Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Supermillonarios están comprando búnkers de lujo en Nueva Zelanda para escapar del ‘apocalipsis’. En febrero de 2019, escribimos sobre un un oscuro manifiesto postliberal titulado “El individuo soberano: Cómo sobrevivir y prosperar durante el colapso del estado de bienestar”, que según una investigación del periodista Mark O’Connell ha inspirado a miembros de la élite de Silicon Valley a comprar propiedades en todo el sur del Pacífico, y especialmente Nueva Zelanda, como si se tratara de un libro de profecías. Hoy, casi un año después, en medio de la pandemia manufacturada de COVID-19, Alan Macleod retoma el tema en un artículo escrito para Mint Press News, en el que documenta cómo varias de las personas más ricas del planeta, incluido el multimillonario cofundador de Paypal, Peter Thiel, en efecto están escapando a Nueva Zelanda para refugiarse en bunkers de lujo en medio de la pandemia de COVID-19.

 

por Alan Macleod

En lugar de pagar $ 24,000 por un corte de pelo o gastar $ 120,000 en un plátano pegado con cinta de aislar, los súper ricos del mundo han encontrado un nuevo producto que adquirir: bunkers pandémicos en Nueva Zelanda. Varias de las personas más ricas del planeta, incluido el cofundador multimillonario de Paypal, Peter Thiel, escaparon al país en medio de la pandemia mundial y adquirieron búnkers de lujo diseñados para soportar incluso explosiones nucleares. El CEO de LinkedIn, Reid Hoffman, describe la práctica como un “seguro para el apocalipsis”.

Aislado en el lejano “rincón” del hemisferio sur, a más de 1,000 millas de Australia, el país insular escasamente poblado ha sido durante mucho tiempo un destino de elección para aquellos preocupados por el potencial de un evento catastrófico, como una guerra, un ataque nuclear o un levantamiento. El clima templado del país y la sociedad notablemente estable lo convierten en una opción particularmente segura en caso de que algo ocurra.

El país ha estado entre los menos afectados por el mortal coronavirus, registrando menos de 1,500 casos y solo 21 muertes. El gobierno de Jacinta Arden inició amplias medidas de bloqueo incluso antes de que la pandemia realmente golpeara a su nación, y ha sido ampliamente elogiada como una de las respuestas más capaces del mundo. Al igual que EE.UU., Nueva Zelanda está en proceso de reapertura, pero a diferencia de EE.UU., el virus casi se ha eliminado. Desde un máximo de 146 casos nuevos el 28 de marzo, el número total de nuevas infecciones de la semana anterior fue de un solo dígito. El primer ministro Arden declaró que el país ya estaba “a medio camino del Monte Everest” la semana pasada. En contraste, ahora ha habido alrededor de 1.4 millones de casos estadounidenses positivos confirmados, con más de 80,000 muertes.

Aunque el gobierno de Nueva Zelanda ha aprobado leyes destinadas a desincentivar la compra extranjera de propiedades nacionales, la práctica continúa. La nueva gama de búnkeres privados de lujo se excavan bajo tierra en el campo y están cubiertos de tierra, lo que significa que incluso los vecinos no tendrán idea de que están allí, y mucho menos el público en general. Los precios tienden a comenzar alrededor de $ 2 millones y pueden alcanzar hasta $ 11 millones para unidades que incluyen baños de lujo, gamas de armas y piscinas. Todos cuentan con grandes tanques de agua y sistemas de filtración de aire destinados a bloquear incluso las partículas radiactivas más dañinas. En cambio, Peter Thiel eligió comprar una casa de $ 4,7 millones de aspecto extraño equipada con una habitación de pánico asegurada. Otros ejecutivos de Silicon Valley están alquilando condominios de lujo a una fracción del precio que pagan en San Francisco, todo mientras trabajan desde su casa.

Para aquellos sin el presupuesto de los súper ricos, la empresa estadounidense Vivos está desarrollando una red de refugios para 5,000 personas en una antigua base militar en Dakota del Sur, con precios que comienzan desde los $ 35,000 más un arrendamiento de tierras adicional de 99 años que cuesta $ 1,000 por año. Su lema es “búnkers asequibles para sobrevivir al apocalipsis”. Hoy, un puñado de multimillonarios que controlan más riqueza que la mitad inferior de la humanidad combinada podría encajar fácilmente incluso en los refugios más pequeños que se ofrecen.

La desigualdad global continúa aumentando año tras año, hasta el punto en que el uno por ciento superior ahora posee significativamente más riqueza que el 99 por ciento inferior. Mark Blyth, economista de la Universidad de Brown, ha dicho durante mucho tiempo a los súper ricos del mundo que simplemente no pueden continuar manteniendo este nivel de riqueza indefinidamente. Haciendo referencia al área ultra-rica de Long Island, dijo: “Los Hamptons no son una posición defendible. Es una playa baja. Eventualmente la gente vendrá por ti”.

Parece que la clase multimillonaria, en lugar de regalar parte de su riqueza, está tratando de encontrar una solución tecnológica a este problema. “Obviamente, el coronavirus está haciendo que las personas se den cuenta de cuán vulnerables somos todos, pero lo que a la gente realmente le preocupa son las consecuencias”, dijo el fundador de Vivos. “No quieren tener que defender sus hogares cuando aparezcan las pandillas de saqueadores o merodeadores”, agregó.

Hasta el lunes, el total mundial actual de infecciones confirmadas por COVID-19 asciende a 4,22 millones, de los cuales 284.834 han muerto.

 

¿Por qué la élite de Silicon Valley se prepara para sobrevivir el apocalipsis en Nueva Zelanda?

Ante la interrogante sobre por qué la élite global se está mudando del Atlántico al Pacífico, y específicamente a lugares como Nueva Zelanda, autores como Montague Keen refieren que lo que los miembros del Cabal buscan es “resguardarse en bases subterráneas cerca de la Antártida, pues planean mudarse allá en caso de una catástrofe global.” Keen también ha mencionado cómo el Cabal ha provocado en gran medida la destrucción de la Tierra mediante el envenenamiento del aire, el agua, la comida, etc., para inducir esta situación.

El periodista Mark O’Connell ha logrado relacionar esa teoría “conspiranoica” con un oscuro manifiesto libertario titulado “El Individuo Soberano: Cómo sobrevivir y prosperar durante el colapso del estado de bienestar”, que según su investigación ha inspirado a miembros de la élite de Silicon Valley, como Peter Thiel, a comprar propiedades en todo el Pacífico, como si se tratara de un libro de profecías.

El Individuo Soberano fue co-escrito por James Dale Davidson, un inversionista privado especializado en asesorar ricos de cara al colapso global de la economía, y por William Rees-Mogg, editor de la revista Times durante mucho tiempo y padre del congresista conservador británico pro-Brexit, Jacob Rees-Mogg.

El Individuo Soberano fue publicado en 1997 y ha sido aludido como “la clave maestra de la relación entre Nueva Zelanda y los tecno-libertarios de Silicon Valley.” El libro predice el colapso de las democracias liberales a través de una visión sombría de un futuro post-democrático realzado con analogías del colapso medieval de las estructuras de poder feudal.

Llama la atención que El Individuo Soberano vaticinó —con precisión— el advenimiento de las economías online y las criptodivisas, una década antes de la invención de bitcoin. El libro, de 400 páginas, puede resumirse en la siguiente secuencia de proposiciones:

1) El estado-nación democrático opera básicamente como un cártel criminal, obligando a los ciudadanos honestos a entregar grandes porciones de su riqueza para pagar cosas como carreteras, hospitales y escuelas.

2) El surgimiento de Internet y el advenimiento de las criptomonedas harán imposible a los gobiernos intervenir en las transacciones privadas y gravar los ingresos, liberando así a los individuos de la raqueta de la protección política de la democracia.

3) En consecuencia, el estado se convertirá en obsoleto como entidad política.

4) De este naufragio emergerá una nueva dispensación global, en la que una “élite cognitiva” e influyente subirá al poder, mientras que otra clase de individuos soberanos “podrá controlar mayores recursos” que ya no estarán sujetos al poder de los Estados-nación. Los gobiernos serán rediseñados para adaptarse a tales fines.

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

El Individuo Soberano es, en el más literal de los sentidos, un texto apocalíptico que culpa al Estado de todos los males, aunque no parece hacer demasiada referencia al hecho de que el Estado es controlado por una élite sacerdotal, militar y bancaria internacional que opera en la sombra. Pero como el libro a fin de cuentas está escrito por la élite y para la élite, Davidson y Rees-Mogg vaticinan el colapso del viejo orden “estatal” y el levantamiento de un nuevo mundo en el que las democracias liberales morirán y serán reemplazadas por confederaciones de ciudades-Estados corporativos, además que la civilización occidental en su forma actual terminará en el nuevo milenio, y “el nuevo individuo soberano operará como los dioses de la mitología en el mismo ambiente físico que el ciudadano ordinario y sujeto, pero en un reino políticamente separado.”

Davidson y Rees-Mogg identificaron a Nueva Zelanda como el hogar ideal para esta nueva clase de individuos soberanos, y como el “lugar elegido para la creación de riqueza en la Era de la Información.” Es así que multimillonarios de Silicon Valley, como Peter Thiel —quien también respalda la terapia de transfusión de sangre de niños para revertir el envejecimiento— han seguido el libreto de El Individuo Soberano al pie de la letra, convirtiendo su profecía apocalíptica en el nuevo “sueño neozelandés” de la élite en el lugar más alejado de todos, una especie de nuevo Ararat: el lugar al que llegará el arca de refugiados para sobrevivir el próximo “diluvio universal.”

¿Por qué la élite de Silicon Valley se prepara para sobrevivir el apocalipsis en Nueva Zelanda?

Fuente:

Alan Macleod / Mint Press News — World’s Super Rich Buying Pandemic Escape Mansions in New Zealand.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.