El 2 de julio de 2019, The New York Times publicó un artículo titulado: “Los científicos están dando nueva vida a cerebros muertos: ¿Qué puede salir mal?”. Matthew Shaer, el autor del texto, narra cómo conoció a Nenad Sestan, el científico que logró revivir cerebros de cerdos en su laboratorio de New Haven, Connecticut. Como escribe Shaer, “la parte más espinosa (del descubrimiento) se centró en el tema de la consciencia y en la posibilidad inadvertida de que el equipo de Yale pueda haber descubierto alguna forma de obtenerla de la carne muerta.” Es así que la polémica surgida a la luz del descubrimiento de la Universidad de Yale, nos remite a la ingeniería biomédica del Doctor Frankenstein, y lo que es peor: al cumplimiento de la profecía cabalista desarrollada por el invocador de arcontes y asesor de la Reina Elizabeth I, el mago John Dee. Como escribe Gary L. Comstock en su libro “Ética de la Ciencia de la Vida”: “en los escritos místicos de la Cábala judía, se entiende a Dios como Uno que espera que los humanos sean co-creadores, técnicos que trabajan con Dios para mejorar el mundo.” Y, como el mago John Dee, “al menos el filósofo judío, Baruch Brody, ha sugerido que la biotecnología puede ser un vehículo ordenado por Dios para la perfección de la naturaleza.” Pero detrás de todo este planteamiento científico hay un aspecto oculto que pone en tela de juicio el papel del hombre de ciencia como co-creador, y es que en el talmudismo cabalista, la muerte es el origen de la vida, y la no-conciencia es el origen de la conciencia. Es decir, que la élite cabalista podría estar buscando imponer una percepción invertida de la vida después de la muerte, para intervenir, degenerar y atentar contra la esencia del ser humano, justificando esa intención con tentadoras promesas como la posibilidad de la prolongación de la vida —que ya de por sí es eterna conciencialmente hablando. Y es que como advierte el propio Matthew Shaer: “en los experimentos con órganos de cerdo, los científicos de Yale hicieron un descubrimiento que algún día podría desafiar nuestra comprensión de lo que significa morir.” Y aún así, como el profesor de ética y derecho de la Universidad de Stanford, Hank Greely, ha dicho recientemente: vivimos en una época de avances científicos tan vertiginosos que, en 2019, los “qué pasaría si” se plantean durante la etapa de experimentación. Basta con observar el caso del neurocirujano italiano Sergio Canavero y su asociado, el científico chino Xiaoping Ren, que afirman haber trasplantado una cabeza de un cadáver a otro. Sin lugar a dudas, surgirá un científico con menos escrúpulos sobre la experimentación humana que Sestan. “Alguien perfundirá un cerebro humano muerto, y creo que será en un entorno poco convencional, no necesariamente en una forma de investigación pura”, dice Greely. “Será alguien con mucho dinero, y encontrará un científico dispuesto a hacerlo.”

 

A continuación, traducimos al español algunos fragmentos del extenso artículo de Matthew Shaer.

 

‘Las cuestiones existenciales le interesaban mucho menos que las prácticas’, el objetivo era hacer biología

Cuando me reuní con Sestan esta primavera, en su laboratorio de New Haven, tuvo mucho cuidado en subrayar que él no era el único científico que había notado el fenómeno. “Mucha gente ya lo sabía”, dijo. Y, sin embargo, parece que él fue uno de los pocos que impulsó estos hallazgos hacia adelante:

“Si pudiera restaurar la actividad de las células cerebrales individuales post mortem”, razonó Sestan para sí mismo, “¿qué podría impedirme restaurar la actividad total del cerebro post-mortem?”

Suficientes demostraciones en la morgue de Yale inspiraron a Sestan, y con la ayuda de su equipo, se propuso obtener toda la literatura relevante sobre perfusión, incluido un estudio de 1964 sobre cerebros de perros que se habían perfundido con sangre entera. Los animales en esos experimentos en realidad nunca habían estado realmente muertos y los cerebros no habían sido removidos de los cuerpos. Pero era algo. “Si miras hacia atrás a mis notas de ese período, puedes ver mucha extrapolación”, me dijo Sestan. “No había un precedente exacto, pero había cosas que parecían cercanas. Y me mantuvieron en marcha.”

La perfusión es relativamente antigua: la primera bomba de perfusión, inventada en la década de 1930 por el científico ganador del Premio Nobel y simpatizante nazi Alexis Carrel y su amigo cercano, el aviador Charles Lindbergh, se utilizó para mantener la circulación sanguínea en tiroides de gato durante una serie de operaciones de trasplante. Generaciones sucesivas de ingenieros han refinado y automatizado el “corazón artificial” de Carrel y Lindbergh.

Este tipo de perfusión, que se realiza en un órgano vivo que todavía se encuentra en el cuerpo del huésped, se conoce como “in vivo.” Con la tecnología actual, es relativamente fácil de lograr. Sin embargo, los científicos consideran que la perfusión “ex vivo” es mucho más desafiante, mientras que los intentos significativos de restablecer la función metabólica a través de una perfusión ex vivo post mortem de todo un cerebro son tan raros que son esencialmente desconocidos. (El intento más famoso lo realizó el científico soviético Sergei Brukhonenko, quien utilizó una máquina de circulación para “revivir” a un perro decapitado, como se documenta en la película de 1940 “Experiments in the Revival of Organisms.” La cuestión es que si “le dices a un científico que quieres hacer esto, pensarán que eres un psicótico”, me dijo Sestan.

Sestan estaba decidido a pensar como un científico, no como un filósofo. Las cuestiones existenciales le interesaban mucho menos que las prácticas. “Nuestro objetivo, nuestra intención, era hacer biología básica”, me dijo.

Los obstáculos técnicos eran inmensos: para perfundir un cerebro post-mortem, tendrías que pasar el líquido de alguna manera a través de un laberinto de diminutos capilares que comienzan a coagularse minutos después de la muerte. Todo, desde la composición del sustituto de la sangre hasta la velocidad del flujo de fluido, debería calibrarse perfectamente.

Cada mañana, durante varias semanas, los científicos se levantaban a las 4:30 para estar en el matadero cuando los primeros cerdos eran conducidos al piso de la matanza. Mientras esperaban, los animales fueron aturdidos, asesinados, eviscerados y despojados de carne utilizable; más tarde, Daniele y Vrselja corrían llevando una cabeza de cerdo ensangrentada en una bolsa a la oficina del gerente, donde usarían una bomba para vaciar el exceso de sangre. Finalmente, colocando el cráneo en hielo, lo llevarían de regreso con ellos al laboratorio en Blacksburg.

Era difícil no desanimarse. La arquitectura de los cerebros era solo la mitad: los científicos también tenían que aprender a extraer el cráneo de una manera que preservara la arquitectura vital del órgano, como las arterias. E inicialmente trabajaban sin herramientas neuroquirúrgicas. “Teníamos una sierra oscilante de Home Depot”, dijo Daniele. “Era como saltar a lo desconocido, porque tenías que ir milímetro por milímetro, y toda la clave era acercarte lo más posible al cerebro pero sin perforarlo, porque en realidad no sabías dónde estaba el piso, donde estaba el cerebro.”

En el vigésimo cerebro, tenían una idea de qué arterias conectaban con cuáles; para la 40ª, habían averiguado qué vasos debían cerrarse y qué secciones del cráneo necesitaban para permanecer atados. “Recuerdo que me sentía como una mierda, físicamente, porque nos levantábamos a las 4 de la mañana, y nos acostábamos a la medianoche y hacíamos lo mismo una y otra vez”, me dijo Vrselja. “Pero al final, hubo progreso.”

 

‘El peor de los escenarios sería revivir parcialmente un cerebro post mortem atrapado en una pesadilla febril’

 

“Recuerdo que compartí la reacción de Nenad, que fue: ‘No, no podemos hacer que esto suceda si hay aunque sea una posibilidad de consciencia, sí, en ese caso tienes que detener el experimento.’ ”

Para Sestan, el problema más espinoso se centraba en la conciencia y si el equipo de Yale, inadvertidamente, podría haber descubierto de alguna manera una forma de obtenerlo de la carne muerta. En 2019, la muerte cerebral, y por lo tanto la pérdida completa de la consciencia, se ha convertido en un blanco en movimiento: la investigación ha demostrado que los pacientes que una vez pensamos que estaban en coma profundo como resultado de una lesión cerebral traumática son realmente capaces de comunicarse. Como escribe Christof Koch, el neurocientífico, todos los neurólogos están de acuerdo en que la electricidad en el cerebro es un requisito previo para el pensamiento. Pero las nuevas tecnologías, incluida una máquina apodada ‘zip-y-zap’, que utiliza tanto el monitoreo de EEG como la estimulación magnética transcraneal, se han utilizado para detectar la actividad cerebral en pacientes que se supone están en un estado vegetativo. Estas máquinas, escribe Koch, desafían a los médicos a diseñar medidas fisiológicas y de comportamiento más sofisticadas para detectar los débiles signos reveladores de una mente.”

Como Sestan sabía, las posibilidades de que la consciencia real surgiera de los cerebros perfundidos eran escasas, gracias a los bloqueadores de canales. Pero había un escenario del peor de los casos: un cerebro post mortem parcialmente revivido, atrapado en una pesadilla febril, reviviendo perpetuamente el momento mismo de su masacre. “Imagínese el tanque de privación sensorial definitivo”, me dijo un miembro del Grupo de trabajo de neuroética de N.I.H. “No hay entradas. No hay salidas. En tu cerebro, nadie puede oírte gritar.”

 

BrainEx, el ‘revividor’ de cerebros desarrollado por científicos de Yale

Cuando visitó el laboratorio de Nenad Sestan, en New Haven, Connecticut, Matthew Shaer describió así BrainEx, el “revividor” de cerebros desarrollado por el científico de Yale:

“Con unos ocho pies de ancho y montado en los estantes de un largo carro de metal estilo hospital, el BrainEx era menos una máquina que una colección de máquinas individuales, cada una conectada a la siguiente, en un simulacro del cuerpo humano. Aquí, el generador de pulsos —el equivalente de un corazón. Aquí, los filtros —riñones mecanizados. Ahí, el dispositivo que, como los pulmones, ayudaba a oxigenar el perfundido.”

En cualquier medida, los contenidos del artículo que Sestan y su equipo publicaron en Nature en abril fueron sorprendentes: no solo Sestan y su equipo pudieron mantener la perfusión durante seis horas en los órganos, sino que lograron restaurar la función metabólica completa del cerebro en la mayoría de los casos: las células en los cerebros de los cerdos muertos tomaron oxígeno y glucosa y los convirtieron en metabolitos como el dióxido de carbono que son esenciales para la vida. “Estos hallazgos”, escriben los científicos, “muestran que, con las intervenciones adecuadas, el gran cerebro de los mamíferos conserva una capacidad subestimada para la restauración normotérmica de la microcirculación y ciertas funciones moleculares y celulares varias horas después de la parada circulatoria.”

Sestan reconoció que no hay nada que impida que un científico construya inmediatamente una máquina de perfusión que pueda soportar un cerebro humano. La tecnología BrainEx es de código abierto, y los cerebros de cerdos y homo sapiens tienen mucho en común. Y hay muchas aplicaciones concebibles para un BrainEx optimizado para humanos. Además de ser un modelo ideal para probar drogas, se puede usar un sistema de perfusión portátil en el campo de batalla, para proteger el cerebro de un soldado cuyo cuerpo ha sido gravemente herido; podría, en un futuro lejano, convertirse en equipo estándar para los primeros auxilios. “La cuestión es que queda mucha investigación por hacer”, dijo Sestan. Su enfoque ahora es comprender mejor cómo se pueden salvar las células cerebrales después de los principales eventos del corazón. No ve camino a las pruebas humanas. “Si pudieras estar absolutamente seguro de que podrías hacer esto en un cerebro humano post mortem y no obtener ningún tipo de actividad eléctrica, entonces tal vez”, continuó. “Pero por el momento no puedo ver la justificación.”

Y aún así, como el ético y profesor de derecho de la Universidad de Stanford Hank Greely me dijo recientemente, vivimos en una época de avances científicos tan vertiginosos que, en 2019, los “qué pasaría si” se plantean en la etapa de experimentación. Considere, sugirió Greely, el caso del neurocirujano italiano Sergio Canavero y su asociado, el científico chino Xiaoping Ren, que afirman haber trasplantado una cabeza de un cadáver a otro. Sin lugar a dudas, surgirá un científico con menos escrúpulos que Sestan, menos escrúpulos morales sobre la experimentación humana. “Alguien perfundirá un cerebro humano muerto, y creo que será en un entorno poco convencional, no necesariamente en una forma de investigación pura”, dijo Greely. “Será alguien con mucho dinero, y encontrará un científico dispuesto a hacerlo.”

Greely y Nita Farahany de Duke, junto con el joven científico de Duke Charles M. Giattino, publicaron recientemente un largo ensayo en Nature sobre los hallazgos de Sestan. (Su ensayo de 2,000 palabras es uno de los dos que aparecen junto al trabajo). “En nuestra opinión, se necesitan nuevas pautas para los estudios que involucran la preservación o restauración de cerebros completos”, escriben, “porque los animales utilizados para tal investigación podrían terminar en una zona gris, no viva, pero no completamente muerta.” También recordaron una cita de la película de 1987 “La princesa prometida”:

“Hay una gran diferencia entre la mayoría de los muertos y todos los muertos. La mayoría de los muertos están ligeramente vivos.”

En el documento, Greely, Farahany y Giattino abogan por la adopción de directrices basadas en modelos establecidos en 2005 sobre el uso de células madre. “Mirando hacia atrás, esas pautas realmente ayudaron a dar forma al campo”, me dijo Greely. “Aquí, no tenemos nada. Tenemos serios vacíos en el sistema regulatorio. Tenemos que ser proactivos.”

Sestan, por su parte, está de acuerdo. “Cada una de estas decisiones”, me dijo antes de irme de New Haven, “no debería depender solo de mí.” Al resolver innumerables problemas técnicos, sabía que había creado un conjunto totalmente nuevo de implicaciones para el resto de nosotros. Continuó: “lo que hacemos o lo que no debemos hacer, eso depende de usted, depende de todos nosotros. Tomamos la decisión juntos.”

 

‘Reviven’ cerebro de cerdos muertos, y científico afirma que humanos viven después de morir

 

 

Fuentes:

Matthew Shaer — Scientists Are Giving Dead Brains New Life.

Nature — Restoration of brain circulation and cellular functions hours post-mortem.

Deborah E. Harkness — John Dee’s Conversations with Angels: Cabala, Alchemy, and the End of Nature.

Gary L. Comstock — Life Science Ethics, Springer, p.237.

Mente Alternativa — ‘Reviven’ cerebro de cerdos muertos, y científico afirma que humanos viven después de morir.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion