Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Toka, la empresa israelí de software espía más peligrosa de la que nadie habla

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El enfoque miope de los medios de comunicación sobre el programa espía israelí Pegasus y las amenazas que plantea significa que otras empresas, como Toka, no son investigadas, incluso cuando sus productos presentan un potencial aún mayor de abuso y vigilancia ilegal. Esta es una traducción automatizada. La versión original de este artículo con imágenes y enlaces puede consultarse en Mint Press News.

 

Por Whitney Webb

El pasado domingo, una investigación sobre el uso indebido a escala mundial de un programa espía desarrollado por veteranos de la Unidad 8200 de los servicios de inteligencia israelíes, obtuvo una amplia atención, al revelarse que el software -vendido a gobiernos democráticos y autoritarios por igual- había sido utilizado para espiar ilegalmente a unas 50.000 personas. Entre las personas cuyas comunicaciones y dispositivos fueron espiados por el software, conocido como Pegasus, se encontraban periodistas, activistas de derechos humanos, ejecutivos de empresas, académicos y destacados líderes políticos. Según los informes, entre los líderes políticos que fueron objeto de los ataques se encuentran los actuales dirigentes de Francia, Pakistán, Sudáfrica, Egipto, Marruecos e Irak.

El uso abusivo del software Pegasus de esta manera se conoce desde hace varios años, aunque estas últimas revelaciones parecen haber cobrado tanta fuerza debido al elevado número de civiles que supuestamente han sido vigilados mediante su uso. La continuación del escándalo, que dura ya varios años, en torno al uso indebido de Pegasus también ha traído consigo una considerable controversia y notoriedad para la empresa israelí que lo desarrolló, el NSO Group.

Mientras que el NSO Group se ha hecho tristemente célebre, otras empresas israelíes con vínculos aún más profundos con el aparato de inteligencia de Israel han estado vendiendo software que no sólo proporciona exactamente los mismos servicios a los gobiernos y las agencias de inteligencia, sino que pretende ir aún más lejos.

Fundada originalmente por el ex primer ministro israelí y socio de Jeffrey Epstein, Ehud Barak, una de las mercancías de estas empresas está siendo utilizada por países de todo el mundo, incluso en países en desarrollo con la facilitación directa de instituciones financieras globales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial. Además, el software sólo se pone a disposición de los gobiernos que cuentan con la “confianza” del gobierno de Israel, que “trabaja estrechamente” con la empresa.

A pesar de que esta firma existe desde 2018 y fue cubierta en detalle por este autor para MintPress News en enero de 2020, ningún medio de comunicación de masas -incluyendo aquellos que han cubierto ampliamente el Grupo NSO- se ha molestado en examinar las implicaciones de esta historia.

 

Peor que Pegasus

Toka se lanzó en 2018 con el propósito explícito de vender un “ecosistema a medida de capacidades cibernéticas y productos de software para agencias gubernamentales, policiales y de seguridad.” Según un perfil de la compañía publicado en Forbes poco después de su lanzamiento, Toka se anunciaba como “una tienda de hacking de una sola parada para los gobiernos que requieren capacidad adicional para luchar contra los terroristas y otras amenazas a la seguridad nacional en el dominio digital.”

Toka se lanzó con planes para “proporcionar herramientas de espionaje para cualquier dispositivo que sus clientes requieran”, incluyendo no sólo los teléfonos inteligentes, sino un “enfoque especial en el llamado Internet de las Cosas (IoT)”. Según la compañía, esto incluye dispositivos como Amazon Echo, productos domésticos conectados a Google Nest, así como frigoríficos conectados, termostatos y alarmas. La empresa dijo en su momento que los exploits descubiertos por Toka en estos productos no se revelarían a los proveedores, lo que significa que esos fallos seguirían siendo vulnerables a cualquier hacker, sea o no cliente de Toka.

En la actualidad, el paquete de software de Toka afirma que ofrece a sus clientes de las fuerzas del orden, el gobierno y los servicios de inteligencia la capacidad de obtener “inteligencia específica” y realizar “investigaciones forenses”, así como “operaciones encubiertas”. Además, Toka ofrece a los gobiernos su servicio “Diseñadores cibernéticos”, que proporciona “a las agencias las estrategias de espectro completo, los proyectos personalizados y las tecnologías necesarias para mantener seguras y duraderas las infraestructuras críticas, el panorama digital y las instituciones gubernamentales.”

Dado que Pegasus, de NSO, sólo se dirige a los teléfonos inteligentes, la suite de hacking de Toka -que, al igual que Pegasus, también está clasificada como producto de “interceptación legal”- es capaz de dirigirse a cualquier dispositivo conectado a Internet, incluidos, entre otros, los teléfonos inteligentes. Además, su clientela objetivo es la misma que la de Pegasus, lo que supone una oportunidad fácil para que los gobiernos accedan a una capacidad de vigilancia aún mayor que la que ofrece Pegasus, pero sin arriesgarse a la notoriedad en los medios de comunicación, ya que Toka lleva mucho tiempo evitando el protagonismo.

Además, aunque Toka afirma que sus productos sólo son utilizados por gobiernos y agencias “de confianza” para combatir el “terrorismo” y mantener el orden y la seguridad pública, el argumento de venta de Pegasus, del NSO Group, es notablemente similar, y ese argumento de venta no ha impedido que su software se utilice para atacar a disidentes, políticos y periodistas. También permite que muchos de los mismos grupos que son clientes de Toka, como las agencias de inteligencia, utilicen estas herramientas con el fin de obtener chantajes. El uso del chantaje por parte de las agencias de seguridad israelíes contra civiles palestinos para intentar debilitar a la sociedad palestina y para la persecución política está bien documentado.

Los analistas del mercado han descrito a Toka como una empresa de “seguridad ofensiva”, aunque la dirección de la empresa rechaza esta caracterización. El cofundador y actual director general de la empresa, Yaron Rosen, afirmó que, a diferencia de lo puramente ofensivo, las operaciones de la empresa son “algo intermedio”, que él clasifica como un puente entre la ciberdefensa y las actividades cibernéticas ofensivas, por ejemplo, el pirateo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Las actividades de la empresa son preocupantes si se tiene en cuenta que Toka ha estado asociada directamente con el Ministerio de Defensa de Israel y otras agencias de inteligencia y seguridad israelíes desde su fundación. La empresa “trabaja estrechamente” con estas agencias gubernamentales, según un sitio web del Ministerio de Defensa israelí. Esta colaboración, según Toka, está destinada a “mejorar” sus productos. Los vínculos directos de Toka con las FDI contrastan con los del Grupo NSO, una empresa que no mantiene vínculos manifiestos con el Estado de seguridad israelí.

La colaboración directa de Toka con el gobierno de Israel también queda clara a través de su afirmación de que vende sus productos y ofrece sus servicios sólo a gobiernos, organismos policiales y agencias de inteligencia “de confianza”. Rosen, de Toka, ha declarado que Rusia, China y “otros países enemigos” nunca serían clientes de la empresa. En otras palabras, sólo los países alineados con los objetivos de la política israelí, especialmente en la Palestina ocupada, pueden ser clientes y obtener acceso a sus potentes herramientas de hacking. Esto es coherente con los esfuerzos del gobierno israelí para aprovechar el sector de la alta tecnología de Israel como un medio para contrarrestar el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a nivel mundial.

Una prueba más de que Toka forma parte de este esfuerzo del gobierno israelí por sembrar en gobiernos extranjeros productos tecnológicos profundamente vinculados a los servicios militares y de inteligencia de Israel es el hecho de que uno de los principales inversores de Toka es Dell Technologies Capital, que es una extensión de la conocida empresa tecnológica Dell. Dell fue fundada por Michael Dell, un conocido partidario de Israel que ha donado millones de dólares a los Amigos de las Fuerzas de Defensa de Israel y es uno de los principales partidarios de los llamados proyectos de ley “anti-BDS” que impiden a las personas empleadas públicamente o a las instituciones públicas de varios estados de Estados Unidos apoyar boicots no violentos a Israel, incluso por motivos humanitarios. Como señaló anteriormente MintPress, el hecho de que un importante productor de bienes electrónicos de consumo esté invirtiendo fuertemente en una empresa que comercializa la piratería de esa misma tecnología debería ser una bandera roja.

El uso inicial admitido por el gobierno del sector de alta tecnología para contrarrestar el movimiento BDS coincidió con el lanzamiento de una nueva política de las agencias militares y de inteligencia israelíes en 2012, por la cual “los proyectos relacionados con la cibernética y la inteligencia que antes se llevaban a cabo internamente en el ejército israelí y en las principales armas de inteligencia de Israel se transfieren a empresas que, en algunos casos, fueron construidas para este propósito exacto”.

Una de las razones por las que, según se informa, se puso en marcha esta medida fue para retener a los miembros de la Unidad 8200 que realizaban tareas militares y que se estaban trasladando a puestos de trabajo en el sector tecnológico del país, que está muy bien remunerado. A través de esta nueva política que ha funcionado para fusionar esencialmente gran parte del sector tecnológico privado con el estado de la seguridad nacional de Israel, algunos veteranos de la Unidad 8200 y de otros servicios de inteligencia continúan su trabajo para el estado pero se benefician de un salario del sector privado. El resultado final es que un número desconocido -y probablemente muy elevado- de empresas tecnológicas israelíes están dirigidas por veteranos del ejército y de las agencias de inteligencia israelíes y sirven, a todos los efectos, como empresas de fachada. Un examen más detallado de Toka sugiere fuertemente que es una de esas empresas de fachada.

 

Toka – nace del estado de seguridad nacional de Israel

La empresa fue cofundada por Ehud Barak, Alon Kantor, Kfir Waldman y el general de brigada retirado de las FDI Yaron Rosen. Rosen, director general fundador de la empresa y actual codirector general, es el antiguo jefe del personal cibernético de las FDI, donde fue “el principal arquitecto de todas las actividades cibernéticas [de las FDI]”, incluidas las ejecutadas por la Unidad 8200 de la inteligencia militar israelí. Alon Kantor es el antiguo vicepresidente de desarrollo empresarial de Check Point Software, una empresa de software y hardware fundada por veteranos de la Unidad 8200. Kfir Waldman es el antiguo director general de Go Arc y antiguo director de ingeniería del gigante tecnológico Cisco. Cisco es líder en el campo de los dispositivos del Internet de las Cosas y la ciberseguridad del IoT, mientras que Go Arc se centra en aplicaciones para dispositivos móviles. Como se ha mencionado anteriormente, Toka no solo hackea dispositivos móviles, sino que también tiene un “enfoque especial” en el hackeo de dispositivos IoT.

Además de haber sido primer ministro de Israel, el cofundador de Toka, Ehud Barak, ocupó anteriormente el cargo de jefe de la dirección de inteligencia militar israelí Aman, así como varios otros puestos destacados en las FDI, antes de dirigir finalmente el ejército israelí como ministro de Defensa. Mientras era ministro de Defensa, dirigió la Operación Plomo Fundido contra la Franja de Gaza bloqueada en 2009, que se saldó con la muerte de más de 1.000 palestinos y en la que Israel utilizó ilegalmente armas químicas contra la población civil.

Toka es la primera empresa creada por Barak. Sin embargo, Barak ya había presidido e invertido en Carbyne911, una polémica start-up israelí de servicios de emergencia que se ha expandido por todo el mundo y se ha afianzado especialmente en Estados Unidos. El éxito de Carbyne se ha producido a pesar del escándalo de Jeffrey Epstein, dado que el pedófilo y traficante sexual vinculado a los servicios de inteligencia había realizado una importante inversión en la empresa a instancias de Barak. La estrecha relación de Barak con Epstein, que incluía visitas nocturnas a la ahora famosa isla de Epstein y a complejos de apartamentos que albergaban a mujeres y niñas menores de edad víctimas de la trata, ha sido ampliamente documentada.

Barak se alejó de Toka en abril del año pasado, probablemente como resultado de la controversia sobre sus vínculos con Epstein, que también vio a Barak retirarse de su presidencia de Carbyne a raíz de la muerte de Epstein. Numerosas pruebas han apuntado a que Epstein era un activo de la inteligencia militar israelí que acumulaba chantajes a personas poderosas en beneficio del estado de seguridad nacional de Israel y de otras agencias de inteligencia, así como en beneficio personal.

Otro notable ejecutivo de Toka es Nir Peleg, Vicepresidente de Proyectos Estratégicos de la empresa. Peleg es el antiguo jefe de la División de Investigación y Desarrollo de la Dirección Nacional de Ciberseguridad de Israel, donde dirigió proyectos nacionales de ciberseguridad, así como iniciativas gubernamentales y colaboraciones con socios internacionales y empresas innovadoras de ciberseguridad israelíes. Antes de esto, Peleg afirma haber servido durante más de 20 años en puestos de dirección en la “unidad tecnológica de élite” de las FDI, aunque no especifica exactamente de qué unidad se trataba. En su perfil de LinkedIn figura como jefe de todo el Departamento de Tecnología de las FDI desde 2008 hasta 2011.

Durante su estancia en la Dirección Nacional de Cibernética de Israel, Peleg trabajó estrechamente con Tal Goldstein, ahora jefe de estrategia de la Asociación contra la Ciberdelincuencia del Foro Económico Mundial (WEF-PAC), entre cuyos miembros se encuentran organismos gubernamentales de Estados Unidos, Israel y el Reino Unido, junto con algunas de las empresas más poderosas del mundo en el ámbito de la tecnología y las finanzas. El objetivo de este esfuerzo es establecer una entidad global capaz de controlar el flujo de información, datos y dinero en Internet. En particular, el director general de Toka, Yaron Rosen, pidió recientemente la creación de esta misma organización cuando declaró que la comunidad internacional necesitaba crear urgentemente el equivalente “cibernético” de la Organización Mundial de la Salud para combatir la llamada “ciberpandemia”.

Las afirmaciones de que una “ciberpandemia” es inminente han sido frecuentes por parte de personas vinculadas al WEF-PAC, incluido el director general de Checkpoint Software, Gil Shwed. Checkpoint es miembro del FEM-PAC y dos de sus antiguos vicepresidentes, Michael Anderson y Alon Kantor, son ahora vicepresidente de ventas globales y codirector general de Toka, respectivamente.

El Director de Tecnología de Toka, y principal arquitecto de su suite de hacking, es Moty Zaltsman, que es el único director ejecutivo de la empresa que no figura en el sitio web de la misma. Según su LinkedIn, Zaltsman fue el Director de Tecnología del entonces Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu. El pasado mes de enero, cuando Toka fue cubierta por MintPress News, su perfil afirmaba que había desarrollado “tecnologías ofensivas” para el jefe de Estado israelí, pero Zaltsman ha eliminado desde entonces esta afirmación. El último ejecutivo de Toka a destacar es Michael Volfman, Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de la empresa. Volfman fue anteriormente líder de investigación y desarrollo cibernético en una “unidad tecnológica líder” no especificada de las FDI.

También hay que mencionar a los principales inversores de Toka, en particular Entrèe Capital, dirigida por Aviad Eyal y Ran Achituv. Achituv, que gestiona la inversión de Entrée en Toka y forma parte del consejo de administración de Toka, fue el fundador de la unidad de inteligencia de señales por satélite de las FDI y también un antiguo vicepresidente senior tanto de Amdocs como de Comverse Infosys. Tanto Amdocs como Comverse protagonizaron un escándalo a finales de los años 90 y principios de los 2000 por su papel en una operación de espionaje masivo respaldada por el gobierno israelí que tuvo como objetivo a las agencias federales de Estados Unidos durante ese periodo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

A pesar de este escándalo y de otros en el pasado de la empresa, Verint, filial de Comverse, fue contratada posteriormente por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) para realizar escuchas en la red de telecomunicaciones de Verizon, poco después de que su anterior escándalo de espionaje fuera cubierto por los medios de comunicación. El contrato formaba parte de la Operación Stellar Winds y fue aprobado por el entonces director de la NSA, Keith Alexander, que desde entonces ha sido un abierto defensor de una cooperación más estrecha del gobierno israelí-estadounidense en materia de ciberseguridad.

Además de Entrèe Capital, Andreessen Horowitz es otro de los principales inversores de Toka. La empresa de capital riesgo cofundada por el titán de Silicon Valley Marc Andreessen está actualmente asesorada por el ex secretario del Tesoro Larry Summers, amigo íntimo del infame pedófilo Jeffery Epstein. Entre los primeros inversores de Toka que ya no figuran en el sitio web de la empresa se encuentran Launch Capital, que está profundamente vinculada a la familia Pritzker -una de las familias más ricas de Estados Unidos, con estrechos vínculos con los Clinton y los Obama, así como con el lobby pro-israelí de Estados Unidos- y Ray Rothrock, un capitalista de riesgo que pasó casi tres décadas en VenRock, el fondo de capital riesgo de la familia Rockefeller.

A la luz de la mencionada política del gobierno de Israel de utilizar empresas tecnológicas privadas como fachada, la combinación de los vínculos directos del gobierno israelí con Toka, la naturaleza de sus productos y servicios, y las numerosas y significativas conexiones de sus líderes e inversores tanto con la inteligencia militar israelí como con los anteriores escándalos de espionaje israelí, sugieren fuertemente que Toka es una de esas fachadas.

Si este es el caso, hay razones para creer que, cuando los clientes de Toka hackean y obtienen acceso a un dispositivo, elementos del estado israelí también podrían obtener acceso. Esta preocupación nace del hecho de que la inteligencia israelí ha participado en este mismo tipo de comportamiento antes como parte del escándalo del software PROMIS, por el cual el “superespía” israelí Robert Maxwell vendió software intervenido al gobierno de Estados Unidos, incluyendo lugares altamente sensibles involucrados en la investigación clasificada de armas nucleares. Cuando ese software, conocido como PROMIS, se instaló en ordenadores del gobierno estadounidense, la inteligencia israelí obtuvo acceso a esos mismos sistemas y dispositivos.

Sin embargo, el gobierno estadounidense no fue el único objetivo de esta operación, ya que el software PROMIS intervenido se colocó en las redes de varias agencias de inteligencia de todo el mundo, así como en poderosas empresas y en varios grandes bancos. La inteligencia israelí tuvo acceso a todos sus sistemas hasta que se hizo pública la naturaleza comprometida del software. Sin embargo, el gobierno de Israel no fue responsabilizado por el gobierno de Estados Unidos ni por la comunidad internacional por su programa de espionaje de gran alcance, un programa facilitado directamente por empresas de fachada dedicadas a la tecnología. Las similitudes entre los productos comercializados y los clientes a los que se dirigía Maxwell durante el escándalo de PROMIS y actualmente Toka son considerables.

 

El Banco Mundial y el BID ayudan a Toka a dirigirse a los aliados de Palestina

Si bien los vínculos entre Toka y el estado de seguridad nacional de Israel son claros como el agua, lo que también es significativo e inquietante sobre esta empresa es cómo su entrada en los países en desarrollo y desarrollados por igual está siendo facilitada por las instituciones financieras mundiales, específicamente el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. En particular, estos son los únicos acuerdos con los gobiernos que Toka anuncia en su página web, ya que los demás no se hacen públicos.

Varios proyectos financiados por una u otra de estas dos instituciones han convertido a Toka en el “ciberdiseñador” de las estrategias nacionales de ciberseguridad de Nigeria y Chile desde el año pasado. Es significativo que las poblaciones de ambos países muestren un fuerte apoyo a Palestina y al movimiento BDS. Además, Toka consiguió el pasado mes de septiembre un contrato financiado por el Banco Mundial con el gobierno de Moldavia, aliado de Israel.

El Banco Mundial seleccionó a Toka en febrero del año pasado para “mejorar el desarrollo cibernético de Nigeria”, lo que incluye el desarrollo de “marcos nacionales, capacidades técnicas y mejora de habilidades”. A través del contrato con el Banco Mundial, Toka se ha involucrado íntimamente con los sectores público y privado de Nigeria que se relaciona con el “ecosistema cibernético” del país. La decisión del Banco Mundial de elegir a Toka es probablemente el resultado de una asociación forjada en 2019 por el estado de Israel con la institución financiera mundial “para impulsar la ciberseguridad en el mundo en desarrollo”, con un enfoque en África y Asia.

“El diseño y la creación de una estrategia cibernética nacional sostenible y sólida, así como la resiliencia cibernética, es un factor crítico para cumplir los objetivos de la política nacional de ciberseguridad y el marco estratégico de Nigeria”, dijo el director general de Toka, Yaron Rosen, en un comunicado de prensa sobre el contrato.

Teniendo en cuenta que Toka utiliza su tecnología sólo para gobiernos “de confianza”, es notable que Nigeria haya sido un fuerte aliado de Palestina durante la mayor parte de la última década, salvo una abstención en una votación crucial de la ONU en 2014. Además del gobierno, numerosos grupos de estudiantes, organizaciones de derechos humanos y organizaciones islámicas del país apoyan abiertamente a Palestina. Con los esfuerzos de Toka por ofrecer sus productos sólo a los países que se alinean con los países “amigos”, su ahora íntima participación en el desarrollo cibernético de Nigeria podría tener pronto consecuencias para un gobierno que ha tendido a apoyar la causa palestina. Esto es aún más probable si se tienen en cuenta las declaraciones del director general de Toka, Rosen, en un acto celebrado en abril de 2021 en el Ministerio de Economía de Israel, en el que hizo hincapié en el papel de la cibernética en los países en desarrollo, concretamente en lo que respecta a su defensa nacional y su estrategia económica.

Tres meses después de que se cerrara el acuerdo con Nigeria a través del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) seleccionó a Toka para asesorar al gobierno de Chile sobre “los próximos pasos para la preparación de la ciberseguridad nacional del país y la creación de capacidad operativa”. Como parte del proyecto, “Toka evaluará las lagunas y los retos actuales en materia de ciberseguridad en Chile y apoyará la ejecución del proyecto del BID recomendando mejoras específicas de preparación en materia de ciberseguridad”, según un comunicado de prensa. Toka afirma que ayudará a “establecer a Chile como líder en ciberseguridad en Sudamérica”. En relación con el acuerdo, Rosen, de Toka, declaró estar “agradecido” de que el BID “nos haya brindado esta oportunidad de trabajar con el Gobierno de Chile”.

Israel firmó acuerdos consecuentes de cooperación con el BID en 2015, antes de profundizar aún más esos lazos en 2019 al asociarse con el BID para invertir 250 millones de dólares de instituciones israelíes en América Latina específicamente.

Al igual que Nigeria, Chile tiene una fuerte conexión con Palestina y es a menudo un objetivo de los esfuerzos de influencia del gobierno israelí. Aunque el actual gobierno de extrema derecha de Sebastián Piñera se ha acercado a Israel, Chile alberga la mayor comunidad palestina en el exilio del mundo fuera de Oriente Medio. Como resultado, Chile tiene uno de los movimientos de BDS más fuertes de las Américas, con ciudades que declararon un boicot no violento a Israel hasta que el gobierno de Piñera intervino para afirmar que tales boicots sólo pueden ser implementados a nivel federal. Los chilenos de origen palestino tienen una fuerte influencia en la política chilena, ya que un reciente y popular candidato presidencial, Daniel Jadue, es hijo de inmigrantes palestinos en Chile. A principios de este año, en junio, el Congreso chileno elaboró un proyecto de ley para boicotear los bienes, servicios y productos de los asentamientos ilegales israelíes.

Mientras que Toka enmarca ambos proyectos como destinados a ayudar a la preparación cibernética y a las economías de los países a los que ahora presta servicios, los medios de comunicación israelíes han pintado una imagen diferente. Por ejemplo, Haaretz escribió que las asociaciones de Israel con los bancos de desarrollo, específicamente las realizadas en 2019 que dieron lugar a estos contratos de Toka, fueron planificadas por un comité interministerial creado por el entonces primer ministro Benjamin Netanyahu “para aprovechar el potencial del desarrollo internacional para fortalecer la economía israelí, mejorar la posición política de Israel y fortalecer su papel internacional.” Una fuente, citada por Haaretz como cercana a esta empresa, declaró que “los bancos de desarrollo son una forma de ayudar a promover los intereses y la agenda de Israel en el mundo en desarrollo, incluida América Latina. Pero no es filantropía”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Teniendo en cuenta estas declaraciones, y el propio modus operandi de Toka como empresa y sus antecedentes, parece muy probable que la razón por la que tanto Nigeria como Chile fueron elegidos como los primeros contratos de los bancos de desarrollo de Toka tenía como objetivo avanzar en la agenda del gobierno israelí en esos países específicos, una que busca contrarrestar y mitigar el apoyo vocal a Palestina entre los habitantes de esos países.

 

El problema del software espía va más allá de NSO Group

El Grupo NSO y su software Pegasus es claramente un escándalo importante que merece ser analizado. Sin embargo, el tratamiento del incidente por parte de los medios de comunicación ha absuelto en gran medida al gobierno israelí de cualquier papel en este asunto, a pesar de que las ventas de Pegasus por parte de NSO Group a gobiernos extranjeros han sido aprobadas y defendidas por el gobierno de Israel. Esto, por supuesto, significa que el gobierno de Israel también tiene una evidente responsabilidad en todo el escándalo.

Además, el enfoque miope en el NSO Group cuando se trata de la información de los principales medios de comunicación sobre el software espía privado israelí y las amenazas que plantea significa que otras empresas, como Toka, no son investigadas, incluso si sus productos presentan un potencial aún mayor de abuso y vigilancia ilegal que los comercializados y vendidos actualmente por el NSO Group.

Dada la larga historia del uso por parte de la inteligencia israelí de las empresas tecnológicas para la vigilancia y el espionaje internacional, así como su política admitida de utilizar a las empresas tecnológicas como frentes para combatir el BDS y asegurar el “dominio cibernético” de Israel, la investigación sobre el software espía israelí no puede detenerse sólo en NSO Group. Sin embargo, al no detenerse ahí se corre el riesgo de desafiar directamente al Estado israelí, especialmente en el caso de Toka, y esto es algo que los medios de comunicación convencionales tienden a evitar. Esto se debe a una mezcla de factores, pero el hecho de que el Pegasus de NSO se haya utilizado para espiar a los periodistas de forma tan extensa ciertamente no ayuda al asunto.

Sin embargo, la militarización de la industria tecnológica israelí y el uso global de sus programas de espionaje por parte de los gobiernos y las agencias de seguridad de todo el mundo deben ser abordados, especialmente porque han sido explícitamente militarizados para impedir los boicots no violentos a la ocupación israelí de Palestina, incluidos los que se basan únicamente en motivos humanitarios o en el respeto de las leyes internacionales que Israel incumple habitualmente. Permitir que un gobierno se dedique a esta actividad a escala mundial para sofocar las críticas a las políticas flagrantemente ilegales y a los crímenes de guerra no puede continuar, y este debería ser el caso de cualquier gobierno, no sólo de Israel.

Si los medios de comunicación que informan con entusiasmo sobre las últimas revelaciones de Pegasus están realmente preocupados por el abuso del software espía por parte de los gobiernos y las agencias de inteligencia de todo el mundo, también deberían prestar atención a Toka, ya que está armando activamente a estas mismas instituciones con armas mucho peores que cualquier producto de NSO Group.

 

Edward Snowden sobre el proyecto Pegasus: ‘Se tiene que acabar con el ciberespionaje del gobierno y del sector privado’

 

Fuente:

Whitney Webb, en Mint Press news: Meet Toka, the Most Dangerous Israeli Spyware Firm You’ve Never Heard Of.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En este vídeo, grabado durante el evento en directo del Comité de Abogados para la Investigación del 11-S, la periodista de investigación Whitney Webb...

Ciencia y Tecnología

Por Mass Privatel Durante años, los estadounidenses han ignorado en gran medida la vigilancia de las empresas en las redes sociales. Pero todo eso...

Ciencia y Tecnología

Por Pável Dúrov Los teléfonos de 50.000 personas, entre ellas activistas de derechos humanos y periodistas, han sido objeto de herramientas de vigilancia que...

Ciencia y Tecnología

El soplón de la NSA advierte si no se toman medidas ningún teléfono en el mundo estará a salvo de los hackers patrocinados por...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon