Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Se habla con acciones, no con retórica: Por qué los comentarios de Xi Jinping en Davos no significan que sea un cómplice de los globalistas

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Que Xi utilice Davos como una conveniente plataforma de relaciones públicas no significa necesariamente que China suscriba la Agenda de Davos. Después de todo, Davos no tiene nada que ver con el multilateralismo.

 

Por Matthew Ehret

“Todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol corrompido da frutos malos. El árbol bueno no puede dar frutos malos, ni el árbol corrompido puede dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. Así que por sus frutos los conoceréis”. — Mateo 7:20

El 17 de enero, el presidente Xi Jinping pronunció un discurso en la cumbre anual de Davos, donde un cabal de multimillonarios con aspiraciones más grandes que la vida para remodelar el mundo en una nueva distopía tecno-feudal se conglomeró durante varios días de discursos autocomplacientes y redes.

Como era de esperar, el discurso de Xi suscitó una buena dosis de histeria por parte de muchos nacionalistas del Transatlántico que, obviamente, no están reaccionando bien ante el feo hecho de que sus gobiernos hayan sido secuestrados y sus vidas amenazadas por una entidad supranacional muy sociópata que quiere poner a cero el reloj de la civilización humana.

Un perfil de noticias nacionalista en particular, llamado LaRouche PAC -que históricamente ha apoyado la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), aprovechó la ocasión de las declaraciones de Xi para sufrir un incómodo colapso con un editorial del 22 de enero escrito por Robert Ingraham que decía:

“El discurso de Xi fue reprobable. A pesar de las referencias a la ‘cooperación global’ y a ‘ganar-ganar’, sus comentarios solo pueden leerse como un ataque velado a Donald Trump y un respaldo inequívoco a la agenda de Davos. Apoyó el ecologismo ‘holístico’, la neutralidad del carbono y una ‘transición completa a una economía verde’. Apoyó la Asociación Transpacífica, elogió el libre comercio y condenó el proteccionismo. Expresó una efusiva admiración por la agenda de la COP26, así como por la OMC y la OMS. Tal vez, lo más desagradable fue su fuerte elogio (dos veces en su discurso) de la política genocida de ‘desarrollo sostenible’ de las Naciones Unidas”.

Aunque LaRouche PAC no fue más que uno de los muchos medios de comunicación que criticaron el discurso de Xi como prueba del papel cómplice de China en el Gran Reseteo Global del Foro Económico Mundial, decidí dirigir la idea central de mi defensa de Xi a esta organización por dos razones.

• Ellos representan muchas ideas muy buenas que creo sinceramente que podrían desempeñar un papel importante en la extinción de los incendios que engullen a la civilización… siempre y cuando no se autosaboteen cediendo al populismo simplón cuando más importa.

• El autor del editorial ha llevado a cabo una de las mejores investigaciones históricas que he leído nunca, lo que debería haberle evitado cometer el tipo de errores de juicio inexcusables que harán un gran daño a las mentes de sus propios lectores, a su organización y a la causa de la verdad en general.

Tal vez mis palabras sean duras, pero espero demostrar en la siguiente respuesta que hablo absolutamente en serio al afirmar que el autor está equivocado en su análisis de los motivos de China.

 

La Organización LaRouche rompe con los sinofóbos que infiltraron el movimiento humanista de Lyndon LaRouche

 

Afirmación 1: “China apoya la descarbonización y, por tanto, es malvada”

Para aquellos que han llegado a descubrir que los objetivos de descarbonización de la COP26 están en realidad impulsados por la intención de desmantelar la civilización industrial (y los medios para sostener los niveles de población modernos), enhorabuena. Habéis ganado un filo intelectual para cortar con la desinformación de la que carecen los cavernícolas que todavía quieren creer que Greta Thunberg, el Príncipe Carlos y Bill Gates son expertos en el clima o que el mundo acabará en un horno infernal en 12 años a menos que modifiquemos radicalmente nuestro comportamiento colectivo y cerremos la civilización industrial pronto.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para los que han salido de la cueva en este tema, las declaraciones públicas de Xi han generado ciertamente cierta confusión. ¿Apoya realmente el presidente chino el programa de despoblación “globalista”? ¿Apoya el desmantelamiento de la civilización industrial avanzada?

Si nos centramos en esas acciones más allá de las meras palabras superficiales utilizadas por Xi en Davos, la respuesta es un rotundo “no”.

 

 

La “descarbonización” euroasiática frente a la transatlántica

El enfoque chino de la “descarbonización” y el “desarrollo sostenible” son muy diferentes de los dominantes en la jaula de la OTAN y los Cinco Ojos en numerosos niveles. A diferencia de los Estados occidentales ocupados, a los que se les dice que se preparen para una reducción del nivel de vida, de la producción e incluso de la propiedad de bienes en una nueva era de escasez, la “agenda verde” de China se orienta hacia el desarrollo de los hidrocarburos, centrándose en el gas natural, el carbón, el petróleo y la energía nuclear.

En cuanto al robusto sector de la energía nuclear de China (que no emite CO2), el suyo es el único país que utiliza actualmente TODOS los diseños de reactores de tercera y cuarta generación existentes, incluidos los de torio de sal fundida, y los reactores reproductores rápidos, con iniciativas más avanzadas para llegar a la fusión comercial practicable que cualquier otro estado.

Aunque China también es un inversor líder en las llamadas energías “renovables”, incluidos los molinos de viento y los paneles solares, a diferencia de la comunidad transatlántica, no ha hecho que sus bases productivas industriales, que requieren mucho capital, dependan de estas formas de electricidad de baja intensidad, poco fiables y caras, y prefiere utilizar la energía “verde” principalmente para el consumo residencial.

Tampoco es un secreto que China se ha convertido en el principal usuario mundial de hormigón, acero, hierro y otros minerales vitales para la construcción de megaproyectos a gran escala, emblemáticos en la Iniciativa del Cinturón y la Ruta en desarrollo.

 

 

Afirmación 2: “China apoya el TPP y por lo tanto es malvada”

Decir que Xi “está a favor de la Asociación Transpacífica (TPP)” es más que simplista.

Como explica extraordinariamente bien Pepe Escobar, hay una lucha por quién dará forma a las reglas de la globalización 2.0.

La globalización 1.0, que ha gobernado el mundo durante 50 años, está muerta en el agua, a la espera de que el inminente estallido rompa el barco como un nuevo Titanic que se precipita al oscuro abismo. Este colapso no es en realidad un defecto del sistema, como muchos conjeturan, sino que de hecho siempre fue diseñado para ser una bomba de relojería desde el momento en que el dólar salió a flote de la reserva de oro en 1971 hasta el actual colapso de la burbuja sistémica.

 

El Sr. Xi juega a ser un hombre de Davos

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La cuestión no es, pues, si el sistema se derrumbará, sino más bien: ¿QUIÉN dará forma a este nuevo sistema y en qué sistema operativo se basarán sus reglas?

¿Será un sistema abierto capaz de crecer de forma creativa y de mejorar de forma autodirigida o será un sistema cerrado[https://www.strategic-culture.org/news/2020/07/30/will-entropy-define-the-new-world-paradigm/] definido por las supuestas leyes inmutables de la entropía y los rendimientos decrecientes? ¿Será el sistema de suma cero (ganar-perder) o el todo será más que las partes (ganar-ganar)?

El TPP de la era de Obama, que Trump mató acertadamente en 2016, no era más que un flagrante asalto económico tanto a la República Popular China como, en concreto, al sistema de Estados nación soberanos en general. Este asalto se basaba en varios factores:

1. A) Vincular a todos los países del Pacífico miembros del TPP a un sistema descendente similar al TLCAN, controlado por Londres y Wall Street.

2. B) Dar a las corporaciones el derecho a demandar directamente a las naciones por romper las reglas de la versión de “libre comercio” del TPP (que en realidad nunca fueron libres ya que los intereses privados multinacionales como los que se coordinan a través de puntos de venta como el Foro Económico Mundial siempre estaban trabajando para mantener el control).

3. C) Aislar a China de sus vecinos, ya que la versión del TPP anterior a 2016 siempre excluía a China.

El “TPP 2.0” al que se refiere Xi es sólo un “TPP” de nombre.

En cuanto a su sistema de funcionamiento, esta versión se parece más a una extensión del RCEP (Regional Comprehensive Economic Partnership) lanzado en 2020 como el mayor acuerdo comercial de la historia en el que participan 15 naciones del Pacífico que representan el 30% de la población mundial.

¿Implica el libre comercio? SÍ. ¿Se utiliza esta versión del libre comercio para justificar la violación imperial de las naciones pobres? NO.

 

 

El libre comercio, ¿con qué intención?

Debería ser un hecho obvio que se ha hecho mucho mal detrás de la cubierta del “libre comercio” desde que Adam Smith escribió su infame Riqueza de las Naciones en 1776.

Desde las guerras del opio, pasando por las hambrunas de la patata, los repetidos genocidios de la India, hasta los casos modernos de saqueo en el marco de la globalización, el “libre comercio” británico se ha utilizado a menudo como medio para que los Estados nacionales desconectaran sus sistemas de seguridad mientras los bandidos les robaban al desnudo.

La diferencia entre las versiones china y angloamericana del libre comercio se reduce a la INTENCIÓN.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras que las variantes angloamericanas estaban diseñadas para destruir el desarrollo nacional, las variantes chinas (o el anterior sistema hamiltoniano estadounidense) están inextricablemente ligadas a la mejora industrial de todas las naciones participantes. Donde uno pretende dividir, conquistar y destruir, el otro pretende unir, cooperar y crear. Gran diferencia.

Uno podría aquí gritar: “¡NO PUEDES CONOCER LAS INTENCIONES!”

Como Jesús respondió una vez a la pregunta: “por sus frutos los conoceréis”. Un materialista no sabría cómo procesar esto, pero cualquiera que observe la historia del mundo reconocerá rápidamente que, en política, utilizar palabras que transparenten tu intención casi siempre deshará tus objetivos. Nos encanta la robusta franqueza de John F. Kennedy, pero su asesinato tras sólo 1.000 días en el cargo dio lugar a la destrucción de muchos grandes bienes que un estadista más sabio y avispado como Benjamín Franklin nunca habría permitido que ocurrieran.

Permítanme decirlo de nuevo: a veces los hombres malos comprometidos con actos malos utilizan buenas palabras y a veces los hombres buenos comprometidos con actos buenos utilizan malas palabras. ¿Cómo se conoce su intención o su bondad? No por sus palabras, sino por sus frutos.

 

 

Los frutos hamiltonianos de China

China ha sacado de forma demostrable a más de 800 millones de almas de la pobreza más absoluta, mientras que el sistema unipolar del imperio sólo ha creado décadas de hambre, pobreza y guerra. China ha lanzado billones de dólares de crédito productivo a largo plazo a través de bancos estatales vinculados no a la especulación de deudas, sino a la construcción de infraestructuras reales tanto dentro de su propia nación como a nivel internacional.

Mientras que nuestro sistema occidental depende por completo de tasas hiperbólicas crecientes de capital especulativo/ficticio, el sistema chino se basa en sistemas físicos de producción y valor. El estallido de una burbuja de Evergrande en Occidente sería una fuerza atómica de destrucción, mientras que en China es una aberración extremadamente contenible.

Si el autor afiliado al LaRouchePAC que ataca a Xi leyera realmente las obras originales del economista Alexander Hamilton (cosa que el autor profesa abiertamente haber hecho), sabría que el Sistema Americano que él defiende no está intrínsecamente en contra del libre comercio, ni es siempre pro-proteccionista.

 

¿Qué creó Hamilton?

El punto que Hamilton expuso en sus informes al congreso de 1791 fue que todos los estados en bancarrota y no desarrollados de la nueva nación estaban condenados a una desastrosa división interna y al caos. Durante sus primeros 7 años, América era una ruina financiera a la espera de ser retomada por el Imperio Británico. Cada estado controlaba sus propias prioridades económicas, la emisión de moneda y ninguno de los 13 estados tenía siquiera libre comercio entre sí, por lo que no era una gran unión.

Esta falta de unidad entre la primitiva confederación hizo imposible la formación de una acción común. Sin un poder de acción común, no había un arma suficiente para luchar contra la oligarquía financiera altamente centralizada y extendida por todo el mundo, centrada en el corazón de Londres.

Hamilton solucionó esta crisis federalizando las numerosas deudas locales impagables de los estados contraídas durante la guerra y convirtiéndolas en activos de un nuevo sistema bancario nacional que comenzó a emitir créditos para alcanzar amplios objetivos de infraestructura nacional. Aunque cada estado perdió parte de su libertad personal “para hacer lo que quisiera”, se rompieron las barreras comerciales, se puso en marcha una moneda nacional y este gran salto permitió a la joven nación no sólo sobrevivir, sino prosperar. Con Hamilton, las deudas ya no eran máquinas de inflación usureras, sino “bendiciones nacionales” autoliquidables que servían a los intereses de todo el pueblo. La tendencia de China a citar a Hamilton en sus noticias estatales tampoco es una coincidencia en este punto.

En las primeras décadas del programa hamiltoniano, la población de Estados Unidos se multiplicó por cuatro, los conocimientos técnicos, la productividad industrial, la interconectividad y los inventos crecieron a pasos agigantados, desafiando pronto al mayor imperio del mundo.

Al Sr. Ingraham le sorprendería saber que Hamilton no era un partidario dogmático de los aranceles, sino que apoyaba el libre comercio siempre y cuando estuviera moldeado por una intención unificadora de desarrollar las múltiples partes del conjunto hasta su máximo potencial industrial y creativo. Este era el propósito esencial de la cláusula de Bienestar General de la Constitución, incluida la importante Sección VIII del Artículo I.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El posterior seguidor de Hamilton, Friedrich List (que acuñó el término “Sistema Americano de Economía Política” en 1828), utilizó este sistema para unir a una Alemania desarticulada bajo una “Zollvereine” (alias: unión de costumbres) impulsada por el libre comercio entre los estados regionales divergentes por primera vez en la historia. Bajo el programa de List, el crédito nacional ligado a las mejoras internas (ferrocarril, canales, nuevas industrias y ciencia pura) lanzó a Alemania a la era moderna.

Allí donde se aplicó este sistema (incluida la Rusia del siglo XIX) el crecimiento de la población mejoró en cantidad y calidad, las relaciones armoniosas entre los Estados miembros mejoraron, el oligarquismo perdió su dominio sobre sus huestes y el cambio creativo gobernó la autoperfectibilidad de los sistemas cada vez más abiertos.

Estos fueron buenos frutos.

El libre comercio británico, al igual que la “globalización 1.0”, utilizó siempre palabras bonitas, pero dio frutos podridos.

Dondequiera que se aplicara, el Libre Comercio británico destruyó los Estados nacionales soberanos económicamente, paralizó la planificación a largo plazo, desmanteló la regulación del capital privado y siempre dividió para conquistar.

Los adeptos a este sistema, adoctrinados en las universidades angloamericanas de la Ivy League, se vieron asimilados cada vez más a los locos miopes del dinero, incapaces de ver un todo más allá de sus identidades locales de servicio propio… que era justo la forma en que una élite oligárquica que dirigía el sistema como un videojuego de pesadilla siempre lo quiso.

 

 

Afirmación 3: “Xi habló bien de la OMC y por eso es malo”

La Organización Mundial del Comercio (OMC), al igual que la Carta de la ONU, tiene muchas palabras bonitas y reglas de conducta económica incorporadas. Si dichas reglas y palabras se cumplieran, ninguna de las dos organizaciones haría ningún daño a nadie y, de hecho, podrían hacer mucho bien.

El problema no está en las bonitas palabras que promueven la sana competencia, la equidad o la libertad de comercio.

El problema se encuentra en la MENTE de las fuerzas que redactaron muchas de esas normas con la intención de incumplirlas.

Las normas de la OMC, al igual que las exigencias británicas de obediencia nacional al libre comercio que mantuvieron a la pequeña isla en la posición alfa dominante sobre la mayor parte del mundo durante el siglo XIX, estaban destinadas a ser creídas por las víctimas crédulas, pero siempre fueron entendidas como una herramienta más del colonialismo y la esclavitud por parte de quienes daban forma al Gran Juego.

En este sentido, la OMC de 1999 tiene mucho en común con La riqueza de las naciones de Adam Smith de 1776.

¿Exalta Adam Smith las virtudes del mal o promueve el derecho de un hegemón a controlar a los débiles?

En absoluto.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Uno encontraría muchas palabras loables en su texto y si el mundo fuera realmente un campo de juego igualitario de naciones que viven juntas y que aspiran a mejorar su calidad de vida y sin ninguna oligarquía financiera extendida internacionalmente, entonces sería difícil encontrar algo malo en ello.

El problema, como comprendieron Ben Franklin, Hamilton y muchos de los padres fundadores más potentes (o Friedrich List después), es que Adam Smith no era más que un político de pacotilla que nunca creyó realmente en nada de lo que escribió. Como señala el historiador Anton Chaitkin en el volumen 1 de Quiénes somos, Adam Smith estaba directamente vinculado a las altas esferas del Imperio Británico y había sido preparado durante años nada menos que por el propio Lord Shelburne antes de publicar su Riqueza de las Naciones (no casualmente el mismo año de la Declaración de Independencia de Estados Unidos).

Smith y sus amos oligárquicos de Londres siempre entendieron que eran los verdaderos dueños de su “mano oculta” que deseaban que sus víctimas creyeran que eran los “principios mágicos de ordenación” del mercado no regulado.

Las zonas de libre comercio orientadas al BRI, tal y como hemos visto que se han aplicado en los últimos siete años, están configuradas con la intención de construir infraestructuras y potencias industriales reales y medibles entre todos los Estados participantes. Ya sea que veamos el Acuerdo de Libre Comercio África-China, el Corredor Económico China-Pakistán, el RCEP de China, los acuerdos China-UEE o los acuerdos de libre comercio China-América del Sur, vemos lo contrario de todo lo que se hizo durante los años oscuros del Imperio Británico o la era post-JFK del capital imperial. En lugar del saqueo y la esclavitud de la deuda, hemos visto la mayor explosión de crecimiento industrial, de infraestructuras a gran escala, de fabricación y de educación surgir allí donde se han aplicado estos tratados. La intención es simplemente muy diferente a todo lo visto en la era de la globalización 1.0.

China sabe que si la Carta de las Naciones Unidas y las normas de la OMC pueden aplicarse realmente por una vez, dentro del contexto configurado por la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de más de 3 billones de dólares, entonces la globalización 2.0 se rige por normas que son fundamentalmente antioligárquicas, favorables al crecimiento de la población, favorables al Estado-nación, favorables a la cooperación y contrarias a la despoblación.

Buen fruto.

 

 

Afirmación 4: “Xi dijo cosas buenas sobre la OMS y la COVID cooperación y, por tanto, es malvado”

Hay que decir una última palabra sobre los comentarios de Xi sobre la Organización Mundial de la Salud y la respuesta a la pandemia.

Puede que no sea popular afirmar esto, pero lo voy a hacer.

Hasta la fecha, China todavía no ha purgado completamente la quinta columna de orientación occidental transhumanista puesta en marcha durante la década de 1980 bajo el reinado del agente de Soros Zhao Ziyang.

Durante el período de influencia de Zhao sobre el gobierno de China, grandes infusiones de transhumanistas, monetaristas y tecnócratas dieron forma al moderno Estado profundo de China. Afortunadamente, muchos de estos parásitos fueron expulsados por fases, comenzando en 1989, de nuevo en 1997, y con la purga más reciente lanzada con la ascensión de Xi en 2012, con más de 1,5 millones de funcionarios acusados de corrupción hasta el día de hoy.

A pesar de estas purgas, todavía se siente la presencia del Foro Económico Mundial y de los angloamericanos en ciertos sectores, lo que se ve más claramente en la “Camarilla de Shangai”, centrada en el ex presidente Jiang Zemin y su camarilla de multimillonarios de tendencia occidental, como Jack Ma, que en varias ocasiones han intentado subvertir la soberanía económica de China.

Rusia también sufre sus propios problemas de Estado profundo, creados durante los años Gorbachov-Yeltsin.

A diferencia de China, que ha mantenido los controles nacionales de la banca, el estado profundo tecnocrático de Moscú todavía disfruta de más influencia sobre su sistema bancario central liberal infestado de keynesianos que está estrechamente vinculado a los gigantes farmacéuticos rusos (véase: Sberbank como uno de los muchos ejemplos).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

A diferencia de Norteamérica o Europa, China siempre ha proporcionado remedios alternativos al COVID que no se fijan simplemente en las vacunas o en el cierre de su economía en nombre de los modelos informáticos. El uso de hidroxicloroquina-zinc y varios tratamientos de medicina oriental por parte de China se han proporcionado desde el principio con gran efecto, lo que ha dado lugar a una tasa de mortalidad por covirus del 0,6% en comparación con la de Estados Unidos. China ha dejado claro que no tiene ni idea de si el COVID surgió de uno de los más de 200 biolaboratorios conectados con el Pentágono, o si una futura creación genéticamente dirigida será liberada en su sociedad, tal y como se describió con un detalle que hiela la sangre en el documento del PNAC del año 2000 Rebuilding America’s Defenses. Lo que está claro es que desde enero de 2020, han respondido a COVID como si fuera un posible escenario de guerra.

Al igual que en el caso de Rusia, hemos asistido a numerosos enfrentamientos entre diversos poderes regionales y el gobierno federal por la cuestión de los protocolos de vacunación obligatoria.

A diferencia de la mayoría de los gobiernos occidentales, cuyas instituciones federales se han convertido en las principales ejecutoras de los mandatos tiránicos de vacunación (frente a la resistencia de los gobiernos regionales/estatales), tanto en Rusia como en China se observa el patrón contrario.

En estos estados euroasiáticos, es el gobierno federal el que ha intervenido principalmente contra los excesos tiránicos de las autoridades locales que arrean a sus ciudadanos.

Los líderes tanto de Rusia como de China están luchando no sólo por la supervivencia de sus propias civilizaciones, sino por algo mucho más grande que ellos mismos. Además, no sólo pretenden salir vivos de esta lucha, sino en una posición dominante mientras el sistema se desmorona y la globalización 2.0 se pone en marcha.

Es difícil para algunos estadounidenses aceptar el hecho de que su amada república haya caído ante un golpe fascista. Es difícil aceptar que Donald Trump puede no tener la capacidad moral o intelectual para hacer algo al respecto, y es difícil aceptar que los EE.UU. no tienen actualmente la fortaleza interna para cambiarse a sí mismos sin que un cambio global más amplio sea forzado sobre ellos externamente por las naciones de Eurasia.

A veces la verdad es una medicina amarga. Pero una medicina amarga que salva al paciente siempre es mejor que un veneno recubierto de azúcar.

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review y profesor de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros ‘Untold History of Canada’ y Clash of the Two Americas (que puede adquirir haciendo clic en esos enlaces o en las portadas de los libros que aparecen a continuación). En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

 

Fuente:

Matthew Ehret: Do Xi Jinping’s Davos Remarks Prove He Is a Globalist Shill? ‘By Their Fruits Ye Shall Know Them’.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Los ambiciosos proyectos de conectividad de Eurasia, liderados por China y Rusia, se adentran en el corazón de Asia, superando los obstáculos de Occidente....

Contenidos

La actual aspirante a líder de Gran Bretaña, Liz Truss, que sin duda tomará la batuta de la nave de Estado del Reino Unido...

Ciencia y Tecnología

Mucha gente sigue confundida sobre la naturaleza de la alianza multipolar liderada por Rusia y China. ¿Se trata de una oposición controlada que da...

Ciencia y Tecnología

La Operación Especial Militar de Rusia en Ucrania es una batalla por el significado del fin de la historia. Una gran batalla filosófica. Es...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY