Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Normalmente se suele dar por hecho la seguridad de los productos de algodón, como gasas, vendas, hisopos, compresas, toallitas, e incluso productos femeninos como tampones y toallas sanitarias. Pero un estudio reciente expuso resultados que dan mucho que pensar. Según una investigación realizada en 2015 en la Universidad de La Plata, Argentina, y publicada por la nutrióloga y escritora para Wake Up World, Carolanne Wright, investigadores de dicha universidad descubrieron que la gran mayoría de estos productos contienen glifosato, el ingrediente principal del popular herbicida Roundup de Monsanto y la misma sustancia química que la Organización Mundial de la Salud considera un probable “factor carcinógeno.”

El glifosato también está asociado con pérdida de inteligencia / discapacidad intelectual, autismo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, obesidad (tanto infantil como adulta), diabetes, infertilidad y enfermedad cardiovascular. Sobra decir que este no es el tipo de producto químico que una persona sana querría absorber a través de heridas, o peor aún, a través de la vagina.

“Los productos químicos absorbidos a través de la vagina se distribuyen fácil y eficazmente por todo el cuerpo, sin ser metabolizados. Por ejemplo, cuando los medicamentos estrogénicos se administran por vía vaginal, los niveles sistémicos resultantes de la droga en el cuerpo pueden ser 10-80 veces más altos que cuando se administra la misma dosis por vía oral.” (Fuente)

El 85% de los productos de algodón no solo dieron positivo en glifosato, sino que el equipo de investigación también descubrió que el 62% de las muestras contenían AMPA (o ácido aminometilfosfónico), un metabolito ambiental del glifosato, que es potencialmente 1.000 veces más tóxico una vez dentro el cuerpo.

Sin embargo las cifras fueron más altas para algunos de los productos, según afirma el Dr. Damian Marino, coordinador de la investigación:

“El ochenta y cinco por ciento de todas las muestras dieron positivo para glifosato y 62 por ciento para AMPA, que es el metabolito ambiental, pero en el caso del algodón y la gasa de algodón estéril, la cifra fue del 100 por ciento.”

Todas las muestras (gasas, hisopos, toallitas y productos de cuidado femenino) se compraron en farmacias y supermercados locales en el área de La Plata, Argentina.

 

Estudio indica que usted podría estar usando tampones contaminados con glifosato en su vagina

“¿Alguna vez ha considerado que la mayoría del algodón en los EE. UU., España y gran parte de América Latina está genéticamente modificado y, como tal, podría estar contaminado con cáncer? ¿Es el glifosato un cancerígeno, promotor de la disrupción endocrina e infertilidad?” (Fuente)

 

 

El farmacólogo y especialista en pediatría, Dr. Medardo Ávila Vázquez, quien trabaja en un hospital de Córdoba, Argentina, pertenece a la Red de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina y está llevando a cabo una investigación epidemiológica sobre los efectos de los plaguicidas sobre la salud.

Según él, llama la atención el hecho de que la mayoría de la producción de algodón ahora está genéticamente modificada, y además se rocía el herbicida Roundup de Monsanto “cuando el brote está abierto y el glifosato se condensa y va directamente al producto.”

Solamente en los Estados Unidos, los agricultores rociaron 2.600 millones de libras del herbicida en tierras agrícolas entre 1992 y 2012. El químico no solo contamina los cultivos como el algodón, sino también el suelo, el aire y las vías fluviales.

 

Apostando con la salud de la mujer

Esta no es la primera vez que los productos de cuidado femenino han sido criticados por problemas de seguridad no regulados. Según Women’s Voices for the Earth, los peligros para la salud incluyen:

• Tampones.
• Toallas femeninas.
• Toallitas femeninas.
• Gel de ducha vaginal.
• Cremas vaginales.
• Desodorantes femeninos (sprays, talcos y supositorios).
• Cremas para anti-comezón femeninas.

Afortunadamente hay opciones más seguras disponibles en algodón orgánico e innovaciones como la taza menstrual de silicona. Cremas, jabones, toallitas y lavados naturales también son una alternativa. Pero hasta que la toxicidad de los productos para el cuidado femenino se convierta en conocimiento común, las mujeres de todo el mundo seguirán estando en grave riesgo.

 

Fuentes:

1. Wake Up World – 5% of Tampons, Pads and Other Feminine Care Products Contaminated with Monsanto’s Cancer-Causing, Endocrine-Disrupting Glyphosate.

2. Noticias de Abajo – Entrevista al Dr. Ávila Vázquez: está aumentando el número de muertes producidas por el glifosato. (El enlace al sitio fuente fue desvinculado por encontrarse fuera de servicio).

3. RT – Tampons, sterile cotton, sanitary pads contaminated with glyphosate – study.

Environmental Workin Group – World Health Organization Labels Glyphosate Probable Carcinogen.

4. Infobae – Hallaron glifosato en algodón, gasas, hisopos, toallitas y tampones de La Plata.

Women’s Voices for the Earth – Potential Health Effects of Toxic Chemicals in Feminine Care Products. (PDF)

5. EcoWatch – 85% of Tampons Contain Monsanto’s ‘Cancer Causing Glyphostate’.

 

 

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.