Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Ucrania: Otra guerra que salió mal —por qué los imperios en decadencia saltan de un fiasco militar a otro

El apoyo de la OTAN a una guerra diseñada para degradar al ejército ruso y expulsar a Vladimir Putin del poder no va según lo previsto. El imperio esta en pánico, y el nuevo y sofisticado material militar no ayudará. Los imperios en decadencia terminal saltan de un fiasco militar al siguiente. La guerra de Ucrania, otro intento fallido de reafirmar la hegemonía global del imperio anglo-estadounidense, se ajusta a este patrón. El peligro es que cuanto más grave parezca la situación, más intensificará la OTAN el conflicto, provocando potencialmente una confrontación abierta con Rusia.

 

 

Por Chris Hedges

Los imperios en decadencia terminal saltan de un fiasco militar al siguiente. La guerra de Ucrania, otro intento fallido de reafirmar la hegemonía mundial de Estados Unidos, se ajusta a este patrón.

El peligro es que cuanto más grave parezca la situación, más intensificará Estados Unidos el conflicto, provocando potencialmente una confrontación abierta con Rusia.

Si Rusia lleva a cabo ataques de represalia contra bases de suministro y entrenamiento en países vecinos de la OTAN, es casi seguro que la OTAN responderá atacando a las fuerzas rusas. Esto desencadenaría la Tercera Guerra Mundial, que podría desembocar en un holocausto nuclear.

El apoyo militar estadounidense a Ucrania comenzó con lo básico: municiones y armas de asalto. Sin embargo, la administración Biden pronto cruzó varias líneas rojas autoimpuestas para proporcionar una oleada de maquinaria de guerra letal:

Sistemas antiaéreos Stinger; sistemas antiblindaje Javelin; obuses remolcados M777; cohetes GRAD de 122 mm; lanzacohetes múltiples M142, o HIMARS; misiles lanzados por tubo, de seguimiento óptico y guiados por cable (TOW); baterías de defensa antiaérea Patriot; sistemas nacionales avanzados de misiles tierra-aire (NASAMS); vehículos blindados de transporte de tropas M113; y ahora 31 M1 Abrams, como parte de un nuevo paquete de 400 millones de dólares.

Estos carros se complementarán con 14 Leopard 2A6 alemanes y 14 Challenger 2 británicos, así como con carros de otros miembros de la OTAN, entre ellos Polonia. Los siguientes en la lista son municiones perforantes de uranio empobrecido (DU) y cazas F-15 y F-16.

Desde que Rusia invadió el país el 24 de febrero de 2022, el Congreso ha aprobado más de 113.000 millones de dólares en ayuda a Ucrania y a las naciones aliadas que apoyan la guerra en Ucrania. Tres quintas partes de esta ayuda, 67.000 millones de dólares, se han destinado a gastos militares. Hay 28 países que están transfiriendo armas a Ucrania. Todos ellos, a excepción de Australia, Canadá y Estados Unidos, están en Europa.

La rápida actualización del sofisticado material militar y la ayuda proporcionada a Ucrania no es una buena señal para la alianza de la OTAN.

Se necesitan muchos meses, si no años, de entrenamiento para manejar y coordinar estos sistemas de armas. Las batallas de tanques -yo asistí como reportero a la última gran batalla de tanques en las afueras de Kuwait durante la primera guerra del Golfo- son operaciones muy coreografiadas y complejas. Los blindados deben trabajar en estrecha colaboración con la aviación, los buques de guerra, la infantería y las baterías de artillería.

Pasarán muchos, muchos meses, si no años, antes de que las fuerzas ucranianas reciban el adiestramiento adecuado para manejar este equipamiento y coordinar los diversos componentes de un campo de batalla moderno. De hecho, Estados Unidos nunca consiguió adiestrar a los ejércitos iraquí y afgano en la guerra de maniobras con armas combinadas, a pesar de dos décadas de ocupación.

En febrero de 1991 formé parte de las unidades del Cuerpo de Marines que expulsaron a las fuerzas iraquíes de la ciudad saudí de Khafji. Los soldados saudíes que mantenían Khafji, provistos de equipos militares superiores, ofrecieron una resistencia ineficaz.

Cuando entramos en la ciudad, vimos tropas saudíes en camiones de bomberos requisados que se dirigían hacia el sur huyendo de los combates. Todo el material militar de lujo que los saudíes habían comprado a Estados Unidos resultó inútil porque no sabían cómo utilizarlo.

 

La guerra como laboratorio

Los mandos militares de la OTAN comprenden que la infusión de estos sistemas de armamento en la guerra no alterará lo que es, en el mejor de los casos, un punto muerto, definido en gran medida por duelos de artillería a lo largo de cientos de kilómetros de líneas de frente. La compra de estos sistemas de armamento -un tanque M1 Abrams cuesta 10 millones de dólares si se incluye la formación y el mantenimiento- aumenta los beneficios de los fabricantes de armas.

El uso de estas armas en Ucrania permite probarlas en condiciones de campo de batalla, convirtiendo la guerra en un laboratorio para fabricantes de armas como Lockheed Martin. Todo esto es útil para la OTAN y para la industria armamentística. Pero no es muy útil para Ucrania.

El otro problema de los sistemas de armas avanzados como el M1 Abrams, que tienen motores de turbina de 1.500 caballos de potencia que funcionan con combustible de aviación, es que son temperamentales y requieren un mantenimiento altamente cualificado y casi constante. No perdonan a quienes los manejan que cometan errores; de hecho, los errores pueden ser letales.

El escenario más optimista para el despliegue de tanques M1-Abrams en Ucrania es de seis a ocho meses, más probablemente más. Si Rusia lanza una gran ofensiva en primavera, como se espera, los M1 Abrams no formarán parte del arsenal ucraniano.

Incluso cuando lleguen, no alterarán significativamente el equilibrio de poder, especialmente si los rusos son capaces de convertir los tanques, tripulados por personal inexperto, en cascos carbonizados.

 

Otra ‘oleada’

Entonces, ¿por qué toda esta infusión de armamento de alta tecnología? Podemos resumirlo en una palabra: pánico.

Habiendo declarado una guerra de facto a Rusia y pidiendo abiertamente la destitución de Vladimir Putin, los chulos neoconservadores de la guerra ven con pavor cómo Ucrania está siendo golpeada por una implacable guerra de desgaste rusa.

Ucrania ha sufrido casi 18.000 bajas civiles (6.919 muertos y 11.075 heridos). También ha visto destruido o dañado alrededor del 8% del total de sus viviendas y el 50% de su infraestructura energética se ha visto directamente afectada con frecuentes cortes de electricidad.

Ucrania necesita al menos 3.000 millones de dólares al mes de ayuda exterior para mantener su economía a flote, según declaró recientemente el director gerente del Fondo Monetario Internacional. Casi 14 millones de ucranianos han sido desplazados -8 millones en Europa y 6 millones internamente- y hasta 18 millones de personas, el 40% de la población de Ucrania, necesitarán pronto ayuda humanitaria.

 

Apoye la campaña de recaudación de fondos de invierno de CN

La economía ucraniana se contrajo un 35% en 2022, y el 60% de los ucranianos viven ahora con menos de 5,50 dólares al día, según estimaciones del Banco Mundial. Nueve millones de ucranianos carecen de electricidad y agua a temperaturas bajo cero, según el presidente ucraniano.

Según estimaciones del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, 100.000 soldados ucranianos y 100.000 rusos han muerto en la guerra hasta el pasado mes de noviembre.

“Mi sensación es que estamos en un momento crucial del conflicto en el que el impulso podría cambiar a favor de Rusia si no actuamos con decisión y rapidez”, dijo el ex senador estadounidense Rob Portman en el Foro Económico Mundial en un post de The Atlantic Council. “Es necesaria una oleada”.

 

 

Pudrición palpable del Imperio

Tierra de nadie entre fuerzas rusas y ucranianas durante la batalla de Bajmut, noviembre de 2022. (Mil.gov.ua, CC BY 4.0, Wikimedia Commons)

Dando la vuelta a la lógica, los chivatos de la guerra argumentan que “la mayor amenaza nuclear a la que nos enfrentamos es una victoria rusa.” La actitud arrogante hacia una posible confrontación nuclear con Rusia por parte de los animadores de la guerra en Ucrania es muy, muy aterradora, especialmente teniendo en cuenta los fiascos que supervisaron durante veinte años en Oriente Medio.

Los llamamientos casi histéricos a apoyar a Ucrania como baluarte de la libertad y la democracia por parte de los mandarines de Washington son una respuesta a la palpable podredumbre y decadencia del imperio estadounidense.

La autoridad mundial de Estados Unidos se ha visto diezmada por crímenes de guerra bien conocidos, torturas, declive económico, desintegración social -incluido el asalto al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, la chapucera respuesta a la pandemia, el descenso de la esperanza de vida y la plaga de tiroteos masivos- y una serie de debacles militares desde Vietnam hasta Afganistán.

Los golpes de Estado, los asesinatos políticos, el fraude electoral, la propaganda negra, el chantaje, los secuestros, las brutales campañas de contrainsurgencia, las masacres sancionadas por Estados Unidos, la tortura en lugares negros globales, las guerras por poderes y las intervenciones militares llevadas a cabo por Estados Unidos en todo el mundo desde el final de la Segunda Guerra Mundial nunca han dado lugar al establecimiento de un gobierno democrático.

Por el contrario, estas intervenciones han causado más de 20 millones de muertos y han generado una repulsión mundial hacia el imperialismo estadounidense.

 

Bombear dinero en la máquina de guerra

Desesperado, el imperio inyecta cada vez más dinero en su maquinaria bélica. El último proyecto de ley de gastos de 1,7 billones de dólares del Congreso de Estados Unidos incluía 847.000 millones de dólares para el ejército; el total se eleva a 858.000 millones de dólares si se tienen en cuenta las cuentas que no caen bajo la jurisdicción de los comités de las Fuerzas Armadas, como el Departamento de Energía, que supervisa el mantenimiento de las armas nucleares y la infraestructura que las desarrolla.

En 2021, cuando EE.UU. tenía un presupuesto militar de 801.000 millones de dólares, constituía casi el 40% de todos los gastos militares mundiales, más de lo que los nueve países siguientes, incluidos Rusia y China, gastaban en sus ejércitos juntos.

Como observó Edward Gibbon sobre la propia lujuria fatal del Imperio Romano por la guerra sin fin:

“[L]a decadencia de Roma fue el efecto natural e inevitable de una grandeza inmoderada. La prosperidad maduró el principio de la decadencia; la causa de la destrucción se multiplicó con la extensión de la conquista; y, tan pronto como el tiempo o el accidente hubieron eliminado los soportes artificiales, el estupendo tejido cedió a la presión de su propio peso. La historia de la ruina es simple y obvia; y en lugar de preguntarnos por qué fue destruido el Imperio Romano, más bien deberíamos sorprendernos de que hubiera subsistido durante tanto tiempo.”

Un estado de guerra permanente crea burocracias complejas, sostenidas por políticos, periodistas, científicos, tecnócratas y académicos obedientes, que sirven servilmente a la maquinaria bélica.

Este militarismo necesita enemigos mortales -los últimos son Rusia y China-, incluso cuando los demonizados no tienen intención ni capacidad, como en el caso de Irak, de dañar a Estados Unidos.

A principios de este mes, los Comités de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y del Senado de Estados Unidos, por ejemplo, nombraron a ocho comisionados para revisar la Estrategia Nacional de Defensa (NDS) de Biden con el fin de “examinar los supuestos, objetivos, inversiones en defensa, postura y estructura de las fuerzas, conceptos operativos y riesgos militares de la NDS”.

La comisión, como escribe Eli Clifton en el Quincy Institute for Responsible Statecraft, está “compuesta en gran parte por individuos con lazos financieros con la industria armamentística y los contratistas del gobierno estadounidense, lo que plantea dudas sobre si la comisión tendrá una mirada crítica hacia los contratistas que reciben 400.000 millones de dólares del presupuesto de defensa de 858.000 millones para el año fiscal 2023”.

La presidenta de la comisión, señala Clifton, es la ex representante Jane Harman (D-CA), que “forma parte de la junta de Iridium Communications, una firma de comunicaciones por satélite a la que se le adjudicó un contrato de siete años por 738,5 millones de dólares con el Departamento de Defensa en 2019.”

Los informes sobre la interferencia rusa en las elecciones y los bots rusos que manipulan la opinión pública -que el reciente reportaje de Matt Taibbi sobre los “Archivos de Twitter” expone como una elaborada pieza de propaganda negra- fueron amplificados acríticamente por la prensa. Sedujo a los demócratas y a sus partidarios liberales para que vieran a Rusia como un enemigo mortal.

El apoyo casi universal a una guerra prolongada con Ucrania no sería posible sin esta estafa.

Una vez más, no se debe confiar en las organizaciones de noticias que no desmienten públicamente estas historias de Hamilton 68, y los suscriptores/seguidores de tales medios – el @nytimes, @washingtonpost, @CNNnewsroom, @NBCNews, y especialmente @MotherJones – deben escribir para quejarse. https://t.co/s40rSDxcn3

– Matt Taibbi (@mtaibbi) 27 de enero de 2023

Los dos partidos gobernantes de Estados Unidos dependen de los fondos de campaña de la industria bélica y son presionados por los fabricantes de armas de sus estados o distritos, que dan empleo a sus electores, para que aprueben presupuestos militares gigantescos. Los políticos son muy conscientes de que desafiar la economía de guerra permanente es ser atacado como antipatriótico y suele ser un acto de suicidio político.

“El alma esclavizada por la guerra clama por su liberación”, escribe Simone Weil en su ensayo “La Ilíada o el poema de la fuerza”, “pero la liberación misma le parece un aspecto extremo y trágico, el aspecto de la destrucción.”

 

Intentar recuperar la gloria perdida

“Destrucción del ejército ateniense en Siracusa”, por John Steeple Davis. (Dominio público, Wikimedia Commons)

Los historiadores denominan “micromilitarismo” al quijotesco intento de los imperios en decadencia de recuperar la hegemonía perdida mediante el aventurerismo militar.

Durante la Guerra del Peloponeso (431-404 a.C.), los atenienses invadieron Sicilia y perdieron 200 barcos y miles de soldados. La derrota desencadenó una serie de revueltas exitosas en todo el imperio ateniense.

El Imperio Romano, que en su apogeo duró dos siglos, quedó cautivo de su propio ejército que, de forma similar a la industria bélica estadounidense, era un estado dentro de otro estado. Las otrora poderosas legiones de Roma en la última etapa del imperio sufrieron derrota tras derrota mientras extraían cada vez más recursos de un Estado que se desmoronaba y empobrecía.

Al final, la élite de la Guardia Pretoriana subastó el emperador al mejor postor.

El Imperio Británico, ya diezmado por la locura militar suicida de la Primera Guerra Mundial, exhaló su último suspiro en 1956 cuando atacó Egipto en una disputa sobre la nacionalización del Canal de Suez. Gran Bretaña se retiró humillada y se convirtió en un apéndice de Estados Unidos. Una guerra de una década en Afganistán selló el destino de una decrépita Unión Soviética.

“Mientras que los imperios en ascenso suelen ser juiciosos, incluso racionales, en su aplicación de la fuerza armada para la conquista y el control de los dominios de ultramar, los imperios en decadencia se inclinan por demostraciones de poder irreflexivas, soñando con audaces golpes maestros militares que de alguna manera recuperarían el prestigio y el poder perdidos”, escribe el historiador Alfred W. McCoy en su libro In the Shadows of the American Century: The Rise and Decline of US Global Power.

“A menudo irracionales, incluso desde un punto de vista imperial, estas microoperaciones militares pueden producir hemorragias de gastos o derrotas humillantes que sólo aceleran el proceso ya en marcha”, escribió.

El plan para remodelar Europa y el equilibrio de poder mundial degradando a Rusia se está pareciendo al fallido plan para remodelar Oriente Medio.

Está alimentando una crisis alimentaria mundial y devastando Europa con una inflación de casi dos dígitos. Está poniendo de manifiesto, una vez más, la impotencia de Estados Unidos y la bancarrota de sus oligarcas gobernantes.

Como contrapeso a Estados Unidos, naciones como China, Rusia, India, Brasil e Irán se están separando de la tiranía del dólar como moneda de reserva mundial, una medida que desencadenará una catástrofe económica y social en Estados Unidos.

Washington está proporcionando a Ucrania sistemas de armamento cada vez más sofisticados y miles y miles de millones en ayudas en un vano intento de salvar a Ucrania pero, sobre todo, de salvarse a sí mismo.

Chris Hedges es un periodista ganador del Premio Pulitzer que fue corresponsal en el extranjero durante 15 años para The New York Times, donde trabajó como jefe de la oficina de Oriente Medio y jefe de la oficina de los Balcanes para el periódico. Anteriormente trabajó en el extranjero para The Dallas Morning News, The Christian Science Monitor y NPR. Es presentador del programa “The Chris Hedges Report”.

 

Nuevo estudio de RAND Corporation concluye que no es rentable un ‘conflicto prolongado’ en Ucrania

 

Fuente:

Chris Hedges: Ukraine — The War That Went Wrong.

Contenidos

Por el Instituto Schiller Durante la noche del miércoles y la mañana del jueves [22 y 23 de mayo], aviones no tripulados ucranianos atacaron...

Contenidos

Por Mente Alternativa El periódico alemán Bild informó sobre el despliegue de tropas occidentales en Ucrania, con Reino Unido, Francia, Polonia, Canadá, Lituania y...

Contenidos

Por Mente Alternativa La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, advirtió que Moscú atacará objetivos británicos si Ucrania utiliza armas...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram