Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

¿Reseteo sin Schwab?: Rusia y la cuarta revolución industrial

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



A pesar de que el Foro Económico Mundial ha roto sus lazos con Rusia, Moscú ha mostrado poco interés en desviarse del libro de jugadas del Gran Reajuste de Klaus Schwab. ¿Se están resistiendo Moscú y Pekín a la senda aprobada en Davos, o están construyendo un sistema paralelo con un esquema similar? ¿Se oponen estos dos socios del “desarrollo sostenible” a la gobernanza mundial o, por el contrario, quieren ser “partes interesadas” en igualdad de condiciones en las superestructuras mundiales existentes y futuras?

 

Por Riley Waggaman

El 1º de noviembre de 2021, Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, publicó un ensayo en el que exponía seis lecciones de la pandemia de COVID-19. “COVID-19 ha acelerado seriamente la cuarta revolución industrial. Desde marzo de 2020, se ha producido una explosión en la cantidad y calidad de una gran variedad de servicios en línea, ya sea la entrega de comestibles, el acceso a los servicios gubernamentales, los eventos culturales virtuales, los pagos bancarios o el aprendizaje a distancia”, escribió el ex presidente y primer ministro de Rusia. El principal problema al que se enfrenta ahora el mundo, según Medvédev, es cómo evitar una “brecha digital” que prive a las personas de “oportunidades vitales”.

Medvedev también argumentó que la COVID-19 desencadenó una “crisis global de confianza” que podría remediarse “dando a la Organización Mundial de la Salud la autoridad para tomar decisiones de movilización importantes en interés de toda la comunidad mundial en una situación de emergencia”.

Otra lección importante de la pandemia fue hacer que las vacunas sean accesibles y, cuando se considere necesario, obligatorias. Exaltando la seguridad y eficacia de las inyecciones de COVID-19, el estadista ruso culpó al “nacionalismo vacunal” de complicar los esfuerzos para inyectar a la población mundial de forma oportuna y rentable.

El ensayo de Medvédev ofrecía un panorama notablemente honesto de la trayectoria de Moscú desde el comienzo de la pandemia hasta finales de 2021; el hecho de que se pareciera a un comunicado de prensa del Foro Económico Mundial era, por decirlo suavemente, algo preocupante.

Pero, ¿siguen siendo aplicables a Rusia las “seis lecciones” de Medvédev hoy, cuatro meses después de que Moscú lanzara su operación militar especial en Ucrania?

Las sanciones en respuesta al conflicto de Ucrania obligaron al Foro Económico Mundial a cortar todos los lazos formales con las empresas e instituciones gubernamentales rusas: la típica pandilla de oligarcas rusos fue desinvitada a Davos; el perfil de Vladimir Putin fue eliminado del sitio web del FEM; el Centro para la Cuarta Revolución Industrial de Rusia -fundado en asociación con el FEM en octubre de 2021- anunció en abril que había suspendido sus operaciones.

Para Rusia, el divorcio con el Occidente devoto de Davos representa una rara pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reimaginar y, según todos los indicios, reiniciar.

Pero, ¿está adoptando Moscú medidas para detener o invertir la agenda del Gran Reajuste que ha barrido el mundo tras el estallido de COVID-19? Aunque ya no tiene el visto bueno de Schwab, la revisión tecnocrática rusa del contrato social entre el gobierno y el ciudadano continúa sin interrupciones significativas. Desde los CBDC hasta las “vacunas” genéticas experimentales, Moscú sigue marchando al ritmo de la misma melodía que se toca en Davos.

 

Reconstruir todo

“La Cuarta Revolución Industrial es un nuevo capítulo en el desarrollo humano, impulsado por la creciente disponibilidad e interacción de un conjunto de tecnologías extraordinarias, que se basa en tres revoluciones tecnológicas anteriores… Las empresas más innovadoras del mundo, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil están combinando las nuevas tecnologías en nuevos productos, servicios y procesos que están remodelando las formas existentes de aportar valor.” – Klaus Schwab, La configuración del futuro de la cuarta revolución industrial (2018)

 

El 2 de junio de 2022, los principales empresarios y altos funcionarios del gobierno de Rusia se reunieron en el Foro para la Solución de Problemas Sociales. Lanzado en 2020 como parte de la Iniciativa Social Nacional (ISN) del presidente Vladimir Putin, la misión de la conferencia de mejorar los servicios sociales había adquirido una nueva urgencia a medida que Rusia trazaba un nuevo rumbo tras las sanciones occidentales y el deterioro de las condiciones geopolíticas.

Entre los asistentes se encontraban Maxim Oreshkin, asistente del Presidente de la Federación Rusa; Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin y representante especial del Presidente de la Federación Rusa para el desarrollo digital y tecnológico; Alexey Repik, fundador de la empresa farmacéutica rusa R-Pharm; y Herman Gref, director general de Sberbank, el mayor banco de Rusia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En su intervención durante la sesión plenaria del foro, titulada “Nuevos tiempos, nuevos retos: Las personas en el punto de mira”, Gref afirmó que es necesario aprovechar la tecnología para que las empresas e instituciones rusas estén más “centradas en el cliente”:

“Para convertirse en una empresa centrada en el cliente, hay que reconstruirlo todo: los procesos internos y las tecnologías, porque sin tecnología es imposible que un Estado, una organización social o una empresa comercial se centren en el cliente. La tecnología es la clave de este mundo. ¿Es posible mover la esfera social en esta dirección? No sólo es posible, sino necesario”.

 

Con Rusia en una encrucijada socioeconómica, el director de Sberbank pidió “un rediseño completo de los procesos” para remodelar “el camino del cliente”.

Pero, ¿qué hay detrás de la impenetrable ensalada de palabras corporativas de Gref? ¿Qué tipo de “camino del cliente” tiene en mente para los rusos? Para responder a estas preguntas, primero es necesario repasar brevemente la historia de la vida de este banquero “visionario”.

Herman Gref (Hermann Gräf en su lengua ancestral) nació el 8 de febrero de 1964 de padres alemanes que fueron deportados a la RSS de Kazajistán durante la Segunda Guerra Mundial. Comenzó a trabajar en el gobierno de San Petersburgo tras terminar la carrera de Derecho en 1990 y, a finales de la década, formaba parte del consejo de administración de varias empresas de alto nivel, como la aerolínea estatal Aeroflot y el gigante energético Gazprom. Gref siguió a Vladimir Putin a Moscú, donde fue nombrado Ministro de Desarrollo Económico y Comercio en 2000.

Siete años después, tomó las riendas de Sberbank, de propiedad mayoritaria del gobierno.

Al frente del banco más grande e influyente de Rusia -y con el control de casi un tercio de todos los activos del sector bancario del país- la estatura internacional de Gref se disparó. En 2009, se convirtió en miembro del Consejo Empresarial Internacional del Foro Económico Mundial y dos años después fue elegido miembro del Consejo de Administración del FEM. (Su perfil, en contraste con el de Vladimir Putin, sigue siendo visible en el sitio web del FEM).

En 2012, el director general de Sberbank moderó una mesa redonda en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo titulada “La salida del callejón sin salida de la gestión: ¿Sabiduría de la multitud o el genio autoritario?”.

Los panelistas mostraron cierto remilgo por las prácticas directivas “autoritarias”, lo que llevó a Gref a animar la conversación.

“Estáis diciendo cosas terribles”, les reprendió juguetonamente el director general de Sberbank. “Estáis proponiendo una verdadera transferencia de poder a manos de la población… Si cada persona puede participar directamente en la gestión, entonces ¿qué estamos gestionando?”.

Citando a Confucio y al misticismo de la Cábala, recordó a su audiencia la tradición milenaria de ocultar la verdad a las masas fácilmente excitables.

“La gente no quiere ser manipulada cuando tiene conocimiento. ¿Qué significa quitar el velo de los ojos de millones de personas y hacerlas autosuficientes? ¿Cómo se les gestiona? Toda gestión de masas implica un elemento de manipulación”, concluyó Gref.

La prensa rusa calificó sus comentarios de escandalosos, pero el banquero insistió en que sus observaciones sólo pretendían estimular el debate, y dijo a un entrevistador que “se rió de buena gana” cuando supo que tanta gente se había ofendido.

El incidente se olvidó pronto, y un año después, en 2013, Gref fue nombrado miembro del consejo internacional de JP Morgan Chase, en sustitución de Anatoly Chubais, el arquitecto de la privatización postsoviética en Rusia.

Ese mismo año, el director general de Sberbank redactó el prólogo de Scenarios for the Russian Federation, un informe publicado por el Foro Económico Mundial. Según Gref, el documento intentaba adoptar “una visión estructural de las principales incertidumbres, riesgos, retos y oportunidades de desarrollo para la Federación Rusa en un futuro próximo”. Klaus Schwab, fundador y presidente del FEM, expresó su esperanza de que el informe “sentara las bases para unas conversaciones más productivas entre todas las partes interesadas en la economía rusa”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El informe fue solo una de las muchas colaboraciones fructíferas entre Schwab y Gref. En 2016, el director general de Sberbank tuvo el honor de ser el autor del prefacio de la edición en ruso de La cuarta revolución industrial de Schwab:

“La cuarta revolución industrial tendrá un impacto dramático en toda la estructura de la economía mundial, y si queremos estar entre sus líderes, debemos entender qué dirección tomará el desarrollo tecnológico en los próximos años, y qué innovaciones rompedoras nos esperan en el futuro”.

Klaus Schwab, autor del libro La cuarta revolución industrial, es el presidente del Foro Económico Mundial de Davos y, por tanto, está en una posición única para resumir la experiencia y las opiniones de los principales expertos del mundo en el campo de la economía y la tecnología…”

 

Para crédito de Gref, practicó lo que predicó. En un artículo de diciembre de 2017 que marcaba su décimo año al frente de Sberbank, Vedomosti (el equivalente ruso del Wall Street Journal) destacaba la obsesión de Gref por el desarrollo tecnológico, hasta el punto de que los altos cargos del banco se esforzaban por seguirle el ritmo.

“Tengo el típico perfil perfeccionista. El perfeccionismo es una enfermedad mental, y uno trata de hacer todo lo más perfecto posible todo el tiempo, aunque no sea óptimo ni necesario”, admitió Gref.

Tendrían que pasar varios años más de duro trabajo -y la llegada de COVID-19- antes de que el director general de Sberbank pudiera hacer realidad su visión del “camino del cliente” ideal. Como declaró proféticamente Schwab en los primeros meses de 2020, “la pandemia representa una rara pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo”.

Gref aprovechó esta oportunidad de “resetear”. El 24 de septiembre de 2020, Sberbank anunció que ya no era una mera institución financiera, sino “todo un universo de servicios para la vida humana y los negocios”. El banco declaró que a partir de entonces sería conocido como Sber, “una nueva marca para nuestro nuevo papel en la vida humana”.

El paraguas de Sber cubriría todos los aspectos de la vida. Los rusos tendrían ahora acceso a servicios como SberMarket, SberHealth, SberGames, SberAuto, SberFood, SberSound, y la clave para desbloquearlos todos, SberID.

Un reportaje publicado por TASS describía el futuro de Sber que esperaba a los rusos:

“Zhenya va al trabajo con Citydrive, pide el almuerzo con Delivery Club, llama a un taxi a las 17:59, lee Gazeta.ru de camino a casa, y por la noche ve una película en Okko [un servicio de streaming ruso] y para cenar come lo que ha cocinado con los alimentos que le entrega SberMarket. Todo esto lo hace… a través de un único sistema de acceso SberID.

Este es el aspecto del ecosistema digital, la última etapa del desarrollo de Sber … En el futuro, este ecosistema será la base para integrar los intereses de las personas, las empresas y el Estado en su conjunto. […]

Para el usuario ordinario, SberID proporciona acceso a un gran número de servicios no bancarios en este ecosistema que simplifican las compras, la atención médica, el entretenimiento, la búsqueda de empleo, que hacen la vida más cómoda en general.”

 

La participación en el “universo” digital de Sberbank no es obligatoria, al menos de momento.

Sin embargo, Gref ya ejerce una influencia ineludible sobre Rusia. De forma silenciosa y metódica, el principal discípulo de la cuarta revolución industrial en Rusia ha introducido una serie de “servicios” de los que es prácticamente imposible prescindir. Sólo hay un “camino del cliente”, y Gref lo ha diseñado para que no sea opcional más pronto que tarde.

El director general de Sberbank ha creado un “mundo paralelo en el que él es el presidente”, denunció en enero de 2021 Tsargrad, una de las principales emisoras conservadoras de Rusia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Monedas digitales

“Para la década de 2030, las versiones de las tecnologías de libro mayor distribuido o “blockchain” bien podrían cambiar todo, desde las transacciones financieras en línea hasta la forma en que votamos y cómo decimos dónde se producen los bienes.” – Klaus Schwab, La configuración del futuro de la cuarta revolución industrial (2018)

 

La introducción del rublo digital va por buen camino y antes de lo previsto, según la vicepresidenta primera del Banco de Rusia, Olga Skorobogatova, en su intervención en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo 2022.

Será posible empezar a probar la moneda digital del Banco Central de Rusia (CBDC) en 2023, un año antes de lo previsto, dijo en la conferencia del 16 de junio.

Rusia debería aspirar a estar entre los tres primeros innovadores del mundo en los sectores de pagos y financiero, dijo Skorobogatova, y añadió que el Banco de Rusia ya estaba trabajando en la implementación de contratos inteligentes para su moneda digital centralizada.

El banco central de Rusia desveló sus planes para desarrollar un rublo digital en octubre de 2020, y un año después se completó un prototipo. El 15 de febrero de 2022, el Banco de Rusia anunció que dos de los bancos comerciales que participaban en el programa piloto habían realizado con éxito transacciones financieras utilizando la nueva plataforma.

“Los clientes no solo abrieron monederos digitales en la plataforma de rublos digitales a través de una aplicación móvil, sino que también cambiaron rublos no monetarios de sus cuentas por otros digitales, y luego se transfirieron rublos digitales entre sí”, informó el Banco de Rusia.

Los defensores de la CBDC rusa afirman que “reducirá los costes y creará oportunidades para el desarrollo de productos y servicios innovadores”.

La introducción de la moneda digital centralizada también conlleva desventajas. En diciembre de 2021, Vedomosti informó de que el rublo digital permitiría a Sberbank y a otras instituciones financieras rusas “rastrear el gasto de fondos de los ciudadanos.”

El consultor de Blockchain e investigador de criptomonedas Denis Smirnov dijo al periódico que para los rusos de a pie, “la introducción del rublo digital es la materialización de los escenarios más terribles descritos por los escritores de ciencia ficción en las distopías.”

“Según el experto [Smirnov], con la llegada del rublo digital, la transparencia absoluta reinará en el ámbito de las finanzas personales, lo que significa que el derecho humano a la privacidad será atacado”, escribió Vedomosti.

En su intervención en el Cyber Polygon 2021 -coorganizado ese año por el Foro Económico Mundial y Sberbank-, el vicegobernador del Banco de Rusia, Alexey Zabotkin, se mostró entusiasmado con el potencial del rublo digital.

La CBDC rusa “permitirá una mejor trazabilidad de los pagos y del flujo de dinero, y también explorará la posibilidad de establecer condiciones de uso permitidas para una determinada unidad monetaria”, dijo Zabotkin.

Por ejemplo, los padres podrían dar a sus hijos rublos digitales programados para bloquear la compra de comida basura, explicó el funcionario del banco central. “Esa sería una funcionalidad útil para un cliente, y por supuesto se pueden plantear cientos de otros casos de uso similares”, señaló también Zabotkin.

Los rusos que desconfían de la moneda centralizada y programable del Banco de Rusia pueden recurrir al sector “privado” en busca de una alternativa. En marzo de 2022, el banco central ruso concedió a Sberbank una licencia para emitir e intercambiar activos financieros digitales. Utilizando su propia plataforma, se espera que Sberbank realice su primera transacción de activos digitales a mediados de julio, según declaró a TASS el 15 de junio el vicepresidente del Consejo de Administración de Sberbank, Anatoly Popov. La cadena de bloques centralizada del banco permitirá a las empresas emitir sus propios activos digitales y realizar transacciones con monedas digitales desplegadas en la plataforma.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sberbank ha mantenido un silencio absoluto sobre el primer activo digital que desplegará. Sin embargo, a finales de 2020, Gref reveló que su banco se estaba asociando con JP Morgan para crear “Sbercoin”. La criptodivisa -según se informa, una stablecoin- aún no se ha lanzado y, debido a las sanciones, no está claro si JP Morgan sigue participando en el proyecto.

El director general de Sberbank ha sido durante mucho tiempo un animador de las monedas digitales. Un informe de diciembre de 2013 afirmaba que Gref -entonces un miembro recién acuñado del consejo internacional de JP Morgan Chase- estaba explorando la entrada de Sberbank en el mercado de las criptomonedas. Ese mismo mes, JP Morgan Chase anunció que estaba construyendo su propia criptodivisa utilizando una tecnología que el banco estadounidense patentó por primera vez en 1999.

Sin embargo, evitar el rublo digital no protegerá a los rusos de una vigilancia sin precedentes por parte del Banco de Rusia. A partir de enero de 2022, el Banco Central comenzó a exigir a los bancos comerciales de Rusia que revelaran información sobre todas las transacciones P2P (de persona a persona), incluidos los datos personales de los remitentes y los destinatarios de los fondos.

 

Ciudades seguras (e inteligentes)

“Al igual que el auge de los libros de contabilidad distribuidos seguros, como el blockchain, las innovaciones en la arquitectura del IoT fomentan las oportunidades de encontrar este equilibrio de nuevas maneras. Por ejemplo, Sensity Systems (una empresa de Verizon) colaboró con Genetec en el diseño de sistemas de seguridad para ciudades inteligentes con el fin de gestionar tanto la seguridad como la privacidad.” – Klaus Schwab, Cómo se configura el futuro de la cuarta revolución industrial (2018)

 

El 20 de junio de 2022, el periódico ruso Kommersant informó de que el Ministerio de Situaciones de Emergencia (EMERCOM) estaba planeando desplegar su sistema Safe City en las regiones fronterizas con Ucrania: el territorio de Krasnodar, Crimea y Sebastopol, y las regiones de Voronezh Belgorod. Una fuente dijo al periódico que la implementación de la red de vigilancia de alta tecnología se había convertido en una “tarea extremadamente urgente” debido al aumento de las amenazas a la seguridad derivadas de la operación especial en Ucrania. (Kursk, situada en la región fronteriza del mismo nombre, se convirtió en una “ciudad segura” en marzo de 2022).

Creado en diciembre de 2014, el programa ruso Ciudad Segura utiliza “soluciones organizativas, informativas, analíticas, predictivas y otras metodológicas, técnicas y tecnológicas para garantizar la seguridad y el desarrollo sostenible de las ciudades.”

Como explica EMERCOM en su página web:

“Ciudad Segura es más conocida por su bloque de aplicación de la ley. Las cámaras de vigilancia que registran las infracciones del orden público y las normas de tráfico están instaladas y funcionan en casi todas las zonas participantes. Sin embargo, el objetivo del proyecto no es tanto responder a los incidentes como prevenirlos: determinar que se avecinan problemas antes de que ocurran”.

 

El programa federal se ha implantado en todo el país, incluso en las regiones más alejadas de Rusia. En Yamal, al noroeste de Siberia, se instalarán este año 1.000 cámaras de videovigilancia dentro del proyecto Ciudad Segura. La red de 60.000 cámaras de vigilancia de Ciudad Segura de Tatarstán ha recibido recientemente una actualización de software que permite identificar a los perros callejeros, según un informe de los medios locales de abril de 2022. Murmansk anunció el mismo mes que pondrá en funcionamiento 1400 cámaras como parte de su transición a “ciudad segura”. Las autoridades regionales dijeron que el sistema de vigilancia incluirá un software capaz de reconocer rostros, objetos sospechosos e intrusos.

Según un informe de junio de 2021, Rusia es el segundo país del mundo en cuanto a crecimiento del número de cámaras de vigilancia. Los fabricantes chinos han sido los mayores beneficiarios de la creciente demanda rusa de equipos de vigilancia, según Kommersant.

Moscú ha sufrido la transformación más radical entre las “ciudades seguras” de Rusia. Más de 213.000 cámaras de vídeovigilancia vigilan la capital rusa, e incluso los sistemas de seguridad privados están ahora conectados a la red de vigilancia centralizada de la ciudad.

En mayo de 2022, el alcalde de Moscú, Sergey Sobyanin, ordenó a los clubes nocturnos que conectaran sus cámaras a un centro de vigilancia unificado que cuenta con un sofisticado software de reconocimiento facial. En otoño de 2021 se emitieron instrucciones similares, cuando la alcaldía exigió a los centros comerciales que conectaran sus cámaras a su sistema centralizado para que las autoridades de la ciudad pudieran controlar el cumplimiento de las normas de enmascaramiento. Por la misma época, Moscú lanzó “Face Pay”, un sistema de pago por reconocimiento facial que se ha instalado en más de 240 estaciones de metro de la capital. En septiembre de 2021, el Departamento de Educación y Ciencia de Moscú desveló planes para introducir sistemas de reconocimiento facial en las escuelas de la ciudad. A pesar de las protestas de los padres, estos nuevos sistemas biométricos de seguridad comenzaron a aparecer en las escuelas en enero de 2022.

Al igual que Gref, Sobyanin vio la pandemia del COVID-19 como una oportunidad para flexibilizar su capacidad de gestión. En febrero de 2020, el alcalde anunció que el cumplimiento de las medidas de cuarentena en Moscú se controlaría mediante el sistema de reconocimiento facial de la ciudad, con la ayuda de Sberbank.

El 27 de febrero de 2020, Gref reveló que su banco estaba trabajando en sistemas de reconocimiento facial específicamente adaptados para ayudar a Rusia a hacer frente a COVID-19.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“También estamos desarrollando una tecnología de reconocimiento facial enmascarado. Intentamos comprender lo que hacen nuestros colegas en China. Hicimos lo mismo. Intentamos buscar nuestras propias soluciones”, dijo el director general de Sberbank.

En mayo de 2020, con la mayor parte de Rusia aún bajo bloqueo, Gref esbozó planes para permitir la reapertura de escuelas y universidades: un dispositivo desarrollado por Sberbank utilizaría el reconocimiento facial y la medición de la temperatura para identificar a los posibles portadores del virus.

Sberbank comenzó a desarrollar sistemas de identificación y pago biométricos mucho antes de la pandemia de COVID-19. En 2015, el banco lanzó Ladoshki (“Palmeritas”), un sistema de pago sin efectivo para las comidas escolares, en el que, en lugar de tarjetas y smartphones, se utilizaban datos biométricos como identificador.

“Para pagar la comida, el alumno pone la mano en el escáner de una máquina especial, selecciona un plato del menú y el dinero se carga automáticamente en la cuenta vinculada a la biometría”, explicaba un artículo de octubre de 2020.

La transición a la identificación biométrica no se limita a los escolares de Moscú. Las regiones ya estaban probando las identificaciones biométricas en 2019, y el Ministerio de Educación quiere sistemas de reconocimiento facial en todas las escuelas rusas para 2024.

En otoño de 2021, Samara abrió una nueva escuela en la que “la seguridad y la comodidad de los niños son lo primero”:

“El niño sostiene una llave magnética hasta la puerta para entrar en el recinto escolar. Luego, en el vestíbulo, pasa por un torniquete que lo identifica. Ese mismo sistema de identificación facial mide la temperatura de cada visitante, y sólo le permite entrar si su temperatura es normal. Si la temperatura del niño es elevada, se llama a los padres y se les pide que los lleven a casa. Se está desarrollando un mecanismo que permitirá a los padres vigilar a sus hijos durante el día y observar sus movimientos”.

 

Tarde o temprano, los rusos de todas las edades tendrán que aceptar alguna forma de identificación biométrica. En abril de 2021, Sberbank se asoció con el proveedor estatal de servicios digitales Rostelecom para desarrollar un Sistema Biométrico Unificado. La base de datos acabará fusionándose con las instituciones estatales, exigiendo a los rusos el uso de una identificación biométrica para acceder a los servicios gubernamentales.

La integración de la biometría en la vida cotidiana forma parte de la visión del gobierno ruso para la creación de “ciudades inteligentes”, una iniciativa nacional que es anterior a la pandemia de COVID-19, pero que se ha acelerado considerablemente.

Encabezado por el Ministerio de Construcción y Vivienda, el programa de Ciudades Inteligentes de Rusia pretende crear “un sistema de gestión urbana eficaz, que cree condiciones de vida seguras y cómodas para los ciudadanos”.

El proyecto “Smart City – 2030” de Sobyanin para Moscú es un ejemplo extremo de lo que espera conseguir esta iniciativa. La ambiciosa reimaginación de la capital rusa ya está siendo llevada a cabo por el Departamento de Tecnologías de la Información de la ciudad.

Entre otras ventajas, los moscovitas recibirán “pasaportes genéticos” que podrán utilizar para administrar terapias genéticas. Los “dispositivos médicos digitales portátiles e implantados” recogerán información sobre el estilo de vida del individuo y calcularán los pagos a las compañías de seguros médicos.

A finales de la década, la capital rusa aprovechará las “tecnologías digitales” para garantizar un “crecimiento sostenible de la calidad de vida de los moscovitas”, según el sitio web oficial del proyecto.

 

Vacunas” genéticas

“La ingeniería de diferentes tipos de fábricas de células inteligentes también podría facultarnos para hacer frente a las enfermedades infecciosas emergentes, por ejemplo, mediante la generación acelerada de vacunas y anticuerpos terapéuticos. – Klaus Schwab, La configuración del futuro de la cuarta revolución industrial (2018)

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En abril de 2021, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio instrucciones a su gobierno para que tomara medidas drásticas para garantizar que el país estuviera preparado para otra crisis sanitaria similar a la del coronavirus.

“En caso de que se produzca una infección tan peligrosa como la del coronavirus o quizás más, Dios no lo quiera, Rusia debe estar preparada en cuatro días -precisamente en cuatro días- para desarrollar sus propios sistemas de prueba, y en el menor tiempo posible para crear una vacuna doméstica eficaz, para comenzar su producción en masa”, dijo Putin al dirigirse a la legislatura rusa.

El rapidísimo desarrollo de pruebas y vacunas formará parte de un “poderoso y fiable escudo en el campo de la seguridad sanitaria y biológica”. Está previsto que el Escudo Sanitario, una red de laboratorios y puestos de control fronterizos encargados de salvaguardar la bioseguridad de Rusia, esté plenamente operativo en 2030.

Aunque faltan años para que esté terminado, el sistema de respuesta rápida entró en acción tras la aparición de la viruela del mono en mayo de 2022. En menos de tres semanas, Rospotrebnadzor, la agencia rusa para el “bienestar humano”, presentó una prueba PCR para detectar la nueva enfermedad. La prueba se creó “para ayudar a la Organización Mundial de la Salud a desarrollar métodos avanzados de diagnóstico rápido”, según el Instituto Vector de Rospotrebnadzor.

A finales de mayo, Vector también había registrado una vacuna contra la viruela, “una composición genética que forma una inmunidad estable y al mismo tiempo tiene un alto perfil de seguridad”.

No está claro si el medicamento fue creado en respuesta a la nueva amenaza epidemiológica o si fue desarrollado de antemano en previsión de tal escenario. En el marco del Escudo Sanitario, el rápido desarrollo de nuevas vacunas utilizará como plantilla la plataforma genética basada en el adenovirus del Sputnik V.

“Hoy en día, la ciencia y la ingeniería han alcanzado un nivel que nos permite construir [vacunas] como un diseñador, utilizando métodos biológicos, matemáticos y otros”, explicó la viceprimera ministra Tatyana Golikova en septiembre de 2021.

Para entender las implicaciones de esta estrategia de despliegue de vacunas, es importante comprender cómo surgió la emblemática vacuna rusa COVID-19.

Desarrollada por el Centro Gamaleya del Ministerio de Sanidad, Sputnik V es una vacuna de dos dosis que utiliza dos vectores de adenovirus diferentes (Ad26 y Ad5) para transportar “material genético” a las células. La plataforma se remonta a una solicitud de patente de 2012, que aparece en el sitio web oficial de Sputnik V, que describe la vacuna contra la gripe basada en Ad5 de Gamaleya como una “vacuna genética”. La vacuna contra la gripe, GamFluVac, nunca se introdujo en el mercado internacional y, según los informes, aún no ha recibido la aprobación en Rusia.

Gamaleya volvió a utilizar la misma plataforma Ad5 para crear una vacuna durante la epidemia de ébola de 2013-2016 en África Occidental, pero nunca se presentó a la OMS para su certificación. Un intento posterior de Gamaleya de crear una vacuna genética para luchar contra el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue archivado sin un producto terminado.

A pesar de estos repetidos fracasos, Gamaleya puso en órbita el Sputnik V en un tiempo récord.

Promocionada como la “primera vacuna COVID-19 registrada en el mundo”, Sputnik V recibió la autorización de uso de emergencia del Ministerio de Sanidad ruso el 11 de agosto de 2020, tras completar los ensayos combinados de fase I-II con 76 voluntarios, un proceso que duró menos de dos meses.

La rápida creación y puesta en marcha del fármaco puede atribuirse a la colaboración de Gamaleya con Sberbank y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), el fondo soberano de Rusia y principal financiador de la vacuna.

Aunque la investigación y la producción de vacunas parecen estar fuera del ámbito de un banco, Sberbank desempeñó un papel fundamental en el desarrollo inicial de Sputnik V.

“Tenemos buenas tecnologías de gestión de proyectos y se nos pidió que facilitáramos de forma rápida y eficaz todo el proceso, ayudando al Ministerio de Sanidad y, por supuesto, al Centro Gamaleya”, reveló Gref en una entrevista con RBK en abril de 2021. El director general de Sberbank explicó que su banco fue “incluido en el trabajo de creación de una vacuna” y ayudó a “garantizar la transferencia de tecnología a los centros de producción.”

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En mayo de 2020, Sberbank registró una filial, Immunotechnologies LLC, que fue creada específicamente como una “oficina de proyectos para apoyar la producción de una vacuna contra el nuevo coronavirus.”

Una orden gubernamental emitida por el primer ministro Mikhail Mishustin en diciembre de 2020 designó a la filial de Sberbank, Immunotechnologies, como único proveedor de Sputnik V a las regiones de Rusia. Envió los primeros 9 millones de dosis de la vacuna antes de transferir la logística de suministro y entrega al conglomerado estatal Rostec en marzo de 2021.

El banco de Gref prácticamente adoptó el Sputnik V como uno de sus propios productos. En mayo de 2020 se instó a los empleados del Sberbank a participar en las primeras fases de prueba del fármaco, y posteriormente la empresa lanzó una campaña de marketing destinada a convencer a los rusos de que la “vida normal” no volvería sin la vacunación masiva.

El banco incluso lanzó un vídeo promocional -con una banda sonora melancólica y frases dramáticas- llamado “SberVaccination: ES LA HORA”.

El director general de Sberbank predicó con el ejemplo. En diciembre de 2020, Gref reveló que fue uno de los primeros en ser inyectados con Sputnik V. Más tarde afirmó que la vacuna probablemente “salvó su vida” durante un viaje de negocios.

El jefe del mayor banco de Rusia afirmó que recibió la vacuna apenas probada en algún momento de abril de 2020, lo que significa que probablemente formó parte de los “ensayos informales” en los que los científicos del Centro Gamaleya se inyectaron a sí mismos y a miembros de su familia con el medicamento experimental. Las pruebas formales de la fase I comenzaron el 18 de junio.

Mientras Sber ponía en marcha el proyecto, RDIF aseguraba el éxito de Sputnik V en los mercados internacionales.

El director general de RDIF, Kirill Dmitriev, un joven líder global del Foro Económico Mundial, clase 2009, supuestamente ideó el nombre “Sputnik V” (formalmente conocido como Gam-COVID-Vac).

El talento de Dmitriev se detectó a una edad temprana. La Fundación Soros le concedió una beca para estudiar en Estados Unidos, donde asistió a la Universidad de Stanford y a la Escuela de Negocios de Harvard. Tras su graduación, trabajó para Goldman Sachs y McKinsey & Company antes de tomar las riendas de RDIF en 2011.

En junio de 2020, RDIF anunció la creación de una empresa conjunta con R-Pharm, una de las mayores firmas farmacéuticas de Rusia, para fabricar y distribuir lo que más tarde se conocería como Sputnik V. Ambos ya mantenían una estrecha relación: En 2018, RDIF adquirió una participación estimada del 10% en R-Pharm.

La decisión de RDIF de asociarse con R-Pharm resultaría ser una astuta decisión de inversión que dio al fondo soberano de Rusia acceso a mercados que estaban cerrados a Sputnik V.

El 17 de julio de 2020, AstraZeneca anunció que R-Pharm se convertiría en “uno de los centros de producción y suministro de [su] vacuna a los mercados internacionales”. En virtud del acuerdo, el gigante farmacéutico británico-sueco aceptó transferir su vector adenoviral a Rusia. R-Pharm se encargaría entonces de “terminar” las dosis y enviarlas al extranjero.

“AstraZeneca confía en que, junto con R-Pharm, podrá suministrar la vacuna a millones de personas de la manera más eficiente”, escribió la empresa en un comunicado.

Su asociación se reforzó y amplió en diciembre de 2020, cuando RDIF, AstraZeneca, el Centro Gamaleya y R-Pharm firmaron un memorando de cooperación. En virtud del acuerdo, los socios iniciaron ensayos conjuntos con la esperanza de desarrollar finalmente un “cóctel” de vacunas.

“Hoy anunciamos un programa de ensayos clínicos para evaluar la seguridad y la inmunogenicidad de la combinación de AZD1222, desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y Sputnik V, desarrollada por el centro ruso Gamaleya… Tanto AZD1222 como Sputnik V son vacunas con vectores adenovirales que contienen material genético de la proteína de la espiga del virus SARS-CoV-2”, dijo AstraZeneca en un comunicado de prensa del 11 de diciembre.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras que la vacuna de AstraZeneca se ha relacionado repetidamente con la coagulación de la sangre y otras reacciones adversas graves (la más reciente en mayo, cuando el Telegraph informó de que el medicamento “puede aumentar el riesgo de una condición neurológica grave”), se sabe mucho menos sobre el perfil de seguridad de Sputnik V.

Rusia no cuenta con una base de datos similar a la del VAERS que el público pueda utilizar para informar y ver las presuntas complicaciones posteriores a la vacunación. Sin embargo, una gran cantidad de pruebas plantea dudas sobre la afirmación del gobierno ruso de que el Sputnik V es “seguro y eficaz”.

En septiembre de 2021, el Dr. Vitaly Zverev, profesor de virología y miembro de la Academia Rusa de Ciencias, encontró una estrecha correlación entre el aumento de la vacunación y el aumento de la morbilidad y la mortalidad por COVID-19 en Rusia.

“Nadie conoce las consecuencias a largo plazo [de las vacunas]. Por lo tanto, es imposible a partir de ahora vacunar tres veces con la vacuna de adenovirus vectorial que se utiliza activamente en Rusia [Sputnik V]”, concluyó Zverev.

Un análisis separado realizado por la revista rusa Krasnaya Vesna, que inspeccionó el historial de seguridad de Sputnik V en los países que informan de las reacciones adversas, determinó que “en cuanto a la frecuencia de los efectos secundarios leves y graves previstos (que requieren hospitalización), [Sputnik V] es comparable a sus homólogos extranjeros”.

A pesar de las claras banderas rojas, el Ministerio de Salud de Rusia sigue obstaculizando las peticiones de mayor transparencia. En enero de 2022, el ministerio explicó que sería “poco práctico” publicar datos sobre el número de muertes entre los vacunados, ya que “esa información no refleja objetivamente ninguna relación entre las muertes y la vacunación y puede provocar una actitud negativa hacia la vacunación”.

Pocos días después, un diputado de la Duma Estatal que intentó obtener los datos más recientes de los ensayos clínicos del Sputnik V fue informado por el Ministerio de Sanidad de que dicha información era un secreto comercial “confidencial” que pertenecía únicamente al desarrollador del medicamento.

A los ojos del gobierno ruso, el Sputnik V representa una victoria rotunda para las tecnologías genéticas de nueva generación.

“Hemos desarrollado varios avances de este tipo en paralelo. Esto se refiere principalmente a la vacuna Sputnik V, que utiliza tecnologías genéticas y que ya está en uso hoy en día”, dijo el Ministro de Salud ruso en noviembre de 2021, añadiendo que Rusia ya estaba creando nuevas vacunas basadas en la plataforma de Sputnik V.

En cuanto a la tan cacareada eficacia de Sputnik V: El 10 de abril de 2021, Alexander Gintsburg, director del Centro Gamaleya, predijo que la vacuna insignia de Rusia proporcionaría inmunidad de por vida contra el COVID-19. Exactamente un año después, el 10 de abril de 2022, Gintsburg recomendó que los rusos se revacunaran cada seis meses e incluso animó a los ciudadanos conscientes de la COVID a recibir dos refuerzos al mismo tiempo.

 

Desarrollo sostenible

“Debemos desarrollar principios globales de gobernanza respetando los diferentes sistemas históricos, económicos, sociales y culturales, normas éticas y valores de las naciones. Esto requerirá encontrar valores comunes y ampliamente aceptados y basarse en la gobernanza existente, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. […]

Además de los impulsos de los consumidores y los riesgos para la reputación, la regulación gubernamental será crucial para que los fabricantes se responsabilicen de los impactos ambientales. Por suerte, para cumplir nuestros objetivos de sostenibilidad, otras tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial ofrecen soluciones innovadoras en este espacio de gobernanza”. – Klaus Schwab, La configuración del futuro de la cuarta revolución industrial (2018)

 

El 4 de septiembre de 2020, Sberbank participó en el primer evento de Russian Chapter, la rama rusa de la Iniciativa de Gobernanza del Clima (CGI) del Foro Económico Mundial.

“Las cuestiones relacionadas con el medio ambiente y el desarrollo sostenible – ESG (environmental, social, governance) – ocupan un lugar destacado en la lista de prioridades de estrategia y cultura corporativa de Sberbank”, dijo el banco en un comunicado de prensa. “La política medioambiental de Sberbank abarca todos los ámbitos, desde las interacciones con los clientes externos y los inversores hasta el comportamiento responsable de cada empleado. Seguir los principios del desarrollo sostenible ayuda a reducir la huella medioambiental negativa”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En diciembre del mismo año, Sberbank se convirtió en socio general de Russian Chapter, describiendo la medida como “un paso importante para alcanzar uno de los ambiciosos objetivos esbozados en la nueva estrategia de Sberbank, que es liderar la agenda de desarrollo sostenible de Rusia”.

El foro recién creado se reunió el 17 de diciembre de 2020 para debatir “cómo Sberbank está remodelando su estrategia e incorporando la sostenibilidad a su modelo de negocio” y “cómo el Banco Central de Rusia trabaja junto con organizaciones internacionales clave para compartir las mejores prácticas en la gestión del riesgo climático”.

El banco se tomó en serio su papel de pionero en materia de ASG en Rusia. Un año después, el 1 de diciembre de 2021, Sberbank anunció la formación de la Alianza Nacional de ASG de Rusia.

Compuesto por 28 empresas responsables del 10% del PIB ruso, el grupo fue concebido como una “plataforma permanente de diálogo y compromiso para todas las partes interesadas”.

Entre los miembros fundadores figuran el gigante petrolero Gazprom Neft y el fabricante de Sputnik V, R-Pharm.

Según Gref, la Alianza pretendía aunar los esfuerzos de las principales empresas para “impulsar la agenda [ESG]” en Rusia:

“Nos dimos cuenta de que teníamos que trabajar en la configuración de los marcos regulatorios, las normas y los procedimientos de control de la aplicación, formando una nueva legislación que estimule a todos los participantes en el mercado a cumplir las normas ASG, y promoviendo los intereses de Rusia y de las empresas rusas a nivel internacional”.

 

El 21 de abril, casi dos meses después del inicio de la operación especial de Rusia en Ucrania, la Alianza convocó una reunión para “actualizar” su plan de trabajo para el año, “teniendo en cuenta las particularidades de la situación política y económica actual”.

Entre otros objetivos, el grupo resolvió “reponer y fortalecer la infraestructura nacional de ESG relacionada con la presentación de informes, normas, calificaciones, certificación”; “contribuir a la mejora de la regulación nacional de ESG, incluida la agenda del clima y el carbono”; y “[promover] actividades educativas [en Rusia] sobre el tema del desarrollo sostenible, dirigidas a un amplio público objetivo.”

“Vemos que, a pesar de las dificultades, las empresas siguen comprometidas con la ideología ESG y no abandonan sus compromisos anteriores con las iniciativas medioambientales, climáticas y sociales”, dijo el director general del grupo, Andrey Sharonov, resumiendo el resultado de la reunión.

No eran palabras vacías. La ASG fue uno de los puntos principales del orden del día del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) de 2022. El 16 de junio, los asistentes a la conferencia debatieron sobre “La importancia de la agenda climática en las principales economías euroasiáticas”:

“Una agenda climática conjunta debería ser uno de los proyectos unificadores en una región tan diversa como Eurasia. Hoy en día, la cooperación económica debe desarrollarse como parte de la agenda climática, en parte en un esfuerzo por alcanzar las metas del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU…”

 

Entre los panelistas se encontraban el primer viceministro de Desarrollo Económico de Rusia, Ilya Torosov, la vicepresidenta senior de ESG de Sberbank, Tatiana Zavyalova, y el director general de National ESG Alliance, Andrey Sharanov.

¿Qué significa la “cooperación económica” como parte de la “agenda climática” para uno de los mayores exportadores de energía del mundo?

A finales de enero, Vedomosti publicó un reportaje en profundidad sobre cómo la Alianza Nacional ESG podría acelerar la integración de Rusia en el sistema de créditos de carbono de la Unión Europea.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En virtud del Mecanismo de Ajuste de las Fronteras de Carbono (CBAM) del bloque, a partir de 2026, los importadores de cemento, hierro y acero, aluminio, fertilizantes y electricidad deberán comprar certificados de carbono correspondientes al “precio del carbono” que se habría pagado por producir los bienes dentro de la UE. Como señaló Vedomosti, este nuevo esquema obligará a Rusia a desarrollar su propia regulación del carbono y su sistema de comercio de emisiones para seguir siendo competitiva como exportadora de materias primas.

El creciente distanciamiento económico entre Moscú y Bruselas parece indicar que el cumplimiento de la normativa de la UE ya no es la principal prioridad de la Alianza. Sin embargo, esto no significa que Rusia haya abandonado el ESG. Por el contrario, el grupo ha pedido “un diálogo sistemático con las asociaciones de países de los “nuevos” mercados, incluidos los países BRICS, la Unión Económica Euroasiática y parte de la región de Asia-Pacífico, así como establecer una interacción con las comunidades de expertos en ESG de estas regiones”.

 

El camino del cliente: ¿Qué camino, Rusia?

Aunque Moscú se separe de sus “socios occidentales” en busca de mercados más fiables, es necesario preguntarse qué significa en términos prácticos la continuación de este pivote económico y político, iniciado hace más de una década.

El 4 de febrero, Rusia y China publicaron una declaración conjunta en la que declaraban una “nueva era” para las relaciones internacionales y el desarrollo sostenible mundial:

“Con el fin de acelerar la aplicación de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible, las partes hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte medidas prácticas en áreas clave de cooperación como la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, las vacunas y el control de epidemias, la financiación del desarrollo, el cambio climático, el desarrollo sostenible, incluido el desarrollo verde, la industrialización, la economía digital y la conectividad de las infraestructuras.”

 

¿Se están resistiendo Moscú y Pekín a la senda aprobada en Davos, o están construyendo un sistema paralelo con un esquema similar? ¿Se oponen estos dos socios del “desarrollo sostenible” a la gobernanza mundial o, por el contrario, quieren ser “partes interesadas” en igualdad de condiciones en las superestructuras mundiales existentes y futuras?

El argumento de que Moscú está imitando a regañadientes a Occidente como parte de una carrera armamentística tecnocrática alimentada por la amenaza biológica plantea otra serie de preguntas. ¿Puede Rusia aprovechar de forma responsable las tecnologías de las que han abusado y mal utilizado los gobiernos occidentales? Si una prueba de PCR no es adecuada para su propósito en Occidente, ¿puede la misma prueba proteger a Rusia de las amenazas biológicas como parte de su programa de Escudo Sanitario? ¿Es la adopción global de los CBDC un ataque a la libertad financiera en Estados Unidos, pero una medida necesaria para garantizar la soberanía económica de Rusia?

Este es el tipo de preguntas que deberíamos hacernos mientras nuestro mundo, cada vez más caótico, se fragmenta en bloques aparentemente irreconciliables.

Ya sea en el Este o en el Oeste, ¿el “camino del cliente” será fundamentalmente diferente?

 

WGS2022: Klaus Schwab advierte colapso de los sistemas energéticos globales, los sistemas alimentarios y las cadenas de suministro durante el Gran Reseteo

 

Fuente:

Riley Waggaman, en Unlimited Hangout: Resetting Without Schwab: Russia & the Fourth Industrial Revolution.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Con el viaje de Pelosi, la táctica de Taiwán está ahora totalmente cerrada y cargada. Está previsto que se convierta en la próxima Ucrania....

Contenidos

El control sobre Taiwán es uno de los factores estratégicos que garantizarían el actual dominio anglo-veneciano de la escena Mundial, pues esta isla bloquea...

Contenidos

Por EIRNS La situación es mucho peor, y la amenaza militar mucho mayor de lo que casi todo el mundo piensa. Se requiere una...

Ciencia y Tecnología

Aunque Rusia, China y los Estados asociados de todo el mundo árabe y africano deben mantener sus cartas cerca del pecho, sabiendo que exponer...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY