El francmasón Albert Pike, luciferiano notable, Gran Mago Illuminati, y General para la Confederación Americana durante la Guerra Civil de los Estados Unidos, se ha hecho particularmente famoso por su “predicción” de tres grandes conflictos mundiales, de los cuales dos ya ocurrieron —las dos grandes guerras— y una tercera guerra mundial que se está cocinando de acuerdo a los planes del Nuevo Orden Mundial y de la cual Pike habló a Giuseppe Mazzini, otro miembro de la cúpula masónica y satánica de los Iluminados en 1871.

 

De masón a masón

En la famosa carta que Albert Pike escribió a Giuseppe Mazzini el 15 de agosto de 1871, y que se conserva en la biblioteca del Museo Británico en Londres, Pike admite abiertamente que Occidente usaría al Islam como herramienta para cumplir sus objetivos, afirmando que “los Illuminati usarán a los musulmanes como ‘componente central’ para llevar a Occidente a una guerra contra el Islam.”

Eventos recientes en la historia, como los atentados del 9/11, así como los más recientes atentados de París, Bruselas, Berlín, Manchester, Filipinas, Indonesia, etc., indican que los acontecimientos históricos que han definido el rumbo de la humanidad durante los últimos siglos coincide con las predicciones descritas en la carta de Albert Pike a Giuseppe Mazzini.

Por eso es que teóricos de la conspiración e incluso analistas políticos de prestigio piensan que las predicciones de Albert Pike en realidad no son predicciones sino revelaciones directas sobre la agenda del Nuevo Orden Mundial que están avaladas por el estatus del masón y porque coinciden perfectamente con los acontecimientos que se han verificado en la historia moderna.

Pike también mencionó en dicha carta que una vez que el Islam cumpla su cometido, todas las religiones del mundo serán reemplazadas por una religión global luciferiana para el nuevo sistema.

José María Caro Rodríguez – Cardenal Arzopispo de Santiago de Chile, El Misterio de la Masonería (Editorial Difusión), p. 42. http://www.ministridei.es/archivos/masoneria/b3b55ab5d70b41ee.pdf

 

Tres conflictos mundiales para consumar el Nuevo Orden Mundial

En la polémica carta, el gran soberano del antiguo rito de la francmasonería, Albert Pike, cuenta a Guiseppe Mazzini, que en ese momento era el gran soberano de los Illuminati después de su fundador Adam Weishaupt, que para instaurar el Nuevo Orden Mundial había que provocar tres conflictos.

El primer conflicto o Primera Guerra Mundial serviría para destituir a los zares católicos en Rusia para someter el territorio ruso al yugo Illuminati y hacer del país una fortaleza para el comunismo ateo.

El segundo conflicto se lograría exacerbando las diferencias entre el sionismo político y el nacionalismo germano con el fin de consolidar y extender la influencia rusa y establecer en Palestina el Estado de Israel.

“La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse sacando ventaja de las diferencias entre fascistas y sionistas políticos. Esta guerra debe traerse para destruir al nazismo y hacer al sionismo politico tan fuerte que pueda instituirse como el Estado de Israel en Palestina. Durante la Segunda Guerra Mundial, debemos fortalcer el comunismo internacional para estar a la par de la cristianidad, que deberá contenerse hasta que llegue el tiempo en que la necesitemos para el cataclismo social final.”

Según Albert Pike, el tercer conflicto o tercera guerra mundial debe conducirse de manera que el Islam (el mundo árabe islámico) y el sionismo político (el Estado de Israel) de destruyan mutuamente.

“Esta guerra la suscitaremos exasperando las diferencias entre judíos y árabes para provocar un formidable cataclismo social que en todo terror muestre a las naciones el efecto del ateísmo absoluto. Mientras tanto las otras naciones, cada vez más divididas, se verán constreñidas a pelear hasta la exhaustividad física, moral, espiritual y económica. Y así nosotros podremos crear el último conflicto que pacificaremos instaurando el Nuevo Orden Mundial.”

 

 

‘Iluminados’ que financiaron y colaboraron con Hitler durante el ‘segundo conflicto’ decretado por Pike

Los Bush han pertenecido a los Illuminati desde hace siete generaciones. Prescott Bush, el abuelo de baby Bush, se enriqueció financiando a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, desde la Union Banking Corporation de Nueva York, y fue el primero de ellos en ingresar a la orden secreta de Skull & Bones en Yale. El senador Prescott Bush fue procesado por traición a la patria por haber financiado a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, junto con otros banqueros sionistas como la familia Rockefeller y el especulador financiero y ex-colaborador nazi, George Soros.

Hay muchos más ejemplos de todas las implicaciones nefastas de la élite global sionista francmasónica y satánica que conduce a la humanidad por el camino de la mentira y la manipulación. Por eso la polémica carta de Albert Pike a Mazzini de 1871 más allá de ser auténtica o falsa no hace más que confirmar una conspiración que está ampliamente documentada y que pone en evidencia los planes de larga duración de la élite global sionista del Nuevo Orden Mundial. La cuestión es: una visión de larga duración tan precisa sólo puede venir de una entidad externa al juego, de una mente omnipresente que como la mente narrativa del escritor contempla el escenario de ajedrez desde la lejanía. Quien quiera que sea el que está detrás del juego, no es un ser humano como nosotros.


Fuentes:

1. A. Weishaupt Illuminatis Masones planearon 3 Guerras en S.XIX para el NOM /A.Jalife, J. Villasana.

2. The Guardian – How Bush’s grandfather helped Hitler’s rise to power.

3. Andreas Faber-Kaiser – La Conspiración de los Iluminados.

4. Dr. Alfredo Jalife:»El Gran Medio Oriente y la Configuración del Nuevo Orden Mundial.»

5. El Misterio de la Masonería.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion