Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Thierry Meyssan: El derrumbe de Estados Unidos

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Todo tiene un fin, incluso los imperios. Después de la URSS, hoy estamos viendo ‎el fin de Estados Unidos. Washington ha favorecido escandalosamente a una reducida ‎camarilla de ultra-multimillonarios y ahora se ve ante sus viejos demonios, reducido a ‎prepararse para la secesión y la guerra civil.‎

 

Por Thierry Meyssan

Cada uno de los dos bandos hoy enfrentados en Estados Unidos –los ‎“jacksonianos”‎ y los ‎‎“neopuritanos” [1]– pretende liquidar al otro. ‎Los jacksonianos hablan de insurrección mientras que los neopuritanos apuestan por la represión, ‎pero ambos bandos se preparan para el enfrentamiento. Dos tercios de la ciudadanía ‎estadounidense viene preparándose para una guerra civil. ‎

 

El punto de vista de los “jacksonianos”

Los jacksonianos –así llamados en referencia al 7º presidente de Estados Unidos (1829 a 1837), ‎Andrew Jackson, quien se opuso, antes de la Guerra de Secesión, a la creación de la Reserva ‎Federal (el banco central estadounidense)– desaparecieron de la escena política estadounidense ‎durante todo un siglo, hasta que uno de ellos –Donald Trump– ganó la elección presidencial. ‎Los jacksonianos se oponen, primero que todo, a los vínculos incestuosos que existen entre los ‎bancos privados y la ya mencionada Reserva Federal, la entidad que imprime el dólar. ‎

Durante la última elección presidencial estadounidense, en numerosos Estados, los funcionarios ‎a cargo del conteo de los sufragios emitidos el 3 de noviembre de 2021 impartieron instrucciones ‎para que los observadores no tuvieran acceso al proceso de conteo, privando así el resultado de ‎la elección de toda legitimidad democrática. ‎

A estas alturas, la cuestión ya no es saber quién resultó electo sino qué es lo más conveniente ‎después de esa ruptura del pacto nacional. ‎

Según la 2ª Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, los estadounidenses tienen derecho ‎a armarse y a organizarse en milicias para defender la libertad de su Estado si esta se ve ‎amenazada. ‎

Esa Enmienda es parte de la «Carta de Derechos de Estados Unidos» (Bill of Rights) cuya ‎adopción fue la condición no negociable para que los ciudadanos que habían luchado por la ‎independencia aceptaran la Constitución redactada por la Convención de Filadelfia.

En virtud de ‎la 2ª Enmienda, todo estadounidense puede poseer armas de guerra –de cualquier tipo–, lo cual ‎ha hecho posible la repetición de masacres perpetradas con armas de fuego que han enlutado la ‎sociedad estadounidense. A pesar del indudable costo humano de esos crímenes, la 2ª Enmienda ‎no ha sido derogada por considerarse un elemento fundamental del equilibrio del sistema ‎político estadounidense. ‎

Precisamente, para un 39% de los estadounidenses recurrir a las armas contra autoridades ‎corruptas no es sólo un derecho sino un deber. Al mismo tiempo, un 17% de los ‎estadounidenses estima que ha llegado el momento de actuar [2]. ‎

Grupos armados están preparándose en cada Estado para realizar manifestaciones el próximo 20 ‎de enero, en ocasión de la entronización de Joe Biden en Washington D.C. El FBI teme que ‎ocurran graves motines en al menos 17 Estados. ‎

Por supuesto, esos hechos pueden ser interpretados en muchos sentidos diferentes y siempre cabe ‎la posibilidad de acusar a quienes se plantean la insurrección –que son una masa ‎extremadamente heterogénea– de ser todos «conspiracionistas» o «neonazis»… o ‎ambas cosas. Pero es incuestionable que su decisión de sublevarse es la única legítima a la luz de ‎la Historia estadounidense e incluso del derecho reconocido en su país. ‎

Habrá quien vincule ese descontento a la extraña y efímera irrupción de manifestantes en ‎el Capitolio de Washington que marcó la jornada del 6 de enero. El hecho es que no hay relación ‎entre ambas cosas. Nadie aspira a “derrocar” el poder legislativo estadounidense sino a ‎neutralizar a la clase política en su conjunto y obtener la realización de nuevas elecciones, que ‎sean realmente transparentes. ‎

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los estadounidenses que protestan contra «el robo del sistema electoral» son principalmente ‎electores de Donald Trump, pero no son estos últimos los únicos que protestan. No se trata de ‎simple recriminaciones de los partidarios de Donald Trump –descontentos de que su candidato ‎haya perdido– sino de un problema de fondo sobre la transparencia de las elecciones ‎estadounidenses, condición sine qua non de todo sistema que aspire al calificativo de ‎‎“democrático”. ‎

La ausencia de transparencia del conteo de los votos de la elección presidencial estadounidense ‎ha desencadenado las pasiones, ya existentes desde la crisis financiera de 2007-2010. ‎La mayoría de la población no estuvo de acuerdo con el plan de salvamento de los bancos –un ‎desembolso de 787 000 millones de dólares– propuesto por el entonces presidente –el demócrata ‎Barack Obama–, suma que se agregó a los 422 000 millones ya asignados por su predecesor ‎republicano, George Bush hijo, para compensar préstamos tóxicos. En aquel momento, millones ‎de estadounidenses que declaraban que «ya pagaban suficientes impuestos» (Taxed Enough ‎Already, fórmula recogida en el acrónimo TEA) fundaron el Tea Party Movement, referencia al ‎hecho histórico conocido como Boston tea party (el “Motín del té” del 16 de diciembre ‎de 1773), que abrió la marcha hacia la guerra de independencia. El movimiento contra la ‎adopción de pesados impuestos tendientes única y exclusivamente a salvar los intereses de los ‎ultra-multimillonarios se desarrolló tanto en el seno de la derecha como en las filas de la ‎izquierda, como quedó demostrado con las campañas de la gobernadora republicana Sarah Palin y ‎del senador Bernie Sanders, dos veces aspirante a la nominación como candidato a la ‎presidencia por el Partido Demócrata.‎

El descontento de los antiguos miembros de la pequeña burguesía, que hoy se ven masivamente ‎desclasados como resultado del éxodo de empresas hacia el exterior y la subsiguiente ‎desaparición de empleos en Estados Unidos, da como resultado que el 79% de los ‎estadounidenses estima ahora que «América se derrumba», una proporción de “desencantados” ‎que no tiene equivalente en Europa, exceptuando los «Chalecos amarillos» franceses. ‎

Por supuesto, es muy poco probable que eventuales motines en ocasión de la investidura de Biden, ‎el próximo 20 de enero, lleguen a convertirse en revolución. Pero hace ya una decena de años ‎que esa noción ha venido ganando espacio en la populación y hoy cuenta con suficientes ‎partidarios –en todo el espectro político estadounidense– como para iniciar la batalla y perdurar. ‎

 

El punto de vista de los neopuritanos‎

Frente a los jacksonianos, los grupos que arremeten contra el presidente aún en ejercicio ‎también se creen en todo su derecho. Como el Lord Protector Oliver Cromwell (1653-1658), ‎dicen representar una moral superior a la Ley. Lo único que los diferencia de aquel republicano ‎inglés es que no utilizan referencias religiosas. Son calvinistas sin Dios. ‎

Los neopuritanos dicen querer una Nación “para todos”… pero no para sus adversarios y ‎excluyendo a todo el que no esté de acuerdo con ellos. Así que celebran que Twitter, Facebook, ‎Instagram, Snapchat y Twitch hayan decidido censurar a todo aquel que ponga en duda la honestidad de la elección estadounidense. No les importa que esas transnacionales se arroguen ‎así un poder político que contradice el espíritu y la letra de la 1ª Enmienda de la Constitución ya que tienen un concepto muy particular de la Pureza: la libertad de expresión no es para herejes ‎ni “trumpistas”. ‎

En su delirio “purificador”, los neopuritanos reescriben la historia de Estados Unidos, nación que ‎proclaman «la luz sobre la colina» cuya misión es iluminar el mundo. Ignoran premeditadamente ‎toda forma de conciencia de clase y enaltecen las minorías, no por los valores de esas minorías ‎sino sólo porque son grupos minoritarios. Pretenden purificar las universidades, imponer la ‎llamada «escritura inclusiva», sacralizan la naturaleza salvaje, quieren etiquetar las noticias como ‎‎«información verificada» o «fake news», derriban estatuas de personajes históricos, etc. Y hoy ‎tratan de destituir al presidente saliente Donald Trump, no tanto por considerarlo el organizador ‎de lo ocurrido en el Capitolio sino porque quienes penetraron en ese recinto ven a Trump como ‎su líder. Ninguno de esos “herejes” debe quedar sin castigo. ‎

Los puritanos del siglo XVII practicaban confesiones públicas como medio de alcanzar la vida ‎eterna. Sus sucesores, los neopuritanos del siglo XXI, pretenden alcanzar el mismo objetivo ‎fustigándose por el «privilegio blanco». Ultra-multimillonarios como Jeff Bezos, Bill Gates, Arthur ‎Levinson, Sundar Pichai, Sheryl Sandberg, Eric Schmidt, John W. Thompson y Mark Zuckerberg ‎promueven una nueva «ideología» que plantea la superioridad del «hombre numérico» sobre el ‎resto de la humanidad y dicen aspirar a vencer la enfermedad y la muerte. ‎

Hace tiempo que esas personas, supuestamente tan racionales, se han alejado de la razón, tanto ‎que, según estiman dos tercios de los estadounidenses, ya se ha vuelto imposible entenderse ‎con ellos sobre hechos básicos. Aclaro que al escribir esto no me refiero a los “trumpistas” sino ‎a los neopuritanos. ‎

El fanatismo que hoy exhiben ya dio lugar a la guerra civil inglesa, a la guerra de independencia ‎estadounidense y, finalmente, a la Guerra de Secesión. El principal temor del presidente Richard ‎Nixon era que llegara a provocar una cuarta guerra en Estados Unidos. Esa es la posibilidad que ‎hoy se cierne sobre ese país. ‎

Una parte del poder ya ha pasado de las instituciones democráticas nacionales a las manos de unos cuantos ‎ultra-multimillonarios. Estados Unidos ya no es el país que alguna vez conocimos. Y ‎ha comenzado su agonía. ‎

 

Notas

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

[1] Sobre “jacksonianos” y “neopuritanos”‎, ver «Estados Unidos, ‎‎¿se reforma o se desgarra?», 26 de octubre ‎de 2016; ‎‎«Elección presidencial estadounidense 2020‎. ‎¡Abrid los ojos!‎», 10 de noviembre de 2020; y «La guerra civil ‎se hace ‎inevitable en ‎Estados Unidos», 15 de ‎diciembre ‎de 2020, todos por Thierry Meyssan y publicados en Red Voltaire.‎

[2] Encuesta de Ipsos titulada ‎‎Game changers, 13 de enero de 2021.

 

Helga Zepp-LaRouche: Estamos en un polvorín; no se trata solo del fraude electoral

 

Fuente:

Thierry Meyssan — El derrumbe de Estados Unidos.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Las administraciones de Joe Biden, Xi Jinping y Vladimir Putin, determinarán el destino del mundo. Sus naciones, que fueron aliadas contra el fascismo en...

Contenidos

Las administraciones de Trump y Biden se han basado en el trabajo de un religioso de extrema derecha, Adrian Zenz, para su acusación de...

Contenidos

El 31 de diciembre, México publicó un decreto final que exige la eliminación progresiva del uso de glifosato y el maíz genéticamente modificado (GE)...

Contenidos

Tanto la OTAN como la Unión Europea son hijas del Plan Marshall. De hecho, son las ‎dos caras de una misma moneda. Pero la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon