Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

5G

Cómo EEUU usa el COVID-19 para impulsar un régimen de vigilancia masiva con inteligencia artificial

Cómo EEUU usa el COVID-19 para impulsar un régimen de vigilancia masiva con inteligencia artificial que llegó.. ¿para quedarse?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Cómo EEUU usa el COVID-19 como catalizador para impulsar régimen de vigilancia masiva impulsado por la inteligencia artificial. El año pasado, una comisión gubernamental pidió a EE.UU. que adoptara un sistema de vigilancia masiva impulsado por la Inteligencia Artificial mucho más allá del utilizado en cualquier otro país. Hoy, muchos de los “obstáculos” que impedían su implementación en ese momento, se están eliminando con el pretexto de combatir el coronavirus. Como advierte Whitney Webb en el siguiente artículo, es sorprendente cómo la crisis del coronavirus —más allá de que sea o no premanufacturada— aparentemente ha cumplido toda la lista de deseos de la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI) y ha eliminado muchos de los obstáculos para la adopción masiva de tecnologías de IA en los Estados Unidos. Al igual que las grandes crisis del pasado, el estado de seguridad nacional parece estar utilizando el caos y el miedo para promover e implementar iniciativas que normalmente serían rechazadas por los estadounidenses y, si la historia es un indicador, estos nuevos cambios permanecerán mucho después de que la crisis del coronavirus se desvanezca del ciclo de noticias. Y es esencial que estas llamadas “soluciones” sean reconocidas por lo que son y que tengamos en cuenta que el tipo de mundo terminarán creando se trata de una tecnocracia autoritaria.

 

por Whitney Webb

El año pasado, un organismo del gobierno de los Estados Unidos dedicado a examinar cómo la inteligencia artificial puede “abordar las necesidades de seguridad y defensa nacional de los Estados Unidos” discutió en detalle los cambios “estructurales” a los que la economía estadounidense y la sociedad deben someterse para garantizar una ventaja tecnológica sobre China, según un documento reciente adquirido a través de una solicitud de FOIA. Este documento sugiere que los EE.UU. siguen el ejemplo de China e incluso los superan en muchos aspectos relacionados con las tecnologías impulsadas por la inteligencia artificial, en particular el uso de la vigilancia masiva. Esta perspectiva claramente choca con la retórica pública de destacados funcionarios y políticos del gobierno de EE.UU. con respecto a China, quienes han calificado las inversiones en tecnología del gobierno chino y la exportación de sus sistemas de vigilancia y otras tecnologías como una “amenaza” importante para la “forma de vida” de los estadounidenses.

Además, muchos de los pasos para la implementación de dicho programa en los EE.UU., como se establece en este documento recientemente disponible, se están promoviendo e implementando actualmente como parte de la respuesta del gobierno a la crisis actual del coronavirus (COVID-19). Esto probablemente se deba al hecho de que muchos miembros de este mismo organismo tienen una superposición considerable con las fuerzas de trabajo y los asesores que actualmente guían los planes del gobierno para “reabrir la economía” y los esfuerzos por utilizar la tecnología para responder a la crisis actual.

El documento FOIA, obtenido por el Electronic Privacy Information Center (EPIC), fue producido por una organización gubernamental estadounidense poco conocida llamada Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI). Fue creado por  la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) de 2018 y su propósito oficial es “considerar los métodos y medios necesarios para avanzar en el desarrollo de la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático y las tecnologías asociadas para abordar integralmente la seguridad nacional y necesidades de defensa de los Estados Unidos”.

El NSCAI es una parte clave de la respuesta del gobierno a lo que a menudo se conoce como la próxima “cuarta revolución industrial”, que se ha descrito como “una revolución caracterizada por el desarrollo tecnológico discontinuo en áreas como la inteligencia artificial (IA), big data, redes de telecomunicaciones de quinta generación (5G), nanotecnología y biotecnología, robótica, Internet de las cosas (IoT) y computación cuántica”.

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

Sin embargo, su objetivo principal es garantizar que “Estados Unidos … mantenga una ventaja tecnológica en inteligencia artificial, aprendizaje automático y otras tecnologías asociadas relacionadas con la seguridad y defensa nacional”. El vicepresidente de NSCAI, Robert Work, ex subsecretario de Defensa y miembro principal del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS), describió el propósito de la comisión como determinar “cómo el aparato de seguridad nacional de EE.UU. debe abordar la inteligencia artificial, incluyendo un enfoque en cómo el gobierno puede trabajar con la industria para competir con el concepto de ‘fusión civil-militar’ de China”.

El documento de NSCAI recientemente publicado es parte de una presentación de mayo de 2019 titulada “Visión general del paisaje tecnológico chino”. A lo largo de la presentación, el NSCAI promueve la revisión de la economía y el estilo de vida de los EE.UU. según sea necesario para permitir que los EE.UU. se aseguren de tener una ventaja tecnológica considerable sobre China, ya que el aparato de seguridad nacional de EE.UU. considera que perder esta ventaja se es un problema importante de “seguridad nacional”. Esta preocupación por mantener una ventaja tecnológica se puede ver en varios otros documentos militares de EE.UU. e informes de think tanks, varios de los cuales han advertido que la ventaja tecnológica de los EE.UU. se erosionacon rapidez.

El gobierno de EE. UU. y los medios de comunicación del establishment a menudo culpan al presunto espionaje chino o las alianzas más explícitas del gobierno chino con empresas privadas de tecnología en apoyo de su afirmación de que EE.UU. está perdiendo esta ventaja sobre China. Por ejemplo, Chris Darby, el actual CEO de In-Q-Tel de la CIA, que también está en el NSCAI, dijo a CBS News el año pasado que China es el principal competidor de los Estados Unidos en términos de tecnología y que las leyes de privacidad de los EE.UU. están afectando la capacidad de Estados Unidos para contrarrestar a China a este respecto, afirmando que:

“La información es el nuevo petróleo. Y China está llena de datos. Y no tienen las mismas restricciones que nosotros para recolectarlo y usarlo, debido a la diferencia de privacidad entre nuestros países. Esta noción de que tienen el conjunto de datos etiquetado más grande del mundo será una gran fortaleza para ellos”.

En otro ejemplo, Michael Dempsey, ex Director interino de Inteligencia Nacional y actualmente becario financiado por el gobierno en el Consejo de Relaciones Exteriores, argumentó en The Hill que:

“Sin embargo, está bastante claro que China está decidida a borrar nuestra ventaja tecnológica y está comprometiendo cientos de miles de millones de dólares en este esfuerzo. En particular, China está decidida a ser un líder mundial en áreas tales como inteligencia artificial, informática de alto rendimiento y biología sintética. Estas son las industrias que darán forma a la vida en el planeta y el equilibrio de poder militar durante las próximas décadas”.

De hecho, el aparato de seguridad nacional de los Estados Unidos está tan preocupado por perder una ventaja tecnológica sobre China que el Pentágono decidió recientemente unir fuerzas directamente con la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos para “enfrentar los avances chinos en inteligencia artificial”. Esta unión resultó en la creación del Centro Conjunto de Inteligencia Artificial (JAIC), que une “los esfuerzos de los militares con los de la Comunidad de Inteligencia, lo que les permite combinar esfuerzos en un impulso vertiginoso para hacer avanzar las iniciativas de inteligencia artificial del gobierno”. También se coordina con otras agencias gubernamentales, industria, académicos y aliados de EE.UU. Robert Work, quien posteriormente se convirtió en el vicepresidente de NSCAI, dijo en ese momento que la creación de JAIC fue un “primer paso bienvenido en respuesta a los planes chinos y, en menor medida, rusos, para dominar estas tecnologías”.

El presidente de NSCAI, Eric Schmidt, ex jefe de Alphabet, también expresó preocupaciones similares sobre la “ventaja” de la ventaja tecnológica para China. Alphabet es la empresa matriz de Google que expresó en febrero en el New York Times que Silicon Valley podría perder “la guerra tecnológica” contra China si el gobierno de los Estados Unidos no toma medidas. Por lo tanto, los tres grupos principales representados dentro del NSCAI —la comunidad de inteligencia, el Pentágono y Silicon Valley— ven los avances de China en IA como una gran amenaza a la seguridad nacional (y en el caso de Silicon Valley, como amenaza a sus ganancias y cuotas de mercado) que debe abordarse rápidamente.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Apuntando a la «ventaja de adopción» de China

En la presentación “Visión general del paisaje tecnológico chino”, de mayo de 2019, el NSCAI discute que, si bien EE.UU. todavía lidera la etapa de “creación” de IA y tecnologías relacionadas, va a la zaga de China en la etapa de “adopción” debido a “factores estructurales”. Dice que la “creación”, seguida de la “adopción” y la “iteración” son las tres fases del “ciclo de vida de la nueva tecnología! y afirma que no dominar en la etapa de “adopción” permitirá a China “saltar” a los Estados Unidos y dominar la IA en el futuro previsible.

La presentación también argumenta que, para “saltar” a los competidores en los mercados emergentes, lo que se necesita no es “brillantez individual” sino “condiciones estructurales específicas que existen dentro de ciertos mercados”. Cita varios estudios de casos en los que se considera que China está “superando” a los Estados Unidos debido a las grandes diferencias en estos “factores estructurales”. Por lo tanto, la insinuación del documento (aunque no se menciona directamente) es que los EE.UU. deben alterar los “factores estructurales” que actualmente son responsables de su retraso con respecto a China en la fase de “adopción” de las tecnologías impulsadas por la IA.

vigilancia masiva

Los principales “factores estructurales” problemáticos destacados en esta presentación son los llamados “sistemas heredados” que son comunes en los Estados Unidos pero mucho menos en China. El documento de NSCAI establece que los ejemplos de “sistemas heredados” incluyen un sistema financiero que todavía utiliza pagos en efectivo y con tarjeta, la propiedad individual del automóvil e incluso recibir atención médica de un médico humano. Establece que, si bien estos “sistemas heredados” en los EE.UU. son “suficientemente buenos”, muchos sistemas “suficientemente buenos obstaculizan la adopción de cosas nuevas”, específicamente los sistemas impulsados por IA.

Otro factor estructural considerado por el NSCAI como un obstáculo para la capacidad de los Estados Unidos de mantener una ventaja tecnológica sobre China es la “escala del mercado de consumo”, argumentando que “densidad urbana extrema = adopción de servicios a pedido”. En otras palabras, la urbanización extrema da como resultado que más personas utilicen servicios “a pedido” en línea o basados en dispositivos móviles, que van desde viajes compartidos hasta compras en línea. También cita el uso de la vigilancia masiva en la “gran base de población” de China como ejemplo de cómo la ventaja de “escala de mercado de consumo” de China permite que “China avance” en los campos de tecnologías relacionadas, como el reconocimiento facial.

vigilancia masiva

Además de las presuntas deficiencias de los “sistemas heredados” de los EE.UU. y la falta de “densidad urbana extrema”, el NSCAI también pide más “apoyo y participación explícita del gobierno” como un medio para acelerar la adopción de estos sistemas en los EE.UU. Esto incluye que el gobierno preste sus reservas de datos sobre civiles para entrenar inteligencia artificial, citando específicamente bases de datos de reconocimiento facial y ordenando que las ciudades sean “rediseñadas de nuevo alrededor de VAs [vehículos autónomos]” (AVs en inglés), entre otros. Otros ejemplos dados incluyen el gobierno que invierta grandes cantidades de dinero en nuevas empresas de inteligencia artificial y agregue a los gigantes tecnológicos a un grupo de trabajo nacional y público de inteligencia artificial centrado en la implementación de ciudades inteligentes (entre otras cosas).

Con respecto a esto último, el documento dice que “este nivel de cooperación público-privado” en China es “aceptado externamente” por las partes involucradas, y esto “sirve como un marcado contraste con la controversia en torno a la venta de Silicon Valley al gobierno de los Estados Unidos”. Los ejemplos de tal controversia, desde la perspectiva del NSCAI, probablemente incluyen a los empleados de Google que solicitan terminar  el “Proyecto Maven” de Google-Pentágono, que utiliza el software de inteligencia artificial de Google para analizar imágenes capturadas por drones. Google finalmente decidió no renovar su contrato de Maven como resultado de la controversia, a pesar de que los altos ejecutivos de Google vieron el proyecto como una “oportunidad de oro” para colaborar más estrechamente con las comunidades militares y de inteligencia.

El documento también define otro aspecto del apoyo gubernamental como la “eliminación de barreras regulatorias”. Este término se usa en el documento específicamente con respecto a las leyes de privacidad de los EE.UU., a pesar de que el estado de seguridad nacional de los EE.UU. ha violado estas leyes durante mucho tiempo con total impunidad. Sin embargo, el documento parece sugerir que las leyes de privacidad en los EE.UU. deberían modificarse para que lo que el gobierno de los EE. UU. ha hecho “en secreto” con los datos de ciudadanos privados se pueda hacer de manera más abierta y más extensa. El documento NSCAI también discute la eliminación de las “barreras regulatorias” para acelerar la adopción de automóviles autónomos, a pesar de que la tecnología de conducción autónoma ha resultado en varios accidentes automovilísticos mortales y horribles  y presenta otros problemas de seguridad.

vigilancia masiva

También se discute cómo la “ventaja de adopción” de China “le permitirá superar a Estados Unidos” en varios campos nuevos, incluido el “diagnóstico médico de IA” y las “ciudades inteligentes”. Luego afirma que “el futuro se decidirá en la intersección de la empresa privada y los líderes políticos entre China y los EE. UU.” Si esta coordinación sobre el mercado global de IA no se produce, el documento advierte que “nosotros [los EE.UU.] corremos el riesgo de quedarnos fuera de las discusiones donde las normas sobre IA sean establecidas para el resto de nuestras vidas”.

La presentación también se centra considerablemente en cómo “el campo de batalla principal [en tecnología] no son los mercados nacionales chinos y estadounidenses”, sino a lo que se refiere como los mercados NBU (próximos mil millones de usuarios), donde afirma que “los jugadores chinos desafiarán agresivamente Silicon Valley”. Para desafiarlos con más éxito, la presentación sostiene que, “al igual que [vemos] el mercado de los adolescentes como un presagio de nuevas tendencias, debemos mirar a China”.

El documento también expresa su preocupación por la exportación de IA de China de manera más extensa e intensiva que los Estados Unidos, y dice que China “ya está cruzando fronteras” al ayudar a construir bases de datos faciales en Zimbabwe y vender sistemas de reconocimiento de imágenes y ciudades inteligentes a Malasia. Si se le permite convertirse en “el líder inequívoco en IA”, dice, “China podría terminar escribiendo gran parte del reglamento de normas internacionales sobre el despliegue de IA”, lo que “ampliaría la esfera de influencia de China entre una comunidad internacional que cada vez más considera el autoritarismo pragmático de China y Singapur como una alternativa a la democracia liberal occidental”.

 

¿Qué reemplazará a los ‘sistemas heredados’ de Estados Unidos?

Dado que el documento deja bastante claro que los “sistemas heredados” en los Estados Unidos están impidiendo su capacidad para evitar que China se “adelante” en IA y luego domine el futuro previsible, también es importante examinar lo que el documento sugiere que debería reemplazar a estos “sistemas heredados” en los Estados Unidos.

Como ya se dijo, un “sistema heredado” citado al principio de la presentación es el efectivo y las tarjetas de crédito / débito, principales medios de pago para la mayoría de los estadounidenses. La presentación afirma, en contraste con estos “sistemas heredados”, que el mejor y más avanzado sistema se está moviendo completamente a las billeteras digitales basadas en teléfonos inteligentes.

Señala específicamente que el principal proveedor de billetera móvil en India, PayTM, es propiedad mayoritaria de compañías chinas. Cita un artículo que establece que “se produjo una gran ruptura [en 2016] cuando India canceló el 86% de la moneda en circulación en un esfuerzo por reducir la corrupción y atraer a más personas a la red impositiva al obligarlos a usar menos efectivo”. En ese momento, algunos calificaron de “teoría de la conspiración” que la “reforma monetaria” de la India en 2016 se usaría como un trampolín hacia una sociedad sin efectivo. Sin embargo, el año pasado, un comité convocado por el banco central de la India (y dirigido por un oligarca tecnológico indio que también creó la enorme base de datos biométrica civil de la India) dio como resultado el programa “India sin efectivo” del gobierno indio.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Con respecto a la “reforma monetaria” de la India en 2016, el documento del NSCAI afirma que “esto sería insondable en Occidente”. Y como era de esperar, cuando el 86% del efectivo se canceló y nadie tenía una tarjeta de crédito, las billeteras móviles en la India explotaron, sentando las bases para un ecosistema de pagos mucho más avanzado en la India que los Estados Unidos. Sin embargo, se ha vuelto cada vez menos insondable a la luz de la actual crisis de coronavirus, que ha visto esfuerzos para reducir la cantidad de efectivo utilizada porque los billetes de papel pueden portar el virus, así como los esfuerzos para introducir un “dólar digital” respaldado por la Reserva Federal.

Además, el documento NSCAI de mayo pasado pide el fin de las compras en persona y promueve la transición hacia las compras en línea. Sostiene que “las empresas estadounidenses tienen mucho que ganar al adoptar ideas de las empresas chinas” al cambiar a opciones exclusivas de compra de comercio electrónico. Establece que solo comprar en línea proporciona una “gran experiencia” y también agrega que “cuando comprar en línea es literalmente la única forma de obtener lo que desea, los consumidores se conectan en línea”.

vigilancia masiva

Otro “sistema heredado” que el NSCAI busca revisar es la propiedad del automóvil, ya que promueve los vehículos autónomos y afirma además que “propiedad de la flota > propiedad individual”. Señala específicamente la necesidad de “una red centralizada de viajes compartidos”, que dice “es necesaria para coordinar los automóviles para lograr tasas de utilización cercanas al 100%”. Sin embargo, advierte contra las redes de viajes compartidos que “necesitan un operador humano emparejado con cada vehículo” y también afirma que “la propiedad de la flota tiene más sentido” que la propiedad individual del automóvil. También hace un llamado específico para que estas flotas no solo estén compuestas por autos sin conductor, sino también por autos eléctricos y cita informes de que China “tiene como objetivo crear los vehículos eléctricos más agresivos del mundo … y busca el liderazgo en una industria emergente”.

El documento declara que China lidera hoy en el uso compartido de viajes, a pesar de que el viaje compartido fue pionero por primera vez en los EE.UU. Afirma una vez más que el “sistema heredado” estadounidense de propiedad individual de automóviles y la falta de “densidad urbana extrema” son responsables del dominio de China en esta área. También predice que China “logrará la adopción masiva autónoma [de vehículos] antes que los EE.UU.”, en gran parte porque “la falta de propiedad masiva de automóviles [en China] conduce a una mayor receptividad del consumidor a los AV [vehículos autónomos]”. Luego señala que “la adopción masiva anterior conduce a un ciclo virtuoso que permite que la tecnología de conducción autónoma central de China se acelere más allá de [sus] contrapartes occidentales”.

Además de su visión para un futuro sistema financiero y un futuro sistema de transporte autónomo, el NSCAI tiene una visión distópica similar para la vigilancia. El documento llama a la vigilancia masiva “uno de los primeros y mejores clientes para la IA” y “una aplicación asesina para el aprendizaje profundo”. También establece que “tener calles alfombradas con cámaras es una buena infraestructura”.

vigilancia masiva

Luego analiza cómo “una generación entera de unicornios de IA” está “recolectando la mayor parte de sus ingresos iniciales de los contratos de seguridad del gobierno” y elogia el uso de IA para facilitar las actividades policiales. Por ejemplo, elogia los informes de que “la policía está haciendo condenas basadas en llamadas telefónicas monitoreadas con la tecnología de reconocimiento de voz de iFlyTek” y que “los departamentos de policía están utilizando tecnología de reconocimiento facial [AI] para ayudar en todo, desde la captura de infractores de la ley de tránsito hasta la resolución de casos de asesinato”.

En lo que respecta específicamente a la tecnología de reconocimiento facial, el documento de NSCAI afirma que China se ha “adelantado” a los Estados Unidos en reconocimiento facial, a pesar de que “los avances en el uso del aprendizaje automático para el reconocimiento de imágenes ocurrieron inicialmente en los Estados Unidos”. Afirma que la ventaja de China en este caso se debe a que tienen vigilancia masiva implementada por el gobierno (“eliminación de barreras regulatorias”), enormes reservas de datos proporcionadas por el gobierno (“apoyo explícito del gobierno”) combinadas con bases de datos del sector privado en una enorme base de población (“Escala del mercado de consumo”). Como consecuencia de esto, el NSCAI argumenta que China también está lista para adelantar a los EE.UU. tanto en reconocimiento de imágenes / faciales como en biometría.

El documento también señala otra diferencia evidente entre los EE.UU. y su rival, afirmando que: “En la prensa y la política de Estados Unidos y Europa, la IA está pintada como algo que se debe temer porque está erosionando la privacidad y robando empleos. Por el contrario, China lo ve como una herramienta para resolver los principales desafíos macroeconómicos con el fin de mantener su milagro económico, y una oportunidad para llevar el liderazgo tecnológico en el escenario global”.

El documento de NSCAI también toca el área de la atención médica y pide la implementación de un sistema que parece convertirse en realidad gracias a la actual crisis de coronavirus. Al discutir el uso de la IA en la atención médica (casi un año antes de que comenzara la crisis actual), afirma que “China podría liderar el mundo en este sector” y “esto podría llevarlos a exportar su tecnología y establecer normas internacionales”. Una razón para esto es también que China tiene “muy pocos médicos para la población” y llama a tener suficientes médicos para visitas en persona como un “sistema heredado”. También citó medidas regulatorias de los EE.UU. como el “cumplimiento de HIPPA y la aprobación de la FDA” como obstáculos que no limitan a las autoridades chinas.

Más preocupante, argumenta que “el impacto potencial de los datos proporcionados por el gobierno es aún más significativo en biología y salud”, y dice que es probable que “el gobierno chino [requerirá] que cada ciudadano tenga su ADN secuenciado y almacenado en bases de datos del gobierno, algo casi imposible de imaginar en lugares tan conscientes de la privacidad como Estados Unidos y Europa”. Continúa diciendo que “el aparato chino está bien equipado para aprovechar” y llama a estas bases de datos de ADN civiles un “siguiente paso lógico”.

biotecnología

 

 

¿Quiénes son los NSCAI?

Dados los cambios radicales para EE.UU. que la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI) promovió en esta presentación en mayo pasado, es importante examinar quién integra la comisión y considerar su influencia sobre la política de los EE.UU. en estos asuntos, particularmente durante la crisis actual.

Como se mencionó anteriormente, el presidente de NSCAI es Eric Schmidt, el ex jefe de Alphabet (la compañía matriz de Google) que también ha invertido mucho en compañías tecnológicas vinculadas a la inteligencia israelí, incluido el controvertido equipo de incubación de la “incubadora” Team8. Además, el vicepresidente del comité es Robert Work, un ex alto funcionario del Pentágono que actualmente trabaja con el grupo de expertos CNAS, que está dirigido por el antiguo asesor de política exterior de John McCain y el ex asesor de seguridad nacional de Joe Biden.

Otros miembros del NSCAI son:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

• Safra Catz, CEO de Oracle, con estrechos vínculos  con el principal donante de Trump, Sheldon Adelson.

• Steve Chien, supervisor del Grupo de Inteligencia Artificial en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Caltech.

• Mignon Clyburn, miembro de la Open Society Foundation y ex comisionado de la FCC.

• Chris Darby, CEO de In-Q-Tel (brazo de capital de riesgo de la CIA).

• Ken Ford, CEO del Instituto de Florida para la Cognición Humana y Máquina.

• Jose-Marie Griffiths, presidente de la Universidad Estatal de Dakota y ex miembro de la Junta Nacional de Ciencias.

• Eric Horvitz, director de Microsoft Research Labs.

• Andy Jassy, CEO de Amazon Web Services (contratista de la CIA).

• Gilman Louie, socio de Alsop Louie Partners y ex CEO de In-Q-Tel.

• William Mark, director de SRI International y ex director de Lockheed Martin.

• Jason Matheny, director del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente, ex Subdirector de Inteligencia Nacional y ex director de IARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Inteligencia).

• Katharina McFarland, consultora en Cypress International y ex subsecretaria de Defensa para la Adquisición.

• Andrew Moore, jefe de Google Cloud AI.

Como se puede ver en la lista anterior, existe una considerable superposición entre el NSCAI y las compañías que actualmente asesoran a la Casa Blanca sobre la “reapertura” de la economía  (Microsoft, Amazon, Google, Lockheed Martin, Oracle). Y un miembro de NSCAI, Safra Katz de Oracle, está en el grupo de trabajo de “reactivación económica” de la Casa Blanca. Además, también existe una superposición entre el NSCAI y las compañías que están íntimamente involucradas en la implementación del “sistema de vigilancia de coronavirus” de “rastreo de contactos”, un sistema de vigilancia masiva promovido por el grupo de trabajo de coronavirus del sector privado liderado por Jared Kushner. Ese sistema de vigilancia está destinado a ser construido por compañías con vínculos profundos con Google y el estado de seguridad nacional de EE.UU., y tanto Google como Apple, que crean los sistemas operativos para la gran mayoría de los teléfonos inteligentes utilizados en los Estados Unidos, han dicho que ahora construirán ese sistema de vigilancia directamente en sus sistemas operativos de teléfonos inteligentes.

También es notable el hecho de que In-Q-Tel y la comunidad de inteligencia de EE.UU. tienen una representación considerable en el NSCAI y también cuentan con estrechos vínculos con Google, Palantir y otros gigantes de Silicon Valley, que fueron los primeros inversores en esas compañías. Tanto Google como Palantir, así como Amazon (también en el NSCAI) son contratistas importantes para las agencias de inteligencia de EE.UU. La participación de In-Q-Tel en el NSCAI también es importante porque han promovido en gran medida la vigilancia masiva de dispositivos electrónicos de consumo para su uso en pandemias durante los últimos años. Gran parte de ese impulso provino de  la actual Vicepresidenta Ejecutiva de In-Q-Tel, Tara O’Toole, quien anteriormente fue directora del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud y también fue coautora de varias simulaciones controvertidas de bioguerra / pandemia, como Dark Winter.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Además, desde al menos enero, la comunidad de inteligencia de los EE.UU. y el Pentágono han estado a la vanguardia del desarrollo de los planes de respuesta del “11 de septiembre” aún clasificados por el gobierno de los EE.UU. para la crisis del coronavirus, junto con el Consejo de Seguridad Nacional. Pocas organizaciones noticiosas han señalado que estos planes de respuesta clasificados, que se activarán si Estados Unidos llega a cierto número de casos de coronavirus, han sido creados en gran medida por elementos del estado de seguridad nacional (es decir, el NSC, el Pentágono y la inteligencia), a diferencia de las agencias civiles o las centradas en cuestiones de salud pública.

Además, se ha informado que la comunidad de inteligencia de EE.UU., así como la inteligencia militar de EE.UU., sabían al menos desde enero (aunque informes recientes han dicho que desde noviembre pasado) que la crisis del coronavirus alcanzaría “proporciones pandémicas” en marzo. No se advirtió al público estadounidense, pero aparentemente se informó a los miembros de élite de las clases empresariales y políticas, dado el número récord de renuncias de CEOs en enero y varias acusaciones de información privilegiada de alto perfil que precedieron a la crisis actual en cuestión de semanas.

Quizás aún más desconcertante es el hecho adicional de que el gobierno de los EE.UU. no solo participó en la misteriosa premonición de la simulación pandémica en octubre pasado conocida como Evento 201, sino que también lideró una serie de simulaciones de respuesta pandémica el año pasado. Crimson Contagion fue una serie de cuatro simulaciones que involucraron a 19 agencias federales de EE.UU., Incluyendo inteligencia y militares, así como a 12 estados diferentes y una serie de empresas del sector privado que simularon un devastador brote de influenza pandémica que se originó en China. Fue dirigido por el actual subsecretario de preparación y respuesta del HHS, Robert Kadlec, ex cabildero de los contratistas militares y de inteligencia y asesor de “bioterrorismo” de seguridad nacional de la era Bush.

robert kadlec

Robert Kadlec habla sobre el coronavirus ante una audiencia en el Senado, el 3 de marzo de 2020, en en Capitol Hill, Washington. Andrew Harnik | AP.

Además, tanto Kadlec como el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, que estuvo íntimamente involucrado en el Evento 201, tienen vínculos directos con el controvertido ejercicio de bioguerra de junio de 2001 “Dark Winter”, que predijo los ataques de ántrax de 2001 que ocurrieron solo unos meses después de forma inquietante. Aunque se hicieron esfuerzos por parte de los medios y el gobierno para culpar a los ataques de ántrax a una fuente extranjera, más tarde se descubrió que el ántrax se originó en un laboratorio de armas biológicas de EE.UU. y la investigación del FBI sobre el caso ha sido ampliamente considerada como un encubrimiento, incluso por el investigador líder del FBI sobre ese caso.

En 2019 hubo un simulacro de pandemia global de coronavirus, ¿por qué Occidente no se preparó?

Dado lo anterior, vale la pena preguntar si aquellos que comparten la visión del NSCAI vieron la pandemia de coronavirus desde el principio como una oportunidad para hacer los “cambios estructurales” que habían considerado esenciales para contrarrestar el liderazgo de China en la adopción masiva de tecnologías impulsadas por la IA, especialmente teniendo en cuenta que muchos de los cambios en el documento de mayo de 2019 se están produciendo rápidamente bajo el pretexto de combatir la crisis del coronavirus.

 

La visión NSCAI toma forma

Aunque el documento NSCAI de mayo de 2019 fue escrito hace casi un año, la crisis del coronavirus ha provocado la implementación de muchos de los cambios y la eliminación de muchos de los obstáculos “estructurales” que, según la comisión, debían modificarse drásticamente para garantizar una ventaja tecnológica sobre China en el campo de la IA. La mencionada retirada del efectivo, que se lleva a cabo no solo en los EE.UU. sino a nivel internacional, es solo un ejemplo de muchos.

Por ejemplo, a principios de esta semana, CNN informó que las tiendas de comestibles ahora están considerando prohibir las compras en persona y que el Departamento de Trabajo de los EE.UU. ha recomendado que los minoristas en todo el país comiencen a usar una ventanilla para autos u ofrecer recogida en la acera para proteger a los trabajadores por exposición al coronavirus. Además, la semana pasada, el estado de Florida aprobó un plan de compra en línea para familias de bajos ingresos que utilizan el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP). Otros informes han argumentado que el distanciamiento social dentro de las tiendas de comestibles es ineficaz y pone en peligro la vida de las personas. Como se mencionó anteriormente, el documento NSCAI de mayo de 2019 argumenta que alejarse de las compras en persona es necesario para mitigar la “ventaja de adopción” de China y también argumentó que “cuando comprar en línea es literalmente la única forma de obtener lo que se desea, los consumidores se conectan en línea”.

Los informes también han argumentado que estos cambios en las compras durarán mucho más allá del coronavirus, como un artículo de Business Insider  titulado “La pandemia de coronavirus está empujando a más personas en línea y cambiará para siempre la forma en que los estadounidenses compran comestibles, dicen los expertos”. Los citados en el artículo argumentan que este cambio de las compras en persona será “permanente” y también afirma que “más personas están probando estos servicios por lo que este catalizador brinda a los usuarios en línea una mayor oportunidad de adquirir y mantener un nueva base de clientes”. Un artículo similar en Yahoo! News argumenta que, gracias a la crisis actual, “nuestra dependencia de las compras en línea solo aumentará porque nadie quiere contraer un virus en una tienda”.

Además, el impulso hacia el uso masivo de autos sin conductor también ha recibido un impulso gracias al coronavirus, con autos sin conductor que ahora realizan entregas a pedido en California. Desde entonces, dos compañías, una de propiedad china y otra respaldada por SoftBank de Japón, han sido aprobadas para que sus autos autónomos se usen en las carreteras de California, y esa aprobación se aceleró debido a la crisis del coronavirus. El CPO de Nuro Inc., la compañía respaldada por SoftBank, fue citado en Bloomberg diciendo que “la pandemia de Covid-19 ha acelerado la necesidad pública de servicios de entrega sin contacto. Nuestra flota R2 está diseñada a medida para cambiar la naturaleza misma de la conducción y el movimiento de mercancías al permitir que las personas permanezcan seguras en sus hogares mientras les llevan sus comestibles, medicinas y paquetes”. En particular, el documento de NSCAI de mayo de 2019 hace referencia a la red interconectada de compañías respaldadas por SoftBank, particularmente aquellas respaldadas por su “Fondo de Visión”, financiado en gran parte por Arabia Saudita, como formando “el tejido conectivo para una federación global de compañías tecnológicas” que dominará laInteligencia Artificial.

California no es el único estado que comienza a usar autos sin conductor, ya que la Clínica Mayo de Florida ahora también los está usando. “El uso de la inteligencia artificial nos permite proteger al personal de la exposición a este virus contagioso mediante el uso de tecnología de vehículos autónomos de vanguardia y libera tiempo del personal que puede dedicarse al tratamiento directo y la atención de los pacientes”, Kent Thielen, MD, CEO de Mayo Clinic en Florida declaró en un reciente comunicado de prensa citado por Mic.

Al igual que los cambios en las compras en persona en la era del coronavirus, otros informes afirman que los vehículos autónomos llegaron para quedarse. Un informe publicado por Mashable bajo el título “Se requirió un brote de coronavirus para que los autos autónomos se volvieran más atractivos”, comienza diciendo que “de repente, un futuro lleno de autos autónomos no es solo un sueño de ciencia ficción. Lo que solía considerarse una tecnología aterradora e incierta para muchos estadounidenses se parece más a una herramienta efectiva para protegernos de una enfermedad infecciosa de rápida propagación”. Además, argumenta que esto no es un “cambio fugaz” en los hábitos de conducción, y Anuja Sonalker ( CEO de Steer Tech citado en el artículo), afirma que “ha habido un calentamiento distintivo a la tecnología sin contacto y sin humanos. Los humanos son biopeligrosos, las máquinas no lo son”.

Otro foco de la presentación de NSCAI, la medicina de IA, también ha visto su estrella en las últimas semanas. Por ejemplo, varios informes han promocionado cómo las plataformas de descubrimiento de fármacos impulsadas por la IA han podido identificar posibles tratamientos para el coronavirus. Microsoft, cuyo director de laboratorio de investigación está en el NSCAI, recientemente invirtió $20 millones en su programa de “IA para la salud” para acelerar el uso de la IA en el análisis de datos de coronavirus. Además, la “telemedicina», una forma de atención médica remota, también se ha  generalizado debido a la crisis del coronavirus.

Varias otras tecnologías impulsadas por la IA se han adoptado de manera similar gracias al coronavirus, incluido el uso de vigilancia masiva  para el “rastreo de contactos”, así como la tecnología de reconocimiento facial y biométrica.

Un  informe reciente del Wall Street Journal declaró que el gobierno está considerando seriamente tanto el rastreo de contactos a través de los datos de geolocalización del teléfono como la tecnología de reconocimiento facial para rastrear a quienes podrían tener coronavirus. Además, las empresas privadas, como las tiendas de comestibles y los restaurantes, están utilizando sensores  y reconocimiento facial para ver cuántas personas y qué personas están entrando en sus tiendas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En cuanto a la biometría, los investigadores universitarios ahora están trabajando para determinar si “los teléfonos inteligentes y los dispositivos biométricos ya contienen los datos que necesitamos saber si nos hemos infectado con el nuevo coronavirus”. Esos esfuerzos buscan detectar temprano las infecciones por coronavirus mediante el análisis de “horarios de sueño, niveles de oxígeno, niveles de actividad y frecuencia cardíaca” basados en aplicaciones de teléfonos inteligentes como FitBit y relojes inteligentes. En países fuera de los EE.UU., las identificaciones biométricas se promocionan como una forma de rastrear a aquellos que tienen y carecen de inmunidad al coronavirus.

Además, un informe en The Edge argumentó que la crisis actual está cambiando los tipos de biometría que deben usarse, afirmando que es necesario un cambio hacia el escaneo térmico y el reconocimiento facial:

“En esta coyuntura crítica de la crisis, cualquier solución integrada de reconocimiento facial y escaneo térmico debe implementarse de manera fácil, rápida y rentable. Los trabajadores que regresan a las oficinas o fábricas no deben tener que apresurarse para aprender un nuevo proceso o buscar formularios de declaración. Deben sentirse seguros y saludables para que puedan trabajar productivamente. Solo tienen que mirar a la cámara y sonreír. Las cámaras y los escáneres térmicos, respaldados por una solución basada en la nube y los protocolos de software apropiados, harán el resto”.

También se beneficia de la crisis del coronavirus el concepto de “ciudades inteligentes”, y Forbes escribió recientemente que “las ciudades inteligentes pueden ayudarnos a combatir la pandemia de coronavirus”. Ese artículo establece que “los gobiernos y las autoridades locales están utilizando tecnología de ciudad inteligente, sensores y datos para rastrear los contactos de las personas infectadas con el coronavirus. Al mismo tiempo, las ciudades inteligentes también están ayudando en los esfuerzos para determinar si se siguen las reglas de distanciamiento social”.

El artículo de Forbes también contiene el siguiente pasaje:

“El uso de masas de sensores conectados deja en claro que la pandemia de coronavirus se está utilizando, intencionalmente o no, como un banco de pruebas para nuevas tecnologías de vigilancia que pueden amenazar la privacidad y las libertades civiles. Entonces, además de ser una crisis de salud global, el coronavirus se ha convertido efectivamente en un experimento sobre cómo monitorear y controlar a las personas a escala”.

Otro informe en The Guardian afirma que “si una de las conclusiones del gobierno sobre el coronavirus es que las ‘ciudades inteligentes’, incluidas Songdo o Shenzhen, son ciudades más seguras desde una perspectiva de salud pública, entonces podemos esperar mayores esfuerzos para capturar y registrar digitalmente nuestro comportamiento en zonas urbanas áreas, y debates más feroces sobre el poder de tales manos de vigilancia a corporaciones y estados”. También ha habido informes que afirman que las ciudades típicas “lamentablemente no están preparadas” para enfrentar pandemias en comparación con las “ciudades inteligentes”.

Sin embargo, más allá de muchas de las preocupaciones específicas del NSCAI con respecto a la adopción masiva de IA que se resolvió convenientemente por la crisis actual, también ha habido un esfuerzo concertado para cambiar la percepción del público sobre la IA en general. Como se mencionó anteriormente, el NSCAI había señalado el año pasado que:

“En la prensa y la política de Estados Unidos y Europa, Al está pintado como algo que se debe temer que está erosionando la privacidad y robando empleos. Por el contrario, China lo ve como una herramienta para resolver los principales desafíos macroeconómicos con el fin de mantener su milagro económico, y una oportunidad para llevar el liderazgo tecnológico en el escenario global”.

Ahora, menos de un año después, la crisis del coronavirus ha ayudado a generar una gran cantidad de titulares en las últimas semanas que pintan la IA de manera muy diferente, incluyendo “Cómo la inteligencia artificial puede ayudar a combatir el coronavirus”, “Cómo la IA puede prevenir el próximo brote de coronavirus”, “AI se convierte en un aliado en la lucha contra COVID-19”, ”Coronavirus: AI avanza en la batalla contra COVID-19” y “Así es como AI puede ayudar a África a combatir el coronavirus”, entre muchos otros.

De hecho, es sorprendente cómo la crisis del coronavirus aparentemente ha cumplido toda la lista de deseos del NSCAI y ha eliminado muchos de los obstáculos para la adopción masiva de tecnologías de IA en los Estados Unidos. Al igual que las grandes crisis del pasado, el estado de seguridad nacional parece estar utilizando el caos y el miedo para promover e implementar iniciativas que normalmente serían rechazadas por los estadounidenses y, si la historia es un indicador, estos nuevos cambios permanecerán mucho después de que la crisis del coronavirus se desvanezca del ciclo de noticias. Es esencial que estas llamadas “soluciones” sean reconocidas por lo que son y que consideremos qué tipo de mundo terminarán creando: una tecnocracia autoritaria. Ignoramos el rápido avance de estas iniciativas promovidas por NSCAI y la eliminación gradual de los llamados “sistemas heredados” (y con ellos, muchas libertades muy apreciadas) bajo nuestro propio riesgo.

Whitney Webb  es una periodista colaboradora de MintPress News con sede en Chile. Ella ha contribuido a varios medios de comunicación independientes, incluyendo Global Research, EcoWatch, el Instituto Ron Paul y 21st Century Wire, entre otros. Ha realizado varias apariciones en radio y televisión y es la ganadora en 2019 del Premio Serena Shim por la integridad sin compromiso en el periodismo.

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

Fuente:

Whitney Webb / MPN — How the National Security State Is Using Coronavirus to Push AI-Driven Mass Surveillance.

Te puede interesar

Actores

En esta serie de dos entrevistas con la periodista Sarah Westall, Harley Schlanger ofrece un impecable panorama general de la situación que atraviesa nuestro...

Contenidos

Videoconferencia del Instituto Schiller, celebrada el sábado 27 de junio 2020: ¿Prosperará la humanidad, o perecerá? El futuro exige una cumbre de las cuatro...

Contenidos

Tras la batalla campal en el valle del Galwan en el Himalaya entre soldados de India y China, EEUU empuja a la India a...

Ciencia y Tecnología

  Actualmente, con más de un tercio de la población mundial todavía confinada a sus hogares para detener la propagación del coronavirus, las organizaciones...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Ley Glass-Steagal

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.