Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Colapso Económico

Pillan a JPMorgan Chase blanqueando dinero sucio… por 3ª vez consecutiva

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El Consorcio Internacional de Periodistas Investigadores (ICIJ) ha logrado una vez más hacer lo que los reguladores de los bancos federales se niegan a hacer en los Estados Unidos: confesar al pueblo estadounidense los crímenes de los bancos criminales de Wall Street.

 

Por Pam Martens y Russ Martens

El ICIJ lanzó ayer un informe de investigación sobre el lavado de dinero para criminales en algunos de los bancos más grandes de Wall Street, pero no encontrarás ni una sola palabra sobre esto en la primera página del Wall Street Journal o en las ediciones impresas del New York Times de hoy. De hecho, el New York Times, a las 6:44 a.m. de esta mañana, no ha reportado la historia en absoluto. El Wall Street Journal lleva un inocuo titular, “Las acciones de HSBC llegan a su nivel más bajo en 25 años”, poniendo el foco en el banco británico, HSBC, cuando su foco debería estar en el banco más grande de los EE.UU., JPMorgan Chase, un delincuente en serie.

JPMorgan Chase ya se ha declarado culpable de tres cargos de delitos graves presentados por el Departamento de Justicia de EE.UU. desde 2014. Dos de esos cargos se relacionan con el lavado de dinero y la falta de presentación de informes de actividades sospechosas en la cuenta bancaria comercial que mantuvo para Bernie Madoff durante décadas. JPMorgan Chase dijo a los reguladores del Reino Unido que sospechaba que Madoff estaba llevando a cabo un esquema Ponzi, pero no compartió esas preocupaciones con los reguladores de EE.UU., a pesar de que estaba obligado a hacerlo por ley.

El tercer cargo por delito grave presentado por el Departamento de Justicia de EE.UU. llegó un año después, en 2015. Se relacionaba con la participación de JPMorgan en un cártel de bancos que se dedicaba a amañar el comercio de divisas. El banco está actualmente bajo investigación criminal por permitir que su escritorio de metales preciosos se convierta en una empresa de chantaje, según el Departamento de Justicia. Múltiples comerciantes de metales preciosos de JPMorgan ya han sido acusados en virtud de la ley RICO, normalmente reservada a los miembros de la delincuencia organizada.

La investigación del ICIJ se basa en documentos secretos filtrados de la FinCEN, la Red de Aplicación de Crímenes Financieros, una unidad del Tesoro de los Estados Unidos. Los documentos “muestran que cinco bancos globales —JPMorgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon— siguieron beneficiándose de jugadores poderosos y peligrosos incluso después de que las autoridades de EE.UU. multaran a estas instituciones financieras por fracasos anteriores para detener los flujos de dinero sucio”.

El informe tiene mucho que decir sobre JPMorgan Chase:

JPMorgan Chase estuvo involucrado en el movimiento de fondos ilícitos para el fugitivo, Jho Low, lo que implicó el notorio saqueo de fondos públicos en Malasia. Jho Low ha sido acusado por múltiples jurisdicciones de desempeñar un papel clave en la malversación de más de 4.500 millones de dólares de un fondo de desarrollo económico de Malasia, el 1MDB. JPMorgan Chase movió 1.200 millones de dólares en dinero para Jho Low de 2013 a 2016, según el informe.

 

La bomba del ICIJ incluye el cargo de que JPMorgan también “procesó más de 50 millones de dólares en pagos a lo largo de una década, en los registros aparece Paul Manafort, el ex director de campaña del presidente Donald Trump. El banco retiró al menos 6,9 millones de dólares en transacciones de Manafort en los 14 meses posteriores a su dimisión de la campaña en medio de un torbellino de acusaciones de blanqueo de dinero y corrupción derivadas de su trabajo con un partido político pro-ruso en Ucrania”.

Los investigadores del ICIJ, advierten que hay más actividad preocupante de JPMorgan Chase:

“JPMorgan también movió dinero para empresas y personas vinculadas a escándalos de corrupción en Venezuela que han ayudado a crear una de las peores crisis humanitarias del mundo. Uno de cada tres venezolanos no tiene suficiente para comer, informó la ONU este año, y millones han huido del país.

“Uno de los venezolanos que recibió ayuda de JPMorgan fue Alejandro ‘Piojo’ Istúriz, un ex funcionario del gobierno que ha sido acusado por las autoridades estadounidenses de participar en un esquema de lavado de dinero internacional. Los fiscales alegan que entre 2011 y 2013 Istúriz y otros solicitaron sobornos para manipular los contratos de energía del gobierno. El banco movió más de 63 millones de dólares para las empresas vinculadas a Isturiz y el esquema de lavado de dinero entre 2012 y 2016, según muestran los archivos de FinCEN…”

A Wall Street le gusta presumir su regla de “conoce a tu cliente” (Know Your Customer o KYC). Pero los investigadores del ICIJ revelan que JPMorgan Chase prestó poca atención a esa regla. El informe encontró lo siguiente:

“Tome en cuenta el caso de una misteriosa empresa fantasma llamada ABSI Enterprises. ABSI envió y recibió más de mil millones de dólares en transacciones a través de JPMorgan entre enero de 2010 y julio de 2015, según los archivos de la FinCEN.

“Esta cantidad incluía transacciones a través de una cuenta bancaria directa con JPMorgan, que ABSI cerró en 2013, y a través de los llamados acuerdos de banca corresponsal, en los que un banco con importantes operaciones en EE.UU., como JPMorgan, permite a los bancos extranjeros procesar transacciones en dólares estadounidenses a través de sus propias cuentas.

“Los organismos de control del cumplimiento con sede en el centro de operaciones del banco en Columbus, Ohio, decidieron tratar de averiguar el verdadero propietario de ABSI en 2015 después de que un sitio de noticias ruso informara de que una empresa ficticia de nombre similar —que según los registros de JPMorgan era la matriz de ABSI— estaba vinculada a una figura del hampa llamada Semion Mogilevich.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Mogilevich ha sido descrito como el ‘Jefe de Jefes’ de los grupos mafiosos de Rusia. Cuando el FBI lo puso en su lista de los 10 más buscados en 2009, dijo que su red criminal estaba involucrada en el tráfico de armas y drogas, extorsión y asesinatos por encargo. Según informó The Guardian, el método preferido por el fornido ucraniano y fumador empedernido para neutralizar a sus enemigos, es el del coche bomba.

“Los registros muestran que los oficiales de cumplimiento buscaron en vano en sus archivos sobre la empresa fantasma, sin poder determinar quién estaba detrás de la empresa o cuál era su verdadero propósito.

“Aunque esos detalles aún no están claros, JPMorgan tenía muchas razones para examinar a ABSI años atrás: operaba como una compañía fantasma en Chipre, considerada un importante centro de lavado de dinero en ese momento, y dirigía cientos de millones de dólares a través de JPMorgan…

“A través de un portavoz, Mogilevich dijo que no tenía conocimiento de ABSI”.

Dada la lista de ex personal de la CIA, el Servicio Secreto y el FBI que han trabajado en JPMorgan Chase a lo largo de los años, nos resulta difícil creer que el banco no haya podido identificar al verdadero dueño o dueños de ABSI.

En febrero de este año, el Índice de Secreto Financiero nombró a los Estados Unidos como el segundo peor país, sólo por detrás de las Islas Caimán, que ayuda a las personas a ocultar sus finanzas del estado de derecho. En el informe se señalaba que los Estados Unidos “todavía no han suscrito la Norma Común de Presentación de Informes, que actualmente cuenta con 105 signatarios”.

Eso hace que el informe sobre el blanqueo de dinero del ICIJ parezca una característica, no un fallo, de los bancos de Wall Street.

Le preguntamos a la veterana abogada Helen Davis Chaitman su opinión sobre el último informe del ICIJ. Chaitman y un colega abogado litigante, Lance Gotthoffer, escribieron un libro en 2016 titulado JPMadoff: La impía alianza entre el mayor banco de América y el mayor ladrón de América. El libro compara a JPMorgan Chase con la familia criminal de Gambino. Chaitman respondió así:

“Aquellos de nosotros que seguimos las actividades de las principales instituciones financieras del mundo no nos sorprende lo más mínimo los documentos de los archivos de la FinCEN. Por el contrario, ha sido obvio durante años que JPMorgan Chase, por ejemplo, opera como una familia del crimen organizado… La criminalización de los grandes bancos es tan profunda que no hay otra solución que liquidar estos bancos y poner a sus directivos clave en la cárcel”.

El presidente y director general de JPMorgan Chase es Jamie Dimon. El Consejo de Administración del banco ha mantenido a Dimon en estos puestos a través de la declaración de culpabilidad del banco a los tres cargos de delitos detallados anteriormente; a través del escándalo de la “Ballena de Londres” en el que el banco perdió 6.200 millones de dólares de su depositantes apostándolo en derivados exóticos en Londres; a través de la revelación de una informante interna, la abogada Alayne Fleischmann, quien denunció y reportó a la gerencia, sin éxito, que había un “fraude masivo de valores delictivos” en las operaciones hipotecarias del banco; y a través de la actual investigación penal en curso del Departamento de Justicia sobre las operaciones de metales preciosos de JPMorgan.

 

Departamento de Justicia de EEUU acusa formalmente a JPMorgan por conspiración criminal

 

Dimon habría desaparecido hace mucho tiempo si el New York Times o el Wall Street Journal hubieran utilizado su página editorial para exigir su destitución. En cambio, el Wall Street Journal ha usado su página editorial para pintar insanamente al banco como una víctima.

Una editorial del 20 de octubre de 2013 en el Wall Street Journal fue titulado: “La depuración de Morgan”. El editorial sin firmar comenzó así su historia:

“El acuerdo provisional de 13.000 millones de dólares que el Departamento de Justicia parece estar extrayendo de J.P. Morgan Chase debe entenderse como un momento decisivo en el capitalismo estadounidense. Las fuerzas de la ley federal están confiscando aproximadamente la mitad de las ganancias anuales de una empresa por la única razón de que pueden y quieren apaciguar a sus aliados populistas de izquierda”.

No importa que el acuerdo hipotecario de 13 mil millones de dólares se haya producido como resultado de que el Departamento de Justicia tenga miles de documentos que ilustran lo que Alayne Fleischmann ha alegado como: “fraude criminal masivo de valores”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

En 2017, el consejo editorial del Wall Street Journal volvió  a intentar presentar a los bancos como víctimas, escribiendo esta vez que:

“Políticos y periodistas han hecho carreras de lamentar que muy pocos banqueros han sido condenados por delitos. Pasan por alto que, al menos en Estados Unidos, para probar un delito hay que tener suficientes pruebas y que un error no es necesariamente un delito”.

 

A finales de 2007, en medio de lo que se convertiría en la mayor caída de Wall Street a manos de bancos corruptos desde la Gran Depresión, la News Corp. de Rupert Murdoch compró Dow Jones & Company, empresa matriz del Wall Street Journal, después de un siglo de propiedad de la familia Bancroft. La compra se produjo curiosamente al mismo tiempo que la Reserva Federal apoyaba secretamente a los bancos de Wall Street con lo que resultaría ser tres años de préstamos acumulados por un total de 29 billones de dólares para ocultar tanto la corrupción de los bancos como la propia negligencia de la Reserva Federal como supervisor de un gran banco.

En 2011, el Centro de Investigación Pew publicó un estudio sobre cómo la cobertura de los negocios de primera plana había cambiado desde la compra del Wall Street Journal por parte de News Corp. Pew encontró que “la cobertura se ha alejado claramente de lo que había sido la misión principal del periódico bajo la anterior propiedad —cubrir los negocios y la América corporativa. En los últimos tres años y medio, la cobertura de las empresas en primera plana ha disminuido en un tercio de lo que había sido en 2007, el último año del antiguo régimen de propiedad”.

Todo estadounidense debería estar horrorizado por este último informe del ICIJ; todo estadounidense debería estar indignado porque los Estados Unidos son ahora el segundo país después de las Islas Caimán por esconder dinero sucio para los criminales; todo estadounidense debería exigir que el New York Times y el Wall Street Journal den a esta historia la cobertura de primera plana que se merece; y todo estadounidense debería considerar estas próximas elecciones presidenciales como el momento decisivo para saber si los Estados Unidos pueden salvarse o se unirán a una triste y trágica lista de democracias fracasadas.

 

Fuente:

Wall Street On Parade — 3-Count Felon, JPMorgan Chase, Caught Laundering More Dirty Money.

Te puede interesar

Contenidos

  Larouchistas explican cómo obligar a Trump a cumplir sus promesas de campaña   Fuente: Dennis Small / EIR — Informe semanal de EIR:...

Ciencia y Tecnología

  ¿Quién se beneficia de la pandemia? El 11 de marzo de 2020 se ordenó a las economías nacionales de 193 países, estados miembros...

Contenidos

“Incumplimiento de múltiples leyes y regulaciones” significa que el banco ha infringido “múltiples leyes y regulaciones”. Pero, aparentemente, las leyes que rompió, cómo las...

Contenidos

  Lyndon LaRouche siempre subrayó que existe una “unidad de acción” entre los grandes banqueros, el “Sistema Bancario en la Sombra”, los cárteles corporativos...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.