Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Rusia y China le dijeron ‘no’ al Great Reset: Occidente oculta la verdad sobre la integración euroasiática

Para entender lo que significan Rusia, China y Asia en general para los planes de las élites globales, hay que evitar los canales informativos occidentales, afirma el prestigioso geoestratega Pepe Escobar en una entrevista reciente con Daniel Estulin. Su experiencia como trotamundos y periodista internacional al vivir y trabajar largas temporadas en Asia durante las últimas tres décadas, le ha permitido a Pepe Escobar seguir de cerca la convergencia de procesos como la reconstrucción de Rusia, el demencial ascenso económico de China y la creciente integración euroasiática que, desde la perspectiva asiática lucen de forma muy distinta a la proyección manufacturada que se divulga en Occidente y que es producida por los centros de pensamiento en Washington.

 

 

Fragmentos de la entrevista
La integración euroasiática

Pepe Escobar: Es increíble que después de estos últimos 15-20 años [las naciones asiáticas] se estén finalmente interconectando de manera muy significativa, y no sólo retóricamente. Y esto está ocurriendo por todas partes, especialmente después del lanzamiento de las nuevas rutas de la seda por los chinos hace nueve años, después del surgimiento del Banco de Inversión en Infraestructura de Asia, el banco BRICS, el Fondo de la Ruta de la Seda, la expansión de la Organización de Cooperación de Shanghai, y la OSC. Así se da la convergencia en el desarrollo sostenible, el comercio y la conectividad, e incluso se da algo increíble que es la posibilidad, por ejemplo, de que India y Pakistán piensen por delante de sus problemas regionales locales y piensen en términos de integración del sur de Asia y el resto de Eurasia, se ve a Rusia como mediadora entre China e India, se ve a los chinos y a los iraníes haciendo tratos a largo plazo, se ve a los iraníes y a los rusos también a punto de hacer tratos a largo plazo, se ve a los centroasiáticos más integrados con Rusia y China… Pero nada de eso se examina en detalle en Occidente. Y ni siquiera me refiero exclusivamente a los EE.UU. También me refiero a Europa, donde sólo se leen regurgitaciones retóricas e ideológicas de lo que producen los centros de pensamiento en Waschington, D.C.

 

Megalópolis vs. soberanismo

Pepe Escobar: Megalópolis es un término fabuloso que engloba la visión céntrica-occidental del mundo. Y un analista serbio dijo que la rusofobia está implícita en la visión de la megalópolis porque esta implica una guerra contra la independencia de Rusia, que es una guerra contra el hecho de que Rusia tiene los mejores recursos naturales del planeta, el mejor ejército del planeta y que es básicamente invencible. Lo que desde el punto de vista occidental es un anatema. En el plano religioso se da el choque entre cristianismos, el cristianismo occidental contra el cristianismo ortodoxo. Luego Putin y Lavrov básicamente han dicho que Rusia no se suscribirá a la ficción del Gran Reseteo. Xi Jinping lo dijo también, aunque en términos chinos y de forma mucho más diplomática. Pero Lavrov lo dijo sin trapujos: “no seremos parte de este juego”.

 

Tecno-feudalismo y transformación global

Daniel Estulin: Antes mencionaste una transformación global. Así que estamos viviendo en una era de transformación global tectónica, porque la guerra de hoy no es sólo contra Occidente sino contra el fascismo liberal planetario.

Pepe Escobar: Así es.

Daniel Estulin: Estos cambios globales no empezaron hace dos meses, sino que empezaron hace varias décadas así como también una serie de destrucciones culturales y de células morales de los países occidentales… ¿puedes hablar un poco más de esto?

El subtítulo de mi libro “Raging Twenties” lo tomé prestado de un excelente aunque ignorado profesor de la Sorbona, quien acuñó el término “tecno-feudalismo”, que es absolutamente brillante, ya que es exactamente lo que hemos estado viviendo no sólo desde el inicio de Covid, pero incluso antes. Y, por supuesto, esta es una alianza impía de grandes jugadores del Big-Tech de Silicon Valley, los grandes banqueros que son esencialmente los verdaderos amos del universo financiero en Occidente y la mayor parte del mundo (como Black Rock, Vanguard, State Street, JP Morgan), las grandes petroleras […] y el Big-Pharma […] Así que basta ver a estos cuatro grandes jugadores actuar juntos para entender básicamente cómo se está configurando el llamado Gran Reseteo. Ellos son quienes van a implementarlo, y no sus emisarios menores como el líder del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, o Bill Gates, quien es una broma viviente para la mayoría de la gente que se toma la molestia de investigar.

Los verdaderos poderes detrás del Great Reset son tecnológicos, económicos, y están organizados en una especie de pirámide de tecno-feudalismo impuesta desde arriba por élites que cuentan con asesores como el extremadamente tóxico Yuval Harari, que es el tipo que está detrás de toda la conceptualización de los transhumanistas, detrás de Klaus.

Estas personas son peligrosas porque son las caras identificables detrás de este nuevo mundo transhumanista, posthumanista, que intentan vendernos a todos. Por supuesto, ellos solo son mensajeros, y detrás de ellos hay amos —los tipos que realmente conceptualizan todo esto. Pero los amos nunca aparecen. Tal vez los llegues a ver en reuniones raras en el Club de Harvard o en esos clubes de Saint James en Londres. Pero nunca se ve a esta gente. Ellos envían a sus emisarios al Club Bilderberg y al Foro de Davos… ¿Para qué molestarse en asistir si ya decidieron todo previamente. Entonces envían a emisarios como Henry Kissinger. Él siempre fue uno de sus principales emisarios, pero al tipo que está detrás de Kissinger nunca lo vemos desde el principio.

Y esta situación es muy peligrosa, porque antes del contragolpe ruso, ellos estaban seguros de que habían vendido la Gran Narrativa a la mayor parte de este desprevenido planeta. Incluso se vieron en la necesidad de cambiar la terminología del Gran Reseteo hacia la de Gran Narrativa.

Así que los emisarios que vemos en Davos, Bilderberg, el G20, etc., no son quienes han conceptualizado las políticas del Gran Reseteo. Lo que hemos visto hasta ahora es la forma en que ellos piensan que se debe hacer colapsar el sistema para reconstituirlo. Por eso acuñaron el término “Gran Reseteo”.

Primero dijeron que el Covid era una oportunidad de oro para un Gran Reseteo, lo dijo Schwab en su libro y en varios lugares. Luego cambiaron el término por el de Gran Narrativa, que es exactamente lo mismo… Y ahora han fusionado el Covid con la guerra actual contra Rusia, que consiste en eliminar a la fuerza que se opone al plan transhumanista post-humanista que quieren imponer a toda la humanidad antes de enfocarse en la amenaza existencial número uno para ellos, que es China.

Este es el escenario en el que nos encontramos, que a largo plazo será el que veremos desarrollarse durante del resto del siglo. Y ellos [los tecno-feudalistas] están enloquecidos desde que Rusia inicio las operaciones de contra ataque.

 

El Club Bilderberg se reúne para impulsar el Gran Reseteo y ‘realinear’ el mundo postcrisis

 

Fuente:

Pepe Escobar: Rusia y China le dijeron “no” al Great Reset. Entrevista con Daniel Estulin. 2 de junio de 2022.

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un creciente número de miembros del Congreso de EE.UU. abogan por permitir que Taiwán produzca sistemas de armas estadounidenses para contrarrestar...

Contenidos

Por Mente Alternativa Benjamín Netanyahu y sus colegas políticos han demostrado reiteradamente su incapacidad para tomar estas decisiones, y años de políticas desastrosas están...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram