Tensión en el FMI y los mercados financieros por lo que hará el nuevo gobierno argentino

Nuevo gobierno argentino. Los mercados financieros y los medios noticiosos de su lado están en un estado de ansiedad, especulando sobre cómo va a enfrentar el nuevo gobierno de Fernández-Fernández la crisis económica argentina y su deuda externa. De ahí las amenazas que han proferido algunos banqueros de manera anticipada. Es posible que sé de paso a un período de juegos del gato y el ratón entre el cartel de acreedores de los fondos buitre y el gobierno de Fernández Fernández por otro lado. Mientras tanto, a Wall Street le preocupa que Alberto Fernández “esté cortejando a los chinos como acreedores en vez de al FMI”.

 

Los buitres van a amenazar con una fuga de capitales —y posiblemente la ejecuten sin aviso, cosa que ya es enorme gracias a las medidas de Mauricio Macri— para tratar de convencer al Presidente electo Alberto Fernández que no tome la ruta más “radical” que temen, como lo hizo la vicepresidente electa Cristina Fernández de Kirchner, y que más bien se siente a negociar. Quizás hasta acepten un recorte de la deuda, siempre y cuando el nuevo Presidente acepte las reglas de los buitres y que de las agencias calificadoras no digan que eso sería un incidente de no pago, ya que eso desataría todas las cláusulas de los derivados financieros que funcionan como seguros de impago, las “permutas de cobertura por incumplimiento crediticio” (CDS, en sus siglas en inglés), lo cual podría llevar a una implosión de todo el sistema financiero global.

Alberto Fernández podría amenazar a los acreedores con adoptar la vía más radical, y si no le dan concesiones suficientes. Pero por lo pronto, él está jugando sus cartas muy pegadas al pecho. Ha dicho que será pragmático, que no pedirá una reestructuración, y que prefiere más bien un plan par extender la maduración de las deudas, sin un recorte. Todavía no ha nombrado a su ministro de Finanzas.

El ejecutivo del fondo BlackRock, Axel Christensen, le dijo a la agencia Bloomberg el 28 de octubre que los “mercados” ya han calculado una reestructuración de la deuda argentina. Pero la realidad es esta: Argentina tiene una deuda externa de unos $300 mil millones de dólares, cosa que es impagable. Mauricio Macri contrató $100 mil millones de deuda nueva durante los últimos cuatro años, de los cuales $57 mil millones los debe al FMI. Como lo señaló Christensen, el FMI enfrenta una “situación muy delicada”. Más del 60% de su cartera de préstamos lo forma la deuda argentina. El programa de pagos de la deuda al FMI que Macri arregló, es de $5,600 millones en el 2020; $21 mil millones en el 2021; $22 mil millones en el 2022; $7,500 millones en el 2023. Y por supuesto, esto es además de los otros pagos de deuda programados, los intereses de los bonos públicos, etc. No hay dinero para cubrir ninguno de esos pagos.

¿Está nervioso el FMI? La nueva directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, felicitó a Alberto Fernández por su triunfo electoral, con un tuit: “esperamos reunirnos con su gobierno para abordar los desafíos económicos de Argentina y para fomentar el crecimiento incluyente y sostenido que beneficie a todos los argentinos”. Pero el diario Wall Street Journal+ se mostró preocupado antier en su editorial, de que Alberto Fernández “esté cortejando a los chinos como acreedores en vez de al FMI”.

 

¿América Latina se está liberando de los Estados Unidos?

 

Fuente:

LaRouche PAC — Tensión en los mercados financieros por lo que hará el nuevo gobierno argentino; el FMI se halla en una “situación muy delicada”.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion