Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

Larouche: La alianza entre los jesuitas y la nobleza negra anglo-veneciana, y su ciencia genocida

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[Nota del editor: En la década de 1980, agentes jesuitas en los Estados Unidos acusaron a Lyndon H. LaRouche Jr. de ser un “agente del Vaticano” argumentando que sabía con demasiada profundidad y precisión lo que ocurría en Italia y el Vaticano. En un artículo titulado “Los jesuitas acusan a LaRouche de ser ‘un agente del Vaticano’”, Lyndon LaRouche respondió a las acusaciones desmontándolas mediante un análisis epistemológico que además de poner en relieve la alianza que existe entre las dos facciones de actores globales que controlan occidente también explica el origen de la ideología de estos grupos y el paradigma científico que promueven, que son antagónicos a los promovidos por el Movimiento LaRouche. A continuación extraemos algunos fragmentos del texto de LaRouche, que son fundamentales para comprender la forma en que la alianza oligárquica jesuita-anglo-veneciana ha dado forma a lo que hoy se promueve como el “Gran Reseteo” y el “Nuevo Trato Verde”, que se basan en una filosofía de la ciencia impostora y antihumana.]

 

“En el hemisferio occidental, los jesuitas son llamados a veces la ‘Sociedad de Judas’, debido a su complicidad principal en la promoción del terrorismo latinoamericano y su alianza con la Iglesia de Inglaterra y los patriarcas ortodoxos orientales en el esfuerzo por destruir la Confesión Católica Romana en todo el mundo […] El motivo inmediato del intento de los jesuitas de destruir la Iglesia católica es la hostilidad inmutable del Vaticano hacia las políticas de genocidio propugnadas por los 35 agentes internacionales del Club de Roma y el Informe Global 2000 del presidente Jimmy Carter.” — Lyndon LaRouche.

 

“En su pérdida de la perspectiva”, los jesuitas han soñado con la falsa explicación de que “LaRouche y sus publicaciones” son “agentes del Vaticano”. Por lo tanto, de una vez por todas, establezcamos la verdad de la conexión, y dejemos de lado las absurdas acusaciones de “agentes del Vaticano”. ¿Mediante qué proceso “LaRouche y sus publicaciones” llegaron a descubrir lo que realmente representan los jesuitas?

[…]

Lo que se llama ciencia moderna en realidad está representado por dos facciones irreconciliables. La primera facción, identificada por nombres como Kepler, Leibniz, Euler, Gauss y Riemann, tiene un método geométrico. La facción opuesta es algebrista o cabalista y está tipificada por nombres como Descartes, Newton, Cauchy y Maxwell. Esta última corriente, incluyendo sus componentes empiristas británicos, así como los componentes más directamente jesuíticos vieneses-positivistas y neokantianos de Marburgo, son todos productos de la supervisión jesuítica directa, incluyendo el caso del protegido jesuita Francis Bacon. Es correcto sospechar que estas diferencias dentro de las filas de la ciencia son reflejos necesarios de las mismas diferencias fundamentales que separan a los gnósticos, como los jesuitas, del cristianismo apostólico.

La ciencia matemática moderna se fundó con la prueba de Johannes Kepler de que el principio de la “media áurea” era el principio único que determinaba la composición de las órbitas de los planetas y lunas del sistema solar. Ese es el tipo de avance fundamental en el conocimiento científico que se conoce diversamente como “experimento crucial” o, en términos de Riemann, como “experimento único”: un único experimento que pone a prueba, de una manera u otra, los principios fundamentales del ordenamiento legal de todo el universo o de algún gran dominio distinguible de ese universo.

Este descubrimiento de Kepler estaba formalmente incompleto sólo en un punto categórico, como subrayó el propio Kepler.

Kepler demostró a partir de la astrofísica la necesidad de desarrollar un cálculo diferencial y especificó los requisitos de dicho cálculo. Leibniz resolvió esencialmente este reto en un documento entregado a su imprenta de París para su publicación en 1676, en el que esbozaba el cálculo diferencial II años antes de la versión defectuosa de Newton en los Principia. Leibniz logró comprender los principios fundamentales de la topología con la ayuda de los trabajos sobre las series enteras de B. Pascal, tras acceder a los papeles inéditos de Pascal en París que le ayudaron a formular ese descubrimiento. El desarrollo de la topología fue consolidado por los Bernouillis y L. Euler, y ampliado por los colaboradores de G. Monge y L. Carnot en Francia, y los alumnos de Karl Gauss en Alemania. La unificación de los trabajos de la Escuela Politécnica con la corriente leibniziana de Gauss en Alemania es la base de la preeminencia mundial de la ciencia alemana durante el siglo XIX.

La destrucción de la ciencia moderna no es tanto el resultado de la filosofía jesuítica de Descartes y Newton, como la intervención directa de los jesuitas a través de los protegidos del abad Moigno, como Augustin Cauchy, el hombre que casi por sí solo destruyó la ciencia francesa. (En la actualidad hay bromistas, identificados con la Historia de las Ciencias Exactas de C. Truesdell, que falsifican los registros en un intento de defensa de Cauchy, pero la evidencia de fraude deliberado en los artículos que se publican bajo ese patrocinio es masiva y concluyente).

La forma de ver el mundo tipificada por la obra científica de Platón, Arquímedes, Cusa, Kepler, Leibniz y Riemann, es idéntica a la visión del mundo de Filón de Alejandría y de la doctrina cristiana nicena. La forma de ver el mundo tipificada por Descartes, Newton, Hegel, Cauchy, Maxwell y Ernst Mach no es un producto de las investigaciones científicas, sino de la superposición a la ciencia de los dogmas gnósticos de Aristóteles y los cultos de Mitra, Apolo-Lucifer e Isis. La visión del mundo de Mach, como la de Adolf Hitler, es congruente con el culto a Lucifer de los aliados teósofos-troposofistas de los jesuitas.

[…]

El fascismo amenaza a la sociedad no porque la minoría fascista sea tan numerosa, sino porque la mayoría no fascista de personas morales y decentes es tan “pequeña”, o quizás “más pequeña”, en la mayoría de las naciones de hoy como lo era en Alemania durante la República de Weimar.
La gente “pequeña” está tan ocupada de sus carreras, de sus pensiones y de los “pequeños” asuntos de su vecindario inmediato y de las circunstancias familiares, que sus mentes están demasiado encogidas para comprender la realidad de los procesos que se desarrollan a escala nacional, por no hablar de la escala mundial.

El “hombre pequeño” está tan estrechamente preocupado por los predicados del pronombre posesivo que carece de la capacidad moral o intelectual para apasionarse por asuntos que, según su ilusión, no afectan directamente a sus intereses personales más estrechos. Para un “hombre pequeño” como ese, el mundo comienza con su primer recuerdo de conciencia infantil, y se extiende principalmente a su familia y amigos, hasta el momento en que su último aliento pone fin a la existencia del universo para él. En resumen, el patético “hombrecillo”, aunque por lo demás sea decente y moral, no tiene una comprensión eficaz de la amplitud del presente y no comprende —y menos se interesa— por la historia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

[…]

Tanto nosotros como nuestros enemigos mortales, tipificados por los principales jesuitas, no somos “pequeños” como los tontos. No sólo estamos, al igual que nuestros homólogos, los jesuitas y los oligarcas de la “nobleza negra”, comprometidos con la configuración de la historia futura a lo largo de las generaciones venideras; somos conscientes de que la historia no comienza de nuevo con cada generación. Lo que una generación está dispuesta o es capaz de lograr se moldea a lo largo de las generaciones precedentes.

 

Del Mediterráneo al Atlántico: El imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

 

[…]

Los jesuitas, que dominan la historia desde su punto de vista, y nosotros, que dominamos la misma historia desde el punto de vista opuesto, no somos como los ignorantes que llevan un doctorado en historia de esta o aquella universidad contemporánea de mala educación. Cada uno de nosotros está trabajando —con propósitos opuestos— para predeterminar la forma del futuro de la humanidad a la luz del conocimiento obtenido de la comprensión de los últimos 2.500 años de la civilización.

Por razones relacionadas, la llamada “gente educada” de hoy es enormemente más ignorante que la “gente educada” de hace cien años. En el pasado, la educación se basaba en la educación clásica, incluyendo el griego clásico del período que va desde Homero hasta Platón. Esa educación proporcionaba al estudiante un sentido de la historia —una educación que ha sido prácticamente proscrita del plan de estudios moderno, sepultado bajo el actual reino de las disertaciones doctorales de opción múltiple calificadas por ordenador.

[…]

El “hombre pequeño”, sea jefe de Estado, sea legislador, sea líder de un partido político importante, no suele entender nada de esto. Es un mero y superficial pragmático, que se entromete en la historia sin la más mínima comprensión de los principios legales que se desprenden del dominio de 2.500 años de esa historia.

[…]

¿Quiénes son realmente los jesuitas?

Al contrario de la creencia popular, los jesuitas no forman parte ni son producto del cristianismo occidental. La orden fue creada en Venecia durante el siglo XVI, para ser el nuevo brazo de inteligencia secreta de los poderosos fondos familiares de Venecia. A través del control de Venecia sobre el emperador Habsburgo, Carlos V, los Habsburgo conquistaron y saquearon Roma en 1527 d.C., y convirtieron al Vaticano prácticamente en un prisionero de la política veneciano-hapsburguesa durante gran parte del período, hasta que el Vaticano fue liberado gracias a la exitosa derrota de los Habsburgo en 1653 por el trabajo sucesivo de los cardenales Richelieu y Mazarino.

Venecia y Génova no son política, cultural ni religiosamente productos de la civilización occidental. Fueron y siguen siendo colonias de la facción justiniana de Bizancio, y han sido, más recientemente junto con el estado veneciano títere de Suiza, la capital de la facción justiniana de Bizancio desde que el adversario neoplatónico de los venecianos, los Paleólogo, subieron al poder en Constantinopla.

Salvo por las recurrentes y persistentes insurrecciones neoplatónicas dentro de Bizancio, el patriarcado de la Iglesia oriental no ha sido cristiano desde el emperador Justiniano. La Iglesia oriental de Justiniano se desarrolló como una forma de pseudocristianismo basada en las religiones mistéricas del Imperio Romano. El paganismo imperial romano y el pseudocristianismo bizantino comparten el nombre genérico común de gnosis-gnósticismo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cada uno de los principales males que ha sufrido la civilización europea occidental desde la época de Carlomagno ha sido el resultado directo de las subversiones de la vida religiosa y política mediadas a través de esa colección de familias oligárquicas gnósticas centradas en Venecia. Éstas están tipificadas por la “nobleza negra” de Italia, Austro-Hungría y los “Cien Negros” de Rusia, todos ellos consecuencia del despliegue bizantino-veneciano-genovesco para establecer poderosas familias de su facción en varias partes del mundo, como los paganos anglófilos de la Catedral Anglicana de San Juan el Divino de la ciudad de Nueva York en la actualidad.

El Renacimiento Dorado del siglo XV permitió a la facción neoplatónica agustiniana socavar y debilitar la corrupción que los venecianos y genoveses habían establecido bajo los auspicios de las inquisiciones pro-aristotélicas de los siglos XIII y XIV. En esta circunstancia concreta, Venecia creó una nueva orden más rígida, los jesuitas.

 

Cómo los jesuitas asistieron a la monarquía británica para hacerse con el control de la América española

 

Mediante la subyugación militar del Papado en 1527, Venecia se situó para imponer a los jesuitas en el Vaticano como un poder autónomo dentro de la Iglesia bajo su propio “Papa Negro”. Esta nueva orden, los jesuitas, estaba basada en la doctrina religiosa gnóstica, y modelada, como servicio de inteligencia secreta de Venecia y los Habsburgo, en el Culto de Apolo en Delfos. De ahí que los propios jesuitas subrayen que su método es el “método délfico”, el método de sofistería desarrollado por los maestros de Aristóteles hasta el siglo IV a.C.

Para entender la mente de los principales jesuitas, hay que centrarse en la gran lucha del siglo IV a.C. Por un lado estaban las fuerzas alineadas del republicanismo, guiadas conjuntamente por la Academia de Platón en Atenas, y el Templo Cirenaico de Amón, las dos instituciones que copatrocinaron y guiaron a Alejandro Magno. En el lado opuesto estaban los magos de Mesopotamia y el culto de Tebas, con el templo de Apolo de Delfos como brazo principal de los magos (adoradores de Lucifer) en Grecia y controlando la ciudad latina de Roma.

La política de los Magi era conocida entonces; como la propuesta de crear lo que se denominó la “División Occidental del Imperio Persa”. A Filipo de Macedonia se le ofreció un imperio mundial al oeste del Éufrates, con la condición de que subyugara a Grecia y cooperara para colocar al mundo bajo un orden social llamado “Modelo Persa” y también llamado “Modelo Oligárquico”.

El Culto de Apolo, y su agente Aristóteles, fueron piezas clave de este complot. La muerte de Filipo, y la exitosa cooperación de la Academia de Atenas y de Amón para llevar a Alejandro al poder, y para destruir el Imperio Persa, retrasaron el esfuerzo del imperio “oligárquico” de un solo mundo durante casi 300 años, hasta el ascenso de Roma para asumir el papel que antes estaba previsto para Filipo de Macedonia.

Hasta ahora, nosotros, las fuerzas de la civilización occidental, hemos hecho retroceder todos los esfuerzos por resucitar el modelo romano de orden mundial único maltusiano. Este éxito es principalmente el resultado del trabajo de los agustinos, de Carlomagno, de los Hohenstaufen y del Renacimiento Dorado.

La derrota a Gran Bretaña por la Revolución Estadounidense fue el acontecimiento clave que inclinó la balanza en contra de los planes del siglo XVIII para establecer ese nuevo Imperio Romano. La fuerza del desarrollo industrial-capitalista impidió que la Santa Alianza se consolidara como núcleo de ese nuevo Imperio Romano.

Ahora, la maldita “Sociedad de Judas” y los británicos están de vuelta en el mismo esfuerzo maligno, tal como el culto prerrafaelista homosexual de John Ruskin de Oxford y Benjamin Jowett de Cambridge propuso durante el siglo pasado.

O nos levantamos para aplastar a este engendro del antiguo culto de Lucifer hoy —y no sólo en sus excrecencias teosóficas-troposóficas— o la civilización no sobrevivirá. O derrotamos a los jesuitas y a sus aliados británicos, o nosotros, como civilización, habremos demostrado que hemos perdido la aptitud moral para sobrevivir.

 

La Edad Oscura actual

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El auge del culto a la “sociedad post-industrial” en los últimos 20 años, con su chusma “verde-fascista” de hoy, sólo significa que la civilización se está acercando al final de una decadencia moral e intelectual que ha estado en progreso aproximadamente cien años, desde aproximadamente 1871-1876. Si se entiende por qué esa concepción de la historia del siglo pasado no sólo es correcta sino necesaria para la práctica, se entiende cómo y por qué la International Caucus of Labor Committees (ICLC) funciona como lo hace.

Es cierto que en los últimos cien años se ha producido un importante progreso tecnológico, así como algunas mejoras importantes en las condiciones políticas y materiales de vida de algunos sectores de la población humana. Las instituciones del progreso cultural y tecnológico puestas en marcha durante el periodo 1653-1871 han seguido funcionando, aunque con una eficacia cada vez menor, hasta principios de la década de 1960. Sólo durante el período 1957-1981 la civilización en general se ha deslizado hacia una condición de decadencia absoluta acelerada. Es esa erosión de las inistituciones en la que debe centrarse el análisis competente.

La derrota de los Habsburgo en 1653 desencadenó un desarrollo generalmente ascendente de la civilización europea, excepto en Gran Bretaña y los Países Bajos, donde los amos genoveses y venecianos consolidaron su dominio durante el período de 1660-1689 de la restauración monárquica británica. El punto álgido de este auge fue el establecimiento exitoso de los Estados Unidos bajo los principios federalistas en 1789.

Los logros de la Revolución Americana amenazaron con encender el resurgimiento general del republicanismo en gran parte del mundo.

Aparte de colaboradores jacobinos subversivos del Servicio de Inteligencia Británico como Thomas Jefferson, los jóvenes Estados Unidos fueron un éxito. Los británicos y los jesuitas, junto con la Orden de Malta, trabajaron poderosamente para subvertir y derrotar la influencia de la Revolución Estadounidense, conspirando para destruir a los Estados Unidos en algún momento. El lado británico de esto se centró en la persona de Lord Shelbourne y la Compañía Británica de las Indias Orientales —el largo y malvado ministerio de William Pitt el Joven. Los aliados de Pitt en Francia y Suiza eran el duque de Orleans, Jacques Necker y la notoria hija de Necker, Madame de Stael. Estas fuerzas combinadas, apoyándose en gran medida en los jesuitas, crearon el jacobinismo y el terror jacobino de Robespierre y los agentes británicos Danton y Marat.

La decapitación de Francia por el Terror jacobino tuvo efectos en la civilización francesa que no pudieron ser revertidos adecuadamente por los nobles esfuerzos de Gaspard Monge y Lazare Carnot. Con la derrota de la Francia napoleónica, el agente jesuita Cauchy fue enviado a Francia bajo el patrocinio de Orleans y Gran Bretaña para destruir la ciencia francesa. Cauchy tuvo un gran éxito, y agentes como Leopold Kronecker y Richard Dedekind difundieron posteriormente en Alemania el veneno destructor de mentes de Cauchy.

Salvo los breves esfuerzos y aportaciones de Gabriel Hanotaux y la labor de Charles de Gaulle, Francia no se recuperó del desastre cultural del periodo 1815-1851.

La ciencia, exiliada de Francia, se trasladó a Prusia bajo el patrocinio de Alexander von Humboldt. La industrialización de Estados Unidos, Alemania, el norte de Italia, Japón y la Rusia del zar Alejandro, hasta el periodo 1871-1876, estableció las instituciones culturales, científicas e industriales de la civilización europea moderna.

El asesinato de Abraham Lincoln, gracias a los esfuerzos conjuntos del Servicio de Inteligencia Británico y de los jesuitas de Georgetown, permitió subvertir a Estados Unidos desde dentro, y promulgar y aplicar la traicionera Ley de Reanudación de Especies de 1876-1879, que puso el principal componente del crédito y la deuda de Estados Unidos a merced de la City de Londres y de agentes de influencia británicos como Belmont y Morgan.

Bismarck aseguró la unificación de Alemania mediante concesiones a Londres y Viena (Venecia-Suiza); se permitió a los jesuitas, incluidos algunos disfrazados de protestantes como Friedrich Lange y Max Weber, o Kronecker en Berlín, desbocarse en Alemania, acosando a la ciencia alemana hasta el punto de que Felix Klein y sus asociados sólo mantuvieron el progreso mediante una agotadora defensa de retaguardia contra los males tipificados por Bertrand Russell y el bromista vienés Ernst Mach.

Desde la Primera Guerra Mundial, la civilización se ha ido pudriendo. Ha sido la cultura de un eunuco: el viejo eunuco tiene todavía algunas de sus habilidades, pero no el poder de reproducir su especie. A medida que las instituciones viables del pasado se desmoronan por la edad y la senectud, no hay un reemplazo neto para lo que la civilización ha perdido.

En estas circunstancias, compañeros bienintencionados aconsejan a la ICLC que sea “menos abrasiva”, que se limite a las reglas probadas de promoción política que muchos han empleado en las últimas décadas. Rechazamos este consejo bienintencionado, y con razón. El hecho -el simple hecho- es que es el resultado de la práctica generalizada de esas reglas probadas lo que ha llevado a la civilización al actual borde del colapso.

O rompemos con esas reglas probadas, o bajaremos todos juntos al infierno, como el salario que ganamos por aferrarnos a las prácticas probadas que nos han llevado a este lío. Salgan de las trincheras y golpeen al enemigo por el flanco. No basta con ser agresivo. Hay que saber dónde y cómo golpear.

Hay que volver a lo básico. Volver a los principios que salvaron a la humanidad del suicidio moral de la ley y la cultura imperial romana, de la Edad Oscura del siglo XIV, del terror jesuita que estalló durante el saqueo de Europa por parte de los Habsburgo en 1527-1653. ¿Cuáles son esos principios de acción que han demostrado —desde hace más de 2.500 años— ser los únicos modos de acción eficaces para que la humanidad pueda salir del infierno de una nueva edad oscura? Sólo esas reglas pueden salvarnos de la pesadilla del fascismo friedmaniano y sus tropas de asalto “fascistas verdes” de hoy.

En los diálogos de Platón, en la doctrina de Nicea, en los escritos de San Agustín, en las grandes obras del Renacimiento Dorado, se demuestra repetidamente que los principios del derecho natural asociados a la concepción de la imago vivo Dei es el único medio por el que la humanidad puede escapar de la especie de Infierno al que la “Sociedad de Judas” y sus cómplices pretenden condenar a la humanidad.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Es el principio de la razón (Logos) expresado a través del progreso tecnológico en el trabajo productivo humano, combinado con el respeto lícito a la divinidad implícita del individuo humano: Son estas ideas y otras relacionadas, las únicas que pueden permitir la supervivencia de la humanidad.

La humanidad no puede sobrevivir si la dirección de la lucha contra los gnósticos se deja al juicio de esos “hombres pequeños” que dominan hoy los gobiernos y los partidos de la mayoría de las naciones. La ICLC es la mediación para el despliegue efectivo de aquellas ideas y juicios que los “hombrecillos” del gobierno carecen del desarrollo moral e intelectual para originar algo sin la guía de la ICLC.

La ICLC es la fuerza que lidera el “pataleo contra los pinchazos”, para forzar la verdad, incluso cuando los “hombres pequeños” encuentran la verdad desagradablemente abrasiva. Por ejemplo, no se puede tolerar a Alexander Haig ni a Paul A. Volcker sin convertirse en cómplice de un genocidio mayor que el que llevó a cabo Adolf Hitler. Esto se considera intolerablemente abrasivo en muchos sectores, pero es la pura y simple verdad. Stephen Mumford tiene razón en una cosa: yo soy su enemigo, y él es el mío.

 

Los Rockefeller y los Rothschild refrendan alianza con el Vaticano jesuita para impulsar el Gran Reseteo

 

Fuente:

Lyndon H. LaRouche, Jr: The Jesuits charge that LaRouche is ‘an agent of the Vatican’; en EIR, Noviembre 17, 1981.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa “El crecimiento demográfico probablemente sea la amenaza de largo plazo más grave para la supervivencia… En caso de que reencarnara, me...

Contenidos

Por Red Voltaire Una asociación que se hace llamar Comisión por la Justicia Internacional y la Responsabilidad ‎‎(CIJA, siglas en inglés correspondientes a Commission...

Contenidos

El golpe de Estado abortado en Jordania no tiene nada que ver con una rivalidad ‎interna en el seno de la familia real, aunque...

Ciencia y Tecnología

Mientras que en el Sur Global se prescriben los antibióticos en exceso, en Occidente se atiborra a los animales de granja con ellos, y...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon