Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Winston Churchill provocó el holocausto indio de 1943 y fue familiar de Darwin, el padre de la eugenesia

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Un estudio realizado por investigadores indios y estadounidenses, y publicado por Geophysical Research Letters en enero de 2019, confirma cómo Winston Churchill provocó la hambruna de Bengala y mató de hambre a más de tres millones de indios. Glorificado como el “Salvador del Mundo” en Occidente y apodado como el “Carnicero de Bengala” por los indios, las calles de las ciudades del este de la India se llenaron de cadáveres como resultado directo de las políticas de Churchill. Sin embargo, la historia de este holocausto indio sigue sin conocerse hasta hoy.

Charles Darwin es considerado el padre de la ciencia de la evolución en la India y en muchos otros países. Nos dio la Teoría de la Evolución y su tesis se convirtió más tarde en forraje para la teoría de la Supervivencia del Más Apto de Spencer, una base para el capitalismo de libre mercado seguido por la Compañía de las Indias Orientales, luego como Libre Comercio y como Globalización ahora por las corporaciones Multinacionales.

Estas teorías mortales prevalecían entre los altos círculos del Imperio Británico y la Compañía de las Indias Orientales.

Pero, ¿sabías que Winston Churchill, el salvador del mundo de los nazis, no sólo promovió la eugenesia darwiniana en palabras y hechos, sino que estaba directamente relacionado con Charles Darwin —de hecho comparten la misma línea de sangre.

Es en el contexto de esta filosofía rectora que Churchill dijo: “Odio a los indios. Son un pueblo bestial con una religión bestial. La hambruna fue su propia culpa por reproducirse como conejos”.

 

 

Por Great Game India

 

El holocausto indio

La hambruna de Bengala de 1943 fue la única de la historia moderna de la India que no se produjo como consecuencia de una grave sequía, según un estudio que aporta un respaldo científico a los argumentos de que las políticas británicas de la época de Churchill fueron un factor importante que contribuyó a la catástrofe.

Los investigadores de la India y Estados Unidos utilizaron datos meteorológicos para simular la cantidad de humedad del suelo durante seis grandes hambrunas en el subcontinente entre 1873 y 1943. El déficit de humedad del suelo, provocado por la escasez de lluvias y las altas temperaturas, es un indicador clave de la sequía.

Cinco de las hambrunas estuvieron relacionadas con importantes déficits de humedad del suelo. Un déficit del 11% medido en gran parte del norte de la India en 1896-97, por ejemplo, coincidió con una escasez de alimentos en todo el país que mató a unos 5 millones de personas.

Sin embargo, la hambruna de 1943 en Bengala, que mató a más de 3 millones de personas, fue diferente, según los investigadores. Aunque la región oriental de la India se vio afectada por la sequía durante gran parte de la década de 1940, las condiciones fueron peores en 1941, años antes de la fase más extrema de la hambruna, cuando los periódicos empezaron a publicar imágenes de los moribundos en las calles de Calcuta, entonces llamada así, en contra de los deseos de la administración colonial británica.

A finales de 1943, que se cree que fue el punto álgido de la hambruna, los niveles de lluvia estaban por encima de la media, señala el estudio publicado en febrero en la revista Geophysical Research Letters.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Se trató de una hambruna única, causada por el fracaso de las políticas y no por el fracaso de los monzones”, afirmó Vimal Mishra, investigador principal y profesor asociado del Instituto Indio de Tecnología de Gandhinagar.

Los suministros de alimentos a Bengala se redujeron en los años anteriores a 1943 debido a los desastres naturales, los brotes de infecciones en los cultivos y la caída de Birmania -ahora Myanmar-, que era una fuente importante de importaciones de arroz, en manos de Japón.

Sin embargo, el economista Amartya Sen, ganador del premio Nobel, argumentó en 1981 que todavía debería haber habido suficientes suministros para alimentar a la región, y que las muertes masivas se produjeron como una combinación de la inflación de los tiempos de guerra, las compras especulativas y el acaparamiento por pánico, que juntos empujaron el precio de los alimentos fuera del alcance de los bengalíes pobres.

Estudios más recientes, como los de la periodista Madhushree Mukerjee, han argumentado que la hambruna se agravó por las decisiones del gabinete de guerra de Winston Churchill en Londres.

Mukerjee ha presentado pruebas de que el gabinete fue advertido en repetidas ocasiones de que el uso exhaustivo de los recursos indios para el esfuerzo bélico podría provocar una hambruna, pero optó por seguir exportando arroz de la India a otros lugares del imperio.

Las reservas de arroz siguieron saliendo de la India incluso cuando Londres negaba las peticiones urgentes del virrey de la India de más de un millón de toneladas de suministros de trigo de emergencia en 1942-43. Se ha citado a Churchill culpando de la hambruna al hecho de que los indios “se reproducían como conejos”, y preguntándose cómo, si la escasez era tan grave, Mahatma Gandhi seguía vivo.

Mukerjee y otros señalan también la “política de negación” de Gran Bretaña en la región, en la que se confiscaron enormes suministros de arroz y miles de barcos en las zonas costeras de Bengala para negar recursos al ejército japonés en caso de una futura invasión.

Durante una hambruna en Bihar en 1873-74, el gobierno local dirigido por Sir Richard Temple respondió rápidamente importando alimentos y promulgando programas de bienestar para ayudar a los pobres a comprar comida.

Casi nadie murió, pero Temple fue duramente criticado por las autoridades británicas por gastar tanto dinero en la respuesta. En respuesta, redujo la escala de las posteriores respuestas a la hambruna en el sur y el oeste de la India y las tasas de mortalidad se dispararon.

Aunque la población de la India ha aumentado enormemente desde la época colonial británica, el país ha eliminado en gran medida las muertes por hambruna gracias a unas prácticas de riego más eficaces, a la mejora del rendimiento de las semillas, a un sistema de distribución de alimentos y de bienestar social más sólido y a unas mejores conexiones de transporte, que permiten trasladar rápidamente las reservas de alimentos de emergencia a las zonas desfavorecidas.

 

 

Charles Darwin – El padrino de la eugenesia

Charles Darwin es considerado el padre de la ciencia de la evolución en la India y en muchos otros países. Nos dio la Teoría de la Evolución y su tesis se convirtió más tarde en forraje para la teoría de la Supervivencia del Más Apto de Spencer – una base para el capitalismo de libre mercado seguido por la Compañía de las Indias Orientales, luego como Libre Comercio y como Globalización ahora por las corporaciones Multinacionales.

John G. West, investigador principal del Discovery Institute, revela en su innovador estudio cómo Darwin preparó el camino para la eugenesia. De hecho, su familia inmediata no tardaría en implicarse en ese movimiento: sus hijos George y Leonard participaron activamente en su promoción (Leonard fue “presidente de la Sociedad de Educación Eugenésica, el principal grupo eugenésico de Gran Bretaña”), y su primo Francis Galton se convirtió en el fundador de la “cruzada eugenésica”. Evidentemente, Darwin simpatizaba con la eugenesia: West cita que juró “cortar la comunicación” con su discípulo Mivart cuando éste “criticó un artículo del hijo de Darwin, George, que abogaba por la eugenesia”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

West observa que a menudo se resta importancia a la base darwiniana de la eugenesia, pero es un hecho que los eugenistas se “inspiraron” directamente en la biología darwiniana. Varios de los principales eugenistas de principios del siglo XX declararon que la selección natural era la “ley” que seguían para mejorar la raza. Además, los líderes estadounidenses de la eugenesia, que eran “en su mayoría biólogos y médicos con formación universitaria” afiliados a lugares como Harvard, Princeton, Columbia, Stanford y el Museo de Historia Natural, presentaban la eugenesia como biológicamente “justificada”. Entre 1920 y 1939, muestra West, la teoría de Darwin se utilizó constantemente en los libros de texto de biología de las escuelas secundarias para apoyar la eugenesia, algo que demuestra hasta qué punto la ciencia dominante aceptaba esta forma de control de la población.

Al tener su superioridad racial apoyada por las teorías de Darwin, estos oligarcas, durante casi 200 años, se han ensañado con lo que consideran razas inferiores, llevando al Holocausto indio y al genocidio de poblaciones enteras, incluyendo los pueblos indígenas de América, África, Asia, Australia, junto con los de herencia judía.

 

 

Control de la población o política de despoblación

La Ley de Control de la Población es en realidad la Agenda 21, que es una política británica para reducir la población de las antiguas colonias como la India a través de varios proyectos de esterilización y otras políticas aplicadas a través de las Naciones Unidas y popularizadas por Hollywood para mantener efectivamente a las naciones bajo la órbita angloamericana.

El 10 de diciembre de 1974, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, bajo la dirección de Henry Kissinger, completó un estudio clasificado de 200 páginas, “Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200: Implicaciones del crecimiento demográfico mundial para la seguridad y los intereses de Estados Unidos en el extranjero”. El estudio afirmaba falsamente que el crecimiento de la población en los llamados Países Menos Desarrollados (PMD), como India, era una grave amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Adoptado como política oficial en noviembre de 1975 por el presidente Gerald Ford, el NSSM 200 esbozaba un plan encubierto para reducir el crecimiento de la población en esos países, incluida la India, mediante el control de la natalidad y también, implícitamente, la guerra y el hambre. Brent Scowcroft, que por entonces había sustituido a Kissinger como asesor de seguridad nacional, fue encargado de aplicar el plan. El director de la CIA, George Bush, recibió la orden de ayudar a Scowcroft, al igual que los secretarios de Estado, del Tesoro, de Defensa y de Agricultura.

Los falsos argumentos que Kissinger presentó no eran originales. Una de sus principales fuentes fue la Comisión Real de Población, que el rey Jorge VI había creado en 1944 “para considerar qué medidas deberían tomarse en el interés nacional para influir en la futura tendencia de la población.” La comisión concluyó que Gran Bretaña estaba gravemente amenazada por el crecimiento de la población en sus colonias -la mayor de ellas es la India, ya que “un país poblado tiene ventajas decisivas sobre uno poco poblado para la producción industrial”. Los efectos combinados del aumento de la población y la industrialización en sus colonias, advirtió, “podrían ser decisivos en sus efectos sobre el prestigio y la influencia de Occidente”, afectando especialmente a “la fuerza y la seguridad militar”.

La NSSM 200 concluyó igualmente que Estados Unidos se veía amenazado por el crecimiento demográfico en el antiguo sector colonial. Prestaba especial atención a 13 “países clave” en los que Estados Unidos tenía un “especial interés político y estratégico”: India, Bangladesh, Pakistán, Indonesia, Tailandia, Filipinas, Turquía, Nigeria, Egipto, Etiopía, México, Brasil y Colombia. Afirmaba que el crecimiento de la población en esos estados era especialmente preocupante, ya que aumentaría rápidamente su fuerza política, económica y militar relativa.

Esta política, conocida infamemente como “política de despoblación” y que ahora se está normalizando a través de las películas de Hollywood, la última de las cuales es Misión Imposible: Fallout y personificada de forma más acertada por Thanos en Infinity War de Marvel, fue importada a la India a través de la Agenda 21 de las Naciones Unidas.

Este memorando de 1974, redactado por Henry Kissinger, condujo directamente al lanzamiento de vacunas experimentales sobre el público desprevenido. En él se señalaban países como objetivos para “la experimentación inicial de reducción de la población que se llevaría a cabo alrededor del año 2000″. Identificaron a India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia para su estudio. 3 millones de filipinos de entre 12 y 48 años recibieron una vacuna de prueba que arruinó su salud. A las mujeres negras y nativas de América del Norte se les administró la misma vacuna, lo que dio lugar a tasas de esterilidad del 25% y el 35% respectivamente. La directiva vino de la OMS y estaba directamente relacionada con el informe de Kissinger.

 

 

El linaje

Estas teorías mortales prevalecían entre los altos círculos del Imperio Británico y la Compañía de las Indias Orientales. Winston Churchill, el salvador del mundo de los nazis, no sólo promovía la eugenesia darwiniana en palabras y hechos, sino que estaba directamente emparentado con Charles Darwin: compartían el mismo linaje. Es en el contexto de esta filosofía rectora que Churchill dijo: “Odio a los indios. Son un pueblo bestial con una religión bestial. La hambruna fue su propia culpa por reproducirse como conejos”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Winston Churchill provocó el holocausto indio de 1943 y fue familiar de Darwin, el padre de la eugenesia

Sin embargo, fue la serie de decisiones de Churchill entre 1940 y 1944 la que condujo directa e inevitablemente a la muerte de más de tres millones de indios. Las calles de las ciudades del este de la India se llenaron de cadáveres como resultado directo de estas políticas. Sin embargo, la historia de este holocausto indio sigue sin conocerse hasta hoy. Es más, el pueblo de la India está muy lejos de reconocer el papel de las teorías darwinistas en la causa del Holocausto indio. Mientras que los países de todo el mundo están empezando a darse cuenta y a rechazar estas dudosas y mortales teorías de la eugenesia y a retirarlas de sus libros de texto, ¿por qué los indios seguimos enseñando a nuestros hijos sobre ellas y alabando a este Padrino de la Eugenesia?

Este conflicto histórico entre los británicos, la Iglesia, las Órdenes Francmasónicas y los franceses, en cuyo contexto la India se convirtió en víctima, se explica en el libro India in Cognitive Dissonance.

 

Cómo la élite impulsa el suicidio masculino y la guerra de géneros a través del monoteísmo, el darwinismo y la masonería

 

Fuentes:

Vimal Mishra, Amar Deep Tiwari, Saran Aadhar, Reepal Shah, Mu Xiao, D. S. Pai, Dennis Lettenmaier / Geophysical Research Letters — Drought and Famine in India, 1870–2016; First published: 22 January 2019.

Great Game India — Winston Churchill & The Indian Holocaust.

The Guardian — Churchill’s policies contributed to 1943 Bengal famine – study.

John G. West — Darwin Day In America: How Our Politics and Culture Have Been Dehumanized in the Name of Science.

Te puede interesar

Contenidos

Esta es una traducción automatizada. La versión original de este artículo en inglés y con enlaces puede consultarse en el blog de Matthew Ehret....

Contenidos

Por Matthew Ehret “El mundo tiene ante sí dos sistemas: el primero pretende aumentar la proporción de personas y de capital que se dedican...

Actores

    La era de Chatham House y las raíces británicas de la OTAN     Fuente: Jorge Guerra: Cecil Rodhes (Round Table) era...

Contenidos

La detención de la señora Jeanine Áñez el 13 de marzo, quien se proclamó presidente de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon