Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

EIR: El CO2 no puede provocar una catástrofe climática, como afirman los alarmistas

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



¿Es el CO2 un gas de efecto invernadero? Sí. ¿Podría un aumento de los niveles de CO2 afectar al clima? Sí, es posible, pero las pruebas indican que no tendría mucho efecto (si es que lo tiene). ¿Hay alguna razón para creer que las emisiones humanas de CO2 van a llevar al sistema climático mundial al borde de algún cambio catastrófico? De ningún modo.

 

Por Benjamin Deniston

3 de agosto de 2015 – Los que apoyan la narrativa de una inminente catástrofe del cambio climático provocada por el hombre se basan en la afirmación de que el clima de la Tierra es extremadamente sensible a los aumentos de las emisiones de CO2 y que el CO2 ocupa un lugar destacado entre los factores más importantes que determinan el clima en muchas escalas de tiempo. Cuando oiga hablar de que el aumento de las emisiones humanas de CO2 está provocando desde sequías devastadoras hasta el empeoramiento de las tormentas, pasando por la subida del nivel del mar o las extinciones masivas, tenga en cuenta que todo ello se basa en modelos informáticos construidos a partir de la afirmación de que los cambios en el CO2 tendrán un fuerte efecto en el clima global. Sin embargo, hay un pequeño problema con sus argumentos: la realidad no apoya esa afirmación.

El clima siempre está cambiando, con muchos factores implicados (como se discute en el artículo adjunto, “¿Qué causa el cambio climático? El Sol, el Sistema Solar y la Galaxia“), y la evidencia histórica y geológica nos dice que el CO2 es un factor relativamente menor (si es que es un factor importante).

 

¿Qué causa el cambio climático? El Sol, el Sistema Solar y la Galaxia, ¡no el CO2 ni los seres humanos!

 

 

Caso 1: Siglo XX

Comience por comparar los niveles de CO2 y la temperatura durante el siglo pasado. Desde 1900 hasta el presente, la relación entre las supuestas emisiones humanas de gases de efecto invernadero y la temperatura media anual del planeta dista mucho de ser evidente. La figura 1 compara la temperatura media mundial con los aumentos de las emisiones de gases de efecto invernadero y de CO2 (por encima de una línea de base de 300 partes por millón).

 

Figura 1. La temperatura media anual del planeta procede del Centro Hadley del Reino Unido. Las emisiones acumuladas proceden de la base de datos del inventario internacional del Departamento de Energía de EE.UU. Los niveles de CO2 anteriores a 1959 proceden de los registros de la NOAA de los núcleos de hielo de la Antártida, y los niveles de CO2 posteriores a 1959 proceden de las mediciones realizadas en Mauna Loa (Hawai). Los aumentos de CO2 se miden por encima de un valor de referencia de 1900 de 300 partes por millón (en volumen). Gráfico adaptado de un original de Ferdinand Engelbeen.

Figura 1. La temperatura media anual del planeta procede del Centro Hadley del Reino Unido. Las emisiones acumuladas proceden de la base de datos del inventario internacional del Departamento de Energía de EE.UU. Los niveles de CO2 anteriores a 1959 proceden de los registros de la NOAA de los núcleos de hielo de la Antártida, y los niveles de CO2 posteriores a 1959 proceden de las mediciones realizadas en Mauna Loa (Hawai). Los aumentos de CO2 se miden por encima de un valor de referencia de 1900 de 300 partes por millón (en volumen). Gráfico adaptado de un original de Ferdinand Engelbeen.

 

Los datos muestran el aumento de la temperatura global entre 1910 y 1945, durante un periodo en el que las emisiones humanas de efecto invernadero eran relativamente bajas. Cuando el ritmo de aumento del CO2 comenzó a acelerarse en los 30 años siguientes, las temperaturas globales no aumentaron junto con ellas; las temperaturas se mantuvieron planas de 1945 a 1975. El único periodo en el que estos procesos se corresponden es la reciente fase de calentamiento, de 1975 a 1998. Sin embargo, desde 1998 las temperaturas globales han vuelto a ser planas, rompiendo con la tendencia al alza de las emisiones de CO2.

Antes de continuar, hay que destacar que este desacuerdo es evidente en los datos históricos más recientes proporcionados por la NOAA y otras agencias gubernamentales. Como se discutirá en el artículo adjunto, “Los ‘métodos’ de los alarmistas del clima”, tenemos fuertes razones para cuestionar la exactitud de los datos históricos proporcionados por las agencias gubernamentales con un interés creado en la narrativa de la catástrofe del cambio climático provocado por el hombre, ya que se ha visto que repetidamente seleccionan los datos que apoyan sus afirmaciones, o incluso “ajustan” los datos históricos para que se ajusten a sus afirmaciones. Dicho esto, incluso con estos sesgos en los procesos de selección y ajuste de datos, seguimos viendo este desacuerdo entre el CO2 y la temperatura.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Caso 2: La pausa

Centrándonos en este período más reciente (desde 1998 hasta la actualidad), dos evaluaciones diferentes de la temperatura global basadas en mediciones por satélite muestran que las temperaturas globales no han mostrado ninguna tendencia al alza desde 1998, a pesar del aumento relativamente grande de los niveles de CO2. Estas mediciones por satélite representan un importante registro de temperatura independiente, libre de las manipulaciones que se comentan en el artículo adjunto, “Los “métodos” de los alarmistas del clima.”

 

Figura 2. El análisis de las mediciones de los satélites realizado por el RSS (Remote Sensing Systems) y la UAH (Universidad de Alabama en Huntsville) muestra que no ha habido una tendencia al aumento de la temperatura global desde finales de la década de 1990. Gráficos reproducidos a partir de los originales de Bob Tisdale.

Figura 2. El análisis de las mediciones de los satélites realizado por el RSS (Remote Sensing Systems) y la UAH (Universidad de Alabama en Huntsville) muestra que no ha habido una tendencia al aumento de la temperatura global desde finales de la década de 1990. Gráficos reproducidos a partir de los originales de Bob Tisdale.

 

Esta reciente línea plana en la temperatura global se ha popularizado como la “pausa” o “hiato” del calentamiento global. A pesar de que las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero han seguido acelerándose en las últimas dos décadas, la Tierra no se ha calentado en respuesta. Aunque hay literalmente docenas de supuestas explicaciones de por qué esta pausa no debería cuestionar la narrativa de que el clima es extremadamente sensible a los niveles de CO2 y que las continuas emisiones humanas de CO2 causarán un cambio climático catastrófico, el simple hecho del asunto es que todas son excusas post hoc. Ninguno de los modelos climáticos predijo esta pausa antes de que ocurriera, y ahora se nos dice que confiemos en esos mismos modelos climáticos para las predicciones futuras de cómo los aumentos de CO2 devastarán el clima de la Tierra.

El espectacular fracaso de los modelos informáticos a la hora de predecir con exactitud cómo responderá el clima de la Tierra a los cambios en los niveles de CO2 puede ilustrarse aún más comparando las predicciones realizadas por docenas de modelos informáticos con los resultados reales que se produjeron. Como puede verse en la Figura 3, la temperatura real se ha mantenido por debajo de la gran mayoría de las predicciones de los modelos climáticos, y muy por debajo de la media de todas las predicciones.

Estos resultados indican que el clima de la Tierra no está respondiendo a las emisiones de CO2, como afirman quienes apoyan la narrativa de la crisis del cambio climático provocado por el hombre. ¿Sorprendido? No debería. Esto es completamente coherente con la imagen que obtenemos de los registros históricos y geológicos: un clima que no responde en gran medida a los niveles de CO2. En ciertas escalas de tiempo vemos lo contrario de lo que generalmente nos dicen los alarmistas, que los niveles de CO2 están determinados por el clima (en lugar de que el CO2 determine el clima).

 

Figura 3. "La temperatura global predicha por una media de 44 modelos climáticos comparada con las temperaturas globales reales medidas por los satélites. Imagen adaptada del Dr. Roy Spencer, "95% of Climate Models Agree: The Observations Must be Wrong", 7 de febrero de 2014, http://www.drroyspencer.com/

Figura 3. “La temperatura global predicha por una media de 44 modelos climáticos comparada con las temperaturas globales reales medidas por los satélites. Imagen adaptada del Dr. Roy Spencer, “95% of Climate Models Agree: The Observations Must be Wrong”, 7 de febrero de 2014, http://www.drroyspencer.com/

 

 

Caso 3: El CO2 va por detrás de la temperatura

Una de las ilustraciones más infames de esto proviene de la evidencia popularizada por nada menos que Al Gore en su película de ciencia ficción, Una verdad incómoda. Gore presentó una estrecha correlación entre los niveles de CO2 y los registros de temperatura que se remontan a medio millón de años (registrados en muestras de hielo de la Antártida). Esto se presentó como una prueba concluyente de que los cambios de CO2 impulsan los cambios en la temperatura global, y Gore afirmó que “hay una relación que es mucho más poderosa que todas las demás, y es ésta: cuando hay más dióxido de carbono la temperatura se calienta, porque atrapa más calor del Sol en su interior”.

 

Figura 4. Mediciones de la temperatura y el CO2 de los últimos 600.000 años. Cuando se observa todo el periodo, se aprecia una correlación muy clara, pero ¿cuál es la causa del cambio de la otra? Cuando se examina con más detenimiento, vemos que la temperatura cambia primero, seguida de los cambios en los niveles de CO2 (que parecen responder a los cambios de temperatura). Imagen adaptada de "Analysis of ice core data from Antarctica", de Indermühle et al. (GRL, vol. 27, p. 735, 2000), y de la película de ciencia ficción Una verdad incómoda.

Figura 4. Mediciones de la temperatura y el CO2 de los últimos 600.000 años. Cuando se observa todo el periodo, se aprecia una correlación muy clara, pero ¿cuál es la causa del cambio de la otra? Cuando se examina con más detenimiento, vemos que la temperatura cambia primero, seguida de los cambios en los niveles de CO2 (que parecen responder a los cambios de temperatura). Imagen adaptada de “Analysis of ice core data from Antarctica”, de Indermühle et al. (GRL, vol. 27, p. 735, 2000), y de la película de ciencia ficción Una verdad incómoda.

 

Sin embargo, lo que Gore no mencionó fue que ya se sabía que los cambios en los niveles de CO2 venían después de los cambios de temperatura, lo que indica que el CO2 no estaba causando el cambio del clima, sino que sólo respondía al cambio de temperatura. Esto no es ninguna sorpresa. Los océanos absorben, almacenan y liberan grandes cantidades de CO2, y como la temperatura del océano determina la cantidad de CO2 que puede almacenarse, los cambios en el clima (y la temperatura del océano) pueden aumentar o disminuir el CO2 en la atmósfera. Por ejemplo, el calentamiento hace que se libere más CO2 a la atmósfera, por lo que se esperaría que un aumento de CO2 se produjera después (con retraso) de un aumento de la temperatura.[fn_1]

Los registros de los cambios de CO2 que siguen a las temperaturas se han mostrado repetidamente en múltiples estudios. Un estudio de 1999 demostró que los cambios de CO2 se produjeron 600 años después de los cambios de temperatura durante las tres últimas transiciones de épocas glaciares a periodos interglaciares[fn_2] Un estudio de 2000 descubrió que el CO2 se retrasó 1.200 años con respecto a los cambios de temperatura en los núcleos de hielo de la Antártida entre hace 60.000 y 20.000 años (véase la figura 4)[fn_3] Un estudio de 2001 demostró un retraso de 800 años del CO2 en el inicio del interglaciar más reciente. Y un estudio de 2005 demostró que el CO2 lleva un retraso de 1.900 años con respecto a los cambios de temperatura en los datos de la Antártida.

 

Caso 4: El Fanerozoico

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La falta de sensibilidad del clima al CO2 se corrobora aún más cuando observamos escalas de tiempo más largas, que abarcan cientos de millones de años. En los registros que abarcan toda la época de la vida animal avanzada en la Tierra (el Eón Fanerozoico, desde hace 540 millones de años hasta el presente) no vemos ninguna prueba de que los cambios de CO2 impulsen el clima global. Vemos períodos en los que los niveles de CO2 eran mucho más altos que los actuales, con temperaturas globales más bajas (como en los períodos Ordovícico y Jurásico). Y vemos tendencias a largo plazo de aumento de CO2 asociado con la disminución de la temperatura, seguido por la disminución de CO2 que se asocia con el aumento de la temperatura (desde finales del Pérmico, a través del Triásico, Jurásico y Cretácico). Una vez más, esto demuestra lo absurdo de la afirmación de que el clima de la Tierra responde en gran medida a los niveles de CO2 atmosférico, y la criminalidad de los alarmistas que exigen que las emisiones humanas de CO2 se reduzcan drásticamente.

Tanto si observamos los cambios recientes del clima de la Tierra en las últimas décadas y siglos, como los registros a más largo plazo que abarcan los últimos cientos de miles o cientos de millones de años, vemos pruebas claras que demuestran que el CO2 no es un factor importante que determine el clima de la Tierra. Como se explica en el artículo adjunto, “¿Qué causa el cambio climático? El Sol, el Sistema Solar y la Galaxia”.

 

Figura 5. Temperatura y niveles de CO2 en los últimos 500 millones de años. Imagen adaptada de Berner y Kothavala, 2001 y Veizer et al., 2001.

Figura 5. Temperatura y niveles de CO2 en los últimos 500 millones de años. Imagen adaptada de Berner y Kothavala, 2001 y Veizer et al., 2001.

 

En resumen: ¿es el CO2 un gas de efecto invernadero? Sí. ¿Podría un aumento de los niveles de CO2 afectar al clima? Sí, es posible, pero las pruebas indican que no tendría mucho efecto (si es que lo tiene). ¿Hay alguna razón para creer que las emisiones humanas de CO2 van a llevar al sistema climático mundial al borde de algún cambio catastrófico? De ningún modo.

 

 

Notas

[fn_1]. Muchos partidarios de la narrativa de la crisis del cambio climático provocado por el hombre no discuten que los cambios de CO2 siguen a los cambios de temperatura, pero argumentan que diferentes causas (distintas del CO2) inician el cambio de temperatura, que luego libera más CO2, y entonces el CO2 actúa para amplificar estos cambios de temperatura. Sin embargo, esto no es más que reafirmar su tesis, y no aportar ninguna prueba. Según este escenario, estos registros geológicos no proporcionan ninguna prueba que apoye la afirmación de que el clima es altamente sensible al cambio de CO2 (como afirmó Gore). [volver al texto para fn_1]

[fn_2]. Fischer et al., Science, vol 283, p. 1712, 1999. [volver al texto para fn_2]

fn_3]. Indermühle et al., GRL, vol. 27, p. 735, 2000. [volver al texto para fn_3]

 

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Benjamin Deniston / Executive Intelligence Review — Temperature Doesn’t Follow CO2 As Alarmists Claim.

Te puede interesar

Contenidos

2 de marzo de 2021 (EIRNS)- “La peor hambruna que el mundo ha visto en décadas” es la forma en que el Secretario General...

Ciencia y Tecnología

Las administraciones de Joe Biden, Xi Jinping y Vladimir Putin, determinarán el destino del mundo. Sus naciones, que fueron aliadas contra el fascismo en...

Actores

Por Mente Alternativa Cuando las élites occidentales lanzan una predicción o una profecía a través de alguno de sus operadores, lo que realmente hacen...

Contenidos

Por Alfredo Jalife Rahme Diez años antes de la caída del muro de Berlín, el centro de propaganda de Hollywood, muchos de cuyos guiones...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon