Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El movimiento de Nueva Era, sus códigos y sus consecuencias hasta la actualidad

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



A finales de los años 50 del siglo XX, las élites anglo-venecianas que gobiernan el mundo político-cultural de nuestro planeta, y sus socios estadounidenses, diseñaron y pusieron en marcha —a través de tres organismos (el Instituto Tavistock, la Escuela de Frankfurt y la CIA)— un plan de programación mental para las nuevas generaciones a través de movimientos socioculturales y de la espiritualidad.

Sin embargo, a pesar de la euforia que provocó el movimiento New Age por la esperanza de conquista de nuevas libertades, lo cierto es que sus arquitectos triunfaron en su esotérico plan de programación de las mentes más inquietas, dejando a su vez una herencia que ha afectado a los sistemas de creencias de más de tres generaciones.

Hoy, por ejemplo, estos movimientos están siendo revitalizados a través un re-entramado de su forma, más no de su contenido, con el objetivo de ubicar las mentes de las nuevas generaciones en el escenario de una Nueva Era cósmica que seguirá siendo impulsada a través de la trampa del pensamiento dual.

En esta primera parte de una serie de dos conferencias en la Caja de Pandora, la Dra. María Dolors Obiols explica cómo se gestó el movimiento de la Nueva Era, quién lo planificó y quiénes participaron en él, así como cuáles son sus códigos —o pseudovalores— y sus consecuencias. Más abajo, incluimos un resumen de la exposición, editado y complementado con otros códigos y ejemplos proporcionados pos nosotros.

Maria Dolors Obiols Solà es Doctora en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona, y ha sido profesora de Pensamiento y Teoría Social en la Universidad Pompeu Fabra durante 19 años. En 1990 se graduó con un Máster de Sociología en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, y en 1999 obtuvo el Postgrado en Bioética por la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.

 

 

Códigos o pseudovalores de la Nueva Era

Libertad. Se presenta como la reivindicación básica de emancipación del ser humano respecto a los poderes fácticos, aunque en realidad se trata de una incitación a una rebelión permanente sin contenido y sin objetivos verdaderos, que termina por desgastar al ser humano.
Ejemplo: El culto de QAnon, que se presenta como una operación libertadora para acabar con el Estado Profundo estadounidense, cuando en realidad se trata de una operación psicológica para distraer a la disidencia a través de acertijos y criptogramas y llevándole a un estado psicológico de apofenia hasta que acaba viendo o creyendo cosas que no existen y agendas que no se cumplieron.

Igualdad. Se promueve en términos de equidad de acceso a las oportunidades, justicia y equidad, aunque lo que realmente busca es reducir la igualdad a homogeneidad, es decir, eliminar todo tipo de diferencia identitaria tanto a nivel grupal como individual, erosionando así el potencial humano.
Ejemplo: La ideología de género, que se promueve como inclusiva de la diversidad sexual, aunque en realidad fomenta la guerra de géneros, la alienación sexual del ser humano y la proliferación de los géneros confusos que contribuyen a la pérdida de la identidad y a la despoblación mundial.

Anti-autoritarismo. Se presenta como la supresión de todo poder fáctico, aunque en realidad busca la abolición de la política a partir de su reducción y hasta llegar a la eliminación de la política verdaderamente representativa o la política en el sentido democrático sustancial del término.
Ejemplo: La intensión de agentes de la masonería de desmantelar el presidencialismo y otras estructuras de los sistemas democráticos, supuestamente para despojar a nuestros representantes de la acumulación de poder —como si alguna vez hubiesen sido algo más que peones de las élites criptopolíticas. El objetivo real de este anti-autoritarismo de bandera falsa, es abolir la soberanía nacional y sentar así las bases para un gobierno mundial controlado por estructuras de poder supranacional.

Pureza. Al promoverse la recuperación de la pureza del ser humano, de su relación con la naturaleza, etc., lo que realmente hay debajo de esta máscara es una rigidez absoluta de control social tanto individual como grupal, es decir, una transición hacia las sociedades hiper-regularizadas, con normas omni-abarcantes y omnipresentes de la conducta que eliminen el libre albedrío de los seres humanos.
Ejemplo: La agenda del Nuevo Trato Verde y el Gran Reseteo, que usan la bandera falsa del ecologismo y la sustentabilidad “para salvar al planeta”, cuando lo que en realidad buscan es instaurar una dictadura verde hipertecnológica dirigida por la banca centralizada para llevar a cabo la desindustrialización del planeta y la reducción de la población mundial.

Comunidad y participación. Un cúmulo de sistemas de creencias que se presentarían a sí mismas bajo el disfraz de comunitarias y participativas, idóneas para trascender el ego, aunque lo que hay debajo del disfraz y a lo que conduce este falso valor es a la programación para la destrucción del Yo y de la identidad; es decir de todo potencial individual del ser humano, tanto a nivel individual como grupal.
Ejemplo: Los movimientos que promueven la vida comunitaria como llave de la felicidad, y que sin embargo casi siempre conducen al extravío de la identidad y del Yo, con unos miembros de la tribu juzgando a otros ante cualquier manifestación del ego o de la identidad individual, y obedeciendo a una estructura jerárquica mentirosa basada en la doble moral de sus líderes.

Meditación masiva. Las operaciones psicológicas del establishment han convertido la meditación masiva en un código que equivale al rezo en la cultura judeocristiana. Se promueve “meditar por la liberación del planeta”, de manera no asistida, para fomentar el “efecto Maharishi”, que si bien tiene un sustento científico, también requiere una intención asistida y dirigida.
Ejemplo: Hay una operación psicológica conocida como “Movimiento de Resistencia” (símil de una serie de televisión de los años ochenta titulada “V Invasión Extraterrestre”) que afirma —a través de sus portavoces— estar librando una batalla cósmica contra razas malignas intraterrenas y con la ayuda de entidades pleyadianas. Este movimiento, además de promover un mesianismo de corte cósmico, convoca a menudo a sus seguidores a llevar a cabo tareas inverosímiles como la de enterrar cuarzos o llevar a cabo cadenas de meditación que según sus portavoces han sido exitosas aunque nunca presentan ninguna evidencia contrastada de los resultados ni estos concuerdan con la línea acontecimientos geopolíticos reales. Este movimiento también fomenta otros códigos de Nueva Era provenientes de sistemas religiosos anteriores, como: el código del salvador, el código del guerrero de la luz, y el de la lucha entre el bien y el mal. No es descabellado hipotetizar que estos códigos de programación predictiva también tienen como objetivo acondicionar la mente del ser humano para un eventual contacto extraterrestre que de bandera falsa, que probablemente sería parte de una escenificación planificada para justificar nuevos modelos de control geopolítico y exopolítico.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Otros códigos New Age que prevalecen desde sistemas de valores religiosos previos

El karma. Es un código que equivale al del pecado en la cultura judeocristiana.

El bien contra el mal. El enfrentamiento dual entre el bien y el mal es otro código New Age clásico que está exagerado en la cultura judeocristiana. Se plantean actores y fuerzas antagónicas en todo conflicto, pero casi siempre esos actores son facciones de la élite que se hacen llamar buenos o malos o que incluso se metamorfosean y disfrazan para confundir y crear la ilusión de dualidad. Por lo que salir del conflicto implica trascender necesariamente la trampa de la lucha entre el bien y el mal.

Además, La Nueva Era conserva otros tres códigos básicos que la religión ya nos ha presentado en otros momentos: el código del salvador, el código del guerrero de la luz, y el código del sacrificio, los cuales se mantienen íntegros. La Nueva Era, por ejemplo, habla mucho de placer y felicidad, pero debajo de esos códigos siempre va implícita la necesidad del sacrificio para merecerlos y/o llegar a ellos.

 

Fuente:

María Dolors Obiols, Caja de Pandora: LA NEW AGE: EL MOVIMIENTO, SUS CÓDIGOS, Y SUS CONSECUENCIAS (1ª PARTE) con María Dolors Obiols.

Te puede interesar

Contenidos

MEMORANDO PARA: El Presidente DE: Veteran Intelligence Professionals for Sanity (VIPS) ASUNTO: Evitar la guerra en Ucrania Estimado Presidente Biden, La última vez que...

Contenidos

Por Matthew Ehret A mediados de los años 90, una serie de reportajes publicados en el Independent y otros medios sacaron a la luz...

Contenidos

Hunter Biden, el hijo del presidente estadounidense Joe Biden, reconoció ante las cámaras de CBS ‎que una de sus computadoras personales fue confiscada por...

Contenidos

Por Red Voltaire La televisión huti Al-Masirah publicó el 16 de marzo de 2021 la grabación de una conversación ‎entre el presidente yemenita Alí...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon