Hace algunos meses publicamos información sobre acusaciones públicas presentadas el 22 de diciembre de 2017 en una Corte de Nevada contra George Soros, Peter Munk, George W. Bush, John Brenann, John Mccain, Hillary Clinton y muchos más por estar presuntamente involucrados en los ataques del 11 de septiembre de 2001. Siete meses después, según fuentes gubernamentales de alto nivel, “el presidente Donald Trump está preparado para ir más allá de exponer el encubrimiento de la participación de Arabia Saudita en colusión con las familias Bush, Clinton y otros títeres del Estado Profundo en los ataques a las torres gemelas.” El 21 de febrero de 2018 también publicamos información filtrada por la informante Sorcha Faal sobre un impactante informe de inteligencia según el cual el vicefiscal general de la República, Rod Rosenstein, reabrirá el caso que prueba que Israel colocó los explosivos que derribaron las Torres Gemelas en los atentados del 9/11. Según fuentes del FBI citadas por Sorcha Faal, el fiscal federal de los EE.UU., Thomas Wales, fue asesinado el 11 de octubre de 2001 después de abrir una investigación sobre unos misteriosos “estudiantes de arte” israelíes quienes en las semanas previas a los ataques del 11 de septiembre de 2001 intentaron allanar las instalaciones de la marina en Port Hadlock, Washington, misma en la que el ejército estadounidense almacena el famoso explosivo de nano-termita cuyos residuos fueron descubiertos en los escombros del World Trade Center como expone un artículo científico revisado por The Open Chemical Physics Journal. En aquella ocasión nos planteamos la incógnita de si la inminente reapertura del la investigación del atentado de las Torres Gemelas de Nueva York conduciría a la tan anhelada revelación de la verdad total y la implicación de Israel en los ataques, o sí la facción de la élite que defiende el proyecto Nueva Jerusalén de los Rothschild y la corona británica usaría la divulgación parcial para lavarse las manos desvelando al público una verdad a medias que inculparía a sus chivos expiatorios (o a los de una facción enemiga) para enriquecer una trama alternativa de control global aún más siniestra. Todo indica que al Proyecto Nueva Jerusalén de los Rothschild y la corona británica de momento no les interesa revelar la implicación de Israel y se contentarían con aprovechar la trama del 9-11 para asegurarse de que los Clinton y la facción del Proyecto global Nueva Babilonia de Soros y Rockefeller no retome la presidencia de los EE.UU.

 

 

Trump lanza advertencia a la facción babilónica del Estado Profundo

Mueller ha estado involucrado en el encubrimiento sistemático de las verdaderas circunstancias detrás del 11 de septiembre desde el primer día, razón por la cual ha sido un obstáculo constante para las familias de las víctimas que intentan obtener compensación de Arabia Saudita por su participación en los ataques.

Durante una presentación en el programa de Tucker Carlson, el abogado de las familias de las víctimas del 11-S Jim Kreindler dijo que la prisa por la guerra con Irak significaba que la conexión saudita con el 11 de septiembre debía ser enterrada y Mueller fue instrumental para que esto sucediera.

Esta es la razón por la que el gobierno de Bush permitió a sauditas prominentes, incluidos miembros de la familia Bin Laden, abandonar el país incluso cuando los vuelos se encontraban en tierra en todo el país.

Subrayó que George W. Bush era “buen amigo del embajador saudita, que le otorgó $ 25,000 a uno de los agentes del gobierno que ayudaron a Hosni y Mihdhar, los dos terroristas.”

“Hubo una enorme cantidad de evidencia de que los funcionarios del gobierno saudí se prepararon para la llegada de los secuestradores, los ayudaron, obtuvieron dinero, lecciones de inglés, casas seguras y apartamentos, y proporcionaron la ayuda sin la cual hubiera sido imposible, según el FBI. agentes que estaban trabajando en el caso, para que los terroristas tengan éxito,” dijo Kreindler.

 

 

El abogado enfatizó que en vez de investigar esta historia, Mueller la encubrió. “Los interrogatorios se cerraron, los documentos se mantuvieron en secreto,” dijo Kreindler, agregando que el encubrimiento continuó bajo Obama y luego el director del FBI, James Comey.

Las familias del 11 de septiembre están exigiendo que los documentos relacionados con el encubrimiento, supervisados por Mueller, sean desclasificados inmediatamente por el presidente Trump. Amnistía para todos los agentes del FBI a quienes se les ordenó que supervisen el encubrimiento, pero ahora pueden llamar la atención sobre Mueller, también se está considerando.

“No hay razón para que miles de documentos revelen que el papel de Arabia Saudita y el encubrimiento de nuestro propio gobierno durante 17 años se mantienen en secreto,” dijo Kreindler.

Las pruebas presentadas en una demanda contra el gobierno saudita revelan que su embajada en Washington podría haber financiado una “corrida” para los secuestros que involucraron a dos ciudadanos saudíes que vivían encubiertos en Estados Unidos como estudiantes que volaron de Phoenix a Washington para probar la seguridad de la cabina.

 

World Trade Center: ¿Por qué Trump no menciona también la implicación de Israel en los ataques del 9-11?

El 21 de febrero de 2018 la informante Sorcha Faal filtró información sobre un impactante informe de inteligencia, según el cual el vicefiscal general de la República, Rod Rosenstein, reabrirá el caso que prueba que Israel colocó los explosivos que derribaron las Torres Gemelas en los atentados del 9/11.

Según fuentes del FBI citadas por Faal, el fiscal federal de los EE. UU., Thomas Wales, fue asesinado el 11 de octubre de 2001 después de abrir una investigación sobre unos misteriosos “estudiantes de arte” israelíes quienes en las semanas previas a los ataques del 11 de septiembre de 2001 intentaron allanar las instalaciones de la marina en Port Hadlock, Washington, misma en la que el ejército estadounidense almacena el famoso explosivo de nano-termita cuyos residuos fueron descubiertos en los escombros del World Trade Center según un artículo científico revisado por The Open Chemical Physics Journal.

explosivos-9-11

Científicos encontraron explosivos de nano-termita (estimados en más de 10 toneladas) en la catástrofe del World Trade Center.

 

En contexto, el silencio de Trump confirma que él mismo es un presidente del proyecto global Nueva Jerusalén de los Rotchschild y la corona británica, que de un modo u otro siguen encubriendo a la criminal Israel. Es importante tener esto en mente, pues aunque esa facción de la élite está colaborando con el reseteo monetario global para sobrevivir, todos ellos son escencialmente negativos y han sido antagonistas del ser humano durante toda la historia.

explosion-torres-gemelas

 

Fuentes:

InfoWars — TRUMP THREATENS TO RELEASE 9/11 DOCS IMPLICATING CLINTONS, BUSHES.

InfoWars — TRUMP TO GO AFTER MUELLER FOR 9/11-SAUDI COVER-UP.

The Alex Jones Channel — Trump Threatens To Release 9/11 Docs Implicating Clintons, Bushes & Mueller.

Mente Alternativa — ‘Estado Profundo’ en pánico por inminente reapertura de investigación de atentados del 9-11.

Mente Alternativa — John Kerry, Bush (Sr. y Jr.), George Soros y Peter Munk acusados ante tribunales por ataques del 11-s.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin