La siguiente declaración fue recibida el viernes 21 de septiembre, en la Oficina del Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado (ITCCS), por parte de una red de clérigos descontentos dentro de la Iglesia de Roma. Un fragmento del documento refiere lo siguiente: “Como católicos, todos somos culpables y estamos sujetos a enjuiciamiento de acuerdo con nuestra propia política de iglesia conocida como Crimen Sollicitationas (1929), que requiere que suprimamos las pruebas de abuso infantil en la iglesia, que no le reportemos a la policía dicho abuso y que silenciemos a las víctimas. ¡Esta política se refiere a la violación de niños como ‘un secreto pontificio’ que, de ser revelado, resultará en la excomunión de cualquier católico honesto que reporte el crimen! Tal estatuto extraño e inhumano constituye una conspiración criminal masiva de la que todos somos responsables de arresto y enjuiciamiento. Por esta razón, como seres morales y seguidores de Jesucristo, ya no podemos adherirnos a la colusión y el silencio que nos impone un régimen criminal de la iglesia que pone su propio dinero y poder por delante de las vidas y la seguridad de los niños. Porque nuestro Señor nos dijo: ‘Hagas lo que hagas a la más pequeña de estas personas, me lo haces a mí’; y ‘Quién haga caer a uno de estos pequeños, será mejor que ate una piedra de molino alrededor de su cuello y que le arrojen al mar.’ El juicio de Cristo sobre aquellos que dañan a los niños es el mismo que el nuestro. En consecuencia, a partir de este día, nos desvinculamos públicamente de cualquier lealtad a los líderes de la Iglesia de Roma y de nuestros votos de obediencia a nuestros obispos y al Papa. Ya no estaremos sujetos al Crimen Sollicitationas y su requisito de colusión con la violación y el asesinato de niños.” La declaración fue acompañada por un segundo mensaje confidencial que contiene un expediente masivo de documentos y evidencia de un archivo del Vaticano anteriormente desconocido. Sus contenidos son impactantes y están siendo analizados por el personal técnico de ITCCS. A grandes rasgos, los documentos exponen la existencia de extensas redes de sacrificio humano infantil que operan dentro de la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (CCCB), y advierten asimismo sobre una próxima asamblea del culto del Noveno Círculo en la conferencia CCCB en el Centro NAV en Cornwall, Ontario, entre el 24 y el 28 de septiembre de 2018.

 

Declaración legal y moral y promesa de no cooperación emitida por el clero católico romano interesado

Publicado el domingo 23 de septiembre de 2018

 

Somos un grupo de clérigos dentro de la Iglesia Católica Romana que, con buena conciencia, ya no pueden asociarse con las acciones criminales y anticristianas del Vaticano y el papado. Nos referimos a la práctica masiva de crímenes violentos contra niños que ahora se perpetran como una cuestión de política por parte de la jerarquía eclesiástica: crímenes en los que se espera que todo católico se implique.

La creciente exposición en los medios mundiales de una red masiva en nuestra iglesia de tráfico de niños, violación, tortura y asesinato, y la implicación directa del Papa y de los Cardenales y Obispos en esta red, nos obliga a todos a hacer una elección. Porque por nuestra asociación diaria con la Iglesia de Roma, somos cómplices en sus crímenes, bajo las leyes de Dios y del hombre. Ningún estatuto o mandato papal puede justificar o absolver una asociación tan criminal y pecaminosa. Ya sea Papa o Sacerdote, todos debemos enfrentar y responder a Dios por nuestras acciones o nuestra inacción. Y también debemos responder a la Ley.

Conforme a la ley, cualquier persona, incluso clérigos ordenados, puede ser juzgada y condenada por dañar a un niño o permitir u ocultar a quienes lo hacen. Como católicos, todos somos culpables y estamos sujetos a enjuiciamiento de acuerdo con nuestra propia política de iglesia conocida como Crimen Sollicitationas (1929), que requiere que suprimamos las pruebas de abuso infantil en la iglesia, que no le reportemos a la policía dicho abuso y que silenciemos a las víctimas. ¡Esta política se refiere a la violación de niños como “un secreto pontificio” que, de ser revelada, resultará en la excomunión de cualquier católico honesto que reporte el crimen! Tal estatuto extraño e inhumano constituye una conspiración criminal masiva de la que todos somos responsables de arresto y enjuiciamiento. (1)

Por esta razón, como seres morales y seguidores de Jesucristo, ya no podemos adherirnos a la colusión y el silencio que nos impone un régimen criminal de la iglesia que pone su propio dinero y poder por delante de las vidas y la seguridad de los niños. Porque, nuestro Señor no nos dijo: “Hagas lo que hagas a la más pequeña de estas personas, me lo haces a mí”; y “Quién haga caer a uno de estos pequeños, será mejor que ate una piedra de molino alrededor de su cuello y que le arrojen al mar.”

El juicio de Cristo sobre aquellos que dañan a los niños es el mismo que el nuestro.

En consecuencia, a partir de este día, nos desvinculamos públicamente de cualquier lealtad a los líderes de la Iglesia de Roma y de nuestros votos de obediencia a nuestros obispos y al Papa. Ya no estaremos sujetos al Crimen Sollicitationas y su requisito de colusión con la violación y el asesinato de niños. Bajo la ley de Dios y el Hombre, estamos obligados a proteger siempre a los niños y procesar a sus torturadores, no simplemente cuando sea conveniente.

Como consecuencia, nos comprometemos con el siguiente curso de acción fiel:

1. Descubriremos activamente e informaremos a nuestras congregaciones, la policía y los medios cualquier violencia u otros crímenes cometidos contra los niños dentro de nuestras parroquias, diócesis y comunidades, independientemente de la política de la Iglesia.

2. También descubriremos e informaremos a nuestras congregaciones, la policía y los medios los nombres de cualquier persona dentro de la Iglesia que dañe a un niño o que ayude e instigue tal daño, y que lo oculte, independientemente de su rango o posición dentro de la Iglesia.

3. Como clérigos ordenados, nos negaremos a dar la Sagrada Comunión o cualquier otro sacramento de la Iglesia a cualquier persona asociada con tales crímenes. También nos negaremos a aceptar donaciones financieras o sbornos de dichas personas.

4. Si nuestros superiores nominales le ordenan coludirse con tales crímenes, o si enfrentamos disciplina o castigos por actuar de acuerdo con nuestras conciencias y la Ley, nos separaremos de esos funcionarios y continuaremos conduciendo nuestras funciones pastorales y sacramentales fuera de la jerarquía eclesiástica, dentro de congregaciones separadas bajo la autoridad de Cristo solo.

5. Nos comunicaremos activamente con todos nuestros hermanos del clero y con todos los católicos en nuestras comunidades, y los instaremos a unirse a nosotros y tomar esta misma promesa de no cooperación y testimonio contra el régimen del anticristo que gobierna nuestra Iglesia.

Nuestra fe está en Dios y no en el hombre. Como Dios lo quiere, así está hecho.

Firmado y publicado en este día 23 de septiembre en el año 2018 por clérigos ordenados de la Iglesia Católica Romana en América, Canadá, Irlanda, Inglaterra, Francia, los Países Bajos, Alemania, España e Italia.

Por favor comparta esta Declaración. Ha sido extendida a los medios de comunicación globales. Invitamos a todos los clérigos y adherentes de nuestra iglesia a reflexionar y respaldar esta declaración. Puede contactarnos en: [email protected]

Nota al pie del texto: (1) La política de Crimen Sollicitationas fue adoptada por primera vez en Roma en 1929 y luego se amplió para aplicarse a todos los católicos en el Concilio Vaticano II en 1962. Se puede encontrar una copia de la política de Crimen Sollicitationas en: http://www.vatican.va/resources/resources_crimen-sollicitationis-1962_en.html

Las traducciones de este documento al inglés, italiano, holandés y francés están disponibles en el sitio web de ITCCS.

 

 

La evidencia que provocó la renuncia del Papa pedófilo Benedicto XVI

 

 

Fuente:

ITCCS — Dissident Catholic Clergy Break from Church of Rome with Global Declaration, as New Exposures of Ninth Circle Cult Emerge.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion