Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Reino Unido controla las violentas y represivas fuerzas de seguridad palestinas, según documentos filtrados

Documentos filtrados analizados por The Cradle revelan que las cada vez más violentas y represivas fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, han sido entrenadas por contratistas afiliados al gobierno británico con dinero estadounidense.

 

 

Por Kit Klarenberg

Desde 2015, Gran Bretaña ha bombeado anualmente vastas sumas de dinero en un “Programa de Proceso de Paz en Oriente Medio.”

En un resumen oficial del esfuerzo, abunda la elevada retórica sobre la protección de los vulnerables, la defensa del derecho humanitario y el trabajo por la paz. Sin embargo, su principal -si no único- objetivo queda muy claro desde el principio. A saber, construir instituciones dentro de la Autoridad Palestina (AP) que estén “preparadas para la condición de Estado, [y] que apoyen los valores e intereses del Reino Unido”.

Los archivos filtrados revisados por The Cradle muestran que estas iniciativas británicas hacen “especial hincapié en el sector de la seguridad”, lo cual es comprensible. Después de todo, podría decirse que la AP corrupta, no elegida y dirigida por Israel sólo puede permanecer en el poder si mantiene un aparato de seguridad poderoso y represivo.

Los documentos muestran que Londres desempeña un papel íntimo en la configuración, gestión y dotación de personal de las Fuerzas de Seguridad de la AP y sus métodos de represión, a través de Adam Smith International, un controvertido contratista del gobierno británico.

Desde 2012, la empresa ha cosechado millones “construyendo la capacidad de las Fuerzas de Seguridad de la Autoridad Palestina”, y “áreas discretas del Ministerio del Interior”, con el fin de “profesionalizar” las otras “instituciones de seguridad” de la Autoridad.

Llevada a cabo principalmente en el contexto de la misión del Coordinador de Seguridad de Estados Unidos (USSC) en Israel y la Autoridad Palestina, a través de un nexo de “mentores integrados”, la empresa británica proporciona “asistencia técnica, formación y orientación en el puesto de trabajo” a diferentes departamentos de las Fuerzas de Seguridad, incluida la policía civil palestina, las agencias de inteligencia y las unidades de “protección civil”.

También se proporciona “asesoramiento estratégico” directamente al Coordinador de Seguridad estadounidense “sobre el desarrollo institucional del sector policial”, mientras que el Centro de Medios de Comunicación de la AP recibe asistencia en campañas de “comunicación estratégica” para “apoyar su programa para lograr la condición de Estado manteniendo el apoyo público”; en otras palabras, operaciones de guerra de la información, diseñadas para manipular y pacificar a los palestinos.

 

No es la tarea más fácil

Otros archivos filtrados demuestran que la formación y los servicios proporcionados por Adam Smith International a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina tienen un marcado carácter británico.

Un “punto culminante” autoproclamado de este apoyo ha sido el establecimiento de una “Academia Palestina de Oficiales” al estilo de la escuela militar de Sandhurst, donde se entrena la clase de élite del ejército británico. Adam Smith International se vanagloria de haber redactado el “plan de negocio” de la Academia, de haber aprobado los “planes de diseño y desarrollo” con las Fuerzas de Seguridad y el Ministerio del Interior, y de haber conseguido “un presupuesto multimillonario” para su puesta en marcha y funcionamiento.

Los alumnos de la Academia reciben un “plan de estudios de liderazgo práctico” de nueve meses de duración, con “más de 1.700 lecciones” en inglés y árabe, supervisadas por 12 empleados internacionales y 30 palestinos. Adam Smith International también asesoró al director de formación militar de la AP “sobre cómo reforzar el diseño y la impartición de formación” en todas las Fuerzas de Seguridad, asesorando sobre “el diseño de los cursos, la metodología de impartición, la estructura organizativa, así como diversas cuestiones operativas relacionadas con la formación, como la dotación de recursos, la coordinación de los cursos y la gestión de la infraestructura de formación.”

Adam Smith International garantizó el acceso a “áreas discretas” del Ministerio del Interior de la Autoridad Palestina y la “aceptación” de sus operaciones de formación por parte del personal superior de las Fuerzas de Seguridad, mediante la incorporación de un “asesor técnico militar especializado” a las filas de estas últimas. Aunque no se menciona en los archivos, la empresa se refiere a Anthony Malkin, antiguo jefe de formación de líderes en Sandhurst.

De 2000 a 2005, fue agregado de defensa británico en los Emiratos Árabes Unidos, donde, según sus propias palabras, actuó como “interfaz entre el Ministerio de Defensa del Reino Unido y el Cuartel General de los EAU” y “[desarrolló] líneas políticas a nivel ministerial y de embajadores, al tiempo que apoyaba las ventas de defensa”.

Para Adam Smith International, Malkin trabajó para “mejorar la capacidad operativa” de la policía civil, las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia de la Autoridad Palestina, “formando, tutelando y asesorando a líderes y personal”. Por el camino, “[demostró] que puede operar bien en una cultura de ambigüedad, y ha sido flexible a la hora de adaptarse a medida que el trabajo ha evolucionado para reflejar influencias políticas y militares más amplias.”

“Es el único consultor internacional integrado a este alto nivel en las Fuerzas de Seguridad; su profundo conocimiento del contexto y su dominio de la lengua árabe le han granjeado el respeto de los principales interlocutores”, señaló Adam Smith International. “Nuestro asesor ha garantizado la adhesión del personal superior y, por tanto, el éxito a largo plazo de la [Academia de Oficiales Palestinos]… mediante el ejercicio de una paciencia, un tacto y una diplomacia bien repartidos que han permitido establecer relaciones sólidas y de confianza.”

Malkin dejó el puesto en 2016, después de tres años. En diciembre de ese año, publicó un blog en LinkedIn en el que describía su experiencia en la creación de la Academia de Oficiales. Está plagado de revelaciones extraordinarias, como la existencia de “un enlace de inteligencia considerable entre las fuerzas de seguridad israelíes y palestinas”, tanto en lo que respecta a las supuestas amenazas planteadas por los “vecinos inmediatos” de Cisjordania como a las “amenazas internas a la seguridad”.

Malkin explicó que se encontró con numerosos obstáculos para poner en marcha la Academia, “el más arduo” de los cuales fue garantizar “la aceptación israelí del proyecto y su aprobación tácita”, dado que requeriría adiestrar a los palestinos en el uso de rifles y pistolas, e Israel prohíbe a los palestinos poseer o tener “cualquier arma pesada”. Finalmente se dio la aprobación, “¡siempre y cuando no se entrenara a francotiradores!”.

Conseguir el respaldo de la misión del Coordinador de Seguridad de EEUU para la empresa tampoco fue “la tarea más fácil”, ya que se trataba de “un proyecto esencialmente británico basado en la doctrina de liderazgo del Reino Unido, pero con un presupuesto estadounidense”. No obstante, “a pesar de los considerables recelos y protestas iniciales, se liberó un presupuesto multimillonario”.

 

Llamando al orden

Posteriormente, Malkin realizó “presentaciones de recorridos por el campo de batalla sobre la historia militar de Israel” en nombre de Adam Smith International y de la misión del Coordinador de Seguridad de Estados Unidos. También autoeditó un libro, The Tortuous Birth of a Nation (El tortuoso nacimiento de una nación), “para los entusiastas que deseen explorar y descubrir más sobre la historia militar de Israel”, y se pluriemplea en “consultoría intercultural” entre Israel y los EAU.

Tales hazañas son instructivas en cuanto a las verdaderas afiliaciones y simpatías de Malkin. Asimismo, su descripción del proyecto expone la sombría realidad de la Autoridad Palestina no elegida. Se trata de una entidad creada y controlada por extranjeros que no gobierna ni ejerce el poder en interés y al servicio de los residentes de los Territorios Ocupados, sino más bien en interés de los gobiernos occidentales y del apartheid israelí.

Desde la perspectiva del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, dirigir las actividades y la composición de la AP no sólo garantiza que siga “apoyando los valores e intereses del Reino Unido”, sino que también permite a los servicios de seguridad e inteligencia nacionales y extranjeros de Londres vigilar sin pestañear a los residentes de Gaza y Cisjordania. Como resultado, las posibles amenazas de represalias violentas derivadas de los brutales asaltos de Tel Aviv en los Territorios Ocupados -tanto a Israel como a Gran Bretaña- pueden neutralizarse a través de actores locales.

La infiltración británica en la Autoridad Palestina es una historia de larga duración, y su infraestructura de seguridad ha sido siempre un objetivo primordial. En 2004, el gobierno de Tony Blair envió al veterano policía británico Jonathan McIvor para ayudar al cuerpo.

Al año siguiente, fue contratado por la Unión Europea para establecer la Oficina de Coordinación de Apoyo a la Policía Palestina (COPPS, por sus siglas en inglés), la primera misión de “seguridad” de Bruselas en Palestina –que aumenta la cooperación entre las alas militar, de seguridad, policial y de inteligencia de la AP y las fuerzas de ocupación israelíes- antes de su lanzamiento formal a principios de 2006, y sirvió durante algún tiempo como su primer jefe.

Sólo cabe preguntarse si el alto cargo de McIvor en la Real Policía del Ulster, un cuerpo de policía de Irlanda del Norte famoso por su cruel discriminación de la minoría católica de la provincia y su intensa connivencia con grupos terroristas lealistas, sirvió de base a las tácticas que emplea hoy la Autoridad Palestina.

Fue en Irlanda del Norte donde Gran Bretaña perfeccionó las “cinco técnicas” de tormento psicológico y físico, que constituyeron la base de la tortura moderna en todo el mundo, junto con una estrategia de “internamiento sin juicio” para sospechosos de terrorismo.

En 1976, una directiva secreta dio vía libre a la Real Policía del Ulster para emplear estas técnicas siempre que sus agentes lo desearan, lo que perduró hasta bien entrada la década de 1990, coincidiendo con el mandato de McIvor en el cuerpo. Se ha confirmado que la Autoridad Palestina practica ampliamente detenciones arbitrarias y tortura de detenidos, normalmente a instancias de Israel.

Ahora que la AP está demostrando ser cada vez más ineficaz a la hora de sofocar la resistencia pacífica y armada tanto a su brutal gobierno como a la limpieza étnica israelí en los Territorios Ocupados, la orientación “experta” de Adam Smith International y otros contratistas del gobierno británico quizá nunca haya sido tan urgentemente necesaria.

 

Los israelíes descienden de los cananeos y no tienen ningún derecho bíblico a gobernar Palestina

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en The Cradle: The UK’s secret control of Palestinian security forces. 11 de mayo de 2023.

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Claudio Celani El papel de los británicos en los asesinatos de Enrico Mattei y Aldo Moro salió ayer a la luz en el...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram