Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Por qué necesitamos una nueva Ley Glass-Steagall para domar a los megabancos

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Kevin Wack

El nuevo libro de Art Wilmarth, que aboga por el desmantelamiento de los mayores bancos del país, lleva casi 40 años de trabajo.

Wilmarth era un joven abogado bancario a principios de la década de 1980 cuando se interesó por primera vez en la Ley Glass-Steagall, la ley de la época de la Depresión que prohibía a los bancos estadounidenses participar en actividades bursátiles. En aquella época, los grupos de presión del sector financiero presionaban para derogar las disposiciones clave, un esfuerzo que finalmente dio sus frutos con la promulgación de la Ley Gramm-Leach-Bliley en 1999.

“Volví atrás y empecé a mirar la historia”, recordaba Wilmarth, profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington, en una entrevista reciente. “Empecé a preguntarme: ‘¿Por qué los bancos intentan echar esto abajo? Esta ley me parece que tiene mucho sentido’. ”

El libro de Wilmarth, “Taming the Megabanks: Why We Need a New Glass-Steagall Act” (Por qué necesitamos una nueva Ley Glass-Steagall para domar a los megabancos), es un testimonio de su dedicación a un tema que sólo ha sido objeto de atención periódica en Washington.

El libro incluye un extenso relato histórico que abarca los excesos del mercado financiero que precedieron a la Gran Depresión, la aprobación de Glass-Steagall, la larga campaña para deshacer sus restricciones y lo que ha sucedido en las dos décadas transcurridas desde que la ley de 1933 fue derogada en su mayor parte. También presenta una propuesta detallada de una versión de Glass-Steagall para el siglo XXI.

Wilmarth argumenta que restaurar la Glass-Steagall reduciría la amenaza de contagio durante una futura crisis financiera, y también reduciría el poder político de los mayores bancos estadounidenses, lo que considera un objetivo digno.

“Taming the Megabanks” se publicó a finales del año pasado, en medio de una pandemia en la que el sector bancario estadounidense ha demostrado su resistencia, y durante una campaña presidencial en la que el restablecimiento de Glass-Steagall no era un tema destacado. Sin embargo, el debate sobre la disolución de los grandes bancos parece que volverá a cobrar importancia cuando se produzca la próxima crisis financiera.

El presidente Biden ha dicho que su voto a favor de la derogación de partes de Glass-Steagall fue el peor que emitió en sus 36 años de carrera en el Senado. Y un plan publicado el verano pasado por un grupo de trabajo de la unidad demócrata -entre cuyos miembros había tanto partidarios de Biden como del senador Bernie Sanders de Vermont- pedía mantener y ampliar las salvaguardias que separan la banca minorista de las inversiones más arriesgadas.

Durante su campaña presidencial de 2016, Donald Trump también expresó su apoyo a una versión actualizada de Glass-Steagall, aunque nunca persiguió seriamente la idea mientras estuvo en el cargo.

 

Larouchistas explican cómo obligar a Trump a cumplir sus promesas de campaña

 

El último gran esfuerzo legislativo para reducir el riesgo en los grandes bancos fue la Ley Dodd-Frank de 2010, que dependía en gran medida de la discreción de los reguladores para aplicar cientos de reformas técnicas. Algunas normas exigidas por la ley, como los límites a la remuneración basada en incentivos en los bancos, nunca se han finalizado.

Wilmarth sostiene que la complejidad de Dodd-Frank socava su eficacia, ya que las disposiciones clave pueden ser diluidas, como sucedió durante la administración Trump.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Hizo algunas cosas buenas, pero nunca fue completamente robusta”, dijo. “Ya se ha visto lo rápido que se ha marcado con reguladores poco comprensivos”.

Por supuesto, la historia relatada en el libro de Wilmarth muestra cómo los grupos de presión de la industria financiera también tuvieron éxito en el debilitamiento gradual de la separación entre los bancos comerciales y las empresas de valores que fue establecida por Glass-Steagall. Un informe del Servicio de Investigación del Congreso de 2016 concluyó que la historia de las décadas de 1970, 1980 y 1990 demuestra que los muros reguladores son difíciles de mantener.

Aun así, Wilmarth sostiene que un enfoque de línea clara sería más eficaz que la alternativa. Su propuesta probablemente obligaría a escindir las ramas de mercados de capitales de JPMorgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo, así como las ramas bancarias de Goldman Sachs y Morgan Stanley.

También quiere nuevas normas que impidan que las entidades no bancarias financien sus actividades mediante la emisión de créditos financieros a corto plazo, como fondos de inversión en el mercado monetario y papel comercial, que se asemejan a los depósitos bancarios.

“Exigir que todos los sustitutos de los depósitos sean emitidos por bancos autorizados reduciría drásticamente el sistema bancario en la sombra al obligar a los créditos financieros a corto plazo a pasar de las entidades no bancarias al sistema bancario regulado”, escribe Wilmarth.

Wilmarth ofrece varios argumentos para explicar por qué debería restablecerse la Glass-Steagall. Uno de ellos es que reduciría el riesgo sistémico. Otro es que las nuevas barreras eliminarían los conflictos de intereses que, según él, hacen imposible que los bancos universales actúen como prestamistas objetivos o asesores de inversión imparciales. Una tercera razón es que produciría una mayor competencia en el sistema financiero.

“Una nueva Ley Glass-Steagall probablemente fomentaría una afluencia sustancial de depósitos y capital a los bancos comunitarios”, escribe.

Por supuesto, los opositores a la restauración de Glass-Stegall tienen sus propios argumentos. Sostienen que las nuevas normas pondrían al sector de los servicios financieros de Estados Unidos en desventaja frente a los grandes bancos de otros países, que cortejarían el negocio de las grandes empresas estadounidenses. También argumentan que se eliminarían las economías de escala en las grandes instituciones financieras, y señalan que los clientes de los bancos se verían obligados a establecer nuevas relaciones con múltiples instituciones financieras.

Wilmarth tiene réplicas, pero una gran parte de su argumento consiste en reducir el peso político de los grandes bancos. Cree que dividir la industria en tres sectores distintos -banca, valores y seguros- reavivaría las rivalidades políticas que existieron hasta finales de la década de 1990, pero que han disminuido desde entonces.

“Cada sector serviría de fuerte contrapeso frente a la influencia política y reguladora de los demás”, escribe.

Su libro contiene un gráfico sorprendente, derivado de la investigación de los economistas Thomas Philippon y Ariell Reshef, que muestra una fuerte correlación entre la desregulación del sector financiero y los salarios en la industria financiera. Wilmarth sostiene que los planes de compensación de los bancos en los últimos años han privatizado esencialmente los beneficios y socializado las pérdidas.

“Durante la primera era de la banca universal -en la década de 1920 hasta 1933- los salarios del sector financiero eran muy altos en comparación con los de otras industrias”, dijo Wilmarth. “Y luego, después de que se instituyera la Glass-Steagall, y la regulación se hiciera mucho más estricta, se ve que los salarios del sector financiero caen precipitadamente”.

“Luego, en cuanto se llega a la desregulación, y en particular al debilitamiento y derogación de Glass-Steagall, se ve que los salarios del sector financiero se disparan de nuevo”.

Wilmarth tiene un conocimiento aparentemente enciclopédico sobre la historia de la regulación bancaria de Estados Unidos, con la capacidad de recordar pequeños detalles sobre escándalos que en su mayoría han sido olvidados.

“Estoy predispuesto contra los grandes bancos: no me fío de ellos. Y por eso me inclino a no pensar lo mejor de ellos”, dijo. Luego añadió con una carcajada: “Pero cuando realmente ves estas cosas desde dentro reveladas, piensas: ‘En realidad estoy subestimando’. ”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Kevin Wack / American Banker — A renewed call to break up big banks.

 

Te puede interesar

Contenidos

  Source: Harley Schlanger / The LaRouche Organization — Big Lies Divert Attention from Ongoing Breakdown of the Physical Economy.

Contenidos

El jueves 4 de septiembre de 2008, el informe H.4.1 de la Reserva Federal mostró un balance de 935.000 millones de dólares al miércoles...

Contenidos

Serán ingenieros del Ejército Mexicano los que construirán el tramo más importante del Tren Maya, el tramo 5 norte que conectará a Cancún con...

Contenidos

El largo mercado alcista desde 2009 ha madurado finalmente en una burbuja épica en toda regla. Con una sobrevaloración extrema, un aumento explosivo de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon