Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Tony Blair admite el fin del dominio occidental: ‘El mayor cambio geopolítico de este siglo vendrá de China y el mundo posiblemente será multipolar’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El ex Primer ministro británico, Tony Blair, hizo su mejor personificación de un supuesto dirigente mundial en su discurso de la Conferencia Anual de la Fundación Ditchley, el sábado 16 de julio, en donde admitió que: “Sin embargo, el mayor cambio geopolítico de este siglo vendrá de China, no de Rusia. Estamos llegando al final del dominio político y económico de Occidente. El mundo, mínimamente, va a ser bipolar, y posiblemente será multipolar” — Tony Blair.

 

Por Executive Intelligence Review

El ex Primer ministro británico, Tony Blair, hizo su mejor personificación de un supuesto dirigente mundial en su discurso de la Conferencia Anual de la Fundación Ditchley, el sábado 16 de julio. Al igual que muchos de los dizque dirigentes occidentales de los últimos tiempos, Blair intentó vender la narrativa de que Occidente todavía tiene un mejor acuerdo que ofrecer al mundo que el de esos “regímenes autocráticos” como Rusia o China; todo lo que tiene que hacer es empezar a actuar de manera coherente.

Comenzó diciendo: “Como en 1945 o 1980, Occidente se encuentra en un punto de inflexión. En 1945, Occidente tuvo que crear nuevas instituciones de gobierno internacional, de defensa y de cooperación europea”. Luego paso a recitar una larga letanía de las crisis que ha enfrentado Occidente hasta ahora en el siglo 21, admitiendo que en Occidente para la mayoría, “el nivel de vida se está estancando, millones de personas tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas y la inflación va a provocar una caída de los salarios reales”, y que “la política occidental se halla en un estado de agitación; es más partidista, fea, poco productiva; y está estimulada por las redes sociales”.

Pero ahora, a diferencia de 1945 o 1980, Blair dice que Occidente enfrenta el reto de que sus competidores están potencialmente en igualdad de condiciones, como en el caso de China. Luego de repetir los embustes sobre Rusia en Ucrania, ocultando toda la actividad neonazi, se vio obligado a hablar sobre el mundo que está surgiendo en torno a China. “Sin embargo, el mayor cambio geopolítico de este siglo vendrá de China, no de Rusia. Estamos llegando al final del dominio político y económico de Occidente. El mundo, mínimamente, va a ser bipolar, y posiblemente será multipolar”. No obstante, dice, “como resultado de las acciones de Putin, no podemos confiar en que los dirigentes chinos se comporten de la manera que consideraríamos racional”. Es decir, que se sometan ciegamente a los dictados del “orden basado en reglas”.

Blair dice que es necesario un nuevo discurso ante China, (o ante el mundo que escucha): “estoy a favor de una política hacia China que es lo que yo llamo ‘de fuerza más participación’. Debemos ser lo suficientemente fuertes para hacer frente a lo que sea que nos depare la futura disposición de China, de modo que mantengamos nuestro sistema y sus valores. Pero no debemos buscar un ‘desacoplamiento’ integral ni cerrar las líneas de interacción o cooperación. Siendo pragmáticos pero no agresivos. Debemos mostrar que con las diferentes actitudes de los chinos hacia nosotros, vendrán diferentes actitudes de nuestra parte; que aceptemos el estatus de China como potencia mundial; que respetemos la cultura china y a su pueblo”. Aún más, “Tenemos que estar abiertos a la posibilidad de que China cambie. Pero lo suficientemente fuertes como para soportarlo si no lo hace”.

Blair recomienda que haya un aumento del gasto en defensa para mantener la superioridad militar, y hacer un mayor uso del “poder blando”. Pero en realidad no tiene nada más que ofrecer, aparte del supuestamente nuevo discurso; elogió la “Asociación para la Infraestructura y la Inversión Global” como alternativa a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) de China (cosa que ya el sector en desarrollo ya no se come), y en propuso abordar la “revolución tecnológica” del siglo 21 como la oportunidad de Occidente para retomar las riendas (o, tal vez, el reino) del futuro. Y, por supuesto, hay que lidiar con esos molestos detractores de la política interna, que no entienden lo bien que les va: “esto no va a suceder a menos que reparemos nuestra propia política. ¿Cómo llegó Gran Bretaña a un punto en el que Nigel Farage y Jeremy Corbyn llegaron por un corto pero consecuente tiempo a formular nuestra política? ¿O Estados Unidos al punto en que el hecho de vacunarse denota una lealtad política? La locura en nuestra propia política tiene que parar. No podemos permitirnos el lujo de dar rienda suelta a la fantasía. Hay que volver a poner en juego la razón y la estrategia. Y tenemos que hacerlo con urgencia”.

Así que en vez de reconocer que el sistema transatlántico está en bancarrota, que lleva a las naciones de todo el mundo a mirar hacia otras instituciones prominentes en busca de oportunidades de desarrollo económico y asociaciones fiables, el iluso arrogante de Tony Blair insiste en que Occidente está en el lado correcto de la historia y que el mundo sólo espera que volvamos a tomar el mando: “Este es el proyecto de política exterior de la democracia occidental en la tercera década del siglo 21: proteger nuestros valores y nuestro modo de vida en la era en que China no se está levantando, sino que se levantó…. Una de las lecciones que he aprendido del tiempo que he pasado en el mundo desde que dejé el cargo, es que al final el espíritu humano quiere ser libre, y ese espíritu no se puede aplastar”. Y todo se trata, dice, de “la manera de hablar” a la gente.

“En el discurso político a menudo se habla de transparencia, honestidad y autenticidad. Estas cosas son importantes. Pero no superan a la manera de hablar… Al mantenernos en el poder debemos mostrarnos comprometidos, incluso cuando sea difícil. Incluso cuando no sea popular… La gente de todo el mundo tiene que ver que sabemos lo que hacemos. Que tenemos una estrategia. Que actuamos de acuerdo con un plan diseñado no por el último comentario de Twitter, sino por un profundo dominio de la política”.

No pudimos ponernos en contacto con la instructora de yoga del señor Blair para que hiciera algún comentario, pero los informes dicen que después de todas sus contorsiones del sábado ella estaba “muy orgullosa”.

 

Putin: ‘Aunque Occidente y la élite supranacional se empeñen en preservar el orden existente, se vienen tiempos en los que sólo los Estados realmente soberanos serán capaces de crecer’

 

Fuente:

Executive Intelligence Review: Blair anuncia su bancarrota moral (y mental); dice que Occidente debe mejorar su “manera de hablar” para mantener la hegemonía. 20 de julio de 2022.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Rusia sigue considerando que las explicaciones de Washington al respecto no son convincentes, ‎aunque Francia y Reino Unido sí se dieron por satisfechos. Rusia...

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Contenidos

Para evitar que el nuevo sistema emergente se convierta en una mera versión multipolar del actual orden mundial unipolar, un conjunto multipolar de bloques...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY