Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Supuestamente comprometidos en una lucha contra la desinformación, Facebook y su socio de verificación de hechos difunden su propia desinformación

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[Nota del editor: Los medios alternativos estamos acostumbrados a la censura algorítmica de Facebook, Google y Twitter desde mucho tiempo antes de la pandemia. Pero el siguiente artículo es de un columnistas del New York Times, quien relata como hasta medios de masas como el Wall Street Journal están siendo víctimas de esta operación algorítmica de “contraopinión disfrazada de comprobación de hechos”].

 

 

Por John Tierney

Al final de una reciente carrera de 800 metros en Oregón, una corredora de instituto llamada Maggie Williams se mareó, se desmayó y cayó de bruces justo después de la línea de meta. Ella y su entrenador culparon de su colapso a un déficit de oxígeno debido a la máscara que se había visto obligada a llevar, y las autoridades estatales respondieron a la protesta pública suavizando los requisitos de las máscaras durante los eventos deportivos. Sin embargo, mucho antes de que comenzara la pandemia, los científicos habían constatado repetidamente que el uso de una máscara podía provocar una falta de oxígeno. ¿Por qué se había ignorado este riesgo?

Una de las razones es que una nueva raza de censores ha estado sofocando el debate científico sobre las máscaras en las plataformas de los medios sociales. Cuando Scott Atlas, miembro del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, puso en duda la eficacia de las mascarillas el año pasado, Twitter eliminó su tuit. Cuando eminentes científicos de Stanford y Harvard dijeron recientemente al gobernador de Florida, Ron DeSantis, que no se debería obligar a los niños a llevar mascarillas, YouTube eliminó su debate en vídeo de su plataforma. Estos actos de censura fueron ampliamente denunciados, pero la policía científica de las redes sociales sigue sin inmutarse, como descubrí cuando escribí recientemente sobre los daños que causa a los niños el uso de mascarillas.

Facebook puso rápidamente una etiqueta en el artículo: “Información parcialmente falsa. Comprobada por verificadores de hechos independientes”. El City Journal recurrió la decisión, un proceso que resultó tan inútil como revelador. Facebook se negó a retirar la etiqueta, que sigue apareciendo cada vez que se comparte el artículo, pero al menos pudimos conocer las tácticas que las empresas de medios sociales y los grupos progresistas utilizan para distorsionar la ciencia y las políticas públicas.

Los “verificadores de hechos independientes” de mi artículo están afiliados a un grupo sin ánimo de lucro llamado Science Feedback, que se ha asociado con Facebook en lo que llama una “lucha contra la desinformación”. El grupo se describe a sí mismo como “no partidista”, una afirmación que yo calificaría de “Mayormente falsa” después de estudiar docenas de sus comprobaciones de hechos que imponen la ortodoxia progresista sobre el cambio climático y la salud pública. No vi nada que hubiera disgustado a los periodistas y funcionarios que promueven los cierres y los mandatos de máscara. Tampoco vi nada que hubiera disgustado a un demócrata, especialmente durante la última campaña presidencial. En octubre, cuando Donald Trump predecía que la vacuna era inminente, el grupo tachó esa predicción de “inexacta” y proclamó que “no se espera una vacunación generalizada de Covid-19 antes de mediados de 2021.” (Comprobación de los hechos: el despliegue de la vacuna comenzó en diciembre).

Mi artículo fue señalado porque citaba un estudio realizado por un equipo de investigadores en Alemania que estableció un registro en línea para que miles de padres informaran sobre el impacto de las mascarillas en sus hijos. Más de la mitad de los que respondieron dijeron que las mascarillas provocaban a sus hijos dolores de cabeza y les dificultaban la concentración. Más de un tercio citó otros problemas, como malestar, problemas de aprendizaje, somnolencia y fatiga.

El estudio pasó la revisión de una revista médica, Monthly Pediatrics, pero no satisfizo a los verificadores de hechos de Facebook. Science Feedback etiquetó el estudio como “sin fundamento” porque “no puede demostrar una relación causal entre el uso de mascarillas y estos efectos en los niños, debido a las limitaciones de su diseño”. La crítica enumeraba varias limitaciones: los padres que respondieron al registro eran una muestra autoseleccionada; los padres no podían estar seguros de si los problemas de sus hijos se debían a las mascarillas o a otra cosa; no había un grupo de control de niños que no llevaran mascarillas.

Se trata de la misma táctica que utilizó la industria del tabaco el siglo pasado cuando los epidemiólogos observaron altas tasas de cáncer de pulmón entre las personas que declaraban haber fumado mucho. La industria insistió en las limitaciones de los estudios -como su dependencia de los antecedentes de tabaquismo declarados por las personas- e insistió en que no había pruebas de que el tabaquismo causara cáncer porque nadie había realizado un estudio controlado suficientemente riguroso.

Cualquier estudio puede ser criticado por sus defectos metodológicos, pero eso no significa que sus resultados deban ser ignorados o suprimidos, sobre todo cuando los resultados son coherentes con un amplio conjunto de pruebas de otros investigadores. Los problemas de enmascaramiento señalados por los padres alemanes se habían observado en docenas de experimentos y estudios de observación anteriores, como señaló recientemente otro equipo de investigadores alemanes en un artículo revisado por expertos en la revista Journal of Environmental Research and Public Health.

Tras revisar 65 artículos científicos -estudios originales, revisiones bibliográficas y metaanálisis-, los investigadores concluyeron que había pruebas estadísticamente significativas de lo que denominaron “síndrome de agotamiento inducido por la máscara”. Este síndrome incluye varios cambios fisiológicos y quejas subjetivas: disminución de la saturación de oxígeno en sangre; aumento del dióxido de carbono en sangre; aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria; dificultad para respirar; mareos; dolor de cabeza; somnolencia; y disminución de la capacidad de concentración y pensamiento. Estos riesgos son tan conocidos, señalaron los investigadores, que muchos países tienen normas de seguridad laboral que limitan el uso de las máscaras. Alemania, por ejemplo, exige a los trabajadores que se tomen un descanso de media hora después de llevar una máscara de tela durante dos horas.

Los verificadores de hechos de Science Feedback ignoraron todas estas pruebas para llegar a su conclusión de que el estudio de los padres alemanes no estaba “respaldado y era engañoso”. Y lo que es peor, ellos mismos promovieron una afirmación que se contradice no sólo con las pruebas, sino también con las de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, que desaconsejan las mascarillas para los niños de cinco años o menos por motivos de seguridad.

Los fact-checkers resumieron su crítica al estudio alemán en un recuadro destacado titulado “Key Take Away”, que comenzaba así: “Las mascarillas son seguras para que las usen los niños mayores de dos años, según la Academia Americana de Pediatría”. Esta asociación pediátrica, conocida por su defensa de causas progresistas (como permitir que los jóvenes transgénero jueguen en deportes femeninos), había hecho esa afirmación en su sitio web junto con otras declaraciones cuestionables, como su consejo a los jóvenes atletas de llevar una máscara facial tanto durante el entrenamiento como durante la competición. (Dígaselo a Maggie Williams y a su entrenador.) ¿Por qué la opinión de este grupo era la “Clave a tener en cuenta” respecto a la seguridad de las máscaras? Fue una grave irresponsabilidad -más que “sin fundamento y engañosa”- que los encargados de la comprobación de los hechos ignoraran la literatura científica revisada por expertos en favor de las declaraciones sin pruebas de una asociación profesional.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cuando el City Journal apeló a la etiqueta “parcialmente falsa” de Facebook sobre mi artículo, señalamos que no había nada falso ni en mi artículo ni en el estudio de los padres alemanes. En su artículo, los investigadores alemanes reconocían explícitamente las limitaciones de sus resultados, señalando que los problemas de los niños no habían sido diagnosticados por médicos, sino por una muestra de padres autoseleccionados. Yo también señalé estas advertencias, escribiendo que los problemas fueron reportados por “padres que decidieron responder” y reforzando ese punto al añadir, “no es una muestra aleatoria, obviamente”. También señalamos en nuestro llamamiento a Facebook que los verificadores de hechos de Science Feedback habían ignorado las pruebas científicas al ofrecer falsas garantías sobre la seguridad de las mascarillas.

Al parecer, Facebook no hizo ningún esfuerzo por traer a un árbitro neutral para esta apelación. Dejó que Science Feedback fuera el juez final de su propia verificación de hechos. Science Feedback nos notificó que su equipo había rechazado nuestra apelación, y la justificación del equipo era una mezcla de ofuscación e inexactitudes que habrían sido señaladas por un editor o verificador de hechos competente.

“Al afirmar que ‘las máscaras estaban dando problemas de salud a sus hijos’, su informe da a los lectores la falsa impresión de que el uso de las máscaras fue identificado como la causa de sus problemas”, escribió el equipo, omitiendo engañosamente la primera parte de mi frase, que decía claramente que eran los padres los que culpaban de estos problemas a las máscaras. ¿Qué falsa impresión he dado a los lectores? Quizá Science Feedback quiera creer que esos más de 10.000 padres estaban todos equivocados sobre la causa de los problemas de sus hijos, pero yo no tergiversé lo que dijeron los padres.

El equipo de Science Feedback también nos dijo: “Su artículo no ofrece pruebas que demuestren que ha habido ‘muchas complicaciones de las máscaras que otros investigadores han identificado’”. Eso es totalmente falso. Mi artículo describía una serie de complicaciones físicas, psicológicas y sociales, y citaba pruebas de apoyo de dos revistas médicas, los Centros de Control de Enfermedades, una sentencia judicial en Alemania y un extenso artículo en el City Journal sobre el debate científico sobre las mascarillas. Puede que Science Feedback prefiera creer que no hay complicaciones por el uso de mascarillas, pero no puede decir sinceramente que no haya presentado pruebas contrarias.

La justificación final de los verificadores de hechos para su decisión fue mi descripción de un estudio que analizaba la propagación de Covid desde las escuelas durante el brote de la primavera pasada en Suecia. Fue realizado por economistas de las universidades de Estocolmo y Uppsala que tuvieron acceso a los historiales médicos de toda la población del país. Compararon a los padres de los alumnos del último curso de secundaria, que se pasaron a la enseñanza en línea, con los de los alumnos más jóvenes, que siguieron yendo a la escuela y no usaron máscaras en el aula. Hubo poca diferencia en las tasas de infecciones por Covid y casos graves. Estos resultados coinciden con otras pruebas de que los escolares no son propagadores significativos del virus, y también con las pruebas de que a los lugares sin obligación de llevar mascarilla no les ha ido peor que a los lugares con dicha obligación. Difícilmente se podría pedir un estudio más riguroso y exhaustivo: un experimento natural a escala nacional en el que participaron cientos de miles de padres.

Pero no fue lo suficientemente bueno para los verificadores de hechos de Science Feedback, que escribieron: “La afirmación de su artículo de que ‘Ninguno de los niños que siguieron yendo a la escuela murió de Covid’ y ‘Los padres cuyos hijos siguieron yendo a la escuela tenían un poco más de probabilidades de dar positivo por Covid, pero no más probabilidades de ser tratados u hospitalizados por ello’ se basa en un razonamiento erróneo. Esto hace que parezca que el uso de la mascarilla se implementa principalmente para proteger a los niños o a los padres de morir o ser hospitalizados. Pero en realidad se utiliza para limitar la propagación de la enfermedad en la población, controlar la epidemia y evitar la muerte de los individuos en riesgo.”

En la medida en que puedo encontrarle algún sentido a esta objeción, parece que los correctores de hechos de Science Feedback creen que los escolares desenmascarados estaban infectando a un gran número de adultos suecos mientras dejaban milagrosamente indemnes a sus propios padres. ¿Y yo soy el culpable de un “razonamiento erróneo”?

Hemos renunciado a discutir con Facebook. El equipo de Science Feedback nunca identificó un hecho inexacto en el artículo, pero este ejercicio obviamente no se trataba de precisión. Los verificadores de hechos eran en realidad bloqueadores de hechos. Una vez que pone una etiqueta de advertencia en una historia, Facebook dice que su algoritmo de News Feed “reduce significativamente el número de personas que la ven”, y la plataforma puede infligir un castigo adicional limitando la distribución de otras historias de ese sitio web e impidiendo la publicidad. Los bloqueadores de hechos ni siquiera tienen que pretender encontrar un error. Pueden desprestigiar a un periodista y poner una historia en la lista negra colocando una etiqueta vaga como “engañosa” o “falta de contexto”.

El veterano periodista de televisión John Stossel, que ha escrito sobre las atroces tácticas utilizadas para suprimir sus reportajes sobre el medio ambiente, afirma que las etiquetas injustificadas de Science Feedback han tenido un efecto duradero en el tamaño de su audiencia en Facebook, lo que le ha hecho perder millones de espectadores de sus vídeos semanales. El Wall Street Journal, en respuesta a una etiqueta espuria de “Falta de contexto” en un artículo de opinión sobre la inmunidad de los rebaños, concluyó que Science Feedback se dedica a la “contraopinión disfrazada de comprobación de hechos”.

Facebook goza de inmunidad frente a la responsabilidad legal porque afirma ser una plataforma tecnológica para contenidos ajenos, no una empresa periodística, pero ella y Science Feedback están actuando como un editor. Avalan las afirmaciones generalizadas sobre la eficacia y la necesidad de los mandatos y los bloqueos de las máscaras -sin necesidad de objetar los defectos metodológicos de esas pruebas- mientras inventan excusas para suprimir las conclusiones contrarias. En lugar de fomentar el debate sobre los daños y los beneficios de estas políticas, trabajan para ocultar los daños y fingir que no hay debate científico sobre los beneficios.

Por desgracia, estas tácticas parecen tener éxito. Puede que los jóvenes atletas de Oregón hayan conseguido una prórroga del mandato de las mascarillas, pero muchos otros no tienen tanta suerte. Siguen llevando máscaras mientras corren por los campos de fútbol. Los niños de las ligas menores siguen llevando máscaras cuando están solos en el campo. Los niños de cuatro años siguen llevando máscaras en el patio de recreo, y los profesores vacunados siguen dando clases con alumnos enmascarados. Facebook y Science Feedback utilizan su “lucha contra la desinformación” como arma para difundir su propia versión.

 

Fuente:

John Tierney: This Article Is “Partly False”; en City Journal.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

  “Boris Johnson, BBC: vacunar a los niños británicos es un acto criminal. Ahora mismo estamos siendo testigos del crimen más grande que ha...

Contenidos

Según un comunicado de prensa publicado el 29 de junio en la web oficial de la Unión Europea: La Estrategia de la UE sobre...

Ciencia y Tecnología

Un estudio en preimpresión, llevado a cabo por investigadores del Tufts Medical Center y el VA Boston Healthcare System, revela cómo se creó una...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Según un estudio publicado en la revista científica The Lancet el 13 de septiembre (1) y desarrollado por una junta de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon