Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Sanciones y soberanía

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En definitiva, queda mucho por hacer para reforzar la soberanía nacional en la economía. Las sanciones de Estados Unidos son la agonía de una economía mundial imperial saliente basada en el uso de la fuerza. Para minimizar los peligros que conlleva, hay que acelerar la formación de una nueva economía mundial -integral- que restablezca el derecho internacional, la soberanía nacional, la igualdad de los países, la diversidad de modelos económicos nacionales y los principios de beneficio mutuo y voluntariedad en la cooperación económica internacional.

 

 

Por Sergey Glazyev

(Traducción automatizada del ruso al español).

Sería infantil suponer que “cuando nos ganan, nos hacemos más fuertes”. Aunque sí hemos reforzado la soberanía nacional en el ámbito económico bajo el impacto de las sanciones estadounidenses, no ha sido hasta el punto de poder ignorarlas por completo. El daño de las sanciones está ciertamente ahí, y se ve muy amplificado por la política pasiva de las autoridades monetarias.

La constante intimidación a Rusia con sanciones cada vez más “infernales” hace tiempo que dejó de entusiasmar a la opinión pública rusa. Recuerdo que me entrevistaron en 2014, al igual que a los otros primeros sancionados por Estados Unidos, y todos aseguramos a los periodistas que estábamos orgullosos de este reconocimiento a nuestro servicio a Rusia. Desde entonces, el número de personas y entidades sancionadas por Estados Unidos y sus satélites se ha multiplicado y no ha tenido ninguna repercusión en nuestro país. Por el contrario, las medidas de represalia introducidas por nuestro gobierno en cuanto a la limitación de las importaciones de alimentos procedentes de estos países han impulsado de forma tangible la producción agrícola nacional, que ha sustituido casi por completo las importaciones de aves y carne. Las empresas de los sectores de la defensa y la energía han aprendido a eludir estas sanciones abandonando el uso del dólar y, al mismo tiempo, los bancos estadounidenses en favor de las monedas nacionales y los bancos de los países asociados. El siguiente paso es desarrollar instrumentos de moneda digital que puedan utilizarse sin los servicios de los bancos, que temen ser sancionados. La gente observa con interés el regreso al país de los capitales exportados por los oligarcas y los propios oligarcas, que temen ser confiscados y detenidos en los países de la OTAN.

Las sanciones de Estados Unidos no han afectado tanto a Rusia como a los terceros países que se han visto presionados por Washington. En primer lugar, nuestros vecinos europeos, que han reducido la mayoría de sus proyectos de cooperación en el ámbito científico, técnico y energético. También se han visto afectados los bancos comerciales chinos que operan en la zona del dólar y que han decidido dejar de atender a los clientes rusos. Naturalmente, el comercio de Rusia con la UE y Estados Unidos ha disminuido, mientras que el de la República Popular China ha aumentado. Entre 2014 y 2020, en términos monetarios, el volumen de negocio comercial de Rusia con China aumentó un 17,8%, pasando de 88.400 millones de dólares a 104.100 millones. La cuota de los países de la APEC y la OCS en el volumen de negocio del comercio exterior de la UEEA aumentó durante este periodo del 29,6% al 36,4% y del 16,3% al 24,1%, respectivamente. Por el contrario, la cuota de la UE en el comercio exterior de la EAEU cayó del 46,2% en 2015 al 36,7% en 2020. El comercio con EE.UU. se redujo un 18,1%, pasando de 29.100 millones de dólares a 23.900 millones en el periodo estudiado.

En efecto, con las sanciones, Estados Unidos intenta forzar la salida de los productos rusos de los mercados de sus satélites, sustituyéndolos por los suyos. Esto es más evidente en el mercado europeo de gas natural, donde la cuota de Estados Unidos ha aumentado considerablemente, aunque todavía no ha conseguido expulsar a Rusia del mercado europeo de gas natural.

El principal resultado de las sanciones de Estados Unidos y Europa ha sido un cambio en la estructura geográfica de las relaciones económicas exteriores de Rusia a favor de China, cuya ampliación de la cooperación compensa plenamente el recorte de las relaciones comerciales y económicas con la UE. Los consumidores europeos tienen que cambiar a portadores de energía estadounidenses más caros, y los productores simplemente pierden el mercado ruso. Las pérdidas totales de la UE por las sanciones antirrusas se calculan en 250.000 millones de dólares.

Otro resultado importante de las sanciones estadounidenses ha sido la caída de la cuota del dólar en las liquidaciones internacionales. Para Rusia, como para otros países sometidos a sanciones estadounidenses, el dólar se ha convertido en una moneda tóxica. Al rastrear todas las transacciones en dólares, las autoridades punitivas estadounidenses pueden bloquear pagos, congelar o incluso confiscar activos en cualquier momento. En los ocho años transcurridos desde la imposición de las sanciones, la cuota del dólar en las liquidaciones internacionales ha disminuido en 13,5 puntos. (del 60,2% en 2014 al 46,7% en 2020).

Las sanciones se han convertido en un poderoso incentivo para la transición a las liquidaciones en moneda nacional y el desarrollo de sistemas de pago nacionales. Por ejemplo, la proporción del dólar estadounidense en el comercio mutuo entre los Estados de la UEEA se redujo en más de 6 puntos (del 26,3% en 2014 al 46,7% en 2020). (del 26,3% en 2014 al 20,0% a finales de 2020).

Recuerdo que hace diez años, al examinar los riesgos para el sistema bancario ruso en el consejo bancario nacional, pregunté al entonces jefe del Banco Central: “¿Se está considerando el riesgo de que los bancos rusos se desconecten del sistema internacional de mensajería bancaria SWIFT, como hicieron los socios occidentales con respecto a Irán?” A lo que recibió la respuesta: “No podemos considerar el riesgo de que una bomba nuclear impacte en el Banco de Rusia. Sin embargo, la dirección del Banco Central ha tomado medidas: Rusia tiene ahora su propio sistema de mensajería electrónica entre bancos, el Sistema de Mensajes Financieros del Banco de Rusia (BFMS), así como su propio sistema de pago con tarjeta bancaria, Mir, que se conecta con el sistema Union Pay de China y puede utilizarse para pagos y transferencias transfronterizas. Ambos están abiertos a socios extranjeros y ya se utilizan ampliamente no sólo en los pagos nacionales sino también en los internacionales. La desconexión de SWIFT ya no se considera una gran amenaza, sino que beneficiará al desarrollo de nuestros sistemas de pago e información financiera.

Sin embargo, sería infantil suponer que “cuando nos ganan, nos hacemos más fuertes”. Aunque sí hemos reforzado nuestra soberanía nacional en el ámbito económico bajo el impacto de las sanciones estadounidenses, pero no hasta el punto de ignorarlas por completo. El daño de las sanciones está ciertamente ahí y se ve muy amplificado por las políticas pasivas de las autoridades monetarias. Desde 2014, cuando, con la connivencia del regulador, los especuladores de divisas han colapsado el rublo manipulando el mercado, éste ha sido utilizado por las sanciones como un detonante infalible de la estabilidad macroeconómica. Sin embargo, fue en 2014, en previsión de las ya anunciadas sanciones de Estados Unidos, cuando el Banco de Rusia cambió a un régimen de tipo de cambio de libre flotación. Sólo después las impuso Estados Unidos, confiando en que los especuladores multiplicarían su efecto negativo. Cuando el rublo se redujo casi a la mitad, Obama se alegró de anunciar que “la economía rusa se ha hecho añicos”. Como consecuencia de esta manipulación del mercado de divisas ruso, los ingresos y ahorros en rublos se han depreciado, y los especuladores han obtenido más de 35.000 millones de dólares de beneficios. Pero esto no se debió a las sanciones, sino a la connivencia del Banco de Rusia, que entregó el tipo de cambio a los especuladores internacionales por consejo de las instituciones financieras de Washington.

Sólo personas muy ingenuas creerían en la formación de un tipo de cambio de equilibrio del rublo en flotación libre. El hecho de que el Banco de Rusia se desentienda de la regulación del tipo de cambio del rublo significa que está comprometido con los especuladores internacionales de divisas. Al agitar el rublo, que se ha convertido en una de las monedas más volátiles del mundo con 3 veces las reservas de divisas, los especuladores internacionales obtienen beneficios multimillonarios, y los rusos ven una depreciación de sus ahorros e ingresos en rublos, junto con estallidos de inflación. Al mismo tiempo, el clima de inversión se deteriora irremediablemente: la volatilidad del rublo genera incertidumbre sobre los principales parámetros de los proyectos de inversión que utilizan equipos importados y productos orientados a la exportación.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Así, los daños de las sanciones financieras de Estados Unidos están inextricablemente ligados a la política monetaria ideal del Banco de Rusia. Su esencia se reduce a una rígida vinculación de la emisión del rublo a los ingresos por exportación y del tipo de cambio del rublo al dólar. De hecho, crea una escasez artificial de dinero en la economía, y la política restrictiva del Banco Central eleva el coste del crédito, lo que acaba con la actividad empresarial y dificulta el desarrollo de infraestructuras en el país.

Las restricciones de las sanciones han provocado una demanda extremadamente alta de financiación de empresas en el mercado nacional. En el contexto de un tipo de interés clave relativamente bajo y el acceso a una financiación más barata, los grandes bancos mantienen constantemente sus márgenes de interés neto por encima de la media del mercado: 5,4-6%, mientras que los mayores bancos de China, Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido y Japón tienen márgenes de interés neto de entre el 0,8% y el 2,3%. Sin embargo, estos superbeneficios no se utilizan para financiar proyectos de infraestructuras, sino para adquirir negocios dispares no esenciales que se agrupan en ecosistemas. La mayoría de estos negocios siguen siendo poco rentables incluso a nivel de EBITDA. A pesar de ello, se siguen gastando miles de millones de rublos en su desarrollo. Estas cifras son bastante comparables al importe de la inversión en un gran proyecto de infraestructura en el sector real de la economía, capaz de aportar tanto el crecimiento del empleo como una contribución al desarrollo económico. Pero esos proyectos (además de llenar el presupuesto) siguen quedando en manos de las empresas de productos básicos, mientras que las mayores corporaciones financieras prefieren canalizar sus beneficios para crear quimeras.

De hecho, es la connivencia del Banco Central la que ha dejado a Rusia, a su industria, desangrada e incapaz de desarrollarse.

Si el Banco Central hubiera cumplido con su deber constitucional de garantizar la estabilidad del rublo -y tiene capacidad para hacerlo debido a su exceso de 3x de reservas de divisas en la base monetaria-, las sanciones financieras no nos habrían importado. Incluso podrían invertirse, como en otros sectores de la economía, en beneficio del sector bancario, si el Banco Central sustituyera los préstamos retirados por los socios occidentales por sus propios instrumentos especiales de refinanciación. Esto habría aumentado la capacidad del sistema crediticio y bancario ruso en más de 10 billones de rublos y compensado totalmente la salida de la financiación de la inversión extranjera, evitando una caída de la inversión y de la actividad económica sin consecuencias inflacionistas. Esto habría evitado un largo período de descenso de los ingresos reales de los hogares, causado exclusivamente por las peculiaridades de la política monetaria rusa, que garantizaba la eficacia de las sanciones en las esferas monetaria y financiera.

A la hora de evaluar las consecuencias de las sanciones antirrusas, no se puede dejar de mencionar las consecuencias de la ruptura de los lazos económicos con Ucrania. La supresión mutua del régimen de libre comercio y el embargo de una amplia gama de bienes supuso la ruptura de los lazos de cooperación que garantizaban la reproducción de muchos productos de alta tecnología. El bloqueo de los bancos rusos ha devaluado inversiones rusas multimillonarias. La negativa del gobierno ucraniano a pagar el servicio de la deuda con Rusia ha provocado pérdidas de varios miles de millones de dólares. En total se calcula que son unos 100.000 millones de dólares para cada parte. Se trata de un daño real verdaderamente importante y, en muchos aspectos, irreparable, que nosotros mismos hemos agravado con sanciones de represalia.

Hasta ahora, el impacto económico de las sanciones antirrusas ha sido el siguiente. Las mayores pérdidas en términos de PIB las ha sufrido Ucrania y, en términos absolutos, la Unión Europea. Las pérdidas potenciales del PIB de Rusia desde 2014 ascienden a unos 50 billones de rublos. Pero sólo el 10% puede atribuirse a las sanciones, mientras que el 80% es el resultado de la política monetaria. Las sanciones antirrusas benefician a Estados Unidos, que sustituye las exportaciones de hidrocarburos rusos a la UE, y a China, que sustituye las importaciones rusas de productos europeos. Podríamos contrarrestar totalmente los efectos negativos de las sanciones financieras si el Banco de Rusia cumpliera con su deber constitucional de garantizar un tipo de cambio estable del rublo, en lugar de las recomendaciones de las instituciones financieras de Washington.

Considere las amenazas de los rusófobos estadounidenses y europeos con respecto a las nuevas sanciones “infernales”. Ya se ha mencionado anteriormente que la amenaza de desconectar a los bancos rusos de SWIFT, ampliamente difundida hoy en los medios de comunicación, beneficiará al sistema bancario y de pagos ruso a medio plazo, aunque interferirá en las liquidaciones internacionales en primer lugar.

La amenaza de prohibir las operaciones con bonos rusos también nos beneficiaría, ya que su emisión en el marco de un superávit presupuestario no es más que una fuente de beneficios para los especuladores extranjeros. Y sus rendimientos triplican la estimación de riesgo del mercado. Acabar con la política de samoyato de las autoridades monetarias, que es tomar dinero prestado objetivamente innecesario para el presupuesto, nos ahorraría miles de millones de dólares. Si las autoridades sancionadas intentan prohibir la compra de bonos en divisas de las empresas rusas, será posible compensar el déficit de financiación de la compra de equipos importados comprándolos con una parte del exceso de reservas de divisas. Si se cortan sus préstamos en el extranjero, el riesgo de impago recaerá en los propios bancos europeos y estadounidenses.

También existe el riesgo potencial de incautación de activos estatales rusos. Pero podemos responder a esto simétricamente imponiendo un embargo del servicio de la deuda a los acreedores occidentales y embargando también sus activos. Las pérdidas de las partes serían aproximadamente iguales.

Eso deja, de hecho, una amenaza: quitar los activos extranjeros a los oligarcas rusos. A pesar de su popularidad entre la gente común, estimulará el retorno del capital sacado del país, lo que también tendrá un efecto positivo en la economía rusa.

Al mismo tiempo, tenemos que protegernos en la medida de lo posible de la esperada escalada de sanciones de Estados Unidos y Europa. El punto más vulnerable de nuestra economía es su excesiva desestructuración. Hasta la mitad de los activos industriales rusos son propiedad de no residentes. Más de un billón de dólares de capital exportado se encuentra en el extranjero, la mitad de los cuales participa en la reproducción de la economía rusa. Una congelación de estos activos en un solo paso podría, en efecto, empeorar drásticamente la situación de una serie de empresas de importancia estratégica que dependen del mercado exterior. Los estadounidenses han demostrado cómo hacerlo con el ejemplo de Rusal, tomando el control de la misma bajo la amenaza de una congelación de las actividades de comercio exterior. Podríamos haber respondido nacionalizando, como mínimo, las gigantescas centrales hidroeléctricas que se entregaron a la corporación por casi nada y con dudosos argumentos, cuya explotación constituye la mayor parte de sus beneficios. Pero, por alguna razón, no protegieron ésta, una de las ramas formadoras de estructuras de nuestra economía, de la incautación por parte del Tesoro estadounidense.

De lo anterior se desprende que hay que tomar medidas efectivas para desfinanciar realmente la economía y adecuar la política del Banco de Rusia a sus obligaciones constitucionales. También serían útiles las medidas de endurecimiento de la regulación monetaria para frenar las exportaciones de capital y la ampliación de los préstamos dirigidos a las empresas necesitadas de inversión y financiación del capital circulante. Sería conveniente gravar la especulación monetaria y las transacciones nacionales en dólares y euros. Es necesario realizar importantes inyecciones en I+D para acelerar el desarrollo de la base tecnológica nacional en los ámbitos afectados por las sanciones, sobre todo en defensa, energía, transporte y comunicaciones. La desdolarización de nuestras reservas de divisas debería completarse sustituyendo el dólar, el euro y la libra por oro. En el entorno actual, en el que se espera un crecimiento explosivo de los precios del oro, su exportación masiva al extranjero es similar a la alta traición y el regulador debería haberla detenido hace tiempo. Es urgente la introducción del rublo digital, que podría utilizarse para las transacciones de pago y liquidación transfronterizas sin el sistema bancario, que está sujeto a sanciones. Deberíamos apresurarnos a crear nuestro propio espacio bursátil y mecanismos de fijación de precios en rublos para nuestras abundantes materias primas. Proponer a nuestros socios de Asia que introduzcan una moneda de pago mundial basada en un índice de monedas nacionales y productos básicos. Podemos levantar unilateralmente las sanciones a las empresas ucranianas, facilitando al mismo tiempo a los rusos que trabajan para ellas. Pueden reintroducir la iniciativa de un espacio económico común desde Lisboa hasta Vladivostok, animando a la parte sana de la élite empresarial y política europea. Intentar crear una amplia coalición internacional para el restablecimiento del derecho internacional, incluidas las normas de la OMC y del FMI, que los sancionadores occidentales están violando descaradamente con sus sanciones y guerras comerciales.

En definitiva, queda mucho por hacer para reforzar la soberanía nacional en la economía. Las sanciones de Estados Unidos son la agonía de una economía mundial imperial saliente basada en el uso de la fuerza. Para minimizar los peligros que conlleva, hay que acelerar la formación de una nueva economía mundial -integral- que restablezca el derecho internacional, la soberanía nacional, la igualdad de los países, la diversidad de modelos económicos nacionales y los principios de beneficio mutuo y voluntariedad en la cooperación económica internacional.

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Сергей Глазьев, en Эксперт: Санкции и суверенитет.

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Mientras que los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de la OTAN se reúnen en Madrid y ‎se...

Contenidos

Por Kontra Info La OTAN aprobó este miércoles su “nueva estrategia”, en la que afirma que China “desafía sus intereses, seguridad y valores”, y...

Contenidos

Por Red Voltaire El presidente Joe Biden proclamó públicamente que “no habrá botas estadounidenses ‎en Ucrania” y sus repetidores de la OTAN nos remachan...

Contenidos

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, admitió recientemente algo que ya sabíamos: “La OTAN se ha venido preparando para una confrontación con...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY