Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Trump quiere extraditar a Maduro, ¿EEUU contempla acción militar contra Venezuela?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



por Germán Gorraiz López

El acuerdo chino-venezolano por el cual la compañía petroquímica estatal china Sinopec invertirá 14,000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo de 200,000 barriles por día de crudo en el cinturón petrolero del Orinoco, (considerado el campo petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de Estados Unidos (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes de energía de China), por lo que Estados Unidos juró lograr la defenestración de Maduro.

Del mismo modo, la decisión de Maduro de confiscar la planta de General Motors fue vista por la Administración Trump como un ataque contra los intereses de las multinacionales estadounidenses, un escenario que fue aprovechado por el Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson (Presidente y CEO de Exxon Mobil cuando fue nacionalizada en 2007 por Hugo Chávez), para intentar un golpe de mano contra Maduro. Exxon Mobil sería parte de la Cuarta Rama del Gobierno de los EE.UU., un verdadero poder en la sombra que toma decisiones sobre política exterior y, a pedido de Tillerson, la revolución chavista ya fue declarada un “enemigo peligroso de los EE.UU.”.

Tillerson afirmó que “Estamos evaluando nuestras opciones políticas, revisando lo que podemos hacer para crear un cambio de condiciones a partir del cual Maduro decida que no tiene futuro y decida dejar el poder por su cuenta o que nosotros podemos devolver los procesos constitucionales a su Constitución”, toda una declaración de intenciones que se reflejó en la implementación de sanciones contra Venezuela por los países que la rodean para convertirla en “territorio asediado y listo para ser envuelto”.

Luego de una campaña desestabilizadora sistemática e intensa basada en la escasez selectiva de las necesidades básicas, la especulación obscena, la amplificación en los medios de comunicación de la creciente inseguridad ciudadana, la toma de las calles por la oposición y la aplicación de sanciones al crudo venezolano por causar el incumplimiento o cese de pagos y el fiasco de Guaidó, estaríamos asistiendo a la fase final del complot para lograr la defenestración de Maduro, para lo cual la aprobación de Putin parece inevitable.

Trump y Putin habrían tenido una conversación telefónica reciente en la que Putin habría confirmado a Trump su voluntad inequívoca de “no apoyar militarmente a Maduro” y, en este contexto, asistimos a la presentación del fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, de los cargos contra el Chavista cumbre que acusan de “tramar una conspiración con las FARC para inundar a los Estados Unidos con drogas”. También ofrecen una recompensa de un millón de dólares que oscila entre 10 y 15 millones por “proporcionar información que permita el arresto y el enjuiciamiento de la cumbre chavista”, incluidos Maduro, Cabello Diosdado, los generales retirados Carvajal Barrios y Clíver Alcalá, así como el Ministro de Industria, Tareck El Aissami.

Así, Mike Pence anunció la implementación de nuevas medidas contra dos compañías que transportan petróleo crudo venezolano a Cuba, así como contra los 34 barcos que PDVSA utiliza para tal tarea, junto con un posible bloqueo naval con el objetivo declarado de causar la sofocación energética de Cuba s través de la amputación del cordón umbilical que une a Venezuela y Cuba, con lo que la Isla estaría condenada a una asfixia energética con resultados impredecibles.

Dado que la Administración Trump habría amortizado a Juan Guaidó y que Maduro planea nombrar un Consejo Nacional Electoral a medida para las próximas elecciones legislativas, Estados Unidos moverá sus piezas para forzar el exilio a Cuba del liderazgo chavista y la posterior formación de un gobierno de transición compuesto por figuras consensuadas de la oposición y el chavismo que deben preparar nuevas elecciones legislativas y presidenciales para 2021 en la etapa post-Maduro. Cuba, de paso, lograría que Estados Unidos suspenda el bloqueo de energía en la isla.

 

Crisis en Venezuela: Cómo el gobierno en la sombra usa jesuitas y masones para dividir y controlar naciones

 

Fuente:

Germán Gorraiz López / Global Research — Is U.S. Military Action against Venezuela Contemplated? Trump Wants to Extradite Maduro.

Te puede interesar

Contenidos

Por EIRNS 10 de agosto de 2022 (EIRNS) – No culpen al pueblo británico por las políticas malignas que emanan de la City de...

Ciencia y Tecnología

Las pérdidas ocasionadas por la campaña de tráfico superan los 100.000 millones de dólares, según el Ministerio de Petróleo sirio.   Por News Desk...

Contenidos

En 2012, Miles Guo fracasó en su intento de sabotear la ascensión de Xi difundiendo una serie de noticias falsas en China y entre...

Contenidos

Por EIRNS 9 de agosto de 2022 (EIRNS)- La “OTAN global” está avanzando en su empeño por controlar “la narrativa” en todo el mundo....

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY