Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Revelan nexos de la Universidad de Oxford con la industria de armas nucleares

Las solicitudes de libertad de información presentadas por Cherwell revelan que la Universidad de Oxford aceptó al menos 726.706 libras esterlinas de Atomic Weapons Establishment (AWE), el diseñador y productor de las ojivas nucleares del Reino Unido, tan sólo entre 2017 y 2019. El Reino Unido es el segundo mayor exportador de armas del mundo, después de los Estados Unidos.

 

Por Ben Jacob

La mayor parte de este dinero se concedió al Centro de Oxford para la Ciencia de Alta Densidad Energética (OxCHEDS), que anuncia a AWE como uno de sus “socios nacionales” en su sitio web.

Los fondos de AWE son utilizados principalmente por OxCHEDS para financiar proyectos individuales de investigación y becas, y una parte sustancial (82.863 libras esterlinas en 2019) financia la Beca William Penney del departamento, que lleva el nombre del jefe de la delegación británica del Proyecto Manhattan y “padre de la bomba atómica británica”. Según el sitio web de la AWE, los becarios William Penney “actúan como embajadores de la AWE en las comunidades científicas y técnicas en las que operan”.

Esta beca la comparten actualmente dos profesores, Justin Wark y Peter Norreys, que colaboran estrechamente con los laboratorios estatales de los Estados Unidos que desarrollan armas nucleares, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y el Laboratorio Nacional de Los Álamos.

Las donaciones de AWE también han financiado proyectos en los Departamentos de Química, Ingeniería y Física de la Universidad, varios de los cuales están directamente relacionados con el diseño de armas nucleares. Un trabajo financiado por AWE, publicado en 2019, investigó la producción de rendimiento de fusión, una forma vital de probar el poder destructivo de una ojiva antes de su fabricación, mientras que otro proyecto investigó los métodos utilizados por los diseñadores de armas nucleares para simular el interior de una ojiva detonante.

Esta investigación también tiene aplicaciones civiles, y no apunta en sí misma al desarrollo de armas nucleares. Un portavoz de la Universidad de Oxford declaró: “La investigación de la Universidad de Oxford está impulsada académicamente, con el objetivo final de mejorar la erudición y los conocimientos disponibles abiertamente. Todos los proyectos de investigación con financiación del sector de la defensa fomentan la comprensión científica general, con una amplia gama de aplicaciones civiles posteriores, así como la posible aplicación por el sector”.

Sin embargo, AWE no es una organización civil. Como dijo Andrew Smith de Campaign Against the Arms Trade a Cherwell, “el AWE existe para promover el armamento más mortífero posible”. No está financiando estos proyectos porque se preocupe por la educación, sino porque quiere beneficiarse de la investigación y la asociación que la acompaña”. El Sr. Smith concluyó: “La Universidad de Oxford debería dar ejemplo, no proporcionando investigación y mano de obra barata para la industria armamentística”.

En respuesta a las conclusiones de Cherwell, el Dr. Stuart Parkinson, Director de Científicos para la Responsabilidad Mundial, describió los vínculos de la Universidad de Oxford con la AWE como “escandalosos” y pidió que se “terminara inmediatamente” el trabajo. Dijo que las conclusiones “apuntan muy claramente a que los investigadores de la Universidad de Oxford están involucrados en el desarrollo de armas de destrucción en masa”.

Frente a estas críticas, el portavoz de la Universidad afirmó: “Todos los financiadores de la investigación deben pasar primero por un escrutinio ético y ser aprobados por el Comité de la Universidad para revisar las donaciones y el financiamiento de la investigación. Se trata de un sistema robusto e independiente, que tiene en cuenta las cuestiones jurídicas, éticas y de reputación”.

Sin embargo, existe una creciente preocupación por la ética y la eficacia de este proceso, en el que se ha dado luz verde a polémicas donaciones de la familia Sackler, Wafic Saïd y Stephen Schwarzman, a pesar de las protestas internas y públicas. Las deliberaciones del comité suelen estar sujetas a acuerdos de no divulgación, lo que significa que no son responsables ante los miembros de la Universidad y el público en general. Además, las solicitudes de libertad de información presentadas a principios de este año revelaron que el comité acepta más del 95% de la financiación que considera, y los miembros de la congregación describen al comité como una “cortina de humo” y una “hoja de parra”.

En los últimos años, la Universidad se ha enfrentado a una creciente oposición de grupos de estudiantes como la Campaña de Oxford por la Justicia Climática y Oxford contra Schwarzman sobre las empresas a las que Oxford decide afiliarse mediante inversiones y donaciones. A partir de este término, un grupo de estudiantes recién formado, Desarmar Oxford, hará campaña contra los numerosos lazos de la Universidad con la industria armamentista. Oxford Amnistía Internacional está trabajando con Desarmar Oxford en la campaña global para detener los robots asesinos, y para luchar por el desarme de la Universidad más ampliamente.

El Dr. Rowan Williams, ex Arzobispo de Canterbury y Presidente del Consejo de Defensa de las Universidades Británicas, dijo a Cherwell: “La reciente publicidad sobre la desinversión de combustibles fósiles en la Universidad ha puesto de relieve la necesidad de que los órganos universitarios sean transparentes en cuanto a las normas éticas que aplican a su financiación, y es alentador ver que esta cuestión crucial se plantea también en el contexto de los fondos e investigaciones relacionados con el armamento”.

La combinación de Brexit y la pandemia de coronavirus ha creado un momento particularmente difícil para las finanzas de la investigación universitaria. En un sistema de educación superior comercializado, buscar y recibir dinero de las asociaciones de la industria parece ser algo inevitable. Sin embargo, mientras que algunas industrias dependen de la investigación académica para salvar vidas, otras se basan en tomarlas. Con la confirmación este año del Reino Unido como el segundo mayor exportador de armas del mundo, los importantes lazos de la Universidad con el desarrollo de armamento tienen una importancia global alarmante que ahora empieza a ser cuestionada.

 

Fuente:

Ben Jacob / Global Research — Oxford University’s Ties to Nuclear Weapons Industry Revealed.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Mente Alternativo Active Measures obtuvo imágenes del ex primer ministro británico Boris Johnson alabando al batallón neonazi ucraniano Azov. Johnson además pidió que...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram