Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Reloj del Juicio Final: 90 segundos para la medianoche

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche. El Consejo de la revista se ha centrado en “la guerra de Rusia contra Ucrania” (su terminología) como razón principal, que en realidad se trata de una guerra delegada de la OTAN-UE contra Rusia. La misión conjunta OTAN-UE consiste en utilizar todos los medios económicos, políticos y militares para sabotear la integración euroasiática, frenar el asenso de China y Rusia, y sabotear el nuevo orden mundial multipolar para imponer el orden mundial unipolar que les permitiría reglobalizar el mundo.

 

Por Pepe Escobar

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche.

Es lo más cerca que ha estado nunca la catástrofe nuclear total, la catástrofe global.

El Reloj se había fijado en 100 segundos desde 2020. El Consejo de Ciencia y Seguridad del Boletín y un grupo de patrocinadores -que incluye a 10 premios Nobel- se han centrado en “la guerra de Rusia contra Ucrania” (su terminología) como razón principal.

Sin embargo, no se molestaron en explicar la retórica estadounidense que no cesa (EE.UU. es la única nación que adopta el “primer ataque” en una confrontación nuclear) y el hecho de que se trata de una guerra delegada de EE.UU. contra Rusia con Ucrania utilizada como carne de cañón.

El Boletín también atribuye designios malignos a China, Irán y Corea del Norte, al tiempo que menciona, sólo de pasada, que “el último tratado sobre armas nucleares que queda entre Rusia y Estados Unidos, el Nuevo START, está en peligro”.

“A menos que las dos partes reanuden las negociaciones y encuentren una base para nuevas reducciones, el tratado expirará en febrero de 2026”.

Así las cosas, las perspectivas de una negociación entre Estados Unidos y Rusia sobre el Nuevo START son menos que nulas.

Ahora el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, deja muy claro que la guerra contra Rusia ya no es híbrida, es “casi” real.

“Casi” de hecho significa “90 segundos”.

Entonces, ¿por qué está pasando todo esto?

 

La madre de todos los fracasos de la inteligencia

El ex diplomático británico Alastair Crooke ha explicado concisamente cómo la resistencia rusa -muy en el espíritu de la resistencia iraní de las últimas cuatro décadas- destrozó por completo los supuestos de la inteligencia angloamericana.

Hablando de la Madre de todos los Fallos de Inteligencia – de hecho incluso más asombroso que las inexistentes armas de destrucción masiva iraquíes (en el período previo al Shock and Awe en 2003, cualquier persona con cerebro sabía que Bagdad había interrumpido su programa de armas ya en la década de 1990).

Ahora el Occidente colectivo “comprometió todo el peso de sus recursos financieros para aplastar a Rusia (…) de todas las formas imaginables: mediante una guerra financiera, cultural y psicológica, y con una guerra militar real como continuación”.

Sin embargo, Rusia resistió. Y ahora la realidad se impone a la ficción. El Sur Global “se está desprendiendo hacia un modelo económico separado, que ya no depende del dólar para sus necesidades comerciales”.

Y el colapso acelerado del dólar estadounidense sume cada vez más al Imperio en una verdadera crisis existencial.

Todo ello se cierne sobre un escenario de Vietnam del Sur que evoluciona en Ucrania tras una precipitada purga política y militar dirigida por el gobierno. El cómico de la coca -cuyo único papel es mendigar sin parar bolsas de dinero y montones de armas- está siendo progresivamente marginado por los estadounidenses (cuidado con los directores de la CIA itinerantes).

El juego en Kiev, según fuentes rusas, parece ser que los estadounidenses están sustituyendo a los británicos como gestores de toda la operación.

El cómico de la coca se queda -por ahora- como marioneta de calcetín mientras que el control militar sobre lo que queda de Ucrania es enteramente de la OTAN.

Bueno, ya lo era, pero ahora, formalmente, Ucrania es el primer miembro de facto de la OTAN en el mundo sin ser un miembro real, disfrutando de menos de cero soberanía nacional, y con tropas de asalto OTAN-nazis armadas con tanques estadounidenses y alemanes en nombre de la “democracia”.

La reunión de la semana pasada del Grupo de Contacto de Defensa de Ucrania -totalmente controlado por Estados Unidos- en la base aérea estadounidense de Ramstein consolidó una especie de remezcla chabacana de la Operación Barbarroja.

Ya estamos otra vez con los Panzer alemanes enviados a Ucrania para luchar contra Rusia.

Sin embargo, la coalición de tanques parece haberse hundido incluso antes de empezar. Alemania enviará 14, Portugal 2, Bélgica 0 (lo siento, no los tengo). Luego está Lituania, cuyo ministro de Defensa observó: “Sí, no tenemos tanques, pero tenemos una opinión sobre los tanques”.

Nadie acusó nunca a la Ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, de ser más brillante que una bombilla. Al final, en el Consejo de Europa, en Estrasburgo, dio el juego:

“Lo crucial es que lo hagamos juntos y que no nos echemos las culpas en Europa porque estamos librando una guerra contra Rusia”.

Así que Baerbock está de acuerdo con Lavrov. Pero no le preguntes qué significa Reloj del Juicio Final. O qué pasó después del fracaso de la Operación Barbarroja.

 

El “jardín” OTAN-UE

El combo UE-OTAN lleva las cosas a un nivel completamente nuevo. La UE ha quedado reducida esencialmente a la condición de brazo de relaciones públicas de la OTAN.

Todo está explicado en su declaración conjunta del 10 de enero.

La misión conjunta OTAN-UE consiste en utilizar todos los medios económicos, políticos y militares para asegurarse de que la “jungla” se comporte siempre de acuerdo con el “orden internacional basado en normas” y acepte ser saqueada ad infinitum por el “floreciente jardín”.

Si miramos el panorama general, no ha cambiado absolutamente nada en el aparato militar/inteligente estadounidense desde el 11-S: es una cosa bipartidista, y significa el Dominio de Espectro Completo tanto de EEUU como de la OTAN. No se permite disidencia alguna. Y nada de pensar fuera de la caja.

El Plan A se subdivide en dos secciones.

1. Intervención militar en un Estado sustituto vacío (véase Afganistán y Ucrania).

2. Derrota militar inevitable y humillante (véase Afganistán y pronto Ucrania). Las variaciones incluyen la construcción de un páramo y llamarlo “paz” (Libia) y una guerra por poderes prolongada que conduzca a una futura expulsión humillante (Siria).

No hay plan B.

¿O sí lo hay? ¿90 segundos para medianoche?

Obsesionado por Mackinder, el Imperio luchó por el control de la masa continental euroasiática en la Primera y la Segunda Guerra Mundial porque eso representaba el control del mundo.

 

La geopolítica británica como herramienta de subordinación a las condiciones de un mundo unipolar

 

Más tarde, Zbigniew “Gran Tablero de Ajedrez” Brzezinski había advertido: “Potencialmente, el escenario más peligroso sería una gran coalición entre Rusia, China e Irán”.

Saltemos a los locos años veinte, cuando Estados Unidos forzó el fin de las exportaciones de gas natural ruso a Alemania (y a la UE) a través de Nord Stream 1 y 2.

Una vez más, vimos la oposición Mackinderiana a una gran alianza en la masa continental euroasiática formada por Alemania, Rusia y China.

Los psicópatas neoconservadores y neoliberales straussianos a cargo de la política exterior estadounidense podrían incluso absorber una alianza estratégica entre Rusia y China, por dolorosa que fuera. Pero nunca entre Rusia, China y Alemania.

Con el colapso del JCPOA, Irán está siendo ahora reapuntado con la máxima hostilidad. Sin embargo, si Teherán jugara duro, la Armada o el ejército de Estados Unidos nunca podrían mantener abierto el estrecho de Ormuz, según ha admitido el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

En este caso, el precio del petróleo subiría posiblemente a miles de dólares el barril, según los expertos en derivados del petróleo de Goldman Sachs, y eso hundiría toda la economía mundial.

Este es posiblemente el principal talón de Aquiles de la OTAN. Casi sin disparar un tiro, una alianza Rusia-Irán podría hacer pedazos a la OTAN y derribar a varios gobiernos de la UE mientras el caos socioeconómico se extiende por todo Occidente.

Mientras tanto, para citar a Dylan, la oscuridad sigue amaneciendo al romper el mediodía. Los psicópatas neoconservadores y neoliberales de Strauss seguirán empujando el Reloj del Juicio Final cada vez más cerca de la medianoche.

 

El Reloj del Juicio Final está a 90 segundos de la medianoche, según el Boletín de Científicos Atómicos

 

Fuente:

Pepe Escobar: ‘Doomsday clock’: 90 seconds to midnight.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram