Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La nobleza negra detrás de Thomas Malthus y de la maligna plaga neo-maltusiana que hoy se extiende por Occidente

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Esta obra es muy oportuna ahora que una maligna plaga maltusiana se extiende por todo el mundo occidental. La Administración Biden está plenamente comprometida con el Green New Deal y las Finanzas Verdes; y con la toma de control, por un Cabal de bancos centrales, de la política económica de los gobiernos soberanos elegidos, eliminando el acceso al crédito para la industria y la agricultura bajo el fraude anticientífico de que las emisiones de carbono causan el cambio climático. Una economía así sería incapaz de sostener una población de más de mil o dos mil millones de personas, la intención expresa del príncipe Carlos y sus amigos de la élite bancaria occidental anglo-veneciana. Es una realidad desafortunada que el Papa Francisco se haya unido a este movimiento de despoblación, en consonancia con las tendencias maltusianas de muchos de los fundadores de su Orden Jesuita, como lo expone aquí Lyndon LaRouche.

En la misma época en que Malthus elaboró su “Ensayo sobre el principio de la población” de 1798, el poeta, dramaturgo e historiador Friedrich Schiller describió la división política esencial dentro de la civilización europea como una división entre la tradición republicana de Solón de Atenas y la tradición oligárquica del mítico Licurgo de Esparta. La tradición republicana, en el uso apropiado y amplio de este término para esa perspectiva filosófica, se traza en Europa Occidental a través de la influencia de los escritos de San Agustín, las grandes reformas de Carlomagno y la elaboración por parte de Cusa de los principios del derecho natural sobre los que se definen en principio las constituciones de las naciones y el derecho entre ellas. En el lado opuesto, el oligárquico, está la sodomía desenfrenada de la aristocracia espartana, cuyos jóvenes aristócratas mataban a capricho a los helenos esclavizados, para mantener a raya a la población helota, lo que expresa adecuadamente la política y las prácticas del “Partido Católico” dirigido por los Habsburgo de los siglos XVI y XVII.

Es a partir de la perspectiva filosófica tipificada por la Esparta de Licurgo, y malvada creadora del “modelo espartano”, el templo del Culto de Apolo, en Delfos, que se produce el maltusianismo y el neomaltusianismo modernos. Esto se ilustra más directamente consultando los escritos del principal apologista de la perspectiva filosófica de Delfos, Aristóteles, especialmente su malvada Política y Ética Nicomaquea. No hay maldad practicada por las fuerzas facciosas de los maltusianos que no esté recomendada en esas dos últimas fuentes literarias. Este es el punto de vista de David Hume, de Adam Smith, de Jeremy Bentham y del círculo de Lord Shelburne en general. Este es el punto de vista moral-filosófico de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Estos eran los maltusianos de entonces; sus descendientes, y los descendientes suizos y de la “nobleza negra”, son la fuerza detrás del neomaltusianismo de hoy.

LaRouche también proporciona la munición intelectual para derrotar esta ideología genocida, para restaurar la intención de los Padres Fundadores de América, para acabar con la satánica ideología imperial británica, y para construir un mundo basado en los objetivos comunes de la humanidad para la cooperación y el desarrollo científico y cultural.

Transcribimos aquí una sección del capítulo 2 del libro de LaRouche de 1983, “No hay límites para el crecimiento”, su devastadora crítica y refutación del libro de 1972, “Los límites del crecimiento”, publicado por el maltusiano Club de Roma. El capítulo 1 fue reimpreso en el número del 11 de diciembre de 2020 de EIR. El libro completo está disponible en store.larouchepub.com.

 

 

Por Lyndon LaRouche

En el capítulo anterior, informamos de que el supuesto “trabajo científico” del Club de Roma, “Los límites del crecimiento”, era un engaño. Los datos sobre recursos utilizados para el libro eran enormemente inexactos en categorías cruciales. El método de cálculos informáticos se basaba en la asombrosa suposición de que todo el progreso tecnológico se detuviera de forma repentina y continua durante un periodo de más de treinta años.

Los autores, y al menos muchos de sus principales patrocinadores, sabían que el libro “Los límites del crecimiento” era fraudulento. Sin embargo, durante los años 70, el Club de Roma y la mayoría de los principales “neomaltusianos” basaron sus campañas más o menos estrictamente en las conclusiones de ese libro fraudulento.

¿Cuál era su verdadero motivo para impulsar una doctrina maltusiana en la que ni siquiera ellos creían?

Este escritor y sus colaboradores han llevado a cabo una investigación exhaustiva durante más de una década, sobre las principales figuras que están detrás de los movimientos y proyectos “neomaltusianos” internacionales. Han llegado a conocer a creadores y dirigentes representativos del Club de Roma, y organizaciones aliadas, y han escuchado a estas personas describir con sus propias palabras, sus verdaderos motivos para crear el actual engaño neomaltusiano.

Está el caso del Dr. Alexander King, un súbdito británico afincado en París, antiguo director de la organización de la OCDE adjunta a la OTAN, y uno de los principales arquitectos entre bastidores de la creación del Club de Roma.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

El Dr. King declaró voluntariamente, en una entrevista publicada, que sus verdaderos motivos para patrocinar la propaganda neomaltusiana han sido racialistas. Insistió en que el tronco racial anglosajón se estaba quedando peligrosamente superado en este planeta y que, por lo tanto, había que emplear propaganda y programas neomaltusianos para reducir sustancialmente las poblaciones de las “razas” de piel más oscura. Entre las “razas más oscuras”, King incluía, con cierta vehemencia, a “la raza mediterránea”, término que suele entenderse como árabe, turca, griega, italiana y española.

Está el caso del británico Lord Solly Zuckerman, sudafricano de pedigrí. Este alto funcionario británico, que insiste en que es más importante que el Dr. King en la creación del Club de Roma, dirige actualmente una asociación maltusiana anglo-soviética, el International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA), una asociación cofundada con el apoyo del estadounidense McGeorge Bundy, un Bundy descrito por el famoso John Kenneth Galbraith, como “jefe del Establishment [estadounidense]”. Los puntos de vista de Lord Zuckerman se describen razonablemente como peligrosamente salvajes, y su poder más extenso.

 

Las opiniones de Lord Solomon (Solly) Zuckerman (a la derecha) se califican razonablemente de peligrosamente salvajes. Insiste en que es más importante que el Dr. Alexander King (izquierda) en la creación del Club de Roma.

Las opiniones de Lord Solomon (Solly) Zuckerman (a la derecha) se califican razonablemente de peligrosamente salvajes. Insiste en que es más importante que el Dr. Alexander King (izquierda) en la creación del Club de Roma.

 

En el caso de los principales partidarios estadounidenses de los proyectos neomaltusianos, está el caso del general William Draper, asociado a la casa de inversiones neoyorquina Dillon, Read. Draper participó en una reunión de 1932 de los administradores del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. En esta reunión, los reunidos elogiaron el inminente ascenso al poder de Adolf Hitler en Alemania, y Draper encabezó los elogios a las doctrinas de “higiene racial” de los nazis. Su Fondo Draper, que respalda al Comité de Crisis Demográfica, se dedica explícitamente a promover la reducción salvaje de la población de los pueblos de África y otros lugares que los fanáticos racialistas anglosajones consideran “razas inferiores”.

El caso de Draper no es excepcional entre los círculos asociados al Museo Americano de Historia Natural. Esta institución se creó durante el último cuarto del siglo XIX, para promover las doctrinas de Charles Darwin y Thomas Huxley, que esos círculos han entendido sistemáticamente a lo largo de los cien años transcurridos como una lucha por reducir los niveles de población de las “poblaciones raciales” no anglosajonas. Durante este siglo, las famosas familias Morgan y Harriman han sido las más destacadas en esta institución; desde la Primera Guerra Mundial, la familia Harriman ha sido la principal promotora de doctrinas racialistas de corte nazi en nombre de la genética dentro de los Estados Unidos. No es propiamente sorprendente que estas familias desempeñaran un papel dominante en la llegada al poder en Alemania del protegido de Hjalmar Schacht, Adolf Hitler, expresando un especial deleite en las doctrinas raciales de Hitler. Estas fueron las familias, especialmente la familia Harriman, que impulsaron una ley de inmigración en los Estados Unidos en la década de 1920, diseñada para detener la inmigración significativa de “razas de piel más oscura como la mediterránea” a los Estados Unidos, estipulando una cuota anual a tal efecto.

 

El Museo Americano de Historia Natural de Nueva York se creó para promover las doctrinas de Charles Darwin y Thomas Huxley: reducir los niveles de población de los "stocks raciales" no anglosajones. A la izquierda hay una estatua ecuestre de Teddy Roosevelt, flanqueada por un nativo americano y un hombre africano, frente al museo, fotografiado a la derecha.

El Museo Americano de Historia Natural de Nueva York se creó para promover las doctrinas de Charles Darwin y Thomas Huxley: reducir los niveles de población de los “stocks raciales” no anglosajones. A la izquierda hay una estatua ecuestre de Teddy Roosevelt, flanqueada por un nativo americano y un hombre africano, frente al museo, fotografiado a la derecha.

 

A finales de la década de 1930, hubo un clamor en Estados Unidos para que se levantaran las cuotas contra la inmigración de judíos amenazados por los desmanes de Adolf Hitler. Los Harriman se movilizaron para impedir tales disposiciones especiales. Un barco cargado de judíos que huían de Hitler fue devuelto a Estados Unidos, y muchos regresaron, rechazados por el racialismo harrimanista, a su destino. De los tres millones o más que podrían haberse salvado de las persecuciones raciales de Hitler, si Estados Unidos hubiera ejercido su liderazgo con este fin, sólo escapó un relativo puñado. Los Harriman, incluido el actual ex gobernador W. Averell Harriman, fueron entusiastas partidarios del fascista italiano Benito Mussolini desde finales de la década de 1920 hasta aproximadamente 1938, y muchos de los círculos de Morgan siguieron apoyando a Hitler hasta una fecha igualmente tardía. Sólo después de 1938, el británico Winston Churchill y otros descubrieron y advirtieron que la creación anglo-estadounidense-suiza, la Alemania de Adolf Hitler, se estaba quedando sin control de sus amos.

 

Desde la Segunda Guerra Mundial, la familia Harriman ha sido el principal promotor de las doctrinas racialistas de tipo nazi en nombre de la genética dentro de los EE.UU. Se muestra: Averell Harriman.

Desde la Segunda Guerra Mundial, la familia Harriman ha sido el principal promotor de las doctrinas racialistas de tipo nazi en nombre de la genética dentro de los EE.UU. Se muestra: Averell Harriman.

 

Los círculos del Museo Americano de Historia Natural han contribuido de forma destacada a imponer las políticas neomaltusianas en Estados Unidos durante las últimas décadas. En lugar de tomar las palabras de estos malvados en este asunto, dejaremos de lado sus confesiones en este punto de nuestro informe.

En lugar de examinar a las típicas y prominentes personalidades responsables del actual desenfreno neomaltusiano, cambiaremos nuestra atención ahora al estrato social que representan. Plantearemos y responderemos a la pregunta:

 

¿Cuál es la filosofía distintiva y característica de este estrato social, que les impulsa a promover una doctrina propagandística que ellos mismos saben que es científicamente absurda?

Comenzamos con el “caso del propio reverendo profesor Thomas Malthus”. ¿Quién y qué estuvo detrás de la redacción de su Ensayo sobre los principios de la población de 1798? Fue el mismo estrato de familias adineradas que estaba detrás de Malthus entonces, y que ha estado detrás de la orquestación de la propaganda y los movimientos neomaltusianos de nuevo, hoy.

Durante el año 1751, el líder de la causa de la independencia estadounidense, el Dr. Benjamín Franklin, escribió y publicó un panfleto titulado “Observaciones sobre el aumento de la humanidad”, en el que argumentaba, bajo las premisas de los principios económicos, a favor de aumentar rápidamente la población de América del Norte. Un amigo y admirador de Franklin, Gianbattista Beccaria, tradujo este panfleto al italiano y lo publicó en Italia. La edición italiana de este panfleto fue recibida con un intento de refutación publicado por Gianmaria Ortes, un destacado portavoz de las poderosas familias rentistas-financieras de Venecia.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Benjamín Franklin argumentó, bajo las premisas de los principios económicos, para aumentar rápidamente la población de América del Norte.

Benjamín Franklin argumentó, bajo las premisas de los principios económicos, para aumentar rápidamente la población de América del Norte.

 

El ataque de Ortes a Franklin llegó a Gran Bretaña y, algo más tarde, un ambicioso joven graduado de la escuela de divinidad de la Universidad de Oxford, Thomas Malthus, plagió y publicó los argumentos de Ortes como su propio Ensayo sobre los principios de la población. En aquella época, Malthus estaba al servicio del primer ministro británico, William Pitt el Joven. Fue Pitt quien patrocinó la primera publicación, en 1798, de la famosa obra de Malthus. Como declaró Pitt ante el Parlamento británico, fue la obra de Malthus Sobre la población la que sirvió de pretexto para la reforma de la Ley de Pobres británica de 1800; Gran Bretaña dejó de prestar ayuda financiera a sus propios “comedores inútiles”.

Ese fue el origen del nombre “maltusianismo”. En honor al logro de Malthus, la Compañía Británica de las Indias Orientales creó la primera cátedra de economía política que se estableció en Gran Bretaña, nombrando a Malthus como primer ocupante de este puesto, en el Haileybury College de la Compañía, donde se formaban sus propios agentes. Todos los economistas británicos notables -salvo el caso especial del Dr. Karl Marx-, desde Adam Smith y Jeremy Bentham, hasta John Stuart Mill, fueron, como Malthus, agentes de la Compañía Británica de las Indias Orientales. La mayoría, como Bentham, Malthus, David Ricardo, James Mill y John Stuart Mill, estuvieron asociados y coordinados por Haileybury.

 

Todos los economistas británicos notables, desde Adam Smith a través de John Stuart Mill, a excepción de Karl Marx, fueron, como Thomas Robert Malthus, aquí representado, agentes de la la Compañía Británica de las Indias Orientales.

Todos los economistas británicos notables, desde Adam Smith a través de John Stuart Mill, a excepción de Karl Marx, fueron, como Thomas Robert Malthus, aquí representado, agentes de la la Compañía Británica de las Indias Orientales.

 

Esta conexión entre la economía política británica, el maltusianismo y la trata de esclavos en África y el comercio de opio en China, es indispensable para entender las erupciones del maltusianismo en los siglos XIX y XX entre las naciones de habla inglesa, por razones que documentaremos aquí. Para comprender la influencia del maltusianismo en el continente europeo, hay que entender también la íntima conexión entre los patrocinadores del veneciano Gianmaria Ortes y la Compañía Británica de las Indias Orientales.

 

La economía política británica

En la Inglaterra de los Tudor se había fomentado un estudio relativamente avanzado de la economía política gracias a la influencia de los erasmistas, y había continuado de forma vigorosa durante el periodo de Thomas Gresham. Al menos, era vigoroso y competente según los estándares europeos de la época. En 1603, a partir de la coronación de Jacobo VI de Escocia como rey de Inglaterra, Gran Bretaña abandonó la escuela.

La enseñanza de la ciencia económica moderna estaba muy avanzada como práctica habitual entre las instituciones prominentes de Francia, Italia, Alemania y Rusia, más de cincuenta años antes de la primera aparición de una doctrina formal de economía política en Gran Bretaña.

A lo largo de los siglos XVII y XVIII, la economía política moderna se enseñó en el continente europeo, principalmente, bajo la rúbrica del “cameralismo”. Este cameralismo se basaba en economistas pioneros del siglo XV como Jorge Gemisthos (Plethon) y Leonardo da Vinci, al igual que la obra principal en la Inglaterra de los Tudor. Los principios de gobierno del politólogo francés Jean Bodin y sus Seis Libros de la Mancomunidad, tipificaron las orientaciones de la política económica de la influyente obra Les Politiques de Francia y de la facción republicana (Commonwealth) de Gran Bretaña. La escuela napolitana asociada a Tommaso Campanella fue la más influyente, a partir de finales del siglo XVII.

De la convergencia de estas corrientes surgió la política económica de los políticos franceses del siglo XVII, como Richelieu, Mazarino y el famoso sucesor de Mazarino, Jean-Baptiste Colbert. La ciencia económica moderna propiamente dicha, fue desarrollada por Gottfried Leibniz, comenzando el escrito de Leibniz, 1671 Sociedad y Economía.

El exitoso desarrollo de la economía de Rusia a principios del siglo XVIII, durante el cual la escala y la calidad de la minería y la industria superaron a las de Gran Bretaña, se basó en los consejos de Leibniz al zar Pedro I.

 

A lo largo de los siglos XVII y XVIII, la economía política moderna se enseñó en el continente europeo principalmente bajo la rúbrica del "cameralismo". Aquí se muestran tres importantes defensores de esa doctrina. De izquierda a derecha: Jean Bodin, Jean Baptiste Colbert y Gottfried Wilhelm Leibniz.

A lo largo de los siglos XVII y XVIII, la economía política moderna se enseñó en el continente europeo principalmente bajo la rúbrica del “cameralismo”. Aquí se muestran tres importantes defensores de esa doctrina. De izquierda a derecha: Jean Bodin, Jean Baptiste Colbert y Gottfried Wilhelm Leibniz.

 

La ciencia económica de Leibniz se enseñó en la Alemania del siglo XVIII, bajo el título de “economía física”, como parte del programa cameralista que posteriormente produjo figuras como Freiherr vom Stein y los hermanos Humboldt. Se canalizó en Francia e Italia a través de la enseñanza oratoriana y su órbita.

En Rusia tuvo su base en la Academia de Petrogrado de Leibniz. Se introdujo en Estados Unidos antes de la obra de Smith “An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations”, principalmente a través del Dr. Franklin. Sin embargo, aunque la casa de Hanover patrocinó brevemente un proyecto para hacer a Leibniz primer ministro de Gran Bretaña, la ciencia económica de Leibniz nunca llegó a las costas de ese país.

El primer esfuerzo por desarrollar una doctrina de economía política en Gran Bretaña se remonta a un largo viaje en carruaje en 1763, durante el cual el notorio Segundo Conde de Shelburne dictó a Adam Smith las especificaciones de un plan para arruinar las economías de las colonias inglesas en Norteamérica. En aquella época, Smith era un destacado subordinado de David Hume en el Servicio de Inteligencia Secreto Británico, y formalmente profesor de Ciencias Morales en la Universidad de Edimburgo. Hume fue el subordinado de Lord Shelburne en el Servicio de Inteligencia Secreto Británico (SIS) durante las operaciones contra Francia, y el propio Shelburne era, al igual que su abuelo, Sir William Petty, fundador de la Royal Society de Londres, de las familias de mayor rango en la rama escocesa del SIS. Al igual que su abuelo, Lord Shelburne era un jesuita por reputación y antecedentes, estrechamente vinculado al mismo círculo de jesuitas franceses (Clermont) que Voltaire, el fisiócrata francés Quesnay, y la gran logia masónica jesuita-suiza del Rito Escocés de las Nueve Hermanas en París. Formaba parte de esa curiosa estirpe de jesuitas escoceses-franceses-suizos (a veces nominalmente protestantes) que, en vida de Shelburne, Franklin y Lafayette, se cruzó con una figura destacada de esa curiosa red, el duque de Orleans.

Fue David Hume quien más influyó en la descripción de los llamados principios morales que han regido los supuestos axiomáticos subyacentes de la economía política británica desde Smith, pasando por Bentham, Malthus, Ricardo, los dos Mills, Jevons, Marshall y Keynes. Es la “Teoría de los sentimientos morales” de Smith de 1759 la que proporciona todo lo que es original en su plagio de 1776 de las “Reflexiones sobre la formación y distribución de la riqueza” de A. Turgot, el famoso tratado antiamericano de Smith, su Riqueza de las naciones. Un pasaje de su libro de 1759 es ejemplar:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“…el cuidado de la felicidad universal de todos los seres racionales y sensibles, es asunto de Dios y no del hombre. Al hombre se le asigna un departamento mucho más humilde, pero mucho más adecuado a la debilidad de sus poderes y a la estrechez de su comprensión: el cuidado de su propia felicidad, de la de su familia, de sus amigos, de su país… Pero aunque estamos… dotados de un deseo muy fuerte de esos fines, se ha confiado a las lentas e inciertas determinaciones de nuestra razón el encontrar los medios adecuados para realizarlos. La naturaleza nos ha dirigido a la mayor parte de ellos por instintos originales e inmediatos. El hambre, la sed, la pasión que une a los dos sexos, el amor al placer y el temor al dolor, nos impulsan a aplicar esos medios por sí mismos, y sin ninguna consideración de su tendencia a los fines benéficos que el gran Director de la naturaleza quiso producir..”

 

Adam Smith (derecha) fue un importante subordinado de David Hume (izquierda) en el Servicio Secreto de Servicio de Inteligencia Británico. Hume fue un subordinado de Lord Shelburne en el SIS, durante las operaciones contra Francia.

Adam Smith (derecha) fue un importante subordinado de David Hume (izquierda) en el Servicio Secreto de Servicio de Inteligencia Británico. Hume fue un subordinado de Lord Shelburne en el SIS, durante las operaciones contra Francia.

 

Este ejercicio citado del dogma calvinista de la predestinación es la esencia de la racionalización que los presbiterianos escoceses y otros ofrecieron en defensa de prácticas como el comercio de esclavos africanos y el comercio de opio en China de la Compañía Británica de las Indias Orientales. El hombre, según este argumento calvinista, no es moralmente responsable de las consecuencias de sus acciones para la humanidad en general. Si su ciega indiferencia a la moral, al no seguir más que sus impulsos hedonistas, causa crueldad y otros grandes daños a un gran número de la humanidad, entonces hay que culpar a Dios por haber proporcionado a tal calvinista sus instintos hedonistas.

Esta defensa calvinista de las prácticas inmorales es la esencia de la doctrina de la “Mano Invisible” del propio Smith. Smith, como Hume, como Bentham, Malthus, Ricardo, la defensa de James Mill del genocidio contra los pueblos de la India en 1819, la doctrina de la “utilidad” de John Stuart Mill, y la obra de Jevons, Marshall y Keynes, entre otros, se basa en ese rechazo radical de toda ley moral conocible de David Hume, ese “indiferentismo” moral que enfureció a Immanuel Kant para que escribiera su propia Crítica de la razón pura contra el empirismo británico.

Más significativo que Smith en la historia de la economía política británica, es el más íntimo de los cómplices y protegidos de Lord Shel burne, Jeremy Bentham. El tema de Bentham es el mismo que se cita en el texto de Smith de 1759, pero Bentham va más al grano, es más radical, un seguidor de Hume. En este sentido, el texto de Smith de 1759 debe ser comparado inmediatamente con la Introducción a los Principios de la Moral y la Legislación de Bentham de 1780, y con el principal texto de Bentham explícitamente sobre el tema de la economía política, su Defensa de la Usura de 1787. Por lo demás, son típicos del radicalismo de Bentham su En defensa de la pederastia, y su diseño de una prisión para el lavado de cerebros adecuada para la sociedad de 1984 de George Orwell, “Los Escritos del Panóptico”.

 

Jeremy Bentham, el más íntimo, salvaje, y mayor especialista en trucos sucios de Lord cómplices y protegidos de Shelburne.

Jeremy Bentham, el más íntimo, salvaje, y mayor especialista en trucos sucios de Lord cómplices y protegidos de Shelburne.

 

Esta era la filosofía moral predominante entre los círculos que adoptaron la política de la veneciana Gianmaria Ortes como maltusianismo británico. Antes de pasar a las circunstancias inmediatas en las que apareció el libro de Malthus, mostramos el carácter de la conexión con Venecia.

Durante el intervalo de 1589 a 1603, la “nobleza negra” financiera veneciana y genovesa de Italia y de los países colindantes llevó a cabo una sangrienta lucha dentro de Inglaterra, para desacreditar y destruir al heredero designado por Isabel I para su trono, el niño Essex, y para asegurar la sucesión del activo genovés, Jacobo VI de Escocia.

Génova había controlado Escocia desde que sus fuerzas mercenarias, Robert Bruce y sus templarios, habían subyugado a la nación a principios del siglo XIV, y controlaba las principales conexiones de Escocia en el continente, las zonas francófonas de Suiza y las partes adyacentes de Francia, desde el periodo del siglo XV en que Gran Bretaña, Génova y Carlos el Temerario de Borgoña se habían aliado contra Luis XI de Francia.

Tras su coronación en 1603, el rey Jaime I de Inglaterra concedió a sus patrocinadores financieros extranjeros el monopolio de la deuda pública y la recaudación de impuestos de Inglaterra.

El Francis Bacon que había sido uno de los principales activos de los intereses genoveses (Pallavicini) en el golpe de Estado de 1589-1603, fue nombrado Canciller del Tesoro, hasta que la opinión pública se negó a tolerar por más tiempo los desfalcos de Bacon. De ahí surgió la Guerra Civil del siglo XVII en Gran Bretaña, y la fundación del centro financiero de la City de Londres y del Banco de Inglaterra.

Como parte del mismo proceso, los intereses financieros genoveses y venecianos trasladaron la división atlántica de su Compañía de Levante, desde su base ruinosamente saqueada en Portugal, a Gran Bretaña y los Países Bajos, donde esta Compañía de Levante produjo la Compañía Británica y Holandesa de las Indias Orientales, un acuerdo consolidado con las reformas de 1688-1689. Esto es lo que representaron Hume y Shelburne; fue la Compañía Británica de las Indias Orientales la que consolidó su control sobre el gobierno británico mediante el acuerdo de Shelburne con el rey Jorge III de 1782-1783.

 

Lord Shelburne aumentó el poder y la riqueza de la Compañía Británica de las Indias Orientales, subyugando a poblaciones alrededor del mundo.

Lord Shelburne aumentó el poder y la riqueza de la Compañía Británica de las Indias Orientales, subyugando a poblaciones alrededor del mundo.

 

Hay que añadir algunas observaciones sobre el período 1603-1783, para que se entienda bien el carácter de los partidarios británicos y estadounidenses del neomaltusianismo actual.

Como hemos señalado, la toma de posesión de Gran Bretaña por intereses extranjeros, genoveses y venecianos, fue la causa directa e indirecta de la Guerra Civil del siglo XVII en Inglaterra. Fue la caída de la Commonwealth, con la Restauración Estuardo de 1660, lo que aceleró la emigración de los republicanos británicos a las colonias de América del Norte. Estos acontecimientos de 1603-1689 determinaron la profunda diferencia en la cultura en general, y la filosofía moral que separó cada vez más a Gran Bretaña de América durante el siglo XVIII.

En Gran Bretaña, en el transcurso de los siglos XVII y XVIII, los intereses gobernantes controlados por el extranjero se volvieron tan dominantes y tan integrados en las aristocracias terratenientes y financieras gobernantes, que lo que antes era extranjero y lo que era nacional se volvió más o menos indistinguible, al menos en la medida en que los componentes escoceses e ingleses de los estratos gobernantes británicos estaban unidos en la política.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La persistencia de este gobierno, y el impacto descendente en la vida popular, transformó a los súbditos británicos en su perspectiva filosófica, hasta el punto de que los súbditos británicos del siglo XIX, como los de hoy, aceptan el dogma inmoral de Hume, Smith, Bentham y otros como “sentido común” y “naturaleza humana”. Salvo un vestigio de republicanismo en Inglaterra, tipificado por el amigo de Franklin, el Dr. Joseph Priestley, y el republicanismo irlandés y escocés, en la década de 1790 la perspectiva filosófica de John Milton estaba casi erradicada entre la población de Gran Bretaña.

Los círculos republicanos de Norteamérica se convirtieron así en el centro de la filosofía y la cultura republicanas entre los pueblos de habla inglesa. Los efectos de esta diferencia filosófica sobre las prácticas respectivas de las dos naciones están tipificados por la evidencia del censo estadounidense de 1790 y la evidencia correlativa de ese período. La población adulta estadounidense tenía una tasa de alfabetización superior al 90%, más del doble que la británica.

Como ejemplo, el estadounidense era conocido en toda Europa como “el agricultor latino” por el grado de familiaridad con los clásicos entre los ciudadanos estadounidenses.

La principal literatura política, la literatura popular que ganó el apoyo a la Constitución de los Estados Unidos, por ejemplo, muestra que los estadounidenses adultos de la década de 1790 eran muy superiores a los de hoy, en términos de esa cualidad que Percy B. Shelley define como el “poder de recibir e impartir concepciones profundas con respecto al hombre y la naturaleza”. Esta superioridad cultural del ciudadano estadounidense sobre el súbdito británico durante ese período se reflejó en el hecho de que los estadounidenses producían y recibían como ingresos el doble de riqueza que los británicos. En la medida en que los patriotas estadounidenses eran de origen inglés -y muchos de ellos eran de origen escocés y alemán-, eran los seguidores de John Milton, hasta el punto de que, en ese sentido, la Revolución Americana fue una exitosa repetición de la Guerra Civil del siglo XVII en Gran Bretaña.

Estos desarrollos en Gran Bretaña y América se situaron dentro del patrón general de los desarrollos en Europa en su conjunto durante estos dos siglos. Es en este contexto donde se muestra más claramente la conexión de las oligarquías financieras veneciana, genovesa-suiza y británica.

Las mismas circunstancias subyacentes al golpe de Estado genovés de 1589-1603 en Inglaterra impulsaron a los monarcas católicos del siglo XVII de Francia a liderar la Liga Protestante de Europa, un liderazgo conformado sucesivamente por el cardenal Richelieu, por el propio sucesor de Richelieu designado por el Papa, el cardenal Mazarino, y por el sucesor de Mazarino, Jean-Baptiste Colbert. El Partido Católico de Europa, liderado por los bienes de los venecianos, los Habsburgo, incluía a los protestantes suizos de habla francesa, así como a los jesuitas venecianos, y también, por lo general, a las monarquías protestantes de Gran Bretaña y los Países Bajos, cuando los sobornos franceses en el bolsillo no superaban las lealtades declaradas en las conciencias de los Estuardo de la Restauración. Por lo tanto, si las etiquetas de ese período son a menudo escandalosamente engañosas, tal es el estado común de los principales asuntos políticos en la historia, hasta el día de hoy.

Los verdaderos problemas de las guerras de los siglos XVI y XVII en Europa no eran entre católicos como católicos y protestantes como protestantes. Las filas de los protestantes y de los católicos estaban amargamente divididas contra sí mismas en cuestiones más fundamentales que el asunto de la adhesión nominal al papado. El único punto de vista, tanto entre los católicos como entre los protestantes, se remonta eficazmente al Concilio de Florencia de 1439. Es el punto de vista del humanismo católico neoplatónico del siglo XV, personificado en los poderosos e influyentes escritos del cardenal Nicolás de Cusa sobre teología, derecho natural y método científico. El punto de vista opuesto, que irrumpió de nuevo como política veneciana y genovesa, fue un resurgimiento del punto de vista del derecho imperial romano, la visión del hombre y del hombre en el universo tradicionalmente asociado con los imperios bizantino, romano, persa y babilónico, y la antigua ciudad filistea de Tiro, una tradición que se remonta a los caldeos de Ur.

La primera, la visión republicana, se basa en la premisa de que el individuo humano se distingue absolutamente de las bestias en virtud de una potencialidad divina, por cuya razón la vida humana es sagrada para la sociedad, y por cuya razón la función del Estado es proteger y desarrollar esas potencialidades mentales creativas de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, y ofrecer a esas potencialidades desarrolladas una oportunidad protegida de expresión fructífera. La visión opuesta, oligárquica, del hombre, como la de Bacon, Hobbes, Locke, Hume y Bentham, considera al hombre como una variedad hedonista de bestia parlante, cuyo conocimiento e interés propio se limitan a las percepciones del placer y el dolor. Esa visión oligárquica y degradada del hombre se expresa en el citado pasaje de Adam Smith. También se expresa sucintamente en la obra de Bentham Introducción a los principios de la moral y la legislación.

En la misma época en que Malthus elaboró su “Ensayo sobre el principio de la población” de 1798, el poeta, dramaturgo e historiador Friedrich Schiller describió la división política esencial dentro de la civilización europea como una división entre la tradición republicanade la tradición republicana de Solón de Atenas y la tradición oligárquica del mítico Licurgo de Esparta. La tradición republicana, en el uso apropiado y amplio de este término para esa perspectiva filosófica, se traza en Europa Occidental a través de la influencia de los escritos de San Agustín, las grandes reformas de Carlomagno y la elaboración por parte de Cusa de los principios del derecho natural sobre los que se definen en principio las constituciones de las naciones y el derecho entre ellas. En el lado opuesto, el oligárquico, está la sodomía desenfrenada de la aristocracia espartana, cuyos jóvenes aristócratas mataban a capricho a los helenos esclavizados, para mantener a raya a la población helota, lo que expresa adecuadamente la política y las prácticas del “Partido Católico” dirigido por los Habsburgo de los siglos XVI y XVII.

 

La guerra de la nobleza negra anglo-veneciana y los Caballeros de Malta contra el Estado-nación moderno

 

Es a partir de la perspectiva filosófica tipificada por la Esparta de Licurgo, y creador malvado del “modelo espartano”, el templo del Culto de Apolo, en Delfos, que se producen el malthusianismo y el neomalthusianismo modernos.

Esto se ilustra más directamente consultando los escritos del principal apologista de la perspectiva filosófica de Delfos, Aristóteles, especialmente su malvada Política y Ética Nicomaquea. No hay maldad practicada por las fuerzas facciosas de los maltusianos que no esté recomendada en esas dos últimas fuentes literarias. Este es el punto de vista de David Hume, de Adam Smith, de Jeremy Bentham y del círculo de Lord Shelburne en general. Este es el punto de vista moral-filosófico de la Compañía Británica de las Indias Orientales entonces, y de los neomaltusianos hoy en día.

Antes de pasar a los partidarios estadounidenses del maltusianismo, es indispensable un conjunto adicional de datos relativos a la órbita inmediata de Malthus: Cómo la Compañía Británica de las Indias Orientales se hizo con el control del gobierno británico en el intervalo 1782-1783.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En 1782, la guerra contra Estados Unidos había llevado al endeudado gobierno británico al punto de la bancarrota. En este periodo, Shelburne hizo varios intentos por hacerse con el control del gobierno. Sus esfuerzos de 1783-1784 tuvieron éxito. Junto con Francis Baring, banquero de la Compañía Británica de las Indias Orientales, Shelburne negoció un acuerdo con el rey Jorge III que colocó al instrumento de Shelburne, William Pitt el Joven, en el puesto de Primer Señor del Tesoro. Este fue sólo el primer paso. Según los registros que se conservan, el total de la suma que John Robinson pagó en nombre de Según los registros que se conservan, el total de la suma que John Robinson pagó en nombre de Shelburne para comprar todo el Parlamento británico de 1784 fue de 200.000 libras; Laurence Sullivan, de la Compañía Británica de las Indias Orientales, se encargó de la financiación de esta compra. Así, el instrumento de Shelburne, William Pitt el Joven, comenzó su largo gobierno como Primer Ministro.

 

William Pitt el Joven, nombrado Primer Ministro del del Tesoro y más tarde Primer Ministro, por Lord Shelburne.

William Pitt el Joven, nombrado Primer Ministro del del Tesoro y más tarde Primer Ministro, por Lord Shelburne.

 

Durante el mismo año, 1784, Shelburne puso en marcha su reorganización de la propia Compañía Británica de las Indias Orientales, dotándola de mayores poderes y riqueza, y consolidando su posición como prácticamente idéntica al Servicio de Inteligencia Secreto Británico. Jeremy Bentham surgió como el principal especialista de Shelburne en trucos sucios -incluyendo, a su debido tiempo, el envío de los agentes británicos del SIS, Danton y el suizo Marat, desde sus estaciones de entrenamiento en Londres, para dirigir el Terror Jacobino en Francia.

Este fue el establecimiento del que se asimilaron como funcionarios Malthus, Ricardo, James Mill, John Stuart Mill y otros. Estos eran los maltusianos. Estos hombres eran jesuitas. Contrariamente a la historia oficial de los jesuitas, la orden fue creada en realidad, no en París, sino por la familia Contarini de Venecia en la propia Venecia. Ignacio de Loyola, en una peregrinación a Palestina, fue retenido en Venecia, y reclutado para dirigir un servicio de inteligencia secreto creado en Venecia, modelado en todas sus características esenciales en el servicio de inteligencia del antiguo culto de Delfos, los peripatéticos.

La orden de los jesuitas fue originalmente una escisión de la Orden Hospitalaria de San Juan, conocida entonces como la Orden de Malta, que a su vez estaba controlada por Venecia. Por buenas razones, el papado suprimió a los jesuitas durante el siglo XVIII, y la sede de la orden se trasladó a Rusia, donde permaneció (al menos, oficialmente) hasta que la dirección de la Capodistria veneciana sobre el Congreso de Viena de 1815 facilitó el regreso de los jesuitas al poder en Europa Occidental, donde la orden funcionó como el brazo de la inteligencia secreta del príncipe Metternich, y se comprometió, en esta capacidad, como cómplice del SIS británico en la ola de asesinatos e intentos de asesinato contra el presidente Abraham Lincoln y miembros de su gobierno.

 

Los Caballeros de Malta y el factor veneciano añoran el mundo feudal que existía antes del surgimiento de los Estados-nación soberanos

 

Sir William Petty, el abuelo de Lord Shelburne, se formó bajo la dirección de Mersenne en el colegio de los jesuitas de Caen, donde se había formado el agente jesuita René Descartes. El círculo íntimo de la tripulación escocesa que Carlos II trajo a Gran Bretaña en 1660 eran agentes jesuitas. El propio Shelburne fue formado por los jesuitas en Francia, y se le mantuvo alejado de los puestos oficiales más altos en Gran Bretaña, principalmente debido a los sentimientos populares sobre el tema de los jesuitas. Más concretamente, Shelburne era un producto del círculo de Bolingbroke, al que estaba vinculado en Francia a través de su suegro, John Cartaret. Más tarde, Benjamin Disraeli resumió así el asunto:

“Lord Shelburne adoptó desde el principio el sistema Bolingbroke; una realeza, en lugar de la magistratura principal; una alianza permanente con Francia en lugar del esquema Whig de ver en esa potencia a ese enemigo natural de Inglaterra; y, sobre todo, un plan de libertad comercial, cuyo germen puede encontrarse en las negociaciones de Utrecht, largamente denostadas, pero que, en el caso de Lord Shelburne, fueron pronto maduradas por toda la ciencia económica de Europa…”

 

La alianza de Shelburne, el duque de Orleans y el Gran Priorato de San Juan derrocó al rey Luis XVI y dirigió el ascenso al poder de los jacobinos y el Terror jacobino. Aquí, el asalto a la Bastilla.

La alianza de Shelburne, el duque de Orleans y el Gran Priorato de San Juan derrocó al rey Luis XVI y dirigió el ascenso al poder de los jacobinos y el Terror jacobino. Aquí, el asalto a la Bastilla.

 

Disraeli doró, no el lirio, sino el sapo. La alianza de Shelburne con Francia fue con el duque de Orleans, la Francia antifranquista, y con el Gran Priorato de la Orden de San Juan en Francia. Estas fueron las fuerzas que derrocaron y decapitaron al rey Luis XVI y a María Antonieta, que dirigieron el ascenso de los jacobinos al poder, y el Terror jacobino, y que llevaron al poder, a partir de 1786, la política de “libre comercio” y al ministro de Finanzas, Jacques Necker, por medio de los cuales la nación industrial más poderosa de Europa, Francia, fue en bancarrota en 1789. Todo esto se llevó a cabo en concierto con los jesuitas (entonces oficialmente suprimidos) y las principales familias bancarias suizas con sede en Ginebra y Lausana.

La misma orden hospitalaria de la que salieron los jesuitas como costilla peripatética, enarbola hoy su bandera sobre Suiza, y dio a esa nación la educación del Juan Calvino que se formó en las mismas operaciones de París que enviaron a Ignacio de Loyola a Venecia.

Así, la Ginebra genovesa se hizo nominalmente protestante, y la Escocia genovesa se hizo presbiteriana, mientras que la Venecia antipapa desplegó una orden jesuita nominalmente católica. En Francia, donde el rito escocés, los jesuitas y los calvinistas suizos eran invariablemente aliados en las mismas operaciones perversas, bajo el paraguas del Gran Priorato de San Juan, no había diferencias funcionales entre los tres. Estos señores se regían por principios comunes que consideraban en la práctica como un grado de fe superior a sus respectivas profesiones nominales a una denominación protestante o católica. Lo mismo ocurre hoy en Francia, y también en Estados Unidos, al menos en los rangos más altos del Rito Escocés y de los Hospitalarios. Esta es parte de la clave del maltusianismo, incluida la promoción descarada del Club de Roma por parte de la orden de los jesuitas en los recintos de las instituciones oficiales del propio Vaticano, llegando incluso a la Academia Pontificia de Ciencias; no es de extrañar que los intentos de la Iglesia por combatir los dogmas maltusianos contra la vida hayan fracasado tan a menudo por causas misteriosas.

En cuanto a si algunos miembros de la orden de los jesuitas, o los presbiterianos ordinarios o los masones del rito escocés son respectivamente cristianos o judaicos en cualquier sentido estricto de los términos, no intentamos determinarlo aquí. No nos estamos inmiscuyendo en los asuntos internos de las religiones organizadas, sino que nos limitamos a constatar la intromisión, en nombre de los organismos religiosos en las políticas de las naciones, y, en este caso, de una manera muy perversa. El hecho es, como hemos indicado, que la orden de los jesuitas como orden, las altas esferas del rito escocés como culto rosacruz creado por los jesuitas, y los círculos bancarios unidos como los calvinistas de la Iglesia de Escocia o de la Suiza y Francia francófonas, son sistemáticamente una misma fuerza dedicada al maltusianismo y proyectos afines. El caso de Shelburne es el epítome maligno de lo peor de todos ellos.

Estos finos caballeros establecieron su mayor poder sobre Gran Bretaña, y dentro de los Estados Unidos, a partir de 1787-1792, comenzando con el plan maestro del secretario británico Henry Dundas para expandir el el comercio de opio en China. Así, la Compañía Británica de las Indias Orientales, siguiendo los pasos de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales que la precedió, cambió sus inversiones de la carga perecedera del comercio de esclavos africanos al comercio de opio en China, más compacto y mucho más lucrativo. Fueron los jesuitas, durante sus operaciones en China e India en los siglos XVII y XVIII, quienes hicieron posible la organización de este tráfico a tal escala.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tal es el carácter de estos maltusianos. Adam Smith había defendido el comercio del opio de una manera consistente con su moral jesuítica de calvinista escocés:

“…el cuidado de la felicidad universal de todos los seres racionales y sensibles, es asunto de Dios y no del hombre. Al hombre se le asigna un departamento mucho más humilde … aplicar estos medios [el hedonismo inmoral] por su propio bien, y sin ninguna consideración de su tendencia a aquellos fines benéficos que el gran Director de la naturaleza quiso producir por [tales instintos hedonistas].”

En el caso de la Compañía Británica de las Indias Orientales y de sus agentes americanos, la trata de esclavos en África y el comercio de opio en China, y, en el caso de las principales familias americanas, la traición, eran actividades lucrativas mediante las cuales ellos y sus descendientes podían llegar a ser más ricos, más poderosos e incluso más parangones de respetabilidad.

 

El comercio de esclavos en África (arriba), el comercio de opio en China (abajo), la monstruosa usura y la lucrativa ocupación de la traición, fueron los distintivos del carácter moral maltusiano y la filosofía de la Compañía Británica de las Indias Orientales y sus agentes americanos.

El comercio de esclavos en África (arriba), el comercio de opio en China (abajo), la monstruosa usura y la lucrativa ocupación de la traición, fueron los distintivos del carácter moral maltusiano y la filosofía de la Compañía Británica de las Indias Orientales y sus agentes americanos.

guerras del opio

 

La trata de esclavos en África, el comercio de opio en China, la monstruosa usura y la lucrativa ocupación de la traición, fueron los sellos del carácter moral y la filosofía de la Compañía Británica de las Indias Orientales y sus agentes americanos. Estos eran los maltusianos de entonces; sus descendientes, y los descendientes de la “nobleza negra” suiza, son la fuerza del neomaltusianismo de hoy.

 

La Gran Narrativa de Klaus Schwab: Encerrar a la plebe en la caverna de Platón para el siglo XXI

 

Fuente:

Lyndon LaRouche, en Executive Intelligence Review: Who Was Behind Thomas Malthus?, Volumen 48, Número 3, 15 de enero de 2021.

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Mientras que los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de la OTAN se reúnen en Madrid y ‎se...

Contenidos

Por Red Voltaire El presidente Joe Biden proclamó públicamente que “no habrá botas estadounidenses ‎en Ucrania” y sus repetidores de la OTAN nos remachan...

Ciencia y Tecnología

La administración Biden está impulsando lo que llama “un esfuerzo de todo el gobierno para proteger los derechos reproductivos”. Como advierte Great Game India,...

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY