Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Xi de Arabia y el impulso del petroyuan

El anuncio de Xi de Arabia fue un prodigio de delicadeza: se empaquetó como la internacionalización del yuan. A partir de ahora, dijo Xi, China utilizará el yuan para el comercio de petróleo, a través de la Bolsa Nacional de Petróleo y Gas de Shanghai, e invitó a las monarquías del Golfo Pérsico a subirse al tren de la soberanía. Casi el 80% del comercio mundial de petróleo sigue cotizándose en dólares estadounidenses. China es el mayor importador de crudo del planeta desde hace cinco años: la mitad procede de la península arábiga y más de una cuarta parte de Arabia Saudí. El paso al petroyuan estará plagado de inmensos peligros. En cualquier escenario de juego geoeconómico serio, es un hecho que un petrodólar debilitado se traduce en el fin del almuerzo gratis imperial vigente durante más de cinco décadas.

 

Por Pepe Escobar

Xi Jinping ha hecho una oferta difícil de ignorar para la Península Arábiga: China será comprador garantizado de vuestro petróleo y gas, pero pagaremos en yuanes.

Sería muy tentador calificar al presidente chino Xi Jinping aterrizando en Riad hace una semana, recibido con pompa y circunstancia reales, como Xi de Arabia proclamando el amanecer de la era del petroyuan.

Pero es más complicado que eso. Por mucho que se aplique el cambio sísmico que implica el movimiento del petroyuan, la diplomacia china es demasiado sofisticada para entrar en una confrontación directa, especialmente con un Imperio herido y feroz. Así que aquí hay mucho más de lo que parece a simple vista.

El anuncio de Xi de Arabia fue un prodigio de delicadeza: se empaquetó como la internacionalización del yuan. A partir de ahora, dijo Xi, China utilizará el yuan para el comercio de petróleo, a través de la Bolsa Nacional de Petróleo y Gas de Shanghai, e invitó a las monarquías del Golfo Pérsico a subirse al carro. Casi el 80% del comercio mundial de petróleo sigue cotizándose en dólares estadounidenses.

Ostensiblemente, Xi de Arabia, y su nutrida delegación china de funcionarios y empresarios, se reunieron con los líderes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para promover un mayor comercio. Pekín prometió “importar petróleo crudo de manera constante y en grandes cantidades del CCG”. Y lo mismo puede decirse del gas natural.

China es el mayor importador de crudo del planeta desde hace cinco años: la mitad procede de la península arábiga y más de una cuarta parte de Arabia Saudí. Así que no es de extrañar que el preludio de la fastuosa bienvenida de Xi de Arabia en Riad fuera un artículo de opinión especial en el que se ampliaba el ámbito comercial y se elogiaba el aumento de las asociaciones estratégicas/comerciales en todo el CCG, completado con “comunicaciones 5G, nueva energía, espacio y economía digital.”

El ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, reafirmó la “elección estratégica” de China y Arabia Saudí. Se firmaron acuerdos comerciales por valor de más de 30.000 millones de dólares, muchos de ellos relacionados con los ambiciosos proyectos chinos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés).

Y eso nos lleva a las dos conexiones clave establecidas por Xi de Arabia: la BRI y la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

 

Las Rutas de la Seda de Arabia

El BRI recibirá un fuerte impulso de Pekín en 2023, con el regreso del Foro de la Franja y la Ruta. Los dos primeros foros bianuales tuvieron lugar en 2017 y 2019. En 2021 no se celebró nada debido a la estricta política china de cero covida, ahora abandonada a todos los efectos prácticos.

El año 2023 está preñado de significado, ya que la BRI fue lanzada por primera vez hace 10 años por Xi, primero en Asia Central (Astana) y luego en el Sudeste Asiático (Yakarta).

La BRI no sólo encarna un complejo impulso comercial y de conectividad transeuroasiático de múltiples vías, sino que es el concepto global de la política exterior china al menos hasta mediados del siglo XXI. Así pues, se espera que el foro de 2023 traiga a primer plano una serie de proyectos nuevos y rediseñados adaptados a un mundo postcovita y endeudado, y sobre todo a la cargada esfera geopolítica y geoeconómica del atlantismo frente al eurasianismo.

También es significativo que Xi de Arabia en diciembre siguiera a Xi de Samarcanda en septiembre -su primer viaje al extranjero post-Covid, para la cumbre de la OCS en la que Irán se unió oficialmente como miembro de pleno derecho. China e Irán cerraron en 2021 un acuerdo de asociación estratégica de 25 años por un valor potencial de 400.000 millones de dólares en inversiones. Este es el otro nudo de la estrategia china en Asia Occidental.

Los nueve miembros permanentes de la OCS representan ya el 40% de la población mundial. Una de sus decisiones clave en Samarcanda fue aumentar el comercio bilateral, y el comercio en general, en sus propias monedas.

Y esto nos conecta aún más con lo que está ocurriendo en Bishkek, Kirguistán, en plena sincronía con Riad: la reunión del Consejo Económico Supremo de Eurasia, el brazo ejecutor de las políticas de la Unión Económica de Eurasia (UEEA).

El Presidente ruso Vladimir Putin, en Kirguistán, no pudo ser más directo: “Se ha acelerado el trabajo de transición a las monedas nacionales en las liquidaciones mutuas… Se ha iniciado el proceso de creación de una infraestructura común de pagos y de integración de los sistemas nacionales de transmisión de información financiera.”

El próximo Consejo Económico Supremo Euroasiático se celebrará en Rusia en mayo de 2023, antes del Foro de la Franja y la Ruta. Si los tomamos juntos, tenemos los lineamientos de la hoja de ruta geoeconómica que tenemos por delante: el impulso hacia el petroyuan avanzando en paralelo al impulso hacia una “infraestructura de pago común” y, sobre todo, una nueva moneda alternativa que eluda al dólar estadounidense.

Eso es exactamente lo que ha estado diseñando el responsable de la política macroeconómica de la UEEA, Sergey Glazyev, codo con codo con especialistas chinos.

 

Guerra financiera total

El paso al petroyuan estará plagado de inmensos peligros.

En cualquier escenario de juego geoeconómico serio, es un hecho que un petrodólar debilitado se traduce en el fin del almuerzo gratis imperial vigente durante más de cinco décadas.

En pocas palabras, en 1971, el entonces presidente estadounidense Richard “Tricky Dick” Nixon retiró a Estados Unidos del patrón oro; tres años después, tras la crisis del petróleo de 1973, Washington se dirigió al ministro saudí del petróleo, el famoso jeque Yamani, con la proverbial oferta que no se puede rechazar: nosotros compramos vuestro petróleo en dólares estadounidenses y a cambio vosotros compráis nuestros bonos del Tesoro, montones de armas y recicláis lo que quede en nuestros bancos.

De repente, Washington puede dispensar dinero helicóptero -sin respaldo alguno- hasta el infinito, y el dólar estadounidense se convierte en el arma hegemónica definitiva, junto con una serie de sanciones a 30 países que se atreven a desobedecer el “orden internacional basado en normas” impuesto unilateralmente.

Hacer tambalear impulsivamente este barco imperial es anatema. Así que Pekín y el CCG adoptarán el petroyuan sin prisa pero sin pausa, y desde luego sin fanfarria. El quid de la cuestión, una vez más, es su exposición mutua al casino financiero occidental.

En el caso chino, qué hacer, por ejemplo, con la friolera de 1 billón de dólares en bonos del Tesoro estadounidense. En el caso saudí, es difícil pensar en una “autonomía estratégica” -como la que disfruta Irán- cuando el petrodólar es un elemento básico del sistema financiero occidental. El menú de posibles reacciones imperiales incluye de todo, desde un golpe de Estado suave o un cambio de régimen hasta el choque y el pavor sobre Riad, seguido de un cambio de régimen.

Sin embargo, lo que pretenden los chinos -y los rusos- va mucho más allá de un aprieto saudí (y emiratí). Pekín y Moscú han identificado claramente cómo todo -el mercado del petróleo, los mercados mundiales de materias primas- está ligado al papel del dólar estadounidense como moneda de reserva.

Y eso es exactamente lo que pretenden socavar los debates de la UEEA, de la OCS y, a partir de ahora, de los BRICS+, así como la doble estrategia de Pekín en Asia Occidental.

Pekín y Moscú, dentro del marco de los BRICS, y más adelante dentro de la OCS y la UEEA, han estado coordinando estrechamente su estrategia desde las primeras sanciones a Rusia tras el Maidán de 2014, y la guerra comercial de facto contra China desatada en 2018.

Ahora, después de que la Operación Militar Especial de febrero de 2022 lanzada por Moscú en Ucrania y la OTAN se haya convertido, a todos los efectos prácticos, en una guerra contra Rusia, hemos superado el territorio de la Guerra Híbrida y estamos inmersos en la Guerra Financiera Total.

 

SWIFT a la deriva

Todo el Sur Global absorbió la “lección” de que el Occidente colectivo (institucional) congelara, como si robara, las reservas de divisas de un miembro del G20, encima una superpotencia nuclear. Si eso le pasó a Rusia, le puede pasar a cualquiera. Ya no hay “reglas”.

Rusia lleva desde 2014 mejorando su sistema de pagos PESA, en paralelo con el CIPS de China, ambos eludiendo el sistema de mensajería bancaria SWIFT, liderado por Occidente, y cada vez más utilizado por los Bancos Centrales de toda Asia Central, Irán e India. En toda Eurasia, cada vez son más las personas que prescinden de Visa y Mastercard y utilizan tarjetas UnionPay y/o Mir, por no hablar de Alipay y WeChat Pay, ambas muy populares en el Sudeste Asiático.

Por supuesto, el petrodólar -y el dólar estadounidense, que sigue representando menos del 60% de las reservas mundiales de divisas- no caerán en el olvido de la noche a la mañana. Xi de Arabia es sólo el último capítulo de un cambio sísmico impulsado ahora por un grupo selecto del Sur Global, y no por la antigua “hiperpotencia”.

El comercio de sus propias divisas y de una nueva moneda alternativa global encabeza las prioridades de esa larga lista de naciones -desde Sudamérica hasta el norte de África y Asia Occidental- deseosas de unirse al BRICS+ o a la OCS, y en bastantes casos, a ambos.

Lo que está en juego no podría ser mayor. Y todo gira en torno al sometimiento o al ejercicio de la plena soberanía. Así que dejemos las últimas palabras esenciales al diplomático más destacado de nuestros atribulados tiempos, el ruso Serguéi Lavrov, en la conferencia internacional entre partidos La elección euroasiática como base para el fortalecimiento de la soberanía:

“La principal razón de las crecientes tensiones actuales es el obstinado esfuerzo del Occidente colectivo por mantener un dominio históricamente decreciente en la escena internacional por todos los medios a su alcance… Es imposible impedir el fortalecimiento de los centros independientes de crecimiento económico, poder financiero e influencia política. Están surgiendo en nuestro continente común de Eurasia, en América Latina, Oriente Medio y África”.

Todos a bordo… del Tren Soberano.

 

La visita de Xi Jinping a Arabia Saudí y el derrocamiento del atlantismo

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: Xi of Arabia and the petroyuan drive | The Vineyard of the Saker. 16 de diciembre de 2022.

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Contenidos

Por Giancarlo Elia Valori La destacada posición de China en la fabricación industrial ha atraído la atención mundial, sobre todo por su gran éxito...

Contenidos

El Sahel africano se está rebelando contra el neocolonialismo occidental, expulsando tropas y bases extranjeras, ideando monedas alternativas y desafiando a las viejas multinacionales....

Archivos

Publicidad siguenos en telegram