Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Simulación de hambruna mundial hecha en 2015, predijo un aumento del 400% en los precios de los alimentos para 2030

Por Robert Wheeler

Recientemente, escribí un artículo sobre la crisis alimentaria que se avecina en los Estados Unidos y el resto del mundo. Aunque a algunos lectores les parezca paranoia, la información proporcionada en ese artículo es muy real. De hecho, no soy el único que ha estado pensando en ello.

En 2015, 65 personas se presentaron en la sede del Fondo Mundial para la Naturaleza en Washington D.C. Estas personas eran responsables de políticas internacionales, empresarios corporativos, académicos y “líderes de pensamiento”. ¿Su objetivo? Llevar a cabo una simulación de una crisis alimentaria mundial que comenzaría en 2020 y se extendería hasta 2030.

El comunicado de prensa del evento se publicó en el sitio web de la corporación Big Ag Cargill y reveló que la simulación de la escasez de alimentos que el decenio entre 2020 y 2030 vería dos crisis alimentarias importantes. Durante este tiempo, los precios aumentarían un 400% del promedio a largo plazo, habría una serie de eventos relacionados con el clima, los gobiernos serían derribados en Ucrania y Pakistán, y habría hambruna y crisis de refugiados de Myanmar, Chad, Sudán y Bangladesh.

¿Algo de esto os suena familiar?

En la simulación, una solución gubernamental fue un impuesto sobre la carne. ¿Otra? Un impuesto mundial sobre el carbono.

 

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

Un impuesto sobre la carne. Un impuesto al carbono

En serio. Esto tiene que sonar familiar a estas alturas.

El comunicado de prensa dice:

“El lunes y martes, 65 políticos internacionales, académicos, empresarios y líderes de pensamiento se reunieron en la sede del Fondo Mundial para la Naturaleza en Washington DC para ver cómo respondería el mundo a una futura crisis alimentaria.

El juego llevó a los jugadores del año 2020 al 2030. Como se proyectó, el decenio trajo consigo dos importantes crisis alimentarias, con precios que se acercaron al 400 por ciento del promedio a largo plazo; una serie de fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima; el derrumbe de los gobiernos en Pakistán y Ucrania; y hambrunas y crisis de refugiados en Bangladesh, Myanmar, Chad y Sudán.

El clima, el hambre, los disturbios civiles y el aumento de los precios de los alimentos se reunieron en el juego de la Reacción en la Cadena Alimentaria en Washington DC esta semana. La cooperación ganó la mayoría de las veces. Junto con WWF, el Centro para el Progreso Americano y el Centro de Análisis Naval, Cargill fue uno de los organizadores de la Reacción en la Cadena Alimentaria. La compañía fue representada en el juego por el Vicepresidente Corporativo Joe Stone.

. . . . .

Durante dos días, los jugadores —divididos en equipos para África, Brasil, China, la UE, la India, los Estados Unidos, empresas e inversores internacionales e instituciones multilaterales— elaboraron sus respuestas políticas mientras las delegaciones participaban en intensas negociaciones.”

 

Banco Mundial: Hasta 150 millones de personas más vivirán en la pobreza extrema para 2021

 

Por supuesto, trabajar “globalmente” resultó ser lo más beneficioso.

“La cooperación ganó la mayoría de las veces por la ventaja individual a corto plazo. Los equipos se comprometieron a construir conjuntamente redes internacionales de información y sistemas de alerta temprana sobre el hambre y los cultivos, a invertir conjuntamente en tecnología agrícola inteligente y a acumular reservas mundiales de alimentos como amortiguador contra las crisis climáticas.

Ante el fuerte aumento de los precios y la inminente escasez mundial de alimentos en 2022, la Unión Europea suspendió en un momento dado sus normas ambientales para la agricultura e introdujo un impuesto sobre la carne. Ambas medidas se invirtieron rápidamente en 2025, ya que las cosechas volvieron a la normalidad y se aliviaron las tensiones en el hipotético universo.”

Los impuestos sobre el carbono y la carne son “una posibilidad”.

“El resultado más llamativo, sin embargo, fue un acuerdo entre los EE.UU., la UE, India y China, que representan a los 20 principales emisores de gases de efecto invernadero, para instituir un impuesto mundial sobre el carbono y limitar las emisiones de CO2 en 2030.

“Hemos aprendido que un impuesto al carbono es una posibilidad en los años venideros”, reconoció Stone. “Pero antes de que podamos considerar seguir adelante con una medida como esa, debemos estudiarla y entenderla mucho mejor. Tenemos que evitar distorsiones repentinas del mercado y consecuencias imprevistas.”

Stone dijo que estaba impresionado con la complejidad del juego y las consecuencias de segundo y tercer orden de algunas de las decisiones que se tomaron. “Tome el impuesto sobre la carne que Europa quería imponer, y piense en ello. ¿Qué carne va a gravar? ¿Significa eso que las aves y la carne de vacuno o la acuicultura también? ¿Dónde se impone el impuesto, dónde va el dinero, cuáles son las consecuencias no deseadas?”

 

El juego se construyó en el transcurso de meses, con el máximo realismo en mente. El escenario se extrapoló a partir de acontecimientos que han ocurrido realmente en el mundo real, como la crisis alimentaria de 2008-2009 o la reciente serie de años y meses más calurosos de los que se tiene constancia.

El economista de Cargill Tim Bodin, que ayudó a diseñar el juego y formó parte del panel de jueces que evaluó los movimientos del equipo, dijo que estaba sorprendido por el grado de cooperación. “La mayoría de la gente empezó con una perspectiva a corto plazo, pero rápidamente pasaron a una medida a largo plazo – empezaron a trabajar para fortalecer la resistencia en lugar de sólo”.

Tengan en cuenta que este comunicado de prensa y el ejercicio tuvieron lugar en 2015, pero es casi como si estuvieran leyendo el guión para 2020.

Hay una agenda evidente

El hecho es que sabemos que hay una agenda para todas estas cosas —escasez de alimentos, impuesto a la carne, impuesto global al carbono—, y si el COVID-19 ha servido de algo para esta agenda, ha sido [para catalizarla. Es el “arma”] más útil que jamás haya existido. Es decir, mientras seas miembro de los señores feudales mundiales. Si has estado leyendo mis artículos recientemente, te animo a que prestes atención a lo que se dice. La autosuficiencia está a punto de convertirse en algo mucho más importante.

 

Conferencia del Instituto Schiller: El papel de la cultura clásica y el combate a la hambruna mundial

 

Fuentes:

Cargill, Inc — Food Chain Reaction crisis simulation ends with global carbon tax

Robert Wheeler / The Organic Prepper — Food Shortage Simulation Predicts 400% Increase In Food Prices By 2030.

Ciencia y Tecnología

Masanori Fukushima, profesor emérito de la Universidad de Kioto, ha descrito así el programa de vacunación masiva contra el Covid: “Me atrevo a decir...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La vacuna contra el Covid de Oxford-AstraZeneca está siendo retirada a nivel mundial, meses después de que el gigante farmacéutico admitiera...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La Comisión Europea ha accedido a la solicitud de AstraZeneca para retirar la autorización de comercialización de su vacuna COVID-19, “Vaxzevria”,...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Aproximadamente cuatro quintas partes de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable de China y un número cada vez mayor la considera...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram