Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Sin granjas, no hay alimentos: Los agricultores holandeses se enfrentan al plan de reajuste del sistema alimentario de la élite ‘verde’ multimillonaria

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Las protestas de los agricultores holandeses son un anticipo de la resistencia que se avecina a medida que los multimillonarios “verdes” transnacionales avanzan en el “reajuste” del sistema alimentario mundial. La agenda de las élites amenaza con agravar la crisis internacional del coste de la vida y provocar disturbios más allá de los Países Bajos.

 

Por Stavroula Pabst

Ingrid de Sain es una agricultora neerlandesa que vive en la ciudad de Schellinkhout, en el norte de Holanda, donde ella y su familia cuidan una granja de 62 acres con unas 100 vacas lecheras. Al igual que miles de conciudadanos de su sector, ahora se encuentra inmersa en un conflicto existencial con su gobierno.

“La agricultura está en tu corazón”, dijo de Sain a The Grayzone. “Y no quieres hacer otra cosa. O eres agricultor o no lo eres”. Dice que se opondrá a cualquier esfuerzo que le obligue a renunciar a una granja que garantiza la prosperidad de las futuras generaciones de su familia.

El gobierno holandés anunció planes para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno y amoníaco en junio de 2022, aplicando un ambicioso programa en nombre de la protección del clima. Las reducciones impuestas podrían tener consecuencias devastadoras para la industria agrícola del país y añadir una enorme tensión a las ya caóticas cadenas mundiales de suministro de alimentos.

En la actualidad, Holanda es el primer exportador de carne de Europa y el segundo exportador agrícola del mundo, justo detrás de Estados Unidos. El éxito agrícola de esta pequeña nación es el resultado de su tradicional dependencia de granjas de gran tamaño que utilizan fertilizantes ricos en nitrógeno para producir grandes rendimientos. Tales métodos fueron fomentados por la Política Agrícola Común de la Unión Europea, que priorizó el crecimiento de los lotes de ganado, incentivó el uso de fertilizantes químicos y expulsó a muchos pequeños agricultores familiares de la explotación.

En 2019, una orden judicial holandesa declaró que los fertilizantes compuestos de nitrógeno eran una de las principales amenazas para el clima y la biodiversidad, y ordenó una disminución del 70-80% en su uso. Si se aplicaran en el país, las reducciones propuestas podrían destruir un tercio completo de su producción agrícola y eliminar entre el 30 y el 50% de la ganadería holandesa. El escenario estaba preparado para un conflicto abierto.

Una vez que el gobierno de coalición pro-UE del primer ministro holandés, Mark Rutte, tomó medidas para aplicar las restricciones en junio de 2022, los agricultores locales respondieron inmediatamente con feroces protestas masivas que han bloqueado carreteras, aeropuertos y centros de distribución de comestibles. Desde el estallido de las manifestaciones, las estanterías de los supermercados se han quedado vacías al grito de los agricultores de “Sin granjas, no hay comida”, que resonó en todo el país.

 

 

Los agricultores no sólo están enfadados con los amplios mandatos sobre las emisiones, sino con el proceso poco democrático por el que se ha dictado la política. Insisten en que apoyan los esfuerzos para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, y se quejan de que los burócratas han ignorado una propuesta alternativa del principal grupo de presión de los agricultores, la Asociación de Agricultura y Horticultura de los Países Bajos, conocida como LTO, para reducir la producción de óxido de nitrógeno en un 40% durante la próxima década.

Los bomberos y los pescadores se unen ahora a las protestas de los agricultores, obligando a cerrar los servicios de transbordadores. Cuando los agricultores bloquearon calles y carreteras con sus tractores, los conductores de grúas se solidarizaron rechazando las órdenes de retirarlos. En una muestra flagrante de desprecio al poder, los agricultores han llegado a arrojar estiércol sobre los edificios del gobierno.

La represión estatal de las protestas también se ha intensificado. La policía holandesa disparó a un agricultor de 16 años durante una manifestación y abrió fuego contra un tractor en otra. Cuando no han desplegado fuego real, las fuerzas de seguridad neerlandesas han lanzado gases lacrimógenos a los manifestantes, han soltado perros contra la multitud y han golpeado a los manifestantes con porras.

 

 

El 5 de agosto se celebró una primera ronda de negociaciones entre los agricultores y el gobierno, pero la sesión decepcionó al grupo de presión de los agricultores, el LTO. Según el presidente del LTO, Sjaak van der Tak, el gobierno de Ámsterdam ofreció “muy pocas” concesiones a los agricultores durante esas conversaciones.

Mientras el gobierno se niegue a ceder en sus amplios objetivos, la crisis no tiene visos de remitir. Para quienes se enfrentan a la pérdida de las explotaciones familiares y de las tradiciones que representan, no hay mucho que perder saliendo a la calle.

Pero está en juego algo más que el futuro de la agricultura en una nación. Cuando miles de manifestantes asaltaron el palacio presidencial de Sri Lanka en julio y forzaron la dimisión de su líder, el acontecimiento parecía no tener relación con el levantamiento popular que recorre los Países Bajos. Sin embargo, como veremos, la revuelta de Sri Lanka fue en parte una respuesta a la misma fuerza que desencadenó las protestas de los agricultores holandeses: una agenda de “sostenibilidad” corporativizada elaborada por una élite “verde” respaldada por los multimillonarios y sin ningún tipo de apoyo popular.

Desde su posición dentro de instituciones como el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Rockefeller y un grupo de empresas transnacionales consideradas “partes interesadas” en esta red estrechamente unida, figuras no elegidas han influido en la política gubernamental de Estados supuestamente soberanos de todo el mundo.

Aunque estas organizaciones afirman que actúan en interés del planeta, no tienen que rendir cuentas a las masas populares que se verán más afectadas por su plan de “reajuste” del sistema alimentario internacional. Después de haber puesto patas arriba las cadenas de suministro globales y las industrias informales que una vez sostuvieron al mundo en desarrollo con su respuesta internacionalmente prescrita al brote de COVID-19, el siguiente punto de su agenda amenaza con exacerbar el dolor económico de los trabajadores desde Ámsterdam hasta Colombo y más allá.

 

“Todo el mundo en Holanda tiene su bandera fuera, al revés”

Ingrid De Sain, una agricultora holandesa, ha visto cómo el movimiento de protesta en el que participa ha recabado el apoyo del público holandés. Aunque reconoce un menor entusiasmo por las manifestaciones entre la clase media metropolitana, se anima con la multitud de ciudadanos que han adornado sus casas y vehículos con banderas holandesas al revés para mostrar su apoyo a los agricultores.

 

“Todo el mundo en Holanda tiene su bandera fuera, al revés”, explicó de Sain. “Así todo el mundo [en el exterior] puede ver que las cosas no van bien en Holanda y que necesitamos ayuda”.

Los agricultores cuentan con el apoyo del 77% de los ciudadanos holandeses, según una encuesta nacional realizada este mes de junio. Sin embargo, la emisora holandesa BNR informó de que la mayoría de los encuestados expresaron su descontento con tácticas más extremas, como la tala de árboles y las protestas ante las casas de los funcionarios del gobierno.

 

 

Mientras tanto, el apoyo público a las protestas de los agricultores se ha traducido en un creciente entusiasmo por el partido de los agricultores, Boer Burger Beweging (BBB). Un sondeo realizado este mes de junio indicaba que el BBB, que actualmente sólo tiene un escaño en el parlamento, habría obtenido 18 en unas elecciones. (Un rumoreado nuevo partido del diputado holandés independiente Pieter Omtzigt, un popular euroescéptico y máximo opositor a Rutte, podría frenar el impulso del BBB).

 

 

En otra señal de apoyo público a los agricultores, los agentes de policía asignados a la represión de los huelguistas participaron con entusiasmo en un bloqueo de agricultores convertido en barbacoa, repartiendo incluso galletas.

Al igual que la caravana canadiense Freedom Trucker que protestó contra los mandatos de las vacunas, los agricultores holandeses han suscitado una mezcla de indiferencia y desprecio de la izquierda, mientras que los políticos de derecha de alto nivel celebraron las protestas como un punto de unidad nacionalista. La Fuerza de Defensa de los Agricultores -la facción más militante del movimiento- ha acogido con satisfacción el apoyo de la derecha. Por su parte, los agricultores tienen opiniones que abarcan todo el espectro político.

Y aunque una rica familia local ha inyectado recursos en las protestas para proteger su negocio de alimentación de ganado, los agricultores en primera línea insisten en que están luchando simplemente para preservar sus medios de vida contra poderosos intereses que a menudo tienen su sede fuera de las fronteras holandesas.

 

Los agricultores temen que las compras sean un caballo de Troya para la confiscación de tierras

Al igual que muchos de sus colegas agricultores en los Países Bajos, Ingrid de Sain ve hipocresía en el ataque de su gobierno al sector agrícola.

“Saben del impacto de las emisiones de los aviones y la industria, pero sólo se fijan en las granjas” cuando se trata de nuevas restricciones a las emisiones, dice de Sain. También subraya que los objetivos propuestos por Amsterdam son sencillamente imposibles de alcanzar, y no se cumplirán “ni siquiera si todos los agricultores se van”.

El portavoz de la Unión de Agricultores Holandeses, Erik Luiten, se hizo eco de De Sain cuando dijo a GBN News: “Los agricultores no están convencidos de que la reducción de emisiones vaya a ayudar a la naturaleza”.

De Sain cree que hay un motivo oculto detrás de la política contradictoria del gobierno: quiere las tierras de los agricultores para hacer frente a la grave escasez de viviendas del país, ya que el gobierno necesita construir 845.000 viviendas hasta 2030 para satisfacer las necesidades de la población prevista. Hay “17 millones de personas en Holanda. Dicen que en 2040 habrá 30 millones de personas en Holanda. Entonces, los agricultores se interponen en el camino [de la construcción] de viviendas y de la industria”, declaró de Sain.

La escasez de viviendas en Holanda es realmente grave, y los agricultores holandeses poseen una parte importante de la tierra del país, con cerca del 54% en 2018. Sin embargo, estas cifras no explican del todo el movimiento del gobierno hacia la expropiación.

Además, la estricta regulación del gobierno holandés sobre las emisiones de nitrógeno ha impulsado la escasez de viviendas al obligar a los proyectos de construcción residencial a cumplir con difíciles normas medioambientales antes de construir, llegando incluso a archivar 18.000 proyectos de vivienda en 2019 al aumentar las expectativas de mitigación del nitrógeno. Por lo tanto, comprar a los agricultores no necesariamente aliviaría la escasez de viviendas, incluso si liberara tierras.

Y, como ilustra el Irish Farmers Journal, las tierras que el gobierno holandés obtiene de los agricultores a través de las compras pueden transformarse en reservas naturales donde se prohíbe la construcción.

Entre los agricultores holandeses crecen las sospechas de que sus tierras podrían utilizarse para algo más novedoso. Un informe de 2021 de DutchNews.nl sobre los recortes ahora propuestos afirmaba que las tierras agrícolas compradas por el gobierno se utilizarían para la “agricultura sostenible”, aparentemente un código para carnes cultivadas en laboratorio y otros alimentos científicamente confeccionados.

 

El gobierno holandés defiende los planes para “sustituir a los agricultores”

Rudy Buis, portavoz del Ministerio neerlandés de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria, subrayó a The Grayzone que las compras de tierras agrícolas serían voluntarias “por ahora”, pero afirmó explícitamente que “sustituir a los agricultores” era un objetivo final.

Buis explicó que los planes para las tierras adquiridas estaban en el aire, pero que se estaba considerando una combinación de usos, como reservas naturales, viviendas y agricultura sostenible.

“Si el gobierno tiene el terreno [de los agricultores] puede usarse para una zona natural adicional, o tal vez para un proyecto de energía, o para la construcción de viviendas”, dijo Buis, que insistió en que los 25.000 millones de euros asignados por el gobierno para el plan de compra también establecerían y normalizarían prácticas agrícolas sostenibles y reducirían las emisiones de nitrógeno del país mediante “inversiones verdes en innovación”.

“El dinero se destinará a la compra de agricultores voluntarios”, explicó el portavoz. “También para la innovación en la agricultura, para sustituir a los agricultores para hacer [el sector agrícola] de una manera más natural, una manera más sostenible”.

Cuando se le preguntó cómo sería la “sostenibilidad” en la práctica, Buis describió la visión del gobierno de la siguiente manera: “Un agricultor… suele tener 200 o 300 vacas, y nuestra ambición es que el agricultor gane suficiente dinero para él y su familia con, digamos, 60 o 70 vacas. Eso significa que tenemos que pagar más por los alimentos biológicos. Eso significa que tenemos que ayudar [a los granjeros] y darles dinero para una agricultura sostenible. Así que se trata de un proceso en el que participan muchas partes, organizaciones y el gobierno. Ahora estamos trabajando en ello”.

Antes de aceptar hablar con The Grayzone, el portavoz del gobierno, Buis, exigió saber: “¿Esto es para un medio de alt-right o no?”

Independientemente de cómo piense el gobierno holandés utilizar las tierras de cultivo, crece el temor de que, siendo uno de los mayores exportadores de alimentos del mundo, y el mayor exportador de carne de Europa, una reducción tan repentina de la producción agrícola del país pueda causar estragos en las cadenas de suministro de alimentos en un momento de crisis económica mundial.

La política de La Haya ha dejado a muchos agricultores locales con la sospecha de que la ideología de las élites se ha impuesto a preocupaciones más prosaicas como el bienestar social de los ciudadanos holandeses.

 

Las protestas de los agricultores holandeses se enfrentan a una élite “verde” respaldada por los multimillonarios

La protesta de los agricultores holandeses ha estallado en la coyuntura de una crisis mundial de recursos y un movimiento ecologista cada vez más alimentado por las pasiones -y los pagos- del “hombre de Davos”.

Aprovechando su influencia sobre las fundaciones de la élite, las instituciones multilaterales y las ONG, los financieros más poderosos del mundo han propuesto una serie de transformaciones descendentes del sistema alimentario mundial que consolidarán y centralizarán su poder, limitarán la independencia agrícola y anularán milenios de prácticas agrícolas tradicionales, todo ello en nombre de la “sostenibilidad” y la protección del clima.

Las propuestas de emisiones del gobierno holandés son un ejemplo perfecto de esta tendencia. Aunque se propuso en La Haya, la propuesta de reducir el nitrógeno fue en realidad un mandato de Bruselas, donde los burócratas europeos, en gran medida desconocidos para el público en general, declararon que los niveles de emisiones de los agricultores constituían una violación de la legislación de la UE.

Junto con la UE, una red de gobiernos extranjeros, organismos internacionales de gobierno y centros políticos capitalistas globales como el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Fundación Rockefeller, han presionado para definir el concepto de “sostenibilidad” en sus propios términos.

La perspectiva que proponen estos grupos multimillonarios es cada vez más defendida por las instituciones mundiales que defienden un enfoque casi obsesivo sobre un desastre climático inminente que sólo puede evitarse mediante una transformación radical de los procesos de la sociedad industrial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, declaró el cambio climático como la “mayor amenaza sanitaria del mundo” en 2021. Mientras tanto, las Naciones Unidas abrieron una página web entera dedicada al movimiento #NetZero, que “pide nada menos que una transformación completa de cómo producimos, consumimos y nos movemos” para prevenir el cambio climático. El informe del Foro Económico Mundial de la ONU de 2021, titulado “Alineación hacia el cero neto: Cómo los directores ejecutivos pueden sumarse a la transición”, declaró que “Cero neto significa reducir colectivamente las emisiones netas de CO2 en un 50% para 2030 y llegar a cero para 2050”.

Al declarar que la carne debe reducirse sustancialmente en las dietas humanas, estas propuestas colocaron a los agricultores directamente en el punto de mira. En 2018, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), por ejemplo, tuiteó que reducir el consumo de carne en un 50% para 2050 “conducirá a una vida más sana y a un planeta más sano.”

 

 

El plan para transformar los sistemas alimentarios y las comunidades ha sido dotado de grandes cantidades de dinero. El Plan de Acción sobre el Cambio Climático 2021-2025 del Banco Mundial, por ejemplo, dicta que el 35% de la financiación del banco durante los años del programa se destinará a invertir en los clientes y en las partes interesadas, especialmente en los países en desarrollo, y a apoyar “la catalización y movilización de capital privado para la acción climática” a través del desarrollo de mercados de créditos de carbono y de “bonos verdes y mercados de préstamos”. El plan dicta que los sistemas alimentarios, al igual que otros “sistemas clave”, “deben transformarse para hacer frente al cambio climático”.

Cabe destacar que muchos informes y propuestas citan la COVID-19 como un punto de inflexión que justifica la aplicación de su propuesta de revolución en la producción y el consumo de alimentos, al tiempo que evitan cualquier debate público sobre el impacto destructivo de las restricciones a largo plazo.

Por ejemplo, un informe de la Fundación Rockefeller de 2020 titulado “Reset the table” pedía aprovechar el impacto de la pandemia de COVID-19 para “transformar el sistema alimentario de Estados Unidos”. El documento destacaba lo siguiente:

“Aunque el Covid-19 y la recesión económica resultante empeoraron las consecuencias negativas del sistema alimentario y las hicieron más evidentes, la pandemia no las creó y su fin no las resolverá. Sin embargo, el Covid-19 ha aumentado tanto el imperativo como la oportunidad de abordar estos defectos y limitaciones de una vez por todas. Ahora es el momento de transformar el sistema alimentario estadounidense”.

 

granjeros

 

Creada por los fundadores oligárquicos de Standard Oil, John D. Rockefeller Jr. y Sr., la Fundación Rockefeller es uno de los centros políticos no gubernamentales más influyentes de la élite transatlántica. Con unos activos que ascienden a 7.700 millones de dólares, la fundación es el brazo filantrópico de la familia Rockefeller. Conocida por su papel en los experimentos médicos realizados por el gobierno de Estados Unidos en la década de 1940, en los que se inyectó sífilis a campesinos guatemaltecos, la Fundación Rockefeller está dirigida ahora por Rajiv Shah, antiguo director de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), un recorte del poder blando del gobierno estadounidense que en los últimos años intentó derrocar a los gobiernos de Venezuela y Cuba.

Como reveló el reportero Michael Nevradakis, algunos de los colaboradores de “Reset the Table” de la Fundación Rockefeller tienen estrechos vínculos con el Foro Económico Mundial (FEM).

Conocido por su defensa de un “Gran Reajuste” global transformador, el FEM se comercializa como un nexo político que guía el futuro del capitalismo global. Cada año, gestores de fondos de cobertura, banqueros, directores generales, representantes de los medios de comunicación y funcionarios gubernamentales se reúnen en Davos bajo los auspicios del FEM para “dar forma a las agendas globales, regionales e industriales”. Según Foreign Affairs, “el FEM no tiene ninguna autoridad formal, pero se ha convertido en el principal foro de las élites para debatir ideas y prioridades políticas”.

En particular, el FEM y la ONU firmaron un Marco de Asociación Estratégica en 2019 para acelerar la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un acuerdo que señaló una relación arraigada que dará forma a los esfuerzos de sostenibilidad en los próximos años.

Como informó The Grayzone, el marco de asociación se firmó sin debate previo en ninguna Asamblea de la ONU o proceso intergubernamental, anulando de hecho los marcos de toma de decisiones establecidos por la ONU.

 

 

“Davos por la alimentación” se asocia con las multinacionales para impulsar “una dieta estándar para todo el planeta”
Una influyente comisión que se describe a sí misma como el “Davos de la alimentación”, la Comisión EAT-Lancet, existe en el corazón de la red de élites que presionan para imponer grandes cambios en la dieta de la población mundial.

EAT-Lancet está impulsando una “Dieta de Salud Planetaria” flexitariana en una maniobra efectista para vincular las opciones de salud humana con la supuesta salud del planeta. El Foro Económico Mundial respaldó de corazón la propuesta de EAT en una entrada de su blog de 2019 titulada “Por qué todos tenemos que hacer la “dieta de la salud planetaria” para salvar el mundo.”

Aunque la Organización Mundial de la Salud aprobó inicialmente la Dieta de Salud Planetaria de EAT-Lancet, posteriormente retiró su apoyo después de que el diplomático italiano Gian Lorenzo Cornado cuestionara la base científica y nutricional de la dieta.

En una carta dirigida a otros diplomáticos e instituciones de alto nivel, Cornado declaró que “una dieta estándar para todo el planeta… no tiene ninguna justificación científica”, y “supondría la destrucción de dietas tradicionales milenarias y saludables que forman parte íntegra del patrimonio cultural y la armonía social de muchas naciones”. Cornado añadió que la iniciativa supondría “la eliminación total de la libertad de elección de los consumidores”.

“La idea de tener una sola dieta para todo el planeta no tiene sentido. Sólo tiene sentido desde una visión muy globalista de que todo puede venir de una sola solución, que van a imponer de arriba abajo”, comentó a The Grayzone el académico y científico especializado en alimentación Dr. Frédéric Leroy. “Es ignorar todas las diferencias, las diferencias culturales, las diferencias prácticas”.

De hecho, EAT-Lancet parece estar más en sintonía con las necesidades del mundo empresarial que con las culturas locales. Su iniciativa FReSH (Food Reform for Sustainability and Health), descrita como una campaña para la “transformación del sistema alimentario”, está copatrocinada por empresas multinacionales como el gigante agrícola megacontaminante Cargill; los productores químicos BASF y DuPont; Google, un importante contratista de defensa; y la empresa farmacéutica Bayer, entre otras.

Varias de estas empresas, entre ellas Cargill, han realizado grandes inversiones en carnes cultivadas en laboratorio.

 

cartel de los alimentos

 

El consejo asesor de EAT, por su parte, cuenta con figuras como Mark Wilson, de BlackRock Inc, una empresa de inversión famosa por las compras masivas de viviendas que han hecho que la propiedad de la vivienda sea prácticamente inalcanzable para una amplia franja de la clase media estadounidense.

La fundadora y presidenta ejecutiva de EAT-Lancet, Gunhild Stordalen, obtuvo un papel destacado en la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de 2021, donde presidió la Vía de Acción 2 de la cumbre “cambio hacia patrones de consumo sostenibles”.

Stordalen es una médica que ha aprovechado la fortuna de su marido, el multimillonario promotor inmobiliario y propietario de una aerolínea Petter Stordalen, para situarse al frente del lobby mundial para la transformación del sistema alimentario. El lujoso avión privado en el que ella y su marido viajan a menudo para asistir a conferencias sobre el medio ambiente ha suscitado una gran cantidad de prensa negativa en los tabloides europeos.

 

La fundadora de EAT, Gunhild Stordalen (izquierda), y su marido, el multimillonario promotor Petter

La fundadora de EAT, Gunhild Stordalen (izquierda), y su marido, el multimillonario promotor Petter

 

El EAT-Lancet de Stordalen está estrechamente vinculado al Instituto de Recursos Mundiales (WRI), una organización sin ánimo de lucro cuyo consejo de administración está compuesto por ejecutivos de empresas y gestores de fondos de cobertura implicados en la muy rentable carrera por las soluciones medioambientales “sostenibles” y las energías renovables. Entre los directores del WRI se encuentra David Blood, un antiguo ejecutivo de Goldman Sachs que se asoció con el fracasado candidato presidencial demócrata Al Gore para fundar la empresa de marca verde Generation Investment Management. Según Blood, al animar a sus compañeros multimillonarios a invertir en energías renovables, su empresa estaba “defendiendo la codicia a largo plazo”.

Tal vez no resulte sorprendente que el WRI, influenciado por las empresas, esté estrechamente alineado con el Foro Económico Mundial, que promueve el contenido del grupo en su sitio web y acoge a Mari Elka Pangestu, miembro de la junta directiva del WRI y gerente del Banco Mundial, como colaboradora de la agenda del WEF.

Los grupos de élite como EAT buscan “imponer todo lo que puedan para conseguir un mayor control sobre el sistema alimentario, ya sea mayores beneficios para sus aliados corporativos, o ya sea una mayor centralización de los recursos, la implementación de un diseño ideológico o tecnocrático, o cualquier cosa en esa línea”, señaló Frédéric Leroy, el científico de los alimentos, a The Grayzone.

“Y dentro de [esta] lucha por el poder”, explicó Leroy, “suelen aparecer asociaciones público-privadas. Siempre encontrarás socios y actores muy similares dentro de esos montajes”.

 

 

El capitalismo de las partes interesadas capta la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU

La red mundial de multimillonarios “verdes” ha propuesto ambiciosos objetivos para transformar los sistemas alimentarios del mundo en lugares como la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de 2021. Sin embargo, esta bonanza del capitalismo de las partes interesadas se convirtió rápidamente en el objetivo de boicots y protestas tanto de los agricultores como de los grupos de derechos humanos.

Como informó The Grayzone, la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de 2021 representó uno de los intentos más agresivos hasta la fecha por parte de las fuerzas corporativas y la élite multimillonaria para superar la tradición multilateralista de la ONU, en la que los Estados determinan las soluciones a través del respeto a la soberanía de los demás, con el capitalismo de los interesados.

 

Funcionarios de la ONU y cientos de académicos se quejaron de que las propuestas de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU carecían de responsabilidad y subvertían mecanismos bien establecidos para determinar la política alimentaria. Los académicos criticaron la cumbre por “favorecer la ciencia que refleja y refuerza los intereses económicos y políticos de una red de élite de gobiernos, investigadores y fundaciones con fuertes vínculos empresariales”. Incluso el Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Michael Fakhri, reconoció que la cumbre no hizo “nada” para ayudar a alimentar a las familias.

La Vía Campesina, un movimiento mundial de pequeños agricultores, campesinos indígenas y trabajadores agrícolas, organizó un airado boicot a la cumbre de la ONU. “¿Por qué el Secretario General [de la ONU] ha iniciado esta cumbre alimentaria en colaboración con el Foro Económico Mundial, un organismo del sector privado?”, se preguntaba el movimiento social en un comunicado en el que condenaba el evento. “Todo el proceso carece de transparencia y legitimidad. ¿Quién toma las decisiones?”.

 

 

Mientras la Cumbre de la Alimentación de la ONU concluía sin lograr nada sustancial, la red de ONGs, fundaciones y agentes “verdes”, respaldada por los multimillonarios, continuaba con su empeño de influir en los gobiernos de todo Occidente.

Entre los logros aparentes de la red se encuentra una propuesta de la UE para aplicar amplios impuestos a la carne con el fin de incentivar las dietas basadas en plantas, que coincide con un llamamiento publicado en el sitio web del Foro Económico Mundial para “gravar a los consumidores de carne como a los fumadores”. El FEM también ha celebrado el plan de la UE de prohibir los coches de combustible para 2035.

El impulso a la transformación de los sistemas alimentarios de la UE tiene lugar bajo la bandera de su llamada estrategia “de la granja a la mesa”, que Bruselas califica de “corazón de [su] Pacto Verde”. La estrategia propone una “transición justa” hacia un sistema alimentario sostenible en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que a su vez exige una revisión masiva de los sistemas alimentarios del mundo para 2030. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, comercializados con términos alegres y totalmente anodinos como “visión transformadora para un mundo mejor”, fueron adoptados por unanimidad por los 193 Estados miembros de la ONU en 2015.

Siete años después, sin embargo, mientras las poblaciones de todo el mundo experimentan el dolor de una crisis del coste de la vida y el declive económico, las instituciones respaldadas por multimillonarios que están detrás de la iniciativa siguen sin rendir cuentas a los afectados.

Como comentó el científico especializado en alimentación Frédéric Leroy a The Grayzone, la propuesta de transformación del sistema alimentario “da bastante miedo porque llega rápido y con fuerza. Tiene enormes recursos detrás. Y está atajando los procesos democráticos normales de la comunidad porque pasa a un nivel transnacional y desciende desde arriba”.

Para hacer oír su voz, algunos ciudadanos neerlandeses han empezado a dirigirse a las empresas de los multimillonarios “verdes” con acciones directas.

 

 

Bill Gates-backed lab meats burning in Holland

Eva Vlaardingerbroek, a legal philosopher and vocal supporter of the Dutch farmers’ protests, noted that many of the Dutch and EU officials presiding over emissions cuts are also affiliated with the World Economic Forum (WEF) and the Bill and Melinda Gates Foundation. Like many in the protest ranks, Vlaardingerbroek believes the emissions cuts are just the opening salvo in a billionaire-directed war for control over land, food, and ultimately, the essential components of human biology.

As their struggle intensifies, the Dutch protesters appear to have targeted the Gates empire directly. While circumstances surrounding the incident remain unclear, a manufacturing plant of Gates-funded delivery-only supermarket Picnic, known for its vegan alternatives and fake meat products, burned down during an evening of farmer protests.

The incident drew attention to the Dutch government’s increasingly intimate – and evidently corrupt – relationship with the Bill and Melinda Gates Foundation.

 

Picnic, una startup de éxito, duplicó sus ingresos en 2020 y pronto se expandirá a otros países europeos, como Francia y Alemania. Desde su lanzamiento en 2015, Picnic ha recaudado 604 millones de euros en inversiones, y la Fundación Bill y Melinda Gates ha aportado la mayor parte de la financiación.

La ministra holandesa de Naturaleza y Política de Nitrógeno, Christianne van der Wal-Zeggelink, que impulsó los recortes de las emisiones de nitrógeno que ahora impone el Gobierno, está casada con Piet van der Wal, heredero de la riqueza de la cadena familiar de supermercados holandesa Boni. Y resulta que Van der Wal es un importante inversor en Picnic, que ha contratado a Boni como proveedor.

En otras palabras, la ministra neerlandesa que pidió los recortes de nitrógeno se beneficia de la cadena Picnic, respaldada por Gates, una empresa que probablemente se beneficie económicamente si sus esfuerzos tienen éxito.

De hecho, la política holandesa provocaría un descenso en la producción de carne, asegurando así un aumento en la demanda de los consumidores de los productos sin carne cultivados en laboratorio que ofrece Picnic, y un beneficio inesperado para los inversores multimillonarios que están detrás.

 

El gobierno holandés impone la agenda de la élite multimillonaria “verde”

El fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, ha presumido de que su organización “penetra en los gabinetes” de los gobiernos de todo Occidente cultivando a los líderes antes de que lleguen al poder.

La actual administración holandesa es un ejemplo perfecto: El Primer Ministro Mark Rutte es un Colaborador de la Agenda del FEM que ha hecho una campaña entusiasta a favor de la revisión del sistema alimentario. El primer ministro también ha alabado los centros de innovación alimentaria del Foro Económico Mundial, descritos como “un programa de asociación basado en el mercado” destinado a “ampliar de forma sostenible las soluciones innovadoras para la transformación de los sistemas alimentarios”. Los centros financiados por el FEM funcionan en la ciudad holandesa de Wageningen.

 

En un comunicado de prensa en el que promociona sus centros alimentarios, el FEM hace recaer la responsabilidad no sólo en los gobiernos e instituciones, sino también en los pequeños agricultores y en la gente corriente de todo el planeta, para que ajusten sus vidas de acuerdo con los objetivos de la ONU:

“Con 10 años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible [de la ONU], tenemos que cambiar fundamentalmente la forma en que se producen y consumen los alimentos. Esto incluye cambiar las prácticas de más de 500 millones de pequeños agricultores y los patrones de consumo de 7.700 millones de personas”.

El gobierno holandés se ha comprometido a destinar varios años de financiación pública para apoyar los centros.

Otros ejemplos de importantes vínculos del gobierno holandés con el FEM son la Viceprimera Ministra y Ministra de Finanzas de los Países Bajos, Sigrid Kaag, colaboradora de la agenda del FEM; y la Ministra de Asuntos Sociales y Empleo de los Países Bajos, Karien van Gennip, que fue elegida como Joven Líder Global del FEM en 2008.

Muchos de los implicados en la Unión Europea y la Comisión Europea también están profundamente integrados en el FEM: La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, por ejemplo, es colaboradora de la Agenda, al igual que muchos miembros del Parlamento Europeo.

Para instituciones como el FEM y la Fundación Bill y Melinda Gates, el avance de la “sostenibilidad” es primordial. Pero la interpretación del concepto por parte de estas organizaciones de élite contrasta fuertemente con la forma en que parecen entenderlo los millones de personas que se verán afectadas por la agenda.

Lo más grave es que la transformación alimentaria de los multimillonarios “verdes” se está intensificando al mismo tiempo que la escasez mundial de alimentos y recursos, un desastre impulsado por las políticas que muchas de estas mismas élites promovieron.

 

Aumenta la resistencia mundial a la crisis del coste de la vida, las élites se repliegan

En los últimos meses, el aumento de los precios de los alimentos, la escasez de combustible y el incremento del coste de la vida han desencadenado revueltas de la clase trabajadora en todo el mundo. Sin embargo, el momento crítico se ha enfrentado a un relativo silencio de los medios de comunicación o, en algunos casos, a explicaciones que pretendían describir los distintos levantamientos como hechos aislados y no como una respuesta internacional a las crecientes calamidades del capitalismo global.

La respuesta de la izquierda occidental también ha sido silenciosa, dejando espacio a la derecha para redirigir la rabia de millones de personas privadas de sus derechos por el capitalismo transnacional en apoyo de su agenda.

Este año, las manifestaciones nacionales impulsadas por la escasez mundial de alimentos y energía han surgido desde Panamá hasta Ecuador, pasando por Albania, Puerto Rico y Perú. A medida que se agudizaba la crisis, el primer ministro italiano y ex banquero Mario Draghi dimitió y la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, una de las principales voces de la hostilidad de la OTAN contra Rusia, se vio obligada a formar una nueva coalición tras dimitir.

Sri Lanka fue el escenario de la revuelta más feroz de 2022 hasta la fecha, y ofrece un anticipo de lo que puede ocurrir si el gobierno holandés sigue adelante con sus planes de recortar su sector agrícola.

En julio, multitudes enfurecidas en la capital, Colombo, asaltaron el Banco Central del país y la casa del presidente, expulsando del país al caído en desgracia Gotabaya Rajapaksa.

 

 

Entre las quejas de los manifestantes se encontraba un plan fallido de Rajapaska para convertir a Sri Lanka en el primer país del mundo con una agricultura 100% ecológica. Como parte de la iniciativa, Sri Lanka prohibió temporalmente los fertilizantes químicos en abril de 2021. Las restricciones devastaron rápidamente a casi 2 millones de agricultores de Sri Lanka, que representan un 10% de la economía del país, poniendo patas arriba la economía de soberanía alimentaria del país.

Ahora, en lugar de producir suficiente arroz para alimentar a sus ciudadanos y exportar a todo el mundo, Sri Lanka debe importar este alimento básico. Mientras tanto, la asombrosa caída de la producción de té ha costado a su economía unos 425 millones de dólares en ingresos por exportación. La escasez de alimentos creada artificialmente por Rajapaska ha sumido en la pobreza a más de medio millón de habitantes de Sri Lanka.

Mientras los esrilanqueses sufrían, la prohibición de los fertilizantes de Rajapaska se ganaba los aplausos de los supuestos grupos de inversores socialmente responsables; uno de ellos elogiaba a su gobierno por “asumir la sostenibilidad y las cuestiones ASG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) como su máxima prioridad”.

La exigencia de la Organización Mundial de la Salud de cerrar Covid-19 diezmó aún más la economía de Sri Lanka. Al cerrar sus fronteras a los viajes al exterior y restringir el movimiento de su población nacional a lo largo de 2020 y 2021, el gobierno de Sri Lanka eliminó unos 200.000 puestos de trabajo proporcionados por su sector turístico. (Los cierres se planificaron meses antes de que comenzara la pandemia, durante un simulacro de mesa de octubre de 2019 llamado Evento 201 que contó con la Fundación Gates y el Foro Económico Mundial entre sus patrocinadores).

 

Ahora que Rajapaska está fuera del cargo, los manifestantes de Sri Lanka han dirigido su atención al nuevo presidente interino Ranil Wickremesinghe, un colaborador de la agenda del Foro Económico Mundial (FEM) que fue autor de un artículo ampliamente ridiculizado para el grupo en 2018: “Así es como haré rico a mi país en 2025”.

 

sri lanka

 

Las sanciones estadounidenses y europeas a Rusia aceleran la crisis del coste de la vida

Las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la UE a Rusia, uno de los principales exportadores mundiales de cereales, fertilizantes, petróleo y gas, no han hecho más que agravar la crisis económica que se está produciendo en todo el mundo. Ante la nueva y dura realidad, la red “verde”, respaldada por los multimillonarios, se ha negado a abandonar su plan de rápida transformación de los sistemas alimentarios.

Ursula von der Leyen, la colaboradora de la agenda del Foro Económico Mundial que dirige la Comisión Europea, aprovechó su aparición en la reunión del FEM de mayo de 2022 para proclamar que “debemos acelerar nuestra transición energética verde” a medida que se agotan los suministros de petróleo y gas rusos.

 

Sin embargo, en el país de origen de von der Leyen, Alemania, el gobierno se ha visto obligado a volver a poner en marcha centrales eléctricas de carbón para compensar la falta de combustible ruso, lo que ha socavado gravemente su programa climático.

Las sanciones de Alemania a Rusia también han contribuido a que el país pase de ser un exportador neto de cereales a un importador neto en pocos años.

“Alemania no sólo no está alimentando al resto del mundo”, dijo a The Grayzone Christian Westbrook, agricultor y presentador del popular programa Ice Age Farmer, “sino que está compitiendo por conseguir los granos que deberían salir de otros exportadores netos”. Algunos países, por ejemplo, como Kazajstán o Moldavia, al ver que hay problemas con el suministro de gas natural, se ponen en modo proteccionista y dicen: ‘Vale, vamos a dejar de exportar nuestros cereales. Nos aferramos a lo que hemos creado’. Por eso los precios de los cereales se han disparado a niveles récord”.

La inminente escasez ha llevado a la ministra alemana del Interior, Nancy Faesser, a advertir que este invierno podrían producirse “protestas radicales” en el país. Del mismo modo, la revista neoliberal Economist predijo que “se avecina una ola de disturbios” debido al “aumento de los precios de los alimentos y el combustible”.

Aunque la UE suspendió temporalmente su iniciativa de sostenibilidad “De la granja a la mesa” en respuesta a la grave crisis de recursos, la coalición de gobierno socialdemócrata-verde de Alemania ha insistido en mantener un puñado de restricciones del programa.

En Canadá, mientras tanto, el gobierno liberal del primer ministro y colaborador de la agenda del Foro Económico Mundial, Justin Trudeau, ha propuesto objetivos de reducción de las emisiones de nitrógeno casi idénticos a los que provocaron la revuelta de los agricultores holandeses. Mientras la escasez de alimentos se intensifica a escala mundial, la propuesta de Trudeau ha llevado a los agricultores canadienses a plantearse públicamente si su gobierno está empeorando deliberadamente la crisis.

“El hecho de que esto ocurra en todo el mundo nos da la idea de que no es un proceso orgánico”, observó Westbrook. “Es como la COVID, cuando todas las naciones del mundo siguieron exactamente el mismo camino. Sri Lanka hizo lo mismo y ahora se está derrumbando por completo… Así que estas son malas decisiones que se están tomando en todo el mundo, casi al unísono en este momento”.

 

¿La última fase de un “Gran Reajuste”?

La “transformación” de los sistemas alimentarios, respaldada por las élites y las empresas, contiene ecos inconfundibles de la agenda que Klaus Schwab describió favorablemente como un “Gran Reajuste”, y cuyos objetivos, según su Foro Económico Mundial, incluyen la construcción de un “nuevo contrato social”.

El FEM formalizó su concepto de “Great Reset” en los albores de la pandemia del virus Covid-19, haciendo un llamamiento “a las partes interesadas a nivel mundial para que cooperen en la gestión simultánea de las consecuencias directas de la crisis del COVID-19”.

A su vez, los gobiernos de todo el mundo impusieron amplias restricciones que aceleraron la digitalización de la vida social, la educación, el trabajo y el acceso a la sociedad. Las “partes interesadas” de la industria tecnológica y farmacéutica se enriquecieron de forma inimaginable como resultado, mientras que las restricciones de la pandemia arruinaron las vidas y los medios de subsistencia de cientos de millones de personas, especialmente en el Sur global.

Si el COVID-19 fue el trampolín para el llamado Great Reset, la transformación planificada de los sistemas alimentarios mundiales parece ser su siguiente fase. Y los que tienen el poder de afectar a esos cambios radicales son explícitos en sus objetivos.

Como declaró Schwab en la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación en la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en octubre de 2021, “A medida que nos recuperamos tras la crisis de la COVID, tenemos que reconstruir de una forma más saludable y sostenible”. La pandemia ha subrayado la necesidad de reequipar todo el sistema alimentario”.

“Esta pandemia ha brindado la oportunidad de un reajuste”, dijo el primer ministro canadiense y colaborador del FEM, Justin Trudeau, en una conferencia de la ONU en septiembre de 2020. “Esta es nuestra oportunidad de acelerar nuestros esfuerzos previos a la pandemia para reimaginar sistemas económicos que realmente aborden desafíos globales como la desigualdad, la pobreza y el cambio climático.”

“[La COVID-19] es ciertamente una crisis importante, pero también nos ofrece una oportunidad única”, subrayó nada menos que el primer ministro holandés Mark Rutte. “Ahora es el momento de hacer los cambios que necesitamos para construir un mundo resiliente al clima… y lograr avances hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030”. Posteriormente, Rutte vinculó la seguridad alimentaria sostenible a la acción climática cuando prometió dinero al CGIAR, un centro agrícola respaldado por Bill Gates.

Pero la élite gobernante no es la única que hace la conexión entre Covid y los sistemas alimentarios. A medida que el “reinicio” se pone en marcha, los agricultores holandeses citan el Convoy de Camioneros de la Libertad de Canadá como una inspiración para su movimiento. Frente a la Embajada de los Países Bajos en Ottawa, este mes de julio, muchos participantes del convoy canadiense se reunieron para mostrar su solidaridad con los agricultores.

A medida que una red respaldada por multimillonarios avanza en su proyecto de “transformación” de los sistemas alimentarios en todo el mundo, surge un populismo contrario a la “nueva normalidad”.

“La protesta es el único camino”, dijo la agricultora holandesa Ingrid de Sain. “Tenemos que esperar que con la protesta podamos salvar nuestras propias vidas. Sí, queremos cuidar la naturaleza. Sí, queremos cuidar el clima. Pero también queremos ser agricultores. Y nadie, ni siquiera nuestro gobierno, puede quitarnos eso”.

 

El mito de la ‘intimidación energética rusa’ falsificado por las élites occidentales para impulsar la siguiente fase del Gran Reseteo: El colapso planetario de los sistemas de producción de energía y alimentos

 

Fuente:

Stavroula Pabst, en The Grayzone: ’No Farms, No Food:’ Dutch farmers confront billionaire ‘green’ elite’s food system reset plan.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Nota del editor: Aunque muchos están familiarizados con la manipulación de los modelos predictivos durante la crisis de COVID-19, una red de poderosos maltusianos...

Ciencia y Tecnología

Las naciones en vías de desarrollo, y en particular los BRICS, parecen haber dado la vuelta a la tortilla al “Green Deal” del Foro...

Contenidos

El 14 de noviembre, en el B20 (un foro de lobistas empresariales globales establecido para influir en el G20), el líder del Foro Económico...

Contenidos

La mayoría de la gente está desconcertada por lo que es una crisis energética mundial, con los precios del petróleo, el gas y el...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY