo que significa que si los bancos tienen problemas, pueden tomar una parte de los depósitos de sus clientes como si fuera su propio dinero.

Hoy necesitamos una nueva Comisión Pecora, y necesitamos un proyecto de ley Glass-Steagall, que es la primera de las Cuatro Leyes que abordan la crisis financiera propuestas por Larouche. Esto debería haberse hecho en 2008, pero Bush y su equipo eran corruptos. Debería haberse hecho cuando Obama llegó en 2009 y tenía el control completo del Congreso. En cambio, el gran gran liberal Barack Obama se puso del lado de los bancos demasiado grandes para quebrar, y eso es lo que creó la burbuja de hoy en la que la Reserva Federal acaba de inyectar otros cuatro a seis billones de dólares de dinero, de liquidez, para dar principalmente a los banqueros y especuladores, para mantener el valor de los activos en sus libros a su valor nominal para que no tengan que anotarlo.

Este es el fraude de la actual política monetaria. Esto es lo que debe abordar el presidente Trump para sacarnos de esta economía especulativa de casino e instaurar una economía basada en los principios del sistema estadounidense.

Las 4 leyes de LaRouche como alternativa a la guerra y al impeachment

 

Fuentes:

The Guardian — Jolt to eurozone as German court warns against central bank stimulus.

Harley Schlanger / LaRouche PAC — This Time, Make the Swindling Bankers, Not the People, Pay for Their Corruption.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Colapso Económico

Por Pam Martens y Russ Martens Ayer, el Secretario del Tesoro de los EE.UU. Steve Mnuchin sorprendió a los mercados al exigir en una...

Contenidos

En una aparición ayer en Fox News, el abogado Sidney Powell proporcionó algunas pistas de inteligencia reales descubiertas por la investigación del equipo Trump...

Contenidos

Las agencias de inteligencia angloamericanas ahora usan en su propia casa las mismas tácticas de revolución de color que han usado durante décadas en...

Contenidos

Cuando en el curso de los acontecimientos humanos, se hace necesario que un pueblo disuelva los grilletes con los que lo ha atado una...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.