Pero las tropelías y negocios jugosos al amparo del poder del Grupo Atlacomuclo continúan a través de su ahijado Guillermo Nevárez Elizondo.