Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El último discurso de Soros: Las guerras de la ‘sociedad abierta’, y el clima como combatiente en el conflicto

Todos los liberales y globalistas acaban haciendo exactamente lo que Soros dice. El 16 de febrero de 2023, George Soros —el agente de la aristocracia anglo-veneciana, mente maestra de la UE, el MI6, la CIA, el CFR, la Comisión Trilateral y uno de los principales ideólogos y practicantes del globalismo, la unipolaridad y la preservación de la hegemonía occidental a toda costa—, pronunció en la Conferencia de Seguridad de Múnich un discurso que puede calificarse de hito, y que el filósofo ruso Alexander Dugin considera “el testamento de Soros” y de los que, como él, defienden a ultranza los decadentes valores neoliberales, lo posmoderno y el llamado “progresismo”. Este artículo es de lectura obligatoria para todo aquel que quiera comprender la lucha geoestratégica que se desarrolla en el mundo actual entre las sociedades “abiertas” ultraglobalistas y las “cerradas” soberanistas; el orden unipolar y el multipolar; la “civilización del Mar” y la “civilización de la Tierra“. Soros no es sólo un individuo, sino una especie de “Inteligencia Artificial” o “red neuronal globalista” de la civilización liberal occidental. Es su código, su algoritmo, sobre el que se construye toda la estructura de la dominación global occidental en el siglo XXI. En esencia, el sistema anti-Soros es el eurasianismo y la Cuarta Teoría Política, una filosofía de un mundo multipolar y una defensa a ultranza de la tradición sagrada y los valores tradicionales. Frente a Soros no hay que justificar, sino atacar. “Y hoy, obviamente, seguimos el camino ruso y luchamos por un mundo multipolar contra la hegemonía global de la sociedad abierta”, afirma Dugin. “Al fin y al cabo, nosotros somos Roma y ellos son Cartago.”

 

Por Aleksandr Duguin

El testamento de Soros

El 16 de febrero de 2023, George Soros, uno de los principales ideólogos y practicantes del globalismo, la unipolaridad y la preservación de la hegemonía occidental a toda costa, pronunció en Alemania, en la Conferencia de Seguridad de Múnich, un discurso que puede calificarse de hito.

Soros, de 93 años, resume la situación en la que se encontró al final de su vida, dedicada por entero a la lucha de la “sociedad abierta” contra sus enemigos, las “sociedades cerradas”, según los preceptos de su maestro Karl Popper. Si Hayek y Popper son los Marx y Engels del globalismo liberal, Popper es su Lenin.

Soros puede parecer extravagante a veces, pero en general articula abiertamente lo que luego se convertirán en las principales tendencias de la política mundial. Su opinión es mucho más importante que el balbuceo inarticulado de Biden o la demagogia de Obama.

Todos los liberales y globalistas acaban haciendo exactamente lo que Soros dice. Él es la mente maestra de la UE, el MI6, la CIA, el CFR, la Comisión Trilateral, Macron, Scholz, Berbock, Saakashvili, Zelenski, Sandu, Pashinyan, y casi todos los que defienden a Occidente, los valores liberales, lo posmoderno y el llamado “progresismo” de una manera u otra. Soros es importante.

 

Cómo los británicos crearon a George Soros, el villano-testaferro designado para ejecutar las operaciones de la nobleza negra anglo-veneciana

 

Y este discurso es su mensaje a la “Asamblea Invisible” del mundo, es decir, una admonición a todos los interminables agentes del globalismo, tanto dormidos como despiertos.

Soros comienza diciendo que la situación en el mundo es crítica. En ella identifica inmediatamente dos factores principales:

  • el enfrentamiento de dos tipos de gobierno (“sociedad abierta” frente a “sociedad cerrada”) y
  • el cambio climático.

Del clima —que Soros evocó en la primera parte y al final de su discurso— hablaremos de él más adelante. La parte principal del discurso es el enfrentamiento de dos tipos de gobierno, los partidarios de un mundo unipolar (como Schwab, Biden, la euroburocracia y sus satélites regionales, como el régimen terrorista de Zelensky) y los partidarios de un mundo multipolar.

Examinemos las tesis de Soros por orden.

 

Sociedades abiertas y cerradas: definiciones fundamentales

En primer lugar, Soros ofrece definiciones de sociedades “abiertas” y “cerradas”. En las sociedades abiertas, el Estado protege la libertad del individuo. En las cerradas, el individuo sirve a los intereses del Estado.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En teoría, esto se corresponde con la oposición de la democracia liberal occidental y la sociedad tradicional (sea lo que sea). Además, en el ámbito de las Relaciones Internacionales (RI) esto se corresponde exactamente con la polémica entre liberales en las RI y realistas en las RI.

En el plano de la geopolítica, tenemos a la oposición entre la “civilización del Mar” y la “civilización de la Tierra“. La civilización del Mar es la sociedad comercial, la oligarquía, el capitalismo, el materialismo, el desarrollo técnico y el ideal del placer carnal egoísta.

Es la democracia liberal, la construcción de la política desde abajo y la destrucción de todos los valores tradicionales: la religión, el Estado, el patrimonio, la familia y la moral.

El símbolo de tal civilización es la antigua Cartago fenicia, el polo de un enorme imperio colonial de esclavos ladrones, con la adoración del Becerro de Oro, los sangrientos cultos a Moloch, el sacrificio de bebés. Cartago es una “sociedad abierta”.

A ella se oponía Roma, la civilización de la Tierra, una sociedad basada en el honor, la lealtad, las tradiciones sagradas, el heroísmo del servicio y la jerarquía, el valor y la continuidad con las antiguas generaciones. Los romanos adoraban a los luminosos dioses paternales del Cielo y rechazaban con remilgos los cultos sangrientos y ctónicos de los piratas y mercaderes del mar.

Esto podría considerarse un prototipo de “sociedades cerradas”, fieles a las raíces y los orígenes.

“Soros es la encarnación viva (hasta ahora) del liberalismo, el atlantismo, el globalismo y la talasocracia (‘poder a través del mar’). En la batalla Cartago contra Roma está inequívocamente del lado de Cartago. Su fórmula, simétrica al dicho del senador romano Catón el Viejo, ‘Cartago debe ser destruida’, es: ‘No, es Roma la que debe ser destruida’. En nuestras circunstancias históricas, estamos hablando de la ‘Tercera Roma’. Se trata de Moscú.“

Dicho y hecho. Soros creó una oposición liberal artificial en la propia Rusia, organiza y apoya diversos regímenes rusófobos, partidos, movimientos, organizaciones no gubernamentales hostiles a la Rusia, a sus tradiciones y a sus autoridades en todos los países de la CEI.

“Roma debe ser destruida”. Al fin y al cabo, “Roma” es una “sociedad cerrada”, y la “sociedad cerrada” es enemiga de la “sociedad abierta”. Y a los enemigos hay que destruirlos. De lo contrario, ellos te destruirán a ti. Una lógica simple pero clara, por la que se guían las élites liberales globalistas de Occidente y sus “apoderados”-sucursales en toda la humanidad.

Y aquellos en el propio Occidente que no están de acuerdo con Soros, como por ejemplo Donald Trump y sus votantes, son inmediatamente declarados “nazis”, discriminados, “cancelados”. Es más, “nazis” según Soros son todos aquellos que se le oponen. Si un terrorista ucraniano con una esvástica y los brazos hasta los codos ensangrentados se levanta contra Roma, ya no es un “nazi”, sino simplemente un “niño”.

Y quien está a favor de Roma es sin duda un “nazi”. Trump, Putin, Xi Jinping, Erdogan, los ayatolás iraníes, los populistas europeos. Doble lógica maniquea, pero eso es lo que guía a las élites globales actuales.

 

Poderes vacilantes

Habiendo dividido a los principales actores en dos bandos, Soros inspecciona aquellos regímenes que se encuentran en el medio – entre Cartago (EEUU y los satélites), que está cerca de su corazón, y la odiada Roma (Moscú y los satélites).

Tal es el caso de la India de Modi, que, por un lado, se unió a la alianza atlantista QUAD (Cartago) y, por otro, está comprando activamente petróleo ruso (por lo que, según Soros, se mantiene en cooperación con Roma).

Tal es el caso de la Turquía de Erdogan. Turquía es miembro de la OTAN y, al mismo tiempo, una línea dura contra los terroristas kurdos que Soros apoya activamente. Erdogan debería, en su mente, estar destruyendo su propio Estado con sus propias manos – entonces sería un completo “buen tipo”, es decir, impulsor de la “sociedad abierta”.

Mientras tanto eso no suceda, para Soros, Erdogan y Modi son “medio nazis”. Disimuladamente, Soros sugiere derrocar a Modi y Erdogan y provocar un caos sangriento en India y Turquía. Así, las sociedades “medio cerradas/medio abiertas” pasarían a ser totalmente “abiertas”. No es de extrañar que Erdogan no escuche tales consejos y que, si los oye, haga justo lo contrario.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Modi también empieza a entenderlo. Pero no tan agudamente.

Soros sugiere al recientemente reelegido presidente izquierdista de Brasil, Inacio Lula, la misma elección entre la obediencia servil a la oligarquía liberal global, es decir, la “sociedad abierta” y la preservación de la soberanía o la participación en bloques multipolares (como los BRICS).

Si Lula acepta el campo de las “sociedades cerradas” en desobediencia a los globalistas, Soros amenaza con enfrentarlo a un caos sangriento. Soros establece un paralelismo entre la revuelta trumpista del 6 de enero de 2021 en Washington y los disturbios del 8 de enero de 2023 de los partidarios de Jair Bolsonaro en Brasil.

 

El giro narrativo de Lula sobre Rusia, y el movimiento ‘QAnon brasileño’ como arma de contrainteligencia globalista en Brasil

 

Soros advierte a Lula: “Haz como Biden y Cartago te apoyará. De lo contrario…” Dado que Soros es conocido por su apoyo activo a las “revoluciones de colores” (a favor de la “sociedad abierta”) y su ayuda directa a terroristas de todo tipo, solo para que ataquen Roma, es decir, las “sociedades cerradas”, sus amenazas no son palabras vacías. Es capaz de derrocar gobiernos y presidentes, hundir monedas nacionales, iniciar guerras y dar golpes de estado.

 

Ucrania: el principal puesto avanzado de la hegemonía liberal en la lucha contra la multipolaridad

Soros pasa luego a la guerra en Ucrania. Aquí afirma que en el otoño de 2022 Ucrania casi había ganado la guerra contra Rusia, que, en la primera etapa, los agentes profundamente encriptados de Soros en la propia Rusia estaban aparentemente frenando la acción decisiva largamente esperada por parte del Kremlin.

Pero a partir de octubre algo se torció para Cartago. Roma llevó a cabo una movilización parcial, procedió a destruir la infraestructura industrial y energética de Ucrania, es decir, empezó a luchar de verdad.

“Soros se detiene especialmente en la figura de Yevgeny Prigozhin y el grupo Wagner. Según Soros, él fue el factor decisivo que dio la vuelta a la situación. Cabe preguntarse: si una Compañía Militar Privada relativamente pequeña, que se comprometió a luchar ‘como es debido’, pudo cambiar el equilibrio en la gran guerra de las ‘sociedades cerradas’ contra las ‘abiertas’ (y esto supone una escala global de operaciones de combate en diplomacia, política, economía, etc.), entonces el dominio mundial a gran escala de los globalistas debería ser una especie muy frágil.”

En cuanto a su sobrevaloración del peligro de Yevgeny Prigozhin, primero me incliné a creer que Soros se equivocó en su búsqueda de símbolos llamativos. Pero con demasiada frecuencia tiene razón. Además, él sabe lo que es capaz de hacer un grupo pequeño pero cohesionado de apasionados.

Apoyado por tales grupos, Soros ha llevado a cabo repetidamente golpes de Estado, ganado guerras y derrocado a líderes políticos no deseados. Y cuando tales pasionarios están del lado de Roma, es hora de preocuparse por la propia Cartago.

A continuación, Soros analiza la cantidad de apoyo militar de Occidente a Kiev y pide que se aumente tanto como sea necesario para derrotar definitivamente a Rusia. Esta sería la victoria decisiva de la “sociedad abierta”, el mayor logro de la vida de Soros y el principal objetivo de los globalistas.

Soros dice sin rodeos: que el objetivo de la guerra en Ucrania es “la disolución del imperio ruso”. Para ello es necesario reunir todas las fuerzas y obligar a todos los países de la CEI, especialmente a Maia Sandu, dependiente de Soros, a unirse a la guerra con Rusia. Prigozhin y otros pasionarios deben ser eliminados, y sus oponentes, tanto internos como externos, deben ser apoyados.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
China y el globo que lo arruinó todo

“Soros pasa a su segundo peor enemigo, China, otra ‘sociedad cerrada’. Soros cree que Xi Jinping ha cometido errores estratégicos en la lucha contra el Covid-19 (seguramente fabricado e introducido en la humanidad por instrucción directa del propio Soros y sus afines de la ‘sociedad abierta’ para hacerla aún más abierta al Big Pharma, al control global y la vigilancia total).”

Soros valora la posición de Xi Jinping como debilitada y cree que, a pesar de cierta mejora en las relaciones con Washington, la historia del globo chino derribado provocará un nuevo enfriamiento de las relaciones. La crisis de Taiwán está congelada, pero no resuelta. Ahora todo depende de Rusia.

Una vez que Rusia lo haga, China dejará de ser un obstáculo infranqueable para una “sociedad abierta”. Y las revoluciones de colores pueden empezar allí: levantamientos étnicos, golpes de Estado y atentados terroristas – Soros sabe cómo hacerlo, y probablemente se lo enseñó a los que quedarán cuando él mismo se haya ido.

 

Cómo China vetó a Soros en 1989 [Un documental de Canadian Patriot Press]

 

 

Trump como portavoz de una “sociedad cerrada” en EEUU

En el propio Estados Unidos, Soros maldice a Trump, a quien considera representante de una “sociedad cerrada” que ha adoptado el modelo de Vladimir Putin.

“Soros sueña con que ni Trump ni DeSantis sean nominados a la presidencia en 2024, pero, como siempre, respaldará sus sueños con acciones. Este es otro punto negro del Gobierno Mundial enviado a los republicanos.”

 

 

Soros como profesional global

Ese es el mapa del mundo, según George Soros. Ha pasado casi 100 años de su vida trabajando duro para que sea exactamente así. Participó en la destrucción del campo socialista, en la revolución antisoviética de 1991, en la destrucción de la Unión Soviética y en la inundación de los gobiernos de los nuevos países postsoviéticos con sus agentes.

Y en la década de 1990, controló por completo a los reformistas rusos y al gobierno de Yeltsin, que en aquel momento juraba a bombo y platillo una “sociedad abierta”. Sí, la llegada de Putin le arrebató la victoria final. Y cuando esto se hizo evidente, Soros ayudó a convertir Ucrania en un agresivo zoológico sangriento nazi rusófobo que le sirviera en la lucha contra una “sociedad cerrada” tan peligrosa como el Imperio ruso.

“Todo se decide en Ucrania, dice Soros. Si Rusia gana, hará retroceder mucho a la ‘sociedad abierta’ y a la hegemonía liberal mundial. Si cae, ay de los perdedores. La causa de Soros ganará entonces para siempre. Este es el resumen geopolítico.”

 

Calentamiento general

Al principio y al final del discurso, Soros aborda otro factor que supone una amenaza para la “sociedad abierta”. Se trata del cambio climático. Me interesa la forma en que se entretejen las construcciones geopolíticas con el problema del calentamiento global, con el que Soros empezó y terminó su discurso. Poniéndolo todo junto, llegué a la siguiente conclusión.

“Soros afirma claramente que el deshielo de la Antártida y el Ártico, junto con Putin, Xi Jinping, Erdogan y Modi, son amenazas reales para una ‘sociedad abierta’, y la agenda climática se integra directamente en el discurso geopolítico y se convierte en participante con pleno derecho en la gran confrontación.”

A primera vista, esto parece un poco absurdo. Cómo un hipotético calentamiento global (incluso si lo aceptamos como real) puede contarse entre los enemigos de los globalistas, e incluso obtener el estatus de “amenaza número 1”, ya que Soros declara en primer lugar el peligro del deshielo y sólo en segundo lugar el de Putin en el Kremlin y las tropas rusas en Ucrania.

Recordemos que la geopolítica enseña sobre el enfrentamiento de las “civilizaciones del Mar” y las “civilizaciones de la Tierra”. En consecuencia, todos los principales centros del atlantismo se sitúan en las ciudades portuarias, en la costa. Fue el caso de Cartago, Atenas, Venecia, Ámsterdam, Londres, y hoy de Nueva York.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta ley se extiende incluso a la geopolítica electoral de Estados Unidos, donde los Estados azules que tradicionalmente apoyan a los demócratas, incluida la ultraliberal Nueva York, se sitúan a lo largo de ambas costas, occidental y oriental, y los Estados republicanos rojos más tradicionales, cuyo apoyo llevó al poder a Trump, el principal enemigo de George Soros, conforman el Heartland estadounidense.

“Más o menos lo mismo ocurre en otros continentes. Fue la ‘civilización del Mar’ la que construyó esa ‘sociedad abierta’ que George Soros defiende fervientemente, mientras que las ‘sociedades cerradas’ opuestas a ella son las civilizaciones de la Tierra, entre ellas la ruso-euroasiática, la china, la india, la latinoamericana e incluso el núcleo norteamericano (Estados rojos). Por lo tanto, si el hielo se derrite, el nivel de los Océanos del mundo sube rápidamente. Y eso significa que los primeros en quedar sumergidos serán precisamente los polos de la talasocracia mundial: la zona del Rimland, los espacios costeros que son los bastiones de la oligarquía liberal global. En tal caso, la sociedad liberal abierta, también llamada ‘sociedad líquida’ (Sigmund Bauman) será simplemente arrasada: sólo quedarán las ‘sociedades cerradas’, situadas en el Hinterland – el interior de los continentes.”

El calentamiento de la Tierra hará fértiles muchas zonas frías, sobre todo en el noreste de Eurasia. En América, sólo quedarán los Estados que apoyan a los republicanos. Todos los bastiones demócratas se ahogarán.

Y antes de que eso ocurra, el moribundo Soros anuncia su testamento a los globalistas: “es ahora o nunca: o la “sociedad abierta” triunfa hoy en Rusia, China, India, Turquía, etc., lo que permitirá a la élite globalista salvarse en los continentes trasladándose a las regiones del interior, o la “sociedad abierta” se acabará”.

Sólo así se explica la obsesión de los globalistas por el cambio climático. No, ¡no están locos! ¡Ni Soros, ni Schwab, ni Biden! El calentamiento global se está convirtiendo en un factor en la política mundial, y ahora está del lado de un mundo multipolar.

Es una explicación muy inteligente. No se me habría ocurrido a mí.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Soros como red neuronal, y el sistema operativo de Roma

En conclusión, deberíamos prestar atención a lo siguiente. Las palabras de George Soros, cuando recordamos quién es, de lo que es capaz y lo que ya ha hecho, no deben tomarse a la ligera. Algunos críticos observan que “el viejo especulador financiero está mal de la cabeza”.

Soros no es sólo un individuo, sino una especie de “Inteligencia Artificial” de la civilización liberal occidental. Es su código, su algoritmo, sobre el que se construye toda la estructura de la dominación global occidental en el siglo XXI.

En este enfoque multinivel de dominación total, la ideología se entrelaza con la economía, la geopolítica con la educación, la diplomacia con la cultura, los servicios secretos con el periodismo, la medicina con el terrorismo, las armas biológicas con la agenda ecológica, la política de género con la industria pesada y el comercio mundial.

En Soros, estamos ante un sistema operativo de “sociedad abierta” en el que todas las respuestas, movimientos, pasos y estrategias están deliberadamente planificados. Las nuevas entradas se introducen en un sistema afinado que funciona como un reloj, o más bien como un superordenador, una red neuronal globalista.

“Una sociedad cerrada”, es decir, ‘nosotros’, debemos construir nuestro propio sistema operativo, crear nuestros propios códigos y algoritmos. No basta con decir ‘no’ a Soros y a los globalistas. Es necesario proclamar algo positivo a cambio. E igualmente coherente, sistémico, fundamentado, respaldado por recursos y capacidades. En esencia, ese sistema anti-Soros es el eurasianismo y la Cuarta Teoría Política, una filosofía de un mundo multipolar y una defensa a ultranza de la tradición sagrada y los valores tradicionales. Frente a Soros no hay que justificar, sino atacar. Y a todos los niveles y en todos los ámbitos. Hasta en el medio ambiente. Si Soros piensa que el calentamiento global es una amenaza, entonces el calentamiento global es nuestro aliado, como lo fue en su día el ‘general Winter’. Deberíamos alistar al calentamiento global –este hiper-objeto no identificado– en el grupo de ‘Wagner’ y presentarlo para un premio.”

 

Soros, ¡danos el dinero! La vergüenza del liberalismo ruso

He aquí un ejemplo de mi único encuentro con Soros. A principios de los años noventa fui invitado a una reunión con Soros en una sala de conferencias de Moscú. Soros estaba representado por Maksim Sokolov, un liberal del periódico Kommersant, y algunos otros funcionarios rusos no identificables de la Fundación Soros.

La reunión estaba dedicada a la presentación del libro “La sociedad abierta y sus enemigos” de Karl Popper, una especie de “sagrada escritura” de Soros, Biden y todos los liberales contemporáneos. Al principio, fueron sobre todo los partidarios de Popper los que hablaron.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero casi todos decían lo mismo, que no tenía nada que ver con Popper en absoluto, sino con sus ansias de obtener dinero de Soros: “¡Querido George Soros, dame dinero y todo el que puedas!” La única variación era: “¡No se lo des a él/ella, no es nadie, dámelo a mí!”. Soros casi se queda dormido.

“Al final, me cedieron también el micrófono. Resultó que yo era probablemente el único del público que había leído el libro de Popper que se estaba debatiendo. No excluyo la posibilidad de que Maksim Sokolov también lo hubiera hecho. El resto se repetía como un reloj: ‘Dame dinero, dame dinero’. Así son nuestros liberales. No es de extrañar que cambiaran tantas veces de posición ideológica que da vueltas la cabeza. ¿Dónde están hoy bajo la Operación Militar Especial? En todas partes. Tanto en aquel bando como en el nuestro. El ‘¡Soros, dame dinero!’ fue fácilmente sustituido por ‘¡Putin, dame dinero!’. Pero eso no es tan importante.”

Cuando dije todo lo que pensaba sobre la incompatibilidad de los valores tradicionales rusos con el individualismo de la “sociedad abierta”, Soros se despertó y se animó. Sus arrugadas mejillas -ya entonces no era tan joven- se sonrojaron.

Después de escuchar mi mini conferencia sobre cómo el liberalismo nunca triunfaría en Rusia, que sería rechazado y pisoteado, y que volveríamos a nuestro camino ruso original y nos enfrentaríamos de nuevo al globalismo y a la hegemonía occidental con toda la fuerza rusa (terminé con un patético “¡Váyase a casa, señor Soros! Cuanto antes mejor!”), Soros tuvo la última palabra.

Dijo al público:

“Por lo que sé de vuestra historia rusa, las revoluciones las empiezan gente como vosotros (señaló a la mayoría de las personas sentadas en la sala) y las terminan gente como él (me señaló a mí). No dijeron ni una palabra sobre Popper, y parece que el único que leyó ‘La sociedad abierta y sus enemigos’ fue un ‘enemigo de la sociedad abierta’ y se limitó a mandarme a la mierda. Esa es la tragedia del liberalismo en Rusia. Ustedes se refieren al dinero, y él a las ideas. Pero espero equivocarme y que consigan algo”. Así terminó su discurso y se marchó a Hungría.

Ahora él y su Fundación no están permitidos no sólo en Rusia, sino también en Hungría. Open Society Foundation es reconocida en Rusia como una peligrosa “organización terrorista”. Lo que exactamente es.

“Pero, en general, Soros lo ha analizado todo correctamente. Los liberales tenían el poder en sus manos en los años 90 y poco a poco, casi imperceptiblemente, lo fueron perdiendo.”

Y hoy, obviamente, seguimos el camino ruso y luchamos por un mundo multipolar contra la hegemonía global de la “sociedad abierta”.

Al fin y al cabo, nosotros somos Roma y ellos son Cartago.

 

Andrey Fursov: Crisis del capitalismo, bio-tecnofascismo, operaciones especiales y transición al orden multipolar basado en macrozonas

 

 

Fuente:

Aleksandr Duguin, en Geopolítica: El último discurso de Soros: Las guerras de la ‘sociedad abierta’ y clima como combatientes en el conflicto. 21 de febrero de 2023. Traducción al español por Katheon think tank.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Aunque la guerra a tiros hace estragos en Ucrania, el espectáculo principal está en Estados Unidos, afirma Alex Krainer. “De hecho, el ascenso de...

Contenidos

Los liberales de hoy están formados principalmente por posthumanos y posthombres, advierte el filósofo Alexander Dugin. El neoliberalismo es una especie de post-ideología en...

Contenidos

Los masones pertenecen al Tercer Estado y son meros instrumentos de las verdaderas élites —ya que los sacerdotes y la aristocracia tienen sus propias...

Contenidos

Por Aleksandr Duguin La visita del jefe de la RPC a Moscú se percibe en todo el mundo como simbólica. No es casualidad que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY