La creación de enemigos imaginarios a través de la aplicación de la dialéctica hegeliana es una de las herramientas predilectas del Estado Profundo internacional. Al crear la falsa amenaza del Russiagate, el Estado Profundo no sólo ganó el tiempo necesario para descarrilar la agenda no intervencionista de Donald Trump y alinearlo a los planes globalistas del complejo militar industrial, sino que le permitió perseguir e incrementar la censura contra los medios de comunicación independientes.

 

Paul Craig Roberts se ha referido a uno de los objetivos de la falsa trama rusa del #Russiagate como “la necesidad de evitar que el presidente Trump pusiera en peligro el vasto presupuesto y el poder del complejo militar industrial al normalizar las relaciones con Rusia.”

James Howard Kunstler ha referido otro de los objetivos como la necesidad de “ocultar la conducta criminal de los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos entrometiéndose en las elecciones de 2016 en connivencia con la campaña de Hillary Clinton”, al centrar toda la atención pública y política en una distracción engañosa.

Según Russia Insider, otro de los objetivos de la falsa trama rusa “fue obstruir la campaña de Trump y distraerlo de cumplir su agenda y promesas de campaña cuando ganó la elección.”

Como publicamos el 29 de marzo, otro objetivo del Russiagate fue incrementar la persecución y censura contra los medios de comunicación independientes, y también contra sus chivos expiatorios en la oposición controlada.

 

La trama no era rusa sino israelí

La trama de Russiagate también sirvió a los creadores de Trump —los Rothschild y el Internacional Negro— para revelar en cresendo la vocación intervencionista y sionista del actual presidente de los Estados Unidos, lo que define cada vez mejor su rol en la agenda del fin de los tiempos que los sacerdotes del Culto de Baal buscan representar con un entusiasmo casi orgásmico.

La batalla es larga, y así como ya han iniciado los sacrificios de chivos expiatorios, pronto podríamos ver también el inicio de una purga descafeinada diseñada para devolver algo de fe al pueblo y mantenerlo distraído mientras Trump continúa ganando tiempo para aplicar la agenda cabalista de cara al colapso de la economía mundial y a los eventos del clima espacial que proporcionarán el resto del caos que ellos necesitan para impulsar su agenda de control global.

Ante este escenario, falta ver lo que China y Rusia puedan hacer para evitar un conflicto bélico a gran escala y para garantizar que la transición al nuevo sistema financiero sea más suave que lo que la nobleza negra desea.

 

Russiagate: La creación de enemigos imaginarios para justificar guerras y censura contra la oposición

 

 

Fuentes:

Russia Insider — Three Objectives of RussiaGate: Fund War Industry, Protect Criminal Officials, Derail Trump’s Nationalist-Populist Agenda.

Mente Alternativa — Russiagate: La creación de enemigos imaginarios para justificar guerras y censura contra la oposición.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion