Uno de los más destacados bibliógrafos de Churchill, Richard Heinzkill, de la Universidad de Eugene, Oregon, confirmo la autoría y autenticidad de un artículo revelador publicado en el Illustrated Sunday Herald, en febrero de 1920, titulado: “Sionismo versus bolchevismo: Una lucha por el alma del pueblo Judío.” A continuación traducimos y transcribimos dos fragmentos del artículo en el que Churchill describe el papel de los judíos globalistas (sionistas) en la creación de disturbios sociales, revoluciones como la de Rusia, y otros conflictos terroristas en países europeos desde la Revolución Francesa hasta el siglo XX.

Nota del Editor: Al hablar de sionismo y judaísmo en este artículo, Churchill no pretende encasillar a la respetable población judía dentro del marco del judaísmo sionista. Churchill no denuncia al pueblo judío sino a la élite sionista global illuminati (a la que se refiere como “judíos internacionales”) que opera con la bandera falsa del judaísmo para instaurar su abominable agenda totalitaria del Nuevo Orden Mundial.

 

Los judíos globalistas

“En violenta oposición al cúmulo del esfuerzo judío se erige el esquema de los judíos globalistas [Churchil usa el término “judíos internacionales” aunque hoy se usa más el término “globalistas” para referirse a los sionistas del Nuevo Orden Mundial]. Los miembros de esta siniestra confederación son hombres criados entre poblaciones descontentas de países en los que los judíos son perseguidos por cuestiones raciales. La mayoría de ellos, si no todos, han abandonado la fe de sus antepasados y han divorciado de sus mentes todas las esperanzas espirituales sobre el siguiente mundo.”

churchill

Illustrated Sunday Herald, 1920.

“Este movimiento judáico no es nuevo. Desde los días de Spartacus-Weishaupt [judío jesuita fundador de los Illuminati] a los de Karl Marx [nombre judío real: Kissel Mordechai, creador del Marxismo], y desde Trotsky [nombre judío real: Lev Davídovich Bronstein, Rusia], a Bela Kun (Hungría), a Rosa Luxemburgo (Alemania), y a Emma Goldman (Estados Unidos), esta conspiración mundial llena de envidia malevolente e inequidad insuperable ha crecido de manera constante con el objetivo de derrocar a la civilización para la reconstitución de la sociedad en base a un desarrollo frenado que según la escritora moderna Mrs. Webster jugó un papel reconocible en la tragedia de la Revolución Francesa. De igual forma esta conspiración también ha sido la fuerza principal de cada movimiento subversivo durante el siglo XIX; y ahora por último esta banda de personajes judíos desde el inframundo de grandes ciudades de Europa y los Estados Unidos han agarrado al pueblo ruso por los cabellos y prácticamente se han convertido en los amos indiscutibles de ese enorme imperio.”

 

Los judíos terroristas

“No hace falta exagerar el papel de los judíos globalistas —y en su mayor parte judíos ateos— en la creación del Bolchevismo para producir la Revolución Rusa. Sin duda esa fue la causa más grande de esa revolución y los líderes y personajes principales que la inspiraron y actuaron como poder conductor fueron todos judíos, con la notable excepción de Lenin. Así tenemos que un ruso de cepa como Tchitcherin fue eclipsado por su subordinado nominal Litvinoff, o que la influencia de rusos como Bukharin o Lunacharski no son comparables a la energía de Trotsky o del dictador de la ciudadela roja (Petrogrado) Zinovieff, ni de Krassin o de Radek —judíos todos ellos.”

“El predominio de judíos en las instituciones soviéticas es aún más asombroso. Y la parte prominente —si no es que la principal— en el sistema terrorista aplicado por las Comisiones Extraordinarias para combatir la Contra-Revolución, fue tomado por judíos y en algunos casos notables por judías.”

“La misma prominencia malvada fue obtenida por judíos en el breve período de terror durante el cual Bela Kun gobernó en Hungría. El mismo fenómeno se presentó en Alemania (especialmente en Baviera) permitiendo que esta locura se adueñara de la postración temporal del pueblo alemán. Aunque en todos estos países hay muchos no-judíos tan malos como el peor de los revolucionarios judíos, resulta asombrosa la capacidad de infringir el mal de la minoría judía en proporción a la población no-judía.”

 

Historia prohibida del sionismo judío: Un rabino admite que ‘Hitler tenía razón’

 

Fuente:

Winston S. Churchill, “Sionismo versus bolchevismo: Una lucha por el alma del pueblo Judío.” – Illustrated Sunday Herald, febrero 8, 1920, página 5.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin