Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Tecnocracia: El sistema operativo del nuevo orden internacional basado en normas

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El Orden Internacional Basado en Normas (OIRS) está amenazado y el poder mundial está cambiando. Mientras Oriente y Occidente reavivan viejas enemistades, se nos hace creer que esta lucha determinará el futuro de las relaciones internacionales y el rumbo de los Estados nacionales. Sin embargo, la transformación global no está dirigida por los gobiernos nacionales, sino por una red global de actores, y su objetivo es la tecnocracia global.

La versión original de este artículo, en inglés y con enlaces, puede consultarse en el blog de Unlimited Hangout.

 

Por Iain Davis

En este artículo, exploraremos la verdadera naturaleza del orden internacional basado en normas (OIR) y examinaremos las fuerzas que lo conforman. Consideraremos si los relatos que se nos presentan habitualmente se ajustan a la realidad.

Está ampliamente aceptado que el OIRC está experimentando un cambio perturbador. Dicha transformación se presenta a menudo como un cambio hacia el este en el equilibrio de poder entre los Estados nacionales.

Se dice que este nuevo orden internacional emergente se basará en un sistema global multipolar de Estados soberanos y derecho internacional. Este nuevo sistema se opone, supuestamente, al modelo occidental “basado en las normas”, que está desapareciendo.

Esta vez, en lugar de basarse en el imperialismo occidental, el nuevo sistema basado en el derecho internacional hará hincapié en la cooperación multipolar, el comercio y el respeto a la soberanía nacional. En cambio, estará dirigido por un bloque de poder económico y tecnológico euroasiático.

El aparente y continuo antagonismo de la geopolítica parece que mantendrá la división Este-Oeste que conocemos. Sin embargo, lo que ahora se presenta como el orden multipolar es, en realidad, el orden de las múltiples partes interesadas.

Como descubriremos, los Estados nación no son la fuerza motriz de la actual reestructuración de la gobernanza mundial. Los relatos geopolíticos que se nos ofrecen son a menudo superficiales.

Los que lideran la transformación no tienen lealtad a ningún Estado nación, sólo a su propia red globalista y a sus aspiraciones colectivas. En sus manos, el derecho internacional no es más un impedimento para sus ambiciones que un vago compromiso con las “reglas”.

Los gobiernos nacionales son socios dentro de esta red formada por actores estatales y no estatales. A pesar de las animosidades declaradas, han colaborado durante décadas para dar forma al complejo de gobernanza mundial que está surgiendo.

Independientemente de quién se diga que lo dirige, la OIRC va a continuar en una nueva forma. A medida que el sistema posterior a la Segunda Guerra Mundial retrocede, el marco que se está imponiendo para ocupar su lugar es completamente ajeno a las personas que viven en las antiguas democracias liberales occidentales.

Por lo tanto, nosotros también debemos transformarnos si queremos aceptar el reajuste. Se nos está condicionando para que creamos en la promesa de la nueva OIRC y en la tecnocracia global sobre la que se construye.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

El Orden Internacional Basado en Normas (OIRS)

En 2016, Stewart Patrick, del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), publicó World Order: ¿Cuáles son exactamente las reglas? En él, describió la era posterior a la Segunda Guerra Mundial como el “orden internacional basado en reglas” (IRBO).

Con sus firmes raíces en el excepcionalismo estadounidense, Patrick describió cómo el llamado IRBO actuaba como un mecanismo de control hegemónico de la política global, la economía mundial y el sistema monetario y financiero internacional (SMI):

“Lo que distingue al orden occidental posterior a 1945 es que fue configurado de forma abrumadora por una sola potencia, Estados Unidos. Operando en el contexto más amplio de la bipolaridad estratégica, construyó, gestionó y defendió los regímenes de la economía mundial capitalista […] En la esfera comercial, el hegemón presiona para la liberalización y mantiene un mercado abierto; en la esfera monetaria, suministra una moneda internacional libremente convertible, gestiona los tipos de cambio, proporciona liquidez y sirve como prestamista de última instancia; y en la esfera financiera, sirve como fuente de inversión internacional y desarrollo”.

Aunque el derecho internacional es un componente de la OIRC, no es en sí mismo derecho. El profesor Malcolm Chalmers, escribiendo para el Royal United Services Institute (RUSI) del Reino Unido, describió la IRBO como una combinación de sistemas económicos y de seguridad universales combinados con acuerdos internacionales y procesos de resolución de conflictos.

La actual IRBO es supuestamente un sistema occidental de normas e instituciones internacionales. Basado en los acuerdos posteriores a la Primera Guerra Mundial y a la Segunda Guerra Mundial, lo que se sugiere como orden es poco más que una realización del “poder es correcto” en el escenario internacional.

 

 

Hechos, no palabras

En Occidente nos han educado para tener fe en la OCDE. Se nos vende como un acuerdo que establece un comportamiento normativo para los Estados nación. Se supone que se acuerda una base para las relaciones internacionales y se ordena un comportamiento aceptable.

Lejos de ser un conjunto de normas para facilitar la coexistencia pacífica entre los Estados nación, la OIRC siempre ha sido una herramienta de manipulación. La cuestión es quién la maneja.

La reciente declaración conjunta entre la Federación Rusa y la República Popular China parecía redefinir explícitamente la actual IRBO. El acuerdo de los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping decía, en parte:

“En la actualidad, el mundo está experimentando cambios trascendentales y la humanidad está entrando en una nueva era de rápido desarrollo y profunda transformación. En ella se desarrollan procesos y fenómenos como la multipolaridad, la globalización económica, el advenimiento de la sociedad de la información, la diversidad cultural, la transformación de la arquitectura de la gobernanza global y el orden mundial. [. . .] ha surgido una tendencia a la redistribución del poder en el mundo. [. . .] el orden mundial basado en el derecho internacional, buscan una auténtica multipolaridad con las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad desempeñando un papel central y de coordinación”.

Por el contrario, el discurso pronunciado por la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, en el Instituto Lowy, un centro de estudios políticos australiano respaldado por los Rothschild y centrado en la región de Asia-Pacífico, ilustró la posición occidental. Dijo:

“Rusia y China están trabajando juntos cada vez más, mientras se esfuerzan por establecer los estándares en tecnologías como la inteligencia artificial, afirmar su dominio sobre el Pacífico occidental. [Están desestabilizando el orden internacional basado en normas y están minando los valores que lo sustentan. [. . .] Creemos en la libertad y la democracia. [. . .] Como dijo el Primer Ministro Scott Morrison, “sabemos por la evidencia de la historia humana que las democracias son el motor del cambio”. [. . .] La tecnología ha empoderado a la gente al permitir una libertad increíble, pero sabemos que puede ser aprovechada por otros para promover el miedo. [. . .] Al unir nuestras fuerzas con las de Estados Unidos estamos mostrando nuestra determinación de proteger la seguridad y la estabilidad en toda la región”.

Si lo tomamos al pie de la letra, es inevitable concluir que, mientras el eje está en movimiento, el enfrentamiento continúa. En gran medida, esto es una invención.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Al hablar de la OIRC nos encontramos inmediatamente con un problema de nomenclatura. A veces se denomina “orden internacional basado en normas”; otras veces, “orden internacional” o “sistema basado en normas”; u ocasionalmente, “sistema internacional basado en normas”; ahora parece que tenemos que añadir “orden mundial basado en el derecho internacional”.

Aunque no hay una definición establecida para este supuesto sistema de gobernanza mundial, todo equivale a lo mismo. Puede que el punto de apoyo se haya movido, pero la artimaña sigue intacta.

Este problema de definición ilustra el principal defecto de cualquier noción de orden mundial basado en normas. Está mal definido y es transitorio. Se basa más en la realpolitik del momento que en cualquier precepto moral, legal o político genuino.

Aunque Truss describió con precisión cómo se puede aprovechar y explotar ese supuesto orden, engañó a su audiencia en cuanto a quiénes son los abusadores. La actual OIRC tampoco se basa en la democracia y la libertad. Sus afirmaciones fueron un engaño.

Recientemente, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU. declaró que socavar la confianza en el gobierno se lograba mediante individuos que difundían narrativas “falsas” y que esto equivalía a terrorismo. En otras palabras, ningún ciudadano estadounidense tiene derecho a cuestionar la política del gobierno. Si lo hacen, están difundiendo desinformación. En consecuencia, el DHS sugiere que no confiar en el gobierno debería ser perseguido como un delito.

Esta es la supuesta justificación del enfoque de la nueva unidad de terrorismo doméstico que trabaja junto a la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia de Estados Unidos. El fiscal general adjunto, Matthew Olsen, declaró ante el Comité Judicial del Senado que la unidad se creó para combatir la creciente amenaza del “extremismo”, que aparentemente incluye “ideologías antigubernamentales y antiautoridad”.

Cuestionar la “autoridad” o el “gobierno” es una posición extremista, según el Departamento de Justicia y el DHS. No hay lugar para la libertad de expresión en la ideología extremista del gobierno. Sin libertad de expresión, la democracia estadounidense está acabada.

Del mismo modo, en Nueva Zelanda, la primera ministra Jacinda Ardern (una joven líder global del Foro Económico Mundial) admitió la intención de su gobierno de ignorar el derecho inalienable de la gente a vagar a menos que se someta a la vacunación. Lo mismo ocurre con la Comisión Europea, cuyo Certificado Digital COVID de la UE limita la libertad de circulación sólo a los ciudadanos que se inyectan los productos farmacéuticos adecuados.

Estos “certificados” de vacunación son la puerta de entrada a la identificación digital completa para todos los ciudadanos que cumplan con los requisitos. En junio de 2021, la Presidenta de la Comisión de la UE, Ursula Von Der Leyen, dijo:

“Queremos ofrecer a los europeos una nueva identidad digital. Una identidad que garantice la confianza y proteja a los usuarios en línea. [. . .] Permitirá a todo el mundo controlar su identidad en línea, e interactuar con los gobiernos y las empresas, en toda la UE”.

En otras palabras, el estatus de vacuna del ciudadano de la UE, que formará parte fundamental de la identidad digital según los planes de la UE, también será necesario para que puedan acceder a bienes y servicios. Sin la correspondiente autorización, quedarán excluidos de la sociedad.

Recientemente, algunos gobiernos han parecido dar marcha atrás en sus planes de pasaporte vacunal (certificado). Se trata simplemente de un breve cese ante las crecientes protestas del público.

El compromiso con la identidad digital, que controla todos los aspectos de nuestras vidas, es inherente al Objetivo de Desarrollo Sostenible 16.9 de la ONU. La trayectoria política hacia la identidad digital es global, independientemente de quién dirija supuestamente la OIRC.

Ninguna de estas políticas indica, como afirmó Truss, ninguna creencia subyacente en la “libertad y la democracia”. Entre las naciones de los Cinco Ojos y en toda la UE, todo lo que vemos es un compromiso con la dictadura autoritaria.

En el Reino Unido, donde Truss es una de las principales figuras del gobierno, los planes para una dictadura están en una fase avanzada. El Estado británico ha aprovechado la pseudopandemia para avanzar y promulgar una serie de leyes dictatoriales.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La Ley de Fuentes de Inteligencia Humana Encubiertas (Conducta Criminal) de 2020 faculta al Estado a cometer cualquier delito que le plazca y elimina toda responsabilidad legal de sus operativos; el Proyecto de Ley de Policía, Delitos, Sentencias y Tribunales prohíbe efectivamente toda protesta pública y, aunque actualmente está estancado después de que la Cámara de los Lores rechazara el proyecto, es casi seguro que algunas enmiendas menores lo verán convertido en ley; el proyecto de ley de seguridad en línea, cuando se promulgue, acabará con la libertad de expresión en línea y los cambios propuestos para los secretos oficiales, el contraespionaje; y la legislación antiterrorista eliminará la defensa del periodista de actuar en interés público, acabando efectivamente con la denuncia de irregularidades y el periodismo de investigación en el Reino Unido.

Todos estos cambios tiránicos se ejemplifican en las reformas de la Ley de Derechos Humanos propuestas por el gobierno británico. Su comunicado de prensa demuestra cómo su pretensión de respetar los derechos individuales, las libertades y la democracia no es más que propaganda diseñada para engañar a un público desprevenido.

Aunque hablan de diversidad y de un compromiso histórico con la libertad, y salpican su comunicado de prensa con frases suaves, sus acciones desmienten su intención. Afirman:

“El gobierno quiere introducir una Carta de Derechos de manera que proteja los derechos fundamentales de las personas y al mismo tiempo salvaguarde el interés público más amplio [. . .] [E]l crecimiento de una ‘cultura de los derechos’ [. . .] ha desplazado el debido enfoque en la responsabilidad personal y el interés público. [. . .] Aunque los derechos humanos son universales, una Carta de Derechos podría exigir a los tribunales que tuvieran más en cuenta el comportamiento de los demandantes y el interés público más amplio a la hora de interpretar y equilibrar los derechos cualificados. [. . .] El desplazamiento del poder legislativo desde el Parlamento hacia los tribunales, al definir los derechos y sopesarlos con el interés público más amplio, ha dado lugar a un déficit democrático. [. . .] La libertad de expresión no puede ser un derecho absoluto cuando se sopesa con la necesidad de proteger la seguridad nacional, mantener la seguridad de los ciudadanos y tomar medidas de protección contra los daños a las personas”.

Aunque el Estado británico afirma que “los derechos humanos son universales”, está claro que no lo son si son “derechos cualificados” basados en lo que el gobierno decida que es más importante. Los individuos que presionan sus derechos en los tribunales han obstaculizado los programas del gobierno. Esto se considera un “déficit democrático”. Por lo tanto, la Nueva Carta de Derechos protegerá el poder y la autoridad del gobierno por encima de las libertades del pueblo.

El Gobierno británico definirá la “seguridad nacional”. Protegerla, según su criterio, anulará todos los derechos individuales. El Estado británico no tolerará la libertad de circulación, de palabra y de expresión. En su lugar, un compromiso con el “interés público”, la “seguridad” y la protección de la población de alguna noción nebulosa de “daño”, sustituirá a la libertad y la democracia.

A ambos lados del Atlántico, y en el sur global de los Cinco Ojos, está surgiendo un nuevo sistema que facilita lo que Mussolini describió como el Estado Fascista:

“La concepción fascista de la vida subraya la importancia del Estado y sólo acepta al individuo en la medida en que sus intereses coincidan con los del Estado. [. . .] El liberalismo negaba el Estado en nombre del individuo; el fascismo reafirma los derechos del Estado como expresión de la verdadera esencia del individuo. [La concepción fascista del Estado lo abarca todo; fuera de él no pueden existir valores humanos o espirituales, y mucho menos tener valor. Así entendido, el fascismo es totalitario, y el Estado fascista -una síntesis y una unidad que incluye todos los valores- interpreta, desarrolla y potencia toda la vida de un pueblo”.

Es la alianza de las naciones de los Cinco Ojos liderada por Estados Unidos y la Unión Europea la que se autoproclama protectora del orden internacional basado en normas. Con su compromiso con una nueva forma de fascismo global, la idea de que la OIRC nos mantiene seguros es cuestionable. En realidad, la actual OIRC nunca ha promovido ni la libertad ni la democracia.

Es habitual que los supuestos líderes de la OIRC practiquen la doble moral. Las guerras ilegales, las prolongadas campañas terroristas contra sus propias poblaciones, el apoyo a insurgencias terroristas extranjeras, las crueles sanciones económicas y la participación en operaciones internacionales de contrabando de estupefacientes tipifican las actividades de los Estados nacionales que reclaman la propiedad de la IRBO.

Mientras la hegemonía occidental insiste en que todos sigan sus reglas, ellos no se exigen lo mismo. Algunos ejemplos recientes, entre muchos otros, han sido la retirada unilateral de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), a menudo conocido como el Acuerdo Nuclear de Irán; el incumplimiento por parte de la OTAN de las garantías, dadas al último presidente soviético Mijaíl Gorbachov, de que no se expandiría “ni una pulgada hacia el este”; y el encarcelamiento de periodistas.

Esto no significa que los supuestos oponentes de la actual OIRC, especialmente Rusia, China e Irán, estén por encima de cualquier reproche. Sin embargo, es insostenible que las “naciones líderes” de la actual OIRC se apropien de cualquier supremacía moral.

Políticos como Truss promueven la IRBO como la piedra angular de la paz y la seguridad internacionales, pero se trata de tópicos sin sentido. No hay nada inherentemente pacífico o seguro en ella.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
La verdadera OIRC

La actual OIRC se presenta como un proyecto de Estados occidentales, anteriormente liberales y democráticos, que ha aprovechado el dominio económico y militar de Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de que así lo presentan los medios de comunicación dominantes (MSM), el mundo académico y los grupos de reflexión, el orden internacional basado en normas no es eso.

La OIRC puede describirse con mayor precisión como un vehículo para que una red mundial de capitalistas interesados manipule a los Estados nación en pos de su propia agenda corporativa predominantemente privada. De hecho, podríamos argumentar que eso es lo que siempre ha sido.

Una verdadera red mundial de empresas, grupos de reflexión, fundaciones privadas, organizaciones intergubernamentales, ONG y gobiernos trabajan en colaboración para convertir las agendas políticas mundiales en políticas y legislación a nivel de gobierno nacional y local. Se trata de la Asociación Global Público-Privada (G3P) y su alcance se extiende a todas las naciones.

Podemos ver el mapa político mundial como un mosaico de naciones soberanas, que existen en un estado de anarquía (nadie las gobierna), pero la G3P no. Lo que la red global de capitalistas interesados (G3P) ve es una estructura autoritaria y compartimentada que debe ser manipulada para alcanzar su objetivo, siendo éste la creación de un sistema cohesivo de gobierno global bajo su dominio.

A lo largo de la pseudopandemia, el Foro Económico Mundial (FEM) se ha asociado con los gobiernos y las organizaciones intergubernamentales para promover su agenda política del Gran Reajuste. El G3P es la encarnación de lo que el FEM llama el modelo de gobernanza global de múltiples partes interesadas.

En octubre de 2019, poco antes de que comenzara la pseudopandemia, el FEM publicó Global Technology Governance: A Multistakeholder Approach. Asumiendo la autoridad para exigir que el mundo acepte la intrusión de su planeada 4ª Revolución Industrial, el G3P, representado por el FEM, se lamentó de lo que consideraba la falta de progreso hacia la gobernanza global.

En este sistema de múltiples partes interesadas, los gobiernos elegidos no son más que una de las muchas partes interesadas. La mayoría de los principales socios del G3P son empresas privadas, como el Banco de Pagos Internacionales, o representan intereses corporativos privados, como el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Nuestra supervisión democrática sólo llega hasta donde lo permite la influencia de nuestro gobierno nacional como parte interesada del G3P. Podemos apreciar el alcance de esta responsabilidad democrática si tenemos en cuenta los comentarios de Dominic Cummings, antiguo asesor jefe del Primer Ministro del Reino Unido. En un testimonio prestado ante una comisión parlamentaria en mayo de 2021 (ir a 14:02:35), Cummings dijo

“En marzo empecé a recibir llamadas de varias personas que decían que estas nuevas vacunas de ARNm bien podrían destrozar la sabiduría convencional.. Gente como Bill Gates y ese tipo de redes decían. En esencia, lo que ocurrió es que había una red de personas, del tipo de Bill Gates, que decían que había que repensar completamente el paradigma de cómo hacer esto […] Lo que Bill Gates y gente así me decían a mí, y a otros en el número 10, era que había que pensar en esto mucho más como los programas clásicos del pasado. Pero lo que Bill Gates y la gente decía era que el rendimiento esperado de esto es tan alto que, aunque se desperdicien miles de millones, sigue siendo una buena apuesta, y eso es esencialmente lo que hicimos”.

Cummings se refería a la respuesta de la política de salud pública del gobierno británico a una supuesta pandemia mundial. Se trataba de decisiones que afectarían a la salud de todos los hombres, mujeres y niños del país.

Sus comentarios revelan que el gobierno del Reino Unido se limitó a seguir las órdenes emitidas por la red de “gente tipo Bill Gates”. El Estado británico diseñó una política nacional crucial a instancias de la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF). Actuaban bajo las instrucciones de una fundación privada exenta de impuestos.

El BMGF es uno de los principales actores del G3P. Al igual que el FEM, sus asociaciones con organizaciones gubernamentales e intergubernamentales son amplias.

Como sabemos ahora, las supuestas afirmaciones de seguridad y eficacia de las vacunas hechas por el BMGF, y los políticos que implementaron la política de salud pública para ellos, no eran ni remotamente exactas. También sabemos que este fallo es irrelevante para el BMGF porque el “rendimiento de esto es tan alto” que no importa.

Los grupos de reflexión política se encuentran en el centro del G3P. Colaboran con otros socios del G3P para diseñar las agendas políticas que los gobiernos imponen a sus poblaciones.

Los grupos de reflexión, como el Royal Institute for Interantional Affairs (RIIA – Chatham House), están formados invariablemente por representantes de empresas multinacionales (incluidos los bancos centrales), instituciones financieras, ONG, fundaciones filantrópicas, donantes privados, organizaciones intergubernamentales, instituciones académicas y gobiernos, etc.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Por ejemplo, entre los miembros de Chatham House se encuentran las Naciones Unidas, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Open Society Foundation, el Banco de Inglaterra, Astrazeneca, GlaxoSmithKline, Bloomberg, The Guardian, la City de Londres, la Comisión y la Unión Europea, BAE systems, Goldman Sachs, De Beers, BlackRock, China International Capital Corporation, Huawei, el Kings College de Londres, la London School of Economics (LSE), Oxfam, el ejército británico y gobiernos de todo el mundo. La lista continúa.

Imaginar que estas organizaciones globalistas son efectivamente impotentes y que existen simplemente para ayudar a los gobiernos a diseñar políticas es extremadamente ingenuo. Un resumen más preciso ha sido ofrecido por algunos académicos. El profesor Hartwig Pautz escribió

“[E]stos tratan de influir en los responsables políticos y en el público en general, y lo intentan a través de canales informales y formales y haciendo uso de su posición bien conectada en redes políticas a menudo transnacionales que abarcan partidos políticos, grupos de interés, corporaciones, organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil y burocracias de la administración pública. [. . .] Los responsables políticos necesitan cada vez más curadores, árbitros o filtros que les ayuden a decidir qué información, datos y conocimientos políticos utilizar en sus procesos de toma de decisiones”.

Sin embargo, basta con ver los comentarios de personas como Dominic Cummings o Hillary Clinton para reconocer que incluso las observaciones de Pautz se quedan cortas. Siendo entonces Secretaria de Estado de EE.UU., Clinton dijo que el papel del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) -como grupo de reflexión sobre política exterior de EE.UU.- era decirle al Departamento de Estado de EE.UU. “lo que deberíamos hacer y cómo deberíamos pensar en el futuro”.

Los gobiernos, incluidos los de Estados Unidos, Rusia y China, son partes interesadas en el G3P. En 2017, hablando en un seminario de Harvard, el fundador y presidente ejecutivo del FEM, Klaus Schwab, dijo:

“La señora Merkel, incluso Vladimir Putin, etc., todos ellos han sido Jóvenes Líderes Globales del Foro Económico Mundial. Pero de lo que estamos realmente orgullosos ahora con la joven generación, como el Primer Ministro Trudeau, el Presidente de Argentina, etc., es de haber penetrado en los gabinetes. Así que ayer estuve en una recepción para el Primer Ministro Trudeau y sé que la mitad de este gabinete, o incluso más de la mitad de este gabinete, son para nuestros… realmente Jóvenes Líderes Globales del Foro Económico Mundial”.

Esto no fue un alarde ocioso. Líderes políticos como Tony Blair, Jacinda Ardern, Emmanuel Macron, Alexander De Croo (primer ministro belga), Sanna Marin (primer ministro finlandés) y muchos más pesos pesados de la política han pasado por el programa YGL. Por eso, en un discurso a la nación canadiense en noviembre de 2020, en referencia directa al llamado Great Reset del FEM, el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo:

“Reconstruir mejor significa conseguir apoyo para los más vulnerables al tiempo que se mantiene el impulso de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible y los ODS. [. . .] Esta pandemia ha brindado la oportunidad de un reinicio. Esta es nuestra oportunidad de acelerar nuestros esfuerzos previos a la pandemia para reimaginar sistemas económicos que realmente aborden desafíos globales como la pobreza extrema, la desigualdad y el cambio climático.”

Trudeau es uno de los muchos Jóvenes Líderes Globales (JGL) del FEM, y miembros de su programa predecesor llamado Líderes Globales del Mañana, que han dado forma a la respuesta política mundial a la pseudopandemia. Como graduado del YGL, su tarea consistió en convencer al público canadiense de que adoptara la agenda política del Gran Reajuste del G3P.

A pesar de las afirmaciones de Schwab, el presidente ruso Vladimir Putin no parece haber estado entre los protegidos del YGL del FEM. Sin embargo, al hablar en 2019 con el presidente Quesada de Costa Rica, Klaus Schwab repitió su afirmación sobre Putin:

“La señora Merkel, Tony Blair, todos fueron, incluso el presidente Putin, todos fueron Jóvenes Líderes Globales”.

En 1993, cuando comenzó el programa Líderes Mundiales del Mañana, Putin tenía 41 años y el límite de edad máximo para entrar en el programa era supuestamente de 38 años. Parece poco probable que Putin fuera “oficialmente” un aprendiz del programa YGL del FEM.

Tras 16 años de servicio en el KGB soviético, Putin estaba construyendo su reputación como político en 1993, actuando como adjunto al alcalde de San Petersburgo, Anatoly Sobchak. Posteriormente, Sobchak fue coautor de la Constitución de la Federación Rusa.

Putin desempeñó un papel decisivo a la hora de fomentar la inversión extranjera en la ciudad y fue durante su estancia en San Petersburgo cuando, al parecer, desarrolló una estrecha relación con Klaus Schwab. En su discurso en la reunión virtual de Davos de 2021 del FEM, Putin dijo:

“Sr. Schwab, querido Klaus, [. . .] he estado en Davos muchas veces, asistiendo a los eventos organizados por el Sr. Schwab, incluso en la década de 1990. Klaus acaba de recordar que nos conocimos en 1992. De hecho, durante mi estancia en San Petersburgo, visité este importante foro muchas veces. [. . .] [E]s difícil pasar por alto los cambios fundamentales en la economía, la política, la vida social y la tecnología mundiales. La pandemia de coronavirus [. . .] estimuló y aceleró los cambios estructurales”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En términos de asociaciones G3P, la de Rusia es quizás una de las más cercanas al FEM. El ejercicio anual de formación en ciberseguridad Cyber-Polygon del FEM está orquestado por Bi.Zone, una filial de Sberbank.

Bi.Zone es responsable de diseñar y ejecutar los escenarios y ejercicios del Cyber Polygon. Sberbank es un banco ruso de propiedad mayoritariamente estatal y se encuentra entre los miembros fundadores del Centro de Ciberseguridad (CCS) del FEM.

Otros socios del CCS son el principal centro de estudios de política exterior de Estados Unidos, la Fundación Carnegie para la Paz Internacional (CEIP), Europol (que representa a los gobiernos de la UE), INTERPOL, la Organización de Estados Americanos (que representa a los gobiernos de los subcontinentes de América del Norte y del Sur) y los centros nacionales de ciberseguridad de Israel, Reino Unido, Corea, Arabia Saudí y Suiza (sede del BIS).

De las muchas empresas que participaron en el Cyber Polygon 2021, las rusas formaron el mayor contingente de una sola nación. Además, el FEM se asocia con el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF).

La Fundación Internacional SPIEF se creó en San Petersburgo en 1998 bajo la dirección de Herman Gref. En ese momento, Gref era vicegobernador de la ciudad.

En 1993, Gref era también un estrecho colaborador de Anotoly Sobchak en San Petersburgo, donde Putin era el principal asesor de Sobchak. En la actualidad, Gref es director general y presidente de Sberbank.

En 2017, Schwab reconoció que el SPIEF y Rusia eran líderes mundiales en materia de regulación internacional y declaró:

“En el nuevo entorno económico y teniendo en cuenta los últimos avances tecnológicos, nos enfrentamos a la necesidad de nuevos formatos de cooperación. [. . .] Estoy absolutamente convencido de que Rusia, como uno de los líderes en regulación global responsable, debe desempeñar un papel central en la determinación de nuevas formas de convivencia en la era de la cuarta revolución industrial”.

Rusia y el SPIEF forman parte de la red G3P y están muy implicados en la ciberseguridad mundial y, en particular, en la regulación de la tecnología. Está claro que, a través de socios como el CFR, el BMGF y el FEM, la Asociación Global Público-Privada está impulsando una agenda política global apoyada por ambos lados de la división Este-Oeste.

Los activos del FEM, como Trudeau y otros funcionarios comprometidos, están posicionados para asegurar que la distribución de políticas sea lo menos friccionada posible. Los gobiernos de Rusia y, como veremos, de China, son partes interesadas igualmente activas en los esfuerzos de gobernanza global del G3P.

Si creyéramos a los medios de comunicación occidentales, esto presentaría un enigma aparentemente insondable. Mientras que estos estados nacionales son socios del G3P, se nos dice que también están socavando el IRBO. Algo no cuadra.

Según Reuters, los bancos europeos deben prepararse para los ciberataques rusos. La CBS afirma que el Departamento de Seguridad Nacional está en plena alerta ante la inminente guerra cibernética, mientras que los medios de comunicación del Reino Unido publicaron las mismas historias aterradoras. Forbes informó de que Rusia había estado librando una guerra cibernética contra Occidente durante 20 años y The Guardian alegó que esto era algo típico de la Federación Rusa.

Todo esto parece extremadamente extraño dado que corporaciones globales occidentales como IBM, Deutsche Bank y Santander participaron en ejercicios de preparación para el ciberpolígono que fueron dirigidos en gran parte por un banco estatal ruso. Si alguna de las afirmaciones de los medios de comunicación es remotamente plausible, el riesgo de espionaje industrial por sí solo parece haberse salido de las tablas.

Gobiernos de todo el mundo occidental participan en el Centro de Ciberseguridad del FEM, fundado, en parte, por Sberbank. Al mismo tiempo, siguen advirtiendo a sus poblaciones sobre el peligro de los ciberataques rusos.

Francamente, estas historias de ciberamenazas rusas son pueriles. Los gobiernos y corporaciones occidentales, que parecen seguir al pie de la letra las órdenes del G3P, parecen contentarse con guiarse por la evaluación y las recomendaciones de ciberseguridad de un banco estatal ruso.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Una razón mucho más creíble para estas historias de los medios de comunicación y el alarmismo gubernamental es que están diseñadas para prepararnos, y proporcionarnos una justificación, para la transformación digital del sector financiero. En su informe sobre las ciberamenazas de 2020, la Fundación Carnegie para la Paz Internacional (CEIP) afirmó que la pseudopandemia había hecho necesario este cambio.

En una referencia apenas disimulada a Rusia y China, el CEIP afirmaba que los ciberataques de los estados nacionales eran inevitables. A continuación, predijeron que la respuesta a este ataque supuestamente inevitable sería fusionar las actividades de los bancos, las autoridades financieras y el aparato de seguridad nacional de los Estados nación.

La centralización de la autoridad, especialmente sobre los sistemas financieros, es siempre la solución en lo que respecta al G3P. Principalmente porque se arrogan el derecho de ejercer esa autoridad.

En los temas más importantes, los gobiernos no forman la política, sino que ésta es elaborada por los grupos de reflexión del G3P, como el CEIP. No debemos hacernos la ilusión de que los grupos de reflexión se limitan a ofrecer sugerencias. Tienen el poder financiero, económico y político para tomar decisiones en la escena mundial y lo han hecho durante generaciones.

Nadie vota a los think tanks. En este sentido, la llamada democracia representativa es una farsa. Nosotros, el pueblo, nunca hemos podido opinar sobre los “grandes temas”. Para los que vivimos en las democracias occidentales, la grandilocuencia de los gobiernos simplemente sirve para convencernos de que de alguna manera estamos representados en las deliberaciones. Es esencialmente un truco de confianza.

Este es el contexto en el que podemos llegar a entender el Orden Internacional Basado en Reglas. Aunque actualmente se basa en lo que parece ser la hegemonía occidental y está en transición hacia un sistema multipolar dirigido por Eurasia, ambos son sólo mecanismos convenientes a través de los cuales el G3P ejerce el poder y la autoridad.

Como han señalado muchos comentaristas, incluido el FEM, la OIRC está cambiando. A medida que lo hace, nos acercamos cada vez más a una OCDE basada en el modelo chino de tecnocracia.

 

 

Tecnocracia: Una historia de amor del G3P

Los grupos de reflexión del G3P, en especial, aunque no exclusivamente, la Comisión Trilateral, llevan casi un siglo persiguiendo el sueño de crear un tecnócrata global. El mantra pseudopandémico que se escucha a menudo de “dirigido por la ciencia” ejemplifica la tecnocracia.

La tecnocracia surgió del movimiento de la eficiencia durante la era progresista de Estados Unidos a principios del siglo XX. Aprovechó los principios de gestión científica sugeridos por Frederick Winslow Taylor y las ideas económicas de economistas sociales como Thorstein Veblan, que acuñó el famoso término “consumo conspicuo”.

Veblan fue uno de los miembros fundadores de una iniciativa de investigación privada en Nueva York, financiada por John D. Rockefeller, llamada New School For Social Research. Esto pronto llevó a la creación de la Alianza Técnica.

Howard Scott, líder de la Alianza Técnica, se unió posteriormente a M. King Hubbert en la Universidad de Columbia. En 1934, publicaron el Technocracy Inc. Study Course.

Se trata de un proyecto de tecnocracia norteamericana. Proponía una sociedad dirigida por la ciencia, la ingeniería y el mundo académico en lugar de la política. Hubbert escribió:

“La tecnocracia considera que la producción y distribución de una abundancia de riqueza física a escala continental para el uso de todos los ciudadanos continentales sólo puede lograrse mediante un control tecnológico continental, un gobierno de la función, un Technate”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La tecnocracia exige que la actividad de cada ciudadano sea continuamente registrada y controlada. Requiere una vigilancia constante de la población.

Esto permite calcular en tiempo real el gasto total de energía del Technate. Los datos se cotejan y analizan para que el comité central de tecnócratas gestione y distribuya los recursos del Tecnoestado hasta el nivel del individuo.

Scott y Hubbert planearon un nuevo sistema monetario basado en el consumo de energía, en el que los bienes y servicios tendrían un precio acorde con el coste energético de la producción. A los ciudadanos se les asignaría la nueva moneda en forma de “certificados energéticos”.

En los Estados Unidos de los años 30, esto era una tarea tecnológicamente imposible. Aunque fue popular durante una década, la gente se dio cuenta de que el Technate sugerido era algo absurdo.

A pesar del aparentemente absurdo sistema propuesto por Scott y Hubbert, los Rockefeller en particular pudieron ver el potencial de utilizar la tecnocracia para mejorar su control de la sociedad. Siguieron financiando el movimiento de la tecnocracia y los programas asociados, durante muchos años, a pesar del decreciente interés del público.

En 1970, el profesor Zbigniew Brzezinski publicó Between Two Ages: El papel de Estados Unidos en la era tecnológica. En ese momento, era profesor de ciencias políticas en la Universidad de Columbia, donde Scott había conocido a Hubbert en 1932. Ya había sido asesor de las campañas de Kennedy y Johnson y más tarde se convertiría en asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense Jimmy Carter (1977 – 1981).

A través de un velo de cautela, Brzezinski escribió con entusiasmo sobre cómo una élite científica global no sólo podría utilizar la propaganda omnipresente y la manipulación económica y política para determinar la dirección de la sociedad, sino que también podría explotar la tecnología y la ciencia del comportamiento para lavar el cerebro y alterar el comportamiento de las poblaciones. Describiendo la forma de esta sociedad y el potencial de control autoritario, escribió:

“Una sociedad así estaría dominada por una élite cuya pretensión de poder político se basaría en unos conocimientos científicos supuestamente superiores. Sin las limitaciones de los valores liberales tradicionales, esta élite no dudaría en lograr sus fines políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influir en el comportamiento público y mantener a la sociedad bajo estrecha vigilancia y control”.

Aunque no utilizó la palabra “tecnocracia”, Brzezinski describió, no obstante, un Tecnato. Al darse cuenta de que la tecnología se acercaba rápidamente al punto en el que la tecnocracia sería factible, describió cómo la tecnología digital dominaría la “era tecnotrónica” para transformar la sociedad, la cultura, la política y el equilibrio global del poder político.

En 1973, Brzezinski se unió a David Rockefeller para formar la Comisión Trilateral. Su propósito declarado no podía ser más claro:

“[E]l propósito más inmediato era reunir [. . .] el grupo no oficial de más alto nivel posible para examinar juntos los principales problemas comunes. [. . .] Se tenía la sensación de que Estados Unidos ya no estaba en una posición de liderazgo tan singular como en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial. [. . .] , y que se necesitaría una forma de liderazgo más compartida [. . .] para que el sistema internacional pudiera afrontar con éxito los principales retos de los próximos años. [. . .] La “creciente interdependencia” que tanto impresionó a los fundadores de la Comisión Trilateral a principios de la década de 1970 se ha convertido en “globalización”. [. . .] Las dudas sobre si esta primacía cambiará y cómo lo hará [. . .] han intensificado la necesidad de tener en cuenta la dramática transformación del sistema internacional. [. . .] Nuestro número de miembros se ha ampliado para reflejar cambios más amplios en el mundo. Así, el Grupo de Japón se ha convertido en un Grupo de Asia del Pacífico, incluyendo en 2009 a miembros chinos e indios”.

En 1973, los trilateralistas ya habían identificado que la primacía de Estados Unidos se transformaría drásticamente. Esto se debe a que Brzezinski se dio cuenta de que las corporaciones globales de la era tecnotrónica superarían a los Estados nación no sólo en términos de su poder financiero y económico, sino también en su capacidad para innovar y dirigir las actividades de miles de millones de ciudadanos. En Between Two Ages escribió

“El Estado-nación como unidad fundamental de la vida organizada del hombre ha dejado de ser la principal fuerza creativa: Los bancos internacionales y las corporaciones multinacionales están actuando y planificando en términos que están muy por delante de los conceptos políticos del estado-nación”.

Totalmente comprometidos con el proceso de globalización, los trilateralistas empezaron a crear la nueva IRBO. En lugar del poder económico y militar de Estados Unidos, el nuevo orden mundial se basaría en un compromiso comunitario con la gestión eficiente de los recursos y, a través de ese mecanismo, con el control social.

Los estados nación darían paso a una red global formada por la fusión del estado y la corporación. Esta red gestionaría la población y la actividad empresarial a través de un nuevo sistema monetario basado en los recursos y una planificación económica centralizada.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los ciudadanos y las empresas estarían constantemente vigilados y su comportamiento restringido y ordenado. Esto proporcionaría al G3P la capacidad de gobierno global que buscaba.

Brzezinski sugirió cómo podría asegurarse este futuro. La tecnocracia permitiría la transformación:

“Tanto la creciente capacidad de cálculo instantáneo de las interacciones más complejas como la creciente disponibilidad de medios bioquímicos de control humano aumentan el alcance potencial de la dirección elegida conscientemente. [. . .] En la sociedad tecnetrónica la tendencia parece ser la de agregar el apoyo individual de millones de ciudadanos no organizados [. . .] y explotar eficazmente las últimas técnicas de comunicación para manipular las emociones y controlar la razón. [. . .] Aunque el objetivo de conformar una comunidad de las naciones desarrolladas es menos ambicioso que la meta del gobierno mundial, es más alcanzable. [. . .] En China, el conflicto sino-soviético ya ha acelerado la ineludible sinificación del comunismo chino. [. . .] Esto puede tanto diluir la tenacidad ideológica del régimen como conducir a una experimentación más ecléctica en la configuración del camino chino hacia la modernidad”.

La modernización de China se vio como una oportunidad para desarrollar una sociedad tecnocrática avanzada que, aunque se desarrollara económica y tecnológicamente, seguiría siendo una dictadura. Esto presentó al G3P un banco de pruebas perfecto para la construcción de un Technate.

La tecnocracia proporciona una autoridad centralizada sobre un sistema capitalista gestionado. Permite que las empresas prosperen siempre que se adhieran a los dictados de los tecnócratas.

La nueva OCDE no se basará en la primacía de los Estados nacionales ni en la imposición de valores o normas acordadas. Por el contrario, se basará en el sistema multipartito, donde las soluciones nominalmente pragmáticas a una crisis declarada constituyen el imperativo moral. La multiplicidad de partes interesadas significa una fusión entre el Estado y la empresa.

Esta transformación de la OIRC fue enfatizada por el FEM en su libro blanco de políticas de 2019 Globalización 4.0. Shaping a New Global Architecture in the Age of the Fourth Industrial Revolution.

“Después de la Segunda Guerra Mundial, los líderes trabajaron juntos para desarrollar nuevas estructuras institucionales y marcos de gobernanza. [. . .] El mundo ha cambiado drásticamente desde entonces. [. . .] El contexto de la gobernanza y la cooperación está cambiando debido a la Cuarta Revolución Industrial. [. . .] Hemos entrado en una era claramente nueva en la que muchos de los supuestos de periodos anteriores ya no son válidos. [. . .] A medida que las tecnologías emergentes transforman nuestros sistemas de salud, transporte, comunicación, producción, distribución y energía, por nombrar sólo algunos, tendremos que construir una nueva sinergia entre las políticas e instituciones públicas, por un lado, y el comportamiento y las normas empresariales, por otro. [En su calidad de Organización Internacional para la Cooperación Público-Privada, el Foro tiene previsto utilizar su plataforma para hacer avanzar esta reflexión y la acción colectiva a través del diálogo entre las distintas partes interesadas. Este enfoque ascendente o inductivo en el que participan tanto los agentes gubernamentales nacionales como los no estatales y subnacionales puede contribuir a acelerar el ritmo de las innovaciones en materia de gobernanza necesarias en el siglo XXI, así como a aumentar la legitimidad y el grado de confianza de los ciudadanos en ella”.

La confianza es un producto de la fe y se nos está indicando que creamos en la nueva IRBO resistente y sostenible, una basada, no en el dominio de los Estados nación que reclaman autoridad moral, sino en una alianza globalista de múltiples partes interesadas entre los gobiernos nacionales y los intereses privados que nos mantendrán “seguros”.

El FEM insiste en la necesidad de que la gente tenga fe en el proyecto globalista del G3P. Uno de los temas clave de la reunión de Davos de 2021 fue la reconstrucción de la confianza y para 2022 el restablecimiento de la misma. Refiriéndose a la supuesta crisis de confianza mundial, Klaus Schwab dijo

“Vemos una degradación de la confianza en el mundo, y la confianza sólo se construye a través de las relaciones personales. [Necesitamos un eslogan. El eslogan es ‘Trabajar juntos, restaurar la confianza’”.

La confianza es clave porque las decisiones que nos afectan a nivel local serán tomadas a nivel global por un organismo de elaboración de políticas que es predominantemente un proyecto de corporaciones privadas no elegidas. Debemos dejar de lado cualquier noción de responsabilidad o supervisión democrática y aceptar que el G3P sabe más.

Esta estructura globalista de múltiples partes interesadas utilizará la tecnocracia para dirigir sus políticas. Se nos dará la ilusión de democracia en forma de sociedad civil. Sin embargo, a través de la tecnocracia, se nos privará de toda agencia y medios políticos.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
China como motor de la nueva OIRC

En 1977, la Comisión Trilateral redactó un documento titulado “Paper No. 15 on East-West Relations” (publicado en 1978) en el que señalaban:

“China es una potencia con un enorme potencial en recursos humanos y de otro tipo, y sus dirigentes han emprendido un camino de modernización racional destinado a convertirla en una potencia mundial de primer orden […] China nunca ha adquirido una esfera de influencia correspondiente a su fuerza […] Occidente no debe contentarse con defender sus valores fundamentales […] Debe fijarse como objetivo influir en los procesos naturales de cambio […] en una dirección favorable y no desfavorable a esos valores. […] Parece que existen suficientes vías para ayudar a China de forma aceptable con tecnología civil avanzada […] Conceder a China condiciones favorables en las relaciones económicas redunda definitivamente en el interés político de Occidente”.

Un próspero mercado de exportación en China y la ampliación de la división chino-soviética redundaban en el interés político y económico de los Estados occidentales. Sin embargo, construir una nueva superpotencia que rivalizara con la Unión Soviética también significaba construir una capaz de desafiar a la OIRC existente.

Como think-tank del G3P, la Comisión Trilateral se encuentra entre los que sostienen que son poco más que tertulias para los individuos más poderosos de la Tierra. Como todos los grupos de reflexión, se presentan a sí mismos como fundamentalmente reactivos en lugar de proactivos. Afirman que proponen agendas políticas, pero que no tienen autoridad para imponer la adopción de esas políticas.

Sin embargo, estas agendas políticas recomendadas a menudo se desarrollan precisamente como las “sugieren” los think tanks. Las empresas multinacionales de todo el mundo parecen haber respondido a la agenda de los trilateralistas con un esfuerzo concertado para “influir en el proceso natural de cambio” de China y permitirle adquirir “una esfera de influencia correspondiente a su fuerza”.

La revolución económica, industrial y tecnológica de China ha sido notable, pero no ha ocurrido por casualidad. China se ha convertido en el primer Technate del mundo y las democracias liberales occidentales están abocadas a la misma transformación.

Los medios de comunicación estatales chinos informaron de que, entre 1983 y 1991, la inversión extranjera directa en China aumentó de 920 millones de dólares a 4.370 millones. En 2019, había superado los 2,1Tn de dólares. En 1994, en términos de inversión estadounidense en el extranjero, China ocupaba el 30º lugar. En el año 2000, era el 11º, ya que las multinacionales cuadruplicaron su IED en China entre 1994 y 2001.

La pseudopandemia supuso una desaceleración inicial del 42% de la IED mundial. Sin embargo, las inversiones en China aumentaron un 4%, superando a EE.UU. y convirtiéndose en el primer receptor mundial de inversiones extranjeras directas. Dada la enorme caída durante 2020, inevitablemente la IED mundial se recuperó en 2021. Según los informes, la IED, excluyendo los servicios financieros, aumentó un 20% adicional (en términos de dólares) para alcanzar un récord anual de 178.480 millones de dólares en China.

En 1979, Estados Unidos concedió a China el pleno reconocimiento diplomático; en 1982, el compromiso se reafirmó en el tercer comunicado conjunto; en 1984, se permitió a Pekín comprar material militar estadounidense; en 1994, la Casa Blanca de Clinton intervino para eliminar el embargo de la guerra fría sobre la exportación de “tecnología sensible” a China (y Rusia); la Ley de Relaciones entre Estados Unidos y China de 2000 fue firmada por el presidente Clinton (miembro de la Comisión Trilateralista), estableciendo nuevas mejoras en las relaciones comerciales; y, en 2005, el entonces subsecretario de Estado Robert B. Zoellick, pidió a China que ocupara su lugar como “parte interesada responsable”. Luego, en 2008, China se convirtió en el principal acreedor de Estados Unidos.

Esto no quiere decir que la relación entre la hegemonía occidental y la superpotencia emergente haya sido un camino de rosas. Por ejemplo, la noticia del bombardeo “accidental” de la OTAN a la embajada china en Belgrado en 1999 no fue bien recibida en China. También hubo marcados periodos de aparente enemistad política entre Estados Unidos, sus aliados occidentales y China.

En 2001, mientras los principales medios de comunicación informaban de enfrentamientos por el derribo de aviones espía y de acusaciones mordaces de China de ayudar a sus enemigos, el proyecto trilateralista (G3P) seguía su curso. Al mismo tiempo, Estados Unidos apoyó la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio y poco después la administración Bush estableció relaciones comerciales normales permanentes (PNTR) con China.

Sin embargo, un somero vistazo a los principales medios de comunicación occidentales (MSM), y la persistente retórica de políticos como el Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, sugieren que debemos tener miedo y que China es una amenaza para el orden occidental. ¿Cómo conciliar estas acusaciones cuando, al mismo tiempo, el orden occidental ha estado invirtiendo y transfiriendo tecnología para lograr la transformación de China?

A pesar de la hipérbole superficial, de los ocasionales intercambios vitriólicos y de los supuestos accidentes militares, la trayectoria política, en el ámbito político, económico e incluso militar, fue coherente. Tal y como “aconsejó” la Comisión Trilateralista, el orden hegemónico occidental se inclinó por permitir el ascenso de China como tecnocracia y superpotencia.

George Soros es un operador con información privilegiada, gestor de fondos de cobertura, especulador de divisas e inversor. Su Fundación Open Society, exenta de impuestos, ha financiado campañas políticas, movimientos activistas y golpes de Estado en todo el mundo durante décadas. Aunque hoy en día está envejeciendo, anteriormente fue miembro de la Comisión Trilateral.

Como tal, Soros se encontraba entre los “líderes de pensamiento” políticos, financieros y empresariales mundiales que alentaron la modernización de China. En una entrevista de 2009 con el Financial Times, dijo:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Creo que se necesita un nuevo orden mundial en el que China forme parte del proceso de creación y en el que tenga que participar. Tienen que poseerlo de la misma manera que, digamos, Estados Unidos posee el consenso de Washington […] Es necesario un descenso del valor del dólar para compensar el hecho de que la economía estadounidense seguirá siendo bastante débil […] China será el motor que lo impulse y Estados Unidos será en realidad un lastre que será arrastrado por un descenso gradual del valor del dólar”.

Años más tarde, la administración estadounidense de Trump de 2016 a 2020 adoptó lo que parecía ser una postura agresiva contra China. De particular preocupación supuesta fue el déficit comercial bilateral de Estados Unidos de hasta $ 500Bn anual. Se produjo una guerra comercial y se intercambiaron aranceles.

Hablando en Pekín en 2017, el entonces presidente Trump dijo:

“Estados Unidos tiene un enorme déficit comercial anual con China […] escandalosamente, cientos de miles de millones de dólares cada año. Las estimaciones llegan a 500.000 millones de dólares al año. Debemos abordar inmediatamente las prácticas comerciales injustas que impulsan este déficit, junto con las barreras para el éxito del mercado. Realmente tenemos que mirar el acceso, la transferencia forzada de tecnología y el robo de propiedad intelectual, que simplemente, por sí mismo, está costando a los Estados Unidos y sus empresas al menos 300 mil millones de dólares al año.”

La administración Trump se quejó amargamente de las llamadas transferencias tecnológicas forzadas (FTT) estipuladas por China a cambio del acceso a su mercado. A propósito de la supuesta guerra comercial entre los líderes de la actual OIRC y China, el think-tank CFR fue uno de los que criticó el aparente proteccionismo de China y el sugerido robo de propiedad intelectual.

Estas acusaciones y la declarada hostilidad comercial parecían ser poco más que una distracción diseñada para el consumo público occidental. En realidad, tanto los acuerdos públicos como los privados con China se construyeron sistemáticamente sobre los acuerdos del ITF.

En 2018, la administración Trump comenzó a imponer aranceles de hasta el 25% a las importaciones procedentes de China. Los chinos no tardaron en corresponder. Como el mayor acreedor individual de Estados Unidos, recientemente eclipsado por Japón, Estados Unidos corría el riesgo de que China se deshiciera de billones de dólares de los tesoros estadounidenses, una opción nuclear, en términos económicos, que también significaría enormes pérdidas para China.

Aunque en 2019 se logró una pequeña reducción del déficit comercial de EEUU con China, las tensiones comerciales globales aumentaron el déficit de EEUU con el resto del mundo. Al comienzo de la pseudopandemia, el déficit comercial global de EEUU no había cambiado. En 2020, alcanzó máximos históricos. Durante la caída de la IED en 2020, los únicos ganadores de la inversión fueron China e India.

Además de aprobar continuamente las transferencias de tecnología, las principales naciones de la OIRC habían aumentado significativamente sus asociaciones de investigación y desarrollo (I+D) con China durante el mismo período. Independientemente del circo mediático de Trump, un informe de 2019 del Banco Mundial, que hace referencia a las inversiones público-privadas en I+D de las naciones occidentales en China, señaló:

“Los gobiernos de otros países de altos ingresos han apoyado tecnologías e industrias específicas, en particular dirigiéndose a la investigación y el desarrollo (I+D). En Estados Unidos, organismos gubernamentales como la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) del Departamento de Defensa y los Institutos Nacionales de Salud proporcionaron una financiación fundamental para tecnologías clave. [. . .] Estas políticas se complementan con el apoyo a tecnologías e industrias facilitadoras clave -como la espacial, la de defensa, la del automóvil y la del acero- a través de diversos fondos, como los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (cinco fondos por valor de más de 450.000 millones de euros) y Horizonte 2020 (77.000 millones de euros para 2014-20)”.

El gobierno chino ha declarado abiertamente su intención de que China se convierta en una superpotencia manufacturera. La degradación de la influencia de Estados Unidos y el refuerzo de la de China se han incorporado a la política económica e industrial exterior de Occidente y a las estrategias de inversión de las multinacionales durante más de una generación. Es difícil ver cómo se ha “forzado” a cualquier nación actual de la OIRC, o corporación occidental, a compartir tecnología o derechos de propiedad intelectual contra su voluntad.

Aunque los medios de comunicación occidentales y los políticos alegaron insistentemente que China estaba actuando en contra de la OIRC, está claro que eso no es cierto. Los Estados occidentales, y sus socios corporativos, estaban plenamente involucrados en un proceso de modernización de China y de transformación del orden internacional.

En respuesta al anuncio de China en 2015 de la estrategia “Made In China 2025”, Klaus Schwab dijo que China se convertiría en “el líder de la cuarta revolución industrial.” Esto es tal y como lo planearon Soros y sus compañeros trilateralistas.

El FEM, y no los gobiernos nacionales, ha sido el principal defensor de la cuarta revolución industrial (4IR). Con China claramente establecida como el “motor” que impulsa la transformación tecnológica global, y Rusia liderando la regulación, es evidente que, a pesar del ruido de sables de los políticos, los gobiernos y las corporaciones occidentales han sido cómplices voluntarios.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

China: El primer tecnócrata del mundo

La tecnocracia es un sistema de gobierno dictatorial basado en la asignación de recursos. En 1938, la revista Technocrat la describió de la siguiente manera:

“La tecnocracia es la ciencia de la ingeniería social, el funcionamiento científico de todo el mecanismo social para producir y distribuir bienes y servicios a toda la población”.

Al igual que el feudalismo, la distribución de los recursos está controlada por una autoridad centralizada, que reparte el acceso a los recursos en función del comportamiento de los ciudadanos. Este es el método de “crédito social” preferido para el control de la población en China. Un número cada vez mayor de ciudadanos chinos necesita una buena puntuación de crédito social para poder acceder a los recursos y a la sociedad.

Todo el sistema está administrado por planificadores centrales dentro de un organismo político subordinado al Consejo de Estado llamado Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR). Supervisan una operación de extracción, recopilación y análisis de datos a una escala inmensa.

Sin ninguna supervisión democrática, la tecnocracia en China estipula que el pueblo confía en los edictos de los tecnócratas. Se les exige que crean, o al menos declaren públicamente, que las decisiones se toman en interés del bien común. Si no lo cumplen, el Technate puede utilizar sus sistemas de vigilancia para identificar a los infractores y castigarlos por su comportamiento egoísta.

En su documento de 2014 Planificación de un sistema de crédito social, la República Popular China (RPC) habló de su intención de “construir un entorno de crédito social de honestidad, autodisciplina, fiabilidad y confianza mutua.” Anunciaron:

“Nuestro país se encuentra actualmente en un periodo clave de transformación económica y social. Las entidades interesadas están más diversificadas [. . .] las formas de organización y gestión social están experimentando profundos cambios. Avanzar ampliamente en el establecimiento de un sistema de crédito social es un método eficaz para fortalecer la solvencia de la sociedad, promover la confianza mutua en la sociedad y reducir las contradicciones sociales, y es un requisito urgente para fortalecer e innovar en la gobernanza social. [. . .] El establecimiento de un sistema de crédito social es una base importante para la aplicación integral del punto de vista científico del desarrollo. [. . .] Acelerar y avanzar en el establecimiento del sistema de crédito social es una importante condición previa para promover la asignación optimizada de recursos”.

Este es el epítome de la tecnocracia. Es un monocultivo en el que todos están al servicio del estado tecnocrático.

El sistema de crédito social en China tiene dos ramas. Tanto los ciudadanos individuales como las empresas reciben una calificación basada en la agregación y el análisis de los datos recogidos de sus vidas y prácticas empresariales.

Aproximadamente el 80% de las provincias chinas han puesto en marcha algún tipo de sistema de crédito social. Aunque todavía están en fase de desarrollo, los sistemas de vigilancia y control individual están más extendidos en las ciudades. Las personas pueden ser incluidas en una “lista negra”, que limita sus libertades, o en una “lista roja” que les permite participar en la sociedad de la manera que el Technate considere apropiada. Los castigos incluyen la denegación de acceso al transporte público, la denegación de pagos, la vergüenza pública o la restricción de oportunidades de empleo.

A nivel nacional, la atención se ha centrado en la construcción del Sistema de Crédito Social Corporativo (CSCS). Millones de empresas chinas están obligadas a demostrar su compromiso con el bien común, tal y como lo define el Technate. Mientras lo hagan, se les permitirá prosperar. Si no obedecen, no lo harán.

Por numerosas razones, exploradas por el profesor Liu Yongmou en los Beneficios de la Tecnocracia en China, el sistema político chino se prestó bien a la creación del primer Tecnato del mundo:

“En la actualidad, en China existe una actitud más favorable hacia la tecnocracia que en otros lugares. [En la medida en que se trata de cientificismo aplicado a la política, los chinos tienden a tener una actitud positiva hacia la tecnocracia. [La tecnocracia también encaja con la tradición china de la política de élite y el ideal, para referirse a una frase de Confucio, de “exaltar a los virtuosos y a los capaces”. [. . .] el conocimiento era más importante que la representación de los intereses de los gobernados. [. . .] Con el trasfondo de la herencia china de una larga cultura feudal, la tecnocracia es una forma mejor de afrontar los problemas sociales que la política autoritaria divorciada de los conocimientos técnicos”.

El FEM, la Comisión Trilateral y otros grupos de reflexión del G3P han fomentado el desarrollo necesario para que la CNDR del Consejo de Estado de la RPC construya el floreciente Technate. La inversión extranjera y la infusión de tecnología, procedente de las actuales naciones líderes de la actual IRBO, ha llevado a China a una posición en la que proporcionará el impulso económico, político y cultural para un nuevo orden mundial.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La tecnocracia, tal y como se ha puesto a prueba en China, se está extendiendo ahora por todo el mundo. La soberanía y las libertades individuales, la supuesta base moral de la actual OIRC, están siendo sustituidas por un compromiso con la eficiencia y la gestión de los recursos en interés del “bien común”. En Occidente, lo conocemos como “desarrollo sostenible”.

Un sistema así es perfecto para los que quieren ejercer un poder autocrático supremo, que es precisamente la razón por la que el G3P ha deseado durante mucho tiempo instalar la tecnocracia a nivel mundial. Es la razón por la que han ayudado a la construcción de un Technate en China. El nuevo IRBO estará dirigido por el tecnócrata y servirá a la Asociación Global Público-Privada.

 

 

Tecnocracia: Un sistema operativo para la nueva OIRC

La nueva IRBO no tiene nada que ver con los principios democráticos representativos. Está totalmente alejada de conceptos como la libertad de expresión, la responsabilidad democrática, la libertad de prensa, la libertad de circulación y evita todos los derechos inalienables.

Se basa en una fusión entre el estado político y las corporaciones globales. Recientemente hemos visto cómo esto se ha puesto en práctica de forma devastadora en la nación de los Cinco Ojos, Canadá.

El 14 de febrero de 2022, en respuesta a las protestas del Convoy de la Libertad de los Camioneros que se están llevando a cabo en todo el país, la viceprimera ministra canadiense y ministra de Finanzas, Chrystia Freeland, declaró que el gobierno había decidido arbitrariamente “ampliar el alcance de las normas canadienses contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo”.

Empezando por las plataformas de financiación colectiva y de pago, incluidas las bolsas de criptomonedas, se exigió a estas empresas privadas que informaran al gobierno de todas las transacciones “sospechosas”.

Esto progresó rápidamente hasta la congelación de las cuentas bancarias de los manifestantes. Freeland dijo que las corporaciones privadas estaban “colaborando adecuada y eficazmente”.

Así es precisamente como está diseñado el modelo tecnocrático de crédito social de China. Aquellos que cuestionen la autoridad del G3P serán aplastados. Chrystia Freeland es miembro del Consejo del Foro Económico Mundial.

Como se ha mencionado anteriormente, esta síntesis gobierno-corporación se hace eco del Estado fascista descrito por Mussolini. En particular, el uso de la tecnocracia para gestionar el comportamiento tanto del individuo como de las empresas encarna los principios que él describió:

“El Estado fascista pretende gobernar en el ámbito económico tanto como en los demás. [El Estado fascista organiza la nación, pero deja al individuo un margen de maniobra adecuado. Ha recortado las libertades inútiles o perjudiciales, conservando las esenciales. En estos asuntos el individuo no puede ser el juez, sino el Estado”.

La tradición democrática de los individuos soberanos, que ejercen sus derechos y se unen para perseguir sus intereses compartidos, es lo que el gobierno del Reino Unido llama el “déficit democrático”. Su intención, con la propuesta de su nueva Carta de Derechos, es permitir a los que cumplen con sus diktats algo de “margen” para vivir una existencia relativamente “normal”.

Sin embargo, al definir lo que es de “interés público general”, recortarán las libertades que consideren inútiles o perjudiciales. “El individuo no puede ser el juez, sino sólo el Estado”. Por ejemplo, en las notas explicativas de la inminente Ley de Seguridad en Línea, el gobierno británico anunció:

“La Ley de Seguridad en Línea establece un nuevo régimen de regulación para hacer frente a los contenidos ilegales y perjudiciales en línea, con el objetivo de prevenir el daño a las personas”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El actual proyecto de ley define lo que el gobierno considera desinformación o desinformación como “contenido perjudicial para los adultos”. La libertad de expresión en línea quedará efectivamente anulada por la próxima legislación. El Estado británico no permitirá a los usuarios de las redes sociales compartir ninguna información sin la aprobación oficial. Esto es equivalente a la situación actual en China.

Al igual que el CSCS de China, en la reciente cumbre COP26, el presidente de la Fundación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), Erkki Liikänen, anunció la creación del Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB). Este organismo supervisará las normas contables para las empresas de todo el mundo que deberán presentar su información sobre sostenibilidad para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El ISSB afirma:

“Los inversores internacionales con carteras de inversión globales exigen cada vez más que las empresas presenten informes de alta calidad, transparentes, fiables y comparables sobre el clima y otras cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ASG). [. . .] La intención es que la ISSB ofrezca una base global completa de normas de divulgación relacionadas con la sostenibilidad que proporcione a los inversores y a otros participantes en el mercado de capitales información sobre los riesgos y las oportunidades de las empresas relacionadas con la sostenibilidad para ayudarles a tomar decisiones informadas”.

Las normas de la ISSB exigen que las empresas se comprometan con los ODS, y que las inversiones se califiquen utilizando las métricas de capitalismo de las partes interesadas del FEM. Estas métricas asignarán una calificación medioambiental, social y de gobernanza (ESG) a las posibles inversiones. Cualquier empresa que desee obtener capital necesitará una buena calificación ASG.

Se podría imaginar que las empresas multinacionales se opondrían a estas regulaciones adicionales. Sin embargo, al igual que con el sistema CSCS en China, aquellos que trabajen en colaboración con el gobierno tendrán muy buenos resultados con este acuerdo. En 2019, el enviado especial de la ONU para la acción climática y la financiación, Mark Carney, dijo:

“Las empresas que no se adapten -incluidas las del sistema financiero- quebrarán sin duda. [Pero] se harán grandes fortunas por este camino alineado con lo que quiere la sociedad”.

El G3P decreta “lo que la sociedad quiere”, al igual que sus activos gubernamentales determinan lo que es de “interés público general”. Al fomentar la asociación de trabajo entre el Estado y la empresa, como todos los buenos tecnócratas, los dirigentes del G3P pueden asegurarse de que los que son leales a ellos y a su agenda prosperen, mientras que los que no lo son fracasen.

En respuesta al anuncio de Liikänen, el Ministerio de Finanzas chino se ofreció a acoger el ISSB. Este control centralizado sobre los negocios y la economía ejemplifica la tecnocracia que el G3P ha cultivado en China. El Ministro de Finanzas, Liu Kun, dijo:

“Desarrollar un único conjunto de normas de sostenibilidad de alta calidad, comprensibles, ejecutables y aceptadas mundialmente por el ISSB es de gran importancia”.

El desarrollo de una autoridad de gobierno mundial y el establecimiento de la agenda política en todas las esferas del quehacer humano, ha sido el objetivo del G3P durante generaciones. La tecnocracia les permitirá gestionar la transición mundial hacia ese sistema y la tecnocracia será el instrumento a través del cual impondrán su dominio.

El elemento clave para que la tecnocracia tenga éxito es la reforma del sistema monetario. En 1934, Scott y Hubbert propusieron que los “certificados de energía” sustituyeran al dólar. Buscaban una forma de utilizar el dinero como medio de vigilancia y de control del comportamiento de los ciudadanos.

China realizó pruebas operativas de su versión de moneda digital del Banco Central (yuan digital – e-RMB) en la ciudad de Shenzhen en 2020. Desde entonces, afirma haber realizado transacciones por valor de miles de millones de dólares utilizando el e-RMB. El Banco Popular de China ya ha emitido su monedero digital (e-CNY) tanto para dispositivos Android como iOS.

China y Rusia están en la vanguardia de la carrera por introducir la moneda digital del banco central (CBDC) a nivel mundial. Recientemente, el Bank of America afirmó que un CBDC estadounidense era “inevitable”, ya que la Reserva Federal de EE.UU. exploraba la posibilidad. El Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo están estudiando la posibilidad de introducirla, y el Banco de Rusia lleva cierta ventaja, ya que lanzó su proyecto piloto de CBDC en junio de 2021.

El CBDC es un pasivo de los bancos centrales (siempre es su dinero, no el de los usuarios) y es programable. Esto significa que el banco central emisor puede permitir o denegar las transacciones en el punto de pago.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En un mundo CBDC, los socios de G3P, como el gobierno canadiense, no necesitarán extender una legislación opresiva para confiscar las cuentas bancarias de los manifestantes. Simplemente desactivarán su capacidad de comprar cualquier cosa. La BBC insinuó el tipo de impacto que esto tendría en la sociedad:

“Los pagos podrían integrarse en los electrodomésticos o en las cajas de las tiendas. Los pagos de impuestos podrían dirigirse a HM Revenue and Customs en el punto de venta [. . .] los contadores de electricidad pagarían directamente a los proveedores [. . .] permitiendo pagos como por ejemplo por unos peniques cada vez para leer artículos de noticias individuales”.

La evaluación de la BBC apenas aborda el grado de control que el CBDC proporciona a los tecnócratas del G3P. Si la CBDC se convierte en la única forma de moneda disponible para nosotros, no tendremos dinero propio.

Todo el dinero será controlado por los Bancos Centrales del G3P. Ellos decidirán lo que se nos permite comprar con sus CBDCs.

Mientras que la tecnocracia era un sueño imposible en la década de 1930, hoy es eminentemente alcanzable. Tal y como previó Brzezinski, ahora existe la capacidad tecnológica necesaria.

Cuando Klaus Schwab y George Soros dijeron que China sería el motor de la nueva OCDE y los líderes de la 4ª Revolución Industrial, no querían decir que China se convertiría en el centro de una hegemonía política, como lo ha sido Estados Unidos. Más bien, China es el ejemplo de la tecnocracia, que proporciona un modelo operativo para el nuevo sistema mundial junto con el crecimiento económico supuestamente necesario.

Este nuevo SRI es el orden mundial diseñado por el G3P. Se trata de una tecnocracia global neofeudal y tecnofascista dirigida por una red mundial de intereses privados.

Los gobiernos que elijamos aplicarán la agenda política del G3P. La tarea de los medios de comunicación, que son a la vez socios y propagandistas del G3P, es convencernos de que lo aceptemos.

La nuestra es asegurarnos de que no caigamos en ella.

 

Sobre el autor

Iain Davis es un periodista de investigación independiente, bloguero y autor de Portsmouth (Reino Unido). Su objetivo es dar a conocer a los lectores pruebas de las que no suelen informar los llamados medios de comunicación convencionales. A través de sus escritos, espera fomentar el cuestionamiento de la autoridad y estimular el debate público. Colaborador habitual de UK Column, el trabajo de Iain ha aparecido en Corbett Report, OffGuardian, Lew-Rockwell, Zero Hedge y otros medios de comunicación independientes. Lea más artículos suyos en su blog: – https://in-this-together.com

 

 

Fuente:

Technocracy: The Operating System For The New International Rules-Based Order.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Mientras que los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de la OTAN se reúnen en Madrid y ‎se...

Contenidos

Por Red Voltaire El presidente Joe Biden proclamó públicamente que “no habrá botas estadounidenses ‎en Ucrania” y sus repetidores de la OTAN nos remachan...

Contenidos

El ex piloto de aviones caza, planificador de la OTAN y profesor de guerra aérea, Teniente Coronel retirado Ulrich Scholz, argumenta por qué no...

Abuso Infantil

[Nota del editor: El testaferro de la aristocracia europea maltusiana y despoblacionista, George Soros, considera que anular Roe v. Wade es un ataque a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY