Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Sanciones de EEUU están matando al pueblo sirio: Deben ser anuladas y no sólo eximidas temporalmente

Al momento de publicar esta nota, se sabe que el Tesoro estadounidense ha concedido una exención de sanciones de seis meses para las transacciones destinadas a prestar ayuda de emergencia a Siria tras los terremotos del lunes. En el siguiente artículo, Harley Schlanger, del Instituto Schiller, explica por qué la Ley César de sanciones de EEUU a Siria debe ser anulada de manera definitiva, y no sólo eximida por seis meses, pues la verdadera intensión de las mismas fue declarada por James Jeffrey, quien se desempeñó como Representante Especial para el Compromiso Sirio en la administración Trump. Jeffrey describió su trabajo como hacer de “Siria un atolladero para Rusia”. Un ex embajador en Irak, nombrado por Obama, declaró que el propósito de las Sanciones César es “dejar claro a cualquiera que quiera reconstruir la Siria de Assad que eso no puede suceder”, sin convertirse en un “objetivo” de las sanciones. Admitió en una reciente entrevista en la PBS que el grupo terrorista Jabhat al-Nusra, vinculado a Al Qaeda y que controla gran parte de la provincia de Idlib, es un “activo de Estados Unidos”. Dado que las sanciones se han convertido en un arma elegida por los cambiadores de régimen, como parte de una amplia estrategia de guerra híbrida, es esencial que se exponga la intención que hay detrás de ellas.

 

Por Harley Schlanger

Sanciones de EEUU está matando al pueblo sirio: Deben ser anuladas y no sólo eximidas temporalmente

Foto: James Jeffrey, embajador estadounidense de Obama en Irak y representante especial de Trump para el compromiso con Siria, dijo que los terroristas de Jabhat al-Nusra son un activo de Estados Unidos, y que cualquier gobierno que ayude a reconstruir la Siria de Assad será un objetivo de las sanciones de César.

 

La verdadera intención de La Ley César de sanciones de EEUU a Siria fue declarada por James Jeffrey, quien se desempeñó como Representante Especial para el Compromiso Sirio en la administración Trump. Jeffrey describió su trabajo como hacer de “Siria un atolladero para Rusia”. Un ex embajador en Irak, nombrado por Obama, declaró que el propósito de las Sanciones César es “dejar claro a cualquiera que quiera reconstruir la Siria de Assad que eso no puede suceder”, sin convertirse en un “objetivo” de las sanciones. Admitió en una reciente entrevista en la PBS que el grupo terrorista Jabhat al-Nusra, vinculado a Al Qaeda y que controla gran parte de la provincia de Idlib, es un “activo de Estados Unidos”.

Dado que las sanciones se han convertido en un arma elegida por los cambiadores de régimen, como parte de una amplia estrategia de guerra híbrida, es esencial que se exponga la intención que hay detrás de ellas. Es el colmo de la hipocresía malvada proclamar, como hizo el Secretario de Estado Blinken, que las sanciones contra Siria representan un “esfuerzo humanitario” para proteger al pueblo sirio. Una política de genocidio deliberado fue definida en los Tribunales de Nuremberg al final de la Segunda Guerra Mundial como un crimen contra la humanidad. Si el grito “Nunca más” ha de conservar algún significado, las sanciones de César contra Siria deben levantarse inmediatamente.

 

El fraude criminal

Habiendo fracasado en los esfuerzos de cambio de régimen en Siria, que fueron lanzados por la administración Obama-Biden a través de su apoyo a los “rebeldes moderados”, que llevaron a cabo una sangrienta guerra civil en el país, el Secretario de Estado de Trump, Pompeo, movilizó el apoyo internacional para el cambio de régimen a través del estrangulamiento económico. Para ello, se aprobó un proyecto de ley en el Congreso, como parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que imponía sanciones a Siria. Se aprobó en junio de 2020.

Se denominó “Ley César”, en honor a una misteriosa figura que afirmaba haber sido un fotógrafo contratado por el Ministerio de Defensa sirio para tomar fotografías de las víctimas asesinadas en la guerra civil. Descrito como un “desertor”, entregó más de 58.000 fotografías al Movimiento Nacional Sirio (SNM), financiado en parte por Qatar, para oponerse al gobierno de Assad. El SNM entregó entonces las fotos a Human Rights Watch (HRW), que elaboró un informe de 86 páginas en 2015. El informe, titulado “Si los muertos hablaran: Muertes masivas y tortura en los centros de detención de Siria”, se utilizó para impulsar las sanciones en el Congreso.

En una detallada exposición del fraude detrás de este informe, “How a U.S and Qatari Regime Change Deception Produced ‘Caesar’ Sanctions Driving Syria Towards Famine”, el periodista de investigación Max Blumenthal, escribiendo para The Grayzone, esboza cómo el elenco habitual de personajes de la mafia de los derechos humanos estuvo involucrado en el uso de este informe falsificado con el propósito de un cambio de régimen. “César” compareció ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes en una sesión privada en abril de 2014, y de nuevo en una sesión pública en agosto de ese año, para presentar las “pruebas” de los asesinatos del gobierno sirio. Según HRW, sus investigadores “verificaron meticulosamente docenas de historias” de civiles que, según ellos, habían sido torturados y asesinados por funcionarios del gobierno sirio.

Sin embargo, de las 28.000 fotos de más de 6.000 personas, menos de 30 fueron identificadas como civiles detenidos por las autoridades. Casi la mitad de los retratados eran soldados sirios asesinados por terroristas durante la guerra civil; muchos otros eran civiles víctimas de atentados terroristas, incluidos coches bomba y asesinatos; y otros eran yihadistas extranjeros muertos en combate por las fuerzas gubernamentales, ¡difícilmente una prueba de “genocidio masivo” de civiles llevado a cabo por el gobierno!

 

Los defraudadores criminales

Blumenthal identifica a ex funcionarios del gobierno estadounidense, entre ellos David Crane, ex agente de la DIA con experiencia en inteligencia militar, como una de las personas que trabajaron con “César” para impulsar el proyecto de ley de sanciones. Crane dirige el Syrian Accountability Project. Otro fue Mouaz Moustafa, director del Grupo de Trabajo de Emergencia Siria, financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos. Moustafa, que se sentó junto a César durante su testimonio ante el Congreso, acompañó al senador John McCain en su viaje de “investigación” a Siria, durante el cual se fotografió junto a yihadistas armados y miembros del Ejército Sirio Libre, respaldado por la CIA. Otro funcionario que testificó fue Frederic Hof, del Centro Rafik Hariri del Consejo Atlántico, partidario del cambio de régimen. Hof pidió que se destinaran más fondos a los grupos anti-Assad en Siria.

 

Izquierda: Misión de EE.UU., Ginebra/Eric Bridiers; derecha: Jamesfranklingresham. Una "relación especial": Stephen J. Rapp (izquierda), embajador itinerante de Obama para asuntos de crímenes de guerra, promueve ahora la política de sanciones de Biden contra César para aislar y castigar al pueblo sirio por los atentados de falsa bandera organizados en realidad por las potencias angloamericanas, cuya narrativa difunde el británico Sir Geoffrey Nice (derecha).

Izquierda: Misión de EE.UU., Ginebra/Eric Bridiers; derecha: Jamesfranklingresham. Una “relación especial”: Stephen J. Rapp (izquierda), embajador itinerante de Obama para asuntos de crímenes de guerra, promueve ahora la política de sanciones de Biden contra César para aislar y castigar al pueblo sirio por los atentados de falsa bandera organizados en realidad por las potencias angloamericanas, cuya narrativa difunde el británico Sir Geoffrey Nice (derecha).

 

Un antiguo funcionario de Obama, Stephen Rapp, que fue embajador en misión especial para la justicia penal mundial, presentó el expediente César como exposición en el Museo del Holocausto de Estados Unidos. En la actualidad, Rapp trabaja como investigador invitado en el Centro para la Prevención del Genocidio del Museo y supervisa un proyecto que afirma perseguir “la justicia y la rendición de cuentas en Siria.”

Blumenthal identificó a dos abogados británicos que participaron en la autentificación de las fotos. Uno es Sir Geoffrey Nice, ex fiscal jefe en el caso contra el ex presidente yugoslavo Milosevic; Sir Geoffrey es identificado como “asesor” de Qatar. El otro, también en nómina de Qatar, es Desmond De Silva. Los denominados expertos británicos suelen formar parte de las juntas directivas de muchos de los grupos de “derechos humanos”, algunos financiados directamente por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth del Reino Unido, en la promoción de acontecimientos de falsa bandera. Uno de esos grupos son los Cascos Blancos, que afirmaron fraudulentamente que el gobierno sirio había utilizado armas químicas contra el pueblo sirio. Tales acusaciones se utilizaron para defender el apoyo a los “rebeldes moderados” durante la guerra civil, y para justificar estas sanciones asesinas como una respuesta “humanitaria” al gobierno de Assad.

 

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE, y la guerra terrorista impiden la recuperación de Siria tras el terremoto

 

Fuente:

Harley Schlanger, en EIR: ‘Caesar Sanctions’ Are Killing Syrians: They Must Be Overturned.

Contenidos

Por Mente Alternativa Desde que comenzaron los bombardeos en Gaza, la Fuerza Aérea de EE.UU. ha estado enviando aviones no marcados desde la base...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo titulado “El mundo no estaba preparado para Trump en 2016. Esta vez no cometerá el mismo error”, Politico...

Contenidos

Por Eva Panina En la cumbre de la OTAN en Washington, la alianza debe unirse para hacer frente a los “autócratas revisionistas” como Vladimir...

Contenidos

Extracto de una entrevista con Komsomolskaya Pravda, editado por el historiador Andrei Fursov.   Por Andrei Fursov Somos mucho más grandes que Europa. Europa...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram