Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Quién está detrás de la jueza que procesa a Assange?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El verdadero “delito” cometido por Julian Assange es el de haber sido usado para abrir una brecha en el muro de ‎silencio político-mediático tras el cual se esconden los verdaderos intereses de poderosas élites ‎que luchan entre sí por el poder global. Daniel Estulin y Gordon Duff han expuesto los vínculos de Wikileaks y Julian Assange con la CIA, la NSA, el Mossad y algunos miembros de la oligarquía internacional como Rupert Murdoch y las familias Rockefeller y Rothschild. En abril de 2019, publicamos una lista de evidencias sobre los vínculos de Wikileaks con la familia Rothschild, entre ellas la filtración de información que permitió que los Rothschild pudieran seguir manipulando los mercados financieros, el sistema monetario, y el futuro de las naciones mientras se quitaban del camino a otros banqueros oligarcas. Julian Assange incluso llegó a filmar un video para The Economist —una publicación de los Rothschild— que le otorgó el Premio New Media. En pocas palabras, la odisea de Assange que lo presentó al mundo como héroe divulgador de la verdad, también lo convirtió en chivo expiatorio y casi en un mártir, según el punto de vista que uno prefiera adoptar, como ocurre a casi todo agente multifuncional de la oligarquía, por diseño o adquisición.

Hoy, en septiembre de 2020, Manlio Dinucci escribe cómo el poder oculto que usó a Assange como arma mediática contra otras facciones de la élite, hoy le acusa, se ensaña con él, y lo somete a juicio, tal y como cuando se exponía a los ‎supuestos herejes a los caprichos y la furia de la Santa Inquisición. Emma Arbuthnot, la juez principal que instruye, en Londres, el proceso de extradición de Julian Assange a Estados Unidos, ostenta el título de «Lady» por ser la esposa de Lord James Arbuthnot, conocido ‎‎“halcón” del Partido Conservador y ex ministro de Defensa, notoriamente vinculado con el ‎complejo militar-industrial y los servicios secretos británicos. Lord Arbuthnot es, además, ‎presidente del comité de consulta británico del Grupo Thales –transnacional francesa ‎especializada en sistemas militares aeroespaciales– y miembro del comité de consulta de la firma ‎Montrose Associates, que se especializa en inteligencia estratégica. Lord Arbuthnot es igualmente miembro de la Henry Jackson Society (HJS), el influyente ‎‎centro de pensamiento transatlántico vinculado al gobierno y a la inteligencia estadounidenses, que entre otras cosas es responsable de la guerra de propaganda angloamericana contra China. ‎

Si la oligarquía británica decide sacrificar a Assange como a un chivo expiatorio, entregándolo a sus testaferros estadounidenses, ¿intercederán los Rothschild para que Assange sea exonerado por Donald Trump en los Estados Unidos?

 

Por Manlio Dinucci

Emma Arbuthnot es la juez principal que instruye, en Londres, el proceso de extradición de Julian Assange a Estados Unidos, donde podría ser condenado a 175 años de cárcel por ‎‎“espionaje”, o sea por haber publicado, como periodista de investigación, pruebas de los ‎crímenes de guerra estadounidenses, como los conocidos videos sobre las masacres perpetradas ‎contra civiles en Irak y Afganistán. Durante ese proceso, en manos de la jueza Vanessa Baraitser, ‎todos los pedidos de la defensa han sido rechazados. ‎

 

Emma Arbuthnot

 

En 2018, luego de que Suecia abandonara la acusación de violencia sexual, la jueza Arbuthnot ‎se negó a anular la orden de arresto, evitando así que Assange pudiera obtener asilo en Ecuador. ‎Esta misma jueza rechazó las conclusiones del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la detención ‎arbitraria de Assange. Tampoco quiso escuchar las conclusiones del responsable de la ONU contra ‎la tortura, quien señaló que «Assange, detenido en condiciones extremas de aislamiento ‎no justificadas, presenta síntomas típicos de una exposición prolongada a la tortura sicológica». ‎

En 2020, mientras miles de detenidos pasaban a estar bajo detención domiciliaria, como medida ‎contra el coronavirus, Assange ha sido mantenido en prisión y se ha visto expuesto al contagio en ‎condiciones de debilitamiento físico. En el tribunal, Assange no puede consultar a sus abogados, ‎se le mantiene aislado en una jaula de cristal blindado y se le amenaza de expulsión si osa abrir la ‎boca. ¿Qué hay detrás de tanto ensañamiento? ‎

La jueza Arbuthnot ostenta el título de «Lady» por ser la esposa de Lord James Arbuthnot, conocido ‎‎“halcón” del Partido Conservador y ex ministro de Defensa, notoriamente vinculado con el ‎complejo militaro-industrial y los servicios secretos británicos. Lord Arbuthnot es, además, ‎presidente del comité de consulta británico del Grupo Thales –transnacional francesa ‎especializada en sistemas militares aeroespaciales– y miembro del comité de consulta de la firma ‎Montrose Associates, que se especializa en inteligencia estratégica, dos cargos generosamente ‎retribuidos. Lord Arbuthnot es igualmente miembro de la Henry Jackson Society (HJS), influyente ‎‎think tank transatlántico vinculado al gobierno y a la inteligencia estadounidenses. ‎

En julio pasado, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, participó en una ‎mesa redonda organizada en Londres por la Henry Jackson Society. Desde su época de director ‎de la CIA, Pompeo ha venido acusando a WikiLeaks –el sitio web fundado por Assange– de ser «un servicio ‎de espionaje del enemigo». Esta campaña de Pompeo coincide con la de la Henry Jackson ‎Society, que acusa a Assange de «sembrar dudas sobre la posición moral de los gobiernos ‎democráticos occidentales, con apoyo de regímenes autocráticos». ‎

En el consejo político de la Henry Jackson Society, junto a Lord Arbuthnot, estaba hasta ‎hace poco Priti Patel, la actual ministro del Interior del Reino Unido, precisamente la persona que ‎tendrá que firmar o no la orden de extradición contra Julian Assange. A ese grupo de presión, que ‎viene haciendo campaña por la extradición de Assange –bajo la batuta de Lord Arbuthnot y de ‎otros personajes influyentes– está estrechamente ligada la jueza Arbuthnot, nombrada por la reina ‎como magistrado en jefe en septiembre de 2016, cuando WikiLeaks ya había publicado –‎en marzo– los documentos más comprometedores para Estados Unidos. ‎

Por cierto, entre esos documentos están los correos electrónicos de la entonces secretaria ‎de Estado estadounidense, Hillary Clinton, que revelan el verdadero objetivo de la guerra de ‎la OTAN contra Libia: impedir que el gobierno encabezado por Muammar el-Kadhafi utilizara sus ‎reservas en oro para crear una moneda panafricana como alternativa al dólar estadounidense y la ‎franco CFA –la moneda que Francia impuso a 14 ex colonias africanas. ‎

El verdadero “delito” cometido por Julian Assange es el de haber abierto una brecha en el muro de ‎silencio político-mediático tras el cual se esconden los verdaderos intereses de poderosas élites ‎que, desde la sombra protectora que el Estado Profundo les garantiza, recurren repetidamente a ‎la carta de la guerra. ‎

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Ese es el poder oculto que acusa a Assange y lo somete a juicio, como cuando se exponía a los ‎supuestos herejes a los caprichos y la furia de la Santa Inquisición. Si se decide su extradición a ‎Estados Unidos, Assange será sometido a «medidas administrativas especiales» mucho ‎más duras que las que ya sufre en Reino Unido. Será encerrado en una pequeña celda ‎bajo condiciones de aislamiento, no podrá tener contacto con su familia –ni siquiera a través ‎de sus abogados, quienes también serían incriminados si se atreviesen a entregarle algún ‎mensaje. En otra palabras, entregarlo a Estados Unidos sería condenarlo a muerte. ‎

 

Julian Assange: ¿Peón de los Rothschild en la guerra por el control de la banca internacional?

 

Fuente:

Manlio Dinucci — ‎‎¿Quién está detrás de la jueza que ‎procesa a Assange?‎

Te puede interesar

Contenidos

Por Manlio Dinucci Si bien la “crisis del coronavirus” sigue teniendo consecuencias socioeconómicas devastadoras también en Italia, una gran parte del “Fondo de Recuperación”...

Ciencia y Tecnología

[Circulan los registros oficiales de tres patentes en los Estados Unidos y Holanda que sugieren que un tal Richard A. Rothschild podría tener un...

Contenidos

Estados Unidos prosigue la modernización de su arsenal nuclear. En violación del ‎Tratado de No Proliferación nuclear, del cual es firmante, Italia alberga cada...

Contenidos

En la guerra que ya comienza en el Mediterráneo se decidirá quién va a poder explotar ‎los yacimientos de gas y quién se encargará...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.