Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

King’s College de Londres, una escuela para espías de la OTAN

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Alan Macleod desvela los profundos vínculos entre el estado de seguridad británico y el Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres, responsable de la formación de un gran número de agentes y analistas de defensa británicos, estadounidenses y europeos.

 

Por Alan Macleod

LONDRES – La semana pasada, MintPress expuso cómo el colectivo de investigación supuestamente independiente Bellingcat está, de hecho, financiado por una organización de la CIA y lleno de antiguos espías y agentes de la inteligencia estatal. Sin embargo, una parte de la historia que no se había contado hasta ahora es la estrecha relación de Bellingcat con el Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres, una institución con profundos vínculos con el estado de seguridad británico y que forma a un gran número de agentes y analistas de defensa británicos, estadounidenses y europeos.

 

Una escuela para espías

Una prestigiosa universidad situada en el corazón de Londres, el King’s College tiene, según sus propias palabras, “una serie de contratos y acuerdos con varios departamentos dentro del gobierno, incluyendo el Cabinet Office, el Foreign and Commonwealth Office y el Ministerio de Defensa”. Algunos de esos contratos tienen una duración de hasta 10 años. La universidad se ha negado hasta ahora a dar detalles sobre los acuerdos, diciendo al medio de investigación Declassified UK que hacerlo podría perjudicar a los servicios de seguridad del Reino Unido.

Un estudio de 2009 publicado por la CIA hablaba con aprobación de lo beneficioso que puede ser “utilizar las universidades como medio de formación en materia de inteligencia”, señalando que “la exposición a un entorno académico, como el Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres, puede añadir varios elementos que pueden ser más difíciles de proporcionar dentro del sistema gubernamental”. El documento, escrito por dos empleados del King’s College, es esencialmente una petición a la agencia para que envíe allí a más de sus reclutas, y se jacta de cómo el personal del departamento tiene “una amplia y completa experiencia en inteligencia” y de cómo sus programas “ofrecen un espacio de contención en el que los analistas de todas las partes de la comunidad pueden explorar entre sí la interacción de ideas sobre su profesión.”

En 2013, el ex director de la CIA, Leon Panetta, sacó tiempo de su agenda como entonces secretario de Defensa para visitar el Departamento de Estudios de Guerra, donde expresó su profunda gratitud a la unidad. “Aprecio profundamente el trabajo que hacéis para formar y educar a nuestros futuros líderes de seguridad nacional, muchos de los cuales están en esta audiencia”, dijo, antes de añadir que eran esos jóvenes líderes los que debían garantizar que la OTAN tuviera la creatividad, la innovación y el compromiso de desarrollar y compartir capacidades para hacer frente a las futuras amenazas a la seguridad, citando la necesidad de expandirse hacia la tecnología, la vigilancia y la ciberguerra.

 

El ex jefe de la CIA Leon Panetta sale del King's College después de dar un discurso en 2013. Foto | DVIDS

Secretary of Defense Leon E. Panetta exits Kings College after giving a speech in London, England, Jan. 18, 2013. Panetta is on a six-day trip to Europe to visit with foreign counterparts and troops in the area. (DoD photo by Erin A. Kirk-Cuomo) (Released)

 

Fue este departamento al que el fundador de Bellingcat, Eliot Higgins, se unió en 2018 como investigador asociado visitante, con el que Bellingcat mantiene una estrecha relación hasta el día de hoy.

Después de estudiar los antecedentes de sus escritores, MintPress puede confirmar que no menos de seis empleados o colaboradores de Bellingcat -incluyendo a Cameron Colquhoun, Jacob Beeders, Lincoln Pigman, Aliaume Leroy, Christiaan Triebert y el investigador principal Nick Waters- cursaron estudios de posgrado dentro del departamento, siendo el más popular el grado de “Conflicto, Seguridad y Desarrollo” supervisado por el profesor Mats Berdal.

Durante 13 años, el profesor Berdal trabajó en la Escuela Universitaria de Defensa de Noruega, la versión noruega de West Point. Berdal es uno de los muchos académicos de Estudios de Guerra del King’s College que han impartido clases allí, incluido uno que sigue siendo oficial de las Fuerzas Armadas noruegas y ha servido en múltiples conflictos de la OTAN en Oriente Medio.

Aunque muchos en Occidente ven a Noruega como una nación pacífica e ilustrada, el país es en realidad una fuerza motriz clave dentro de la OTAN; el ex primer ministro Jens Stoltenberg es el actual secretario general de la organización. Enviando tropas y otro tipo de ayuda, fue el socio de Estados Unidos en los ataques a Kosovo, Afganistán y Libia. Noruega tiene uno de los gastos militares per cápita más elevados de Europa y es uno de los pocos miembros de la OTAN que supera la referencia de gasto en defensa del 2% del PIB.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Una red de think tanks pro-guerra

Antes de incorporarse al King’s College, el profesor Berdal fue director de estudios del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), uno de los think tanks más influyentes del mundo. También situado en el centro de Londres, la organización está financiada directamente por la OTAN y sus estados miembros, así como por los principales fabricantes de armas como Airbus, BAE Systems, Boeing y Raytheon. En 2016, el IISS fue objeto de un gran escándalo después de que se descubriera que había aceptado secretamente 25 millones de libras esterlinas -unos 34 millones de dólares- del gobierno de Bahréin.

Fundado en 1958, el IISS proporcionó gran parte de la base intelectual detrás del alarmismo de la Guerra Fría en torno a la capacidad militar soviética, empujando así a los miembros de la OTAN a gastar más en armas. En su consejo asesor se encuentran un antiguo secretario general de la OTAN, el antiguo jefe de inteligencia de defensa de las Fuerzas de Defensa israelíes y, hasta hace poco, el director general de Lockheed Martin. En la actualidad, el think tank es uno de los principales impulsores de la creciente hostilidad hacia China, Rusia y Corea del Norte. Varios otros académicos del actual Departamento de Estudios de Guerra han ocupado también puestos en el IISS. De hecho, el King’s College se jacta de que uno de los “beneficios clave” de estudiar allí son sus “vínculos establecidos” con el IISS.

Un segundo think tank pro-guerra con el que el King’s College se enorgullece de trabajar estrechamente es el Royal United Services Institute for Defence and Security Studies (RUSI). La financiación del RUSI procede de muchas de las mismas fuentes que la del IISS. Su vicepresidente principal es el general estadounidense retirado David Petraeus y su presidente es Lord Hague, secretario de Estado británico de 2010 a 2015.

Una serie de académicos del King’s College -como Jack Spence, Benedict Wilkinson, Brian Holden-Reid, Walter Ladwig, Thomas Maguire y Neil Melvin- también han ocupado cargos en el RUSI. Tal vez el cruce más notable entre el King’s College y el RUSI sea el profesor Sir David Omand, que anteriormente fue vicepresidente del think tank, así como el jefe del GCHQ, la versión británica de la NSA.

 

Source | RUSI

Source | RUSI

 

El escritor de Bellingcat, Dan Kaszeta, es miembro asociado de la organización. Bellingcat, el RUSI y el King’s College se citan a menudo en documentos e informes, proporcionando una especie de frente unido en cuestiones controvertidas de la política.

Un hombre que vincula al IISS y al RUSI es el profesor Sir Lawrence Freedman, un miembro clave del Departamento de Estudios de Guerra que llegó a ser vicedirector del King College. Freedman, una poderosa figura de la política británica, contribuyó al discurso del Primer Ministro Tony Blair de 1999 en el que estableció la Doctrina Blair, una máxima según la cual la OTAN podía y debía intervenir militarmente en cualquier parte del mundo para detener las violaciones de los derechos humanos.

 

Una galería de pícaros

Para una institución que se enorgullece de cultivar el pensamiento independiente, existe un notable solapamiento entre el personal del Departamento de Estudios de Guerra y los más recónditos pasillos del poder del Estado británico. El profesor John Gearson, por ejemplo, fue el principal asesor en política de defensa del Comité Selecto de Defensa de la Cámara de los Comunes, un alto asesor del Ministerio de Defensa, y enseñó terrorismo y guerra asimétrica a oficiales militares en la Academia de Defensa del Reino Unido.

Otro profesor, Michael Goodman, es un actual reservista del ejército británico y antiguo historiador oficial del Comité Conjunto de Inteligencia (organismo que supervisa las organizaciones de inteligencia británicas).

Entre los profesores visitantes se encuentran Paul Rimmer, que fue jefe adjunto de la inteligencia de defensa hasta el año pasado; Lord Robertson, que fue secretario general de la OTAN en el momento de la invasión de Afganistán; y Sir Malcolm Rifkind, antiguo ministro de Defensa. Este antiguo miembro del gabinete fue el creador de la Doctrina Rifkind, la controvertida política británica sobre armas nucleares. Rifkind rechazó la idea de que el país debía utilizar los misiles atómicos sólo como último recurso tras ser atacado, insistiendo en que también podía utilizarlos simplemente para “transmitir un mensaje inequívoco de la voluntad de Gran Bretaña de defender sus intereses vitales”.

 

Vera Michlin-Shapir, miembro visitante del King's College, modera un panel en Tel Aviv sobre el futuro de la Siria de la posguerra. Foto | INSS

Vera Michlin-Shapir, miembro visitante del King’s College, modera un panel en Tel Aviv sobre el futuro de la Siria de la posguerra. Foto | INSS

 

Sin embargo, no son sólo los funcionarios británicos los que enseñan a los estudiantes del King’s College. Christopher Kolenda, por ejemplo, fue comandante de una fuerza especial estadounidense de 800 hombres en Afganistán, donde “fue pionero en enfoques innovadores de la contrainsurgencia”, según su biografía en el grupo de expertos de línea dura Center for New American Security (CNAS), del que es miembro principal. El CNAS ha publicado recientemente un informe en el que reclama un uso más “innovador” de lo que denomina “arte económico coercitivo” (es decir, las sanciones) y sigue haciendo ruido de sables contra China y Rusia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entre 2009 y 2010, Kolenda fue asesor estratégico de COMISAF, el Comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad. En pocas palabras, proporcionó algunos de los cerebros detrás de la ocupación de Afganistán. Antes de dedicarse al mundo académico, también fue asesor principal de la Subsecretaria de Defensa Michele Flournoy y de tres generales de 4 estrellas. Flournoy fue la primera elección del presidente Joe Biden para dirigir el Pentágono.

En el departamento también hay varios académicos israelíes, como Vera Michlin-Shapir, antigua funcionaria del Consejo de Seguridad Nacional de su país que trabajó en la oficina del primer ministro. Por su parte, Ofer Fridman sirvió como oficial de las FDI entre 1999 y 2011, época en la que éstas llevaron a cabo algunos de sus peores crímenes de guerra contra Palestina y Líbano. Después de dejar las FDI, Fridman se convirtió en un traficante de armas, convirtiéndose en el jefe de las armas no letales en LHB Ltd., que se describe a sí misma como “la empresa líder en Israel para soluciones avanzadas de seguridad y defensa.” En 2016, el King’s College también acogió una conferencia del antiguo jefe del Shin Bet, la policía secreta israelí.

El departamento también tiene vínculos con el Reino de Arabia Saudí, con un investigador principal, Nawaf Obaid, antiguo asesor especial del embajador saudí en el Reino Unido e Irlanda y consultor de la Corte Real de Riad.

 

El gasto en armamento es bueno, el de Rusia es malo

Si bien el personal del departamento es suficientemente preocupante, gran parte de la producción académica del King’s College es aún más preocupante, y parece estar completamente en línea con la de la OTAN y los contratistas de armas. Un estudio titulado “A benefit, not a burden: The security, economic and strategic value of Britain’s defence industry”, por ejemplo, parece un comunicado de prensa de Raytheon, en el que se ensalza el número de personas que emplea la industria. El informe afirmaba que seguir siendo uno de los principales fabricantes de armas del mundo era crucial para “construir un Reino Unido seguro y resistente y para ayudar a dar forma a un mundo estable”. “Sin una base industrial de defensa nacional vibrante y próspera”, advertía, “existe el riesgo de que el Reino Unido ponga en peligro su libertad para actuar en un mundo inestable y que cambia rápidamente”, concluyendo que el gobierno debería proteger o “idealmente ampliar” su presupuesto de gastos de defensa.

Un informe del pasado mes de agosto también presionaba al gobierno para que invirtiera en convertir al Reino Unido en una “nación líder en materia espacial”. “La inversión en capacidad de vigilancia espacial es clave para aprovechar las oportunidades comerciales y diplomáticas que ofrece el espacio, al tiempo que se defienden los intereses económicos y de seguridad del Reino Unido”, concluye. Sorprendentemente, el informe insiste en que sólo haría falta una “modesta inversión” del gobierno para convertir a Gran Bretaña en una fuerza líder en un mercado en rápida expansión.

El King’s College también ha publicado un estudio titulado “La futura dirección estratégica de la OTAN”, en el que se aconseja que la organización “necesita urgentemente una política coherente sobre China” y que debe redoblar su compromiso para contrarrestar a Rusia. Recomienda que la mayoría de los estados miembros aumenten sus presupuestos militares y que deben “compartir la carga de la responsabilidad sobre las armas nucleares” permitiendo a Estados Unidos almacenar misiles dentro de sus territorios.

Por su parte, su informe de 2018 “Weaponizing news: RT, Sputnik y la desinformación selectiva” analiza los medios de comunicación rusos respaldados por el Estado y los acusa de llevar a cabo una campaña de “guerra informativa-psicológica” por su cobertura de acontecimientos polémicos como el presunto envenenamiento de Skripal y las guerras en Ucrania y Siria. El informe afirma que los medios de comunicación rusos están convirtiendo las noticias en un arma al proyectar una imagen de fuerza y estabilidad mientras ponen de relieve los defectos de las democracias occidentales. Aunque elogia el trabajo de Bellingcat y del medio de desinformación “Prop or Not”, concluye aconsejando que Occidente debe “utilizar medios técnicos para impedir la propaganda.”

 

El profesor del King's College, Thomas Rid, declara ante una comisión del Senado sobre la intromisión rusa. Foto | CSPAN

El profesor del King’s College, Thomas Rid, declara ante una comisión del Senado sobre la intromisión rusa. Foto | CSPAN

 

Estas soluciones técnicas, ahora sabemos, han implicado en gran medida que la OTAN tome indirectamente el control de las redes sociales. En 2018, Facebook anunció que la organización recortada de la OTAN, el Consejo Atlántico, se estaba convirtiendo en sus “ojos y oídos”, dándole un control significativo sobre la curaduría de su feed de noticias, supuestamente en un intento de limitar la desinformación. Sin embargo, muchas de las historias más escabrosas en torno al RussiaGate fueron iniciadas por el propio Consejo, que bombeó un informe tras otro acusando a prácticamente todos los movimientos políticos en Europa fuera del cinturón del establishment de ser los “Caballos de Troya del Kremlin”.

El personal del King’s College también ha sido crucial en la propagación de la idea de la interferencia rusa en la política estadounidense, con el profesor Thomas Rid testificando ante el Comité Selecto de Inteligencia del Senado sobre el “arte oscuro” de la intromisión rusa, y condenando a WikiLeaks y a los periodistas de medios alternativos como agentes involuntarios de desinformación. Rid describió previamente 2016 como el “mayor hackeo electoral de la historia de Estados Unidos”.

A principios de este año, Facebook también contrató al ex funcionario de prensa de la OTAN y miembro principal del Consejo Atlántico, Ben Nimmo, como jefe de su equipo de inteligencia. Por su parte, Reddit nombró a la exdirectora adjunta de estrategia para Oriente Medio del Consejo Atlántico, Jessica Ashooh, como jefa de política. Y Eliot Higgins, por supuesto, también fue miembro senior del Consejo Atlántico. En los últimos años, los gigantes de las redes sociales como Facebook y Google han modificado radicalmente sus algoritmos, degradando el contenido de las naciones adversas, pero también atacando a los medios alternativos que desafían el poder de la OTAN y del Estado de seguridad nacional.

Hoy, el Departamento de Estudios de Guerra ha acogido un seminario en línea con dos altos funcionarios de la OTAN que han debatido sobre lo que consideran acciones cada vez más agresivas de Rusia y China, así como sobre las nuevas formas en que la OTAN puede asegurar su control sobre Internet.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Un nexo militar-académico-periodístico

Lo que se está describiendo es una red de unidades militares, de grupos de reflexión y de medios de comunicación que trabajan para promover los objetivos del estado de seguridad nacional. Bellingcat organiza regularmente seminarios y cursos en el King’s College, enseñando a la próxima generación de funcionarios del Estado cómo utilizar las herramientas de big data y vigilancia.

Mientras que el King’s College proporciona un barniz académico para el estado de seguridad nacional, Bellingcat proporciona uno periodístico. Este grupo de grupos de reflexión, informes académicos y artículos de investigación de actualidad se citan unos a otros como fuentes creíbles e independientes cuando, en realidad, todos forman parte de la misma red que promueve una agenda. Hay que tener en cuenta que se trata de una investigación sobre un solo departamento de una escuela de la Universidad de Londres. Los vínculos con los niveles más altos de poder eran tan profundos y tan múltiples que a menudo parecía difícil encontrar a alguien en el departamento que no estuviera vinculado a las comunidades militares o de inteligencia. Así, se podría perdonar que se confundiera el Departamento de Estudios de Guerra con un departamento de belicistas.

 

Reuters, la BBC y Bellingcat participaron en programas encubiertos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido para ‘debilitar a Rusia’

 

 

Fuente:

Alan Macleod, Mint Press News: A School for Spooks: The London University Department Churning Out NATO Spies.

Te puede interesar

Contenidos

Por Richard Poe El 13 de abril de 1919, un destacamento de cincuenta soldados británicos abrió fuego contra manifestantes en Amritsar, India, matando a...

Ciencia y Tecnología

Por Phillip W. Magness El escritor satírico Ambrose Bierce definió en una ocasión la profecía como el “arte y la práctica de vender la...

Contenidos

La influencia mundial del Reino Unido se considera habitualmente benigna, escribe Mark Curtis. Sólo de vez en cuando surge una imagen más precisa de...

Contenidos

Por Jon Levy Piden 1.000 millones de libras en concepto de restitución en el Tribunal Supremo del Territorio Británico del Océano Índico, el caso...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon