Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Qué hay detrás del abismal colapso sistémico, económico y poblacional que tanto preocupa al Secretario General de la ONU?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Matthew Ehret

Durante la 76ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de septiembre de 2021, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, lanzó una advertencia funesta diciendo:

“Estoy aquí para hacer sonar la alarma. El mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y avanzamos en la dirección equivocada. Nuestro mundo nunca ha estado más amenazado ni más dividido. Nos enfrentamos a la mayor cascada de crisis de nuestra vida… Superávit en algunos países. Estanterías vacías en otros. Esto es una acusación moral del estado de nuestro mundo”.

Aunque estas palabras parecen muy veraces en la superficie, al encontrarnos ante un colapso sistémico de la economía mundial y un potencial colapso de los niveles de población no visto desde los días de la edad oscura del siglo XIV, vale la pena preguntarse: ¿Cuáles son las principales causas del colapso hacia el abismo que tanto preocupa a Guterres?

¿Es el neocolonialismo gestionado por una oligarquía financiera que ha mantenido a la mayoría del sur global en la pobreza, endeudado, hambriento, dividido y en guerra?

¿Le preocupa el impulso de los unipolaristas angloamericanos hacia la hegemonía nuclear de primer golpe?

¿O es el inminente colapso de la burbuja financiera de 1,2 cuatrillones de dólares disfrazada de economía occidental?

De hecho, no es ninguna de esas cosas.

En la mente de Guterres, la crisis existencial que exige una revisión total de todo el comportamiento, el pensamiento y las tradiciones colectivas de los seres humanos está conformada por la ebullición de la Tierra causada por el calentamiento global provocado por el hombre (que tiene menos que ver con el CO2 antropogénico de lo que podría imaginarse) y una pandemia que tiene una tasa de supervivencia del 99,8%.

¿Qué tipo de solución prevé Guterres?

 

La varita mágica del Gran Reseteo

En junio de 2020, apenas unos meses después de que el Foro Económico Mundial firmara una asociación estratégica para fusionar sus funciones con las Naciones Unidas, Guterres expuso su visión afirmando:

“El Gran Reseteo es un reconocimiento bienvenido de que esta tragedia humana debe ser una llamada de atención. Debemos construir economías y sociedades más igualitarias, inclusivas y sostenibles que sean más resistentes frente a las pandemias, el cambio climático y los muchos otros cambios globales a los que nos enfrentamos.”

Esto no fue más que un refrito de las palabras del Presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, quien días antes dijo:

“El mundo debe actuar conjunta y rápidamente para renovar todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones de trabajo… Todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben transformarse. En resumen, necesitamos un ‘Gran Reseteo’ del capitalismo”.

Al leer esto, uno podría intercalar: ¿pero no es cierto que el capitalismo ha demostrado ser demasiado corrupto para ser salvado y que se necesita un nuevo sistema impulsado por valores morales?

Ciertamente, el culto al dinero es tan malo como lo atestiguan con frecuencia Guterres y Schwab y, además, se necesita un nuevo sistema impulsado por valores morales para sacarnos del abismo… pero, ¿el sistema que está implosionando al que se refiere Klaus es realmente “capitalismo” o se ha producido un engaño?

Yo sostengo que lo que se denomina “capitalismo”, esbozado por Schwab en su discurso sobre el Gran Reseteo, nunca fue capitalismo en absoluto.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Autocanibalismo con otro nombre

El capitalismo requiere la creación de capital para merecer el nombre.

Bajo el mando de estadistas nacionalistas como John Quincy Adams, Abraham Lincoln, Ulysses Grant, William McKinley, Franklin Roosevelt y JFK en Estados Unidos (y muchas figuras de mentalidad similar a nivel internacional) los últimos 250 años han visto saltos sorprendentes de progreso bajo la forma de capitalismo. El crédito a gran escala dirigido por el gobierno, los aranceles protectores y los programas sociales fusionaron las necesidades de la nación con la libertad del individuo y la libre empresa.

Por otro lado, el culto a la sociedad de consumo creado durante la década de los 70 nunca trató de crear nada en absoluto… sino sólo de consumir lo que las generaciones anteriores habían creado y no dejar nada duradero para el futuro, sino una deuda impagable, guerras interminables, adicción a la mano de obra barata e infraestructuras atrofiadas.

La transformación global desencadenada con la destrucción del patrón oro de 1971 siempre estuvo impulsada por la intención de sustituir los sistemas nacionales de planificación económica por un nuevo sistema estatal anti-nación impulsado por la especulación miope.

En este nuevo sistema liberalizado, ser un buen ciudadano sólo significaba ser un buen consumidor, donde el culto a las ganancias a corto plazo cegaba a los tontos corruptos ante la realidad de que una colmena de oligarcas estaba tomando el control de todos los medios de comunicación, la ciencia, el mundo académico, la gobernanza corporativa y la administración pública de los gobiernos a través del Transatlántico. Lo que llamaban “capitalismo” no era más que una operación de saqueo que surgió sobre los cadáveres de patriotas como Franklin Roosevelt, John F Kennedy, Bobby Kennedy, Martin Luther King, Enrico Mattei y muchos otros.

La red que dirigió esta transformación sistémica dentro de los Estados Unidos fue un poderoso grupo llamado “la Comisión Trilateral”.

Cofundada por el presidente del banco Chase Manhattan, David Rockefeller, Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski, el manifiesto de este grupo fue esbozado por Brzezinski en su libro de 1970 “Between Two Ages: America’s Role in the Technetronic Era”.

En este manifiesto, Brezinski escribió:

“La era tecnetrónica implica la aparición gradual de una sociedad más controlada. Dicha sociedad estará dominada por una élite, sin límites en los valores tradicionales. Pronto será posible ejercer una vigilancia casi continua sobre cada ciudadano y mantener al día archivos completos que contengan hasta la información más personal del ciudadano. Estos archivos estarán sujetos a una recuperación instantánea por parte de las autoridades”.

 

La bomba está preparada

Para pasar de una era obsoleta de nacionalismo y creencia en el progreso científico a una nueva era de gobierno mundial post-nacionalista, había que crear un período intermedio “entre dos eras”. Esa era intermedia se llamaría capitalismo en la superficie y Estados Unidos sería un ejecutor tipo Leviatán de este sistema de saqueo en un escenario global.

Durante este tiempo, los consorcios supranacionales de las finanzas internacionales, el poder corporativo y las agencias de inteligencia que no están en deuda con ningún estado nacional utilizarían cada vez más la desregulación del sistema bajo la globalización para recolonizar las naciones occidentales despojándolas de toda soberanía económica real y dejándolas soberanas sólo de nombre.

El sistema que surgió bajo este nuevo orden fue menos capitalismo y más una elaborada bomba de relojería.

En virtud de su énfasis en el aumento de las tasas de acumulación de capital ficticio, este nuevo sistema de autocanibalismo acabaría con las inversiones a largo plazo necesarias para sostener la sociedad, y crearía una burbuja especulativa basada en montañas cada vez mayores de deuda impagable. Esta bomba estallaría como las primeras burbujas que habían estallado en 1929 en Nueva York e incluso antes en 1923 en Alemania, con formas de gobierno fascista “científicamente gestionadas” ofrecidas como solución.

Mientras la Comisión Trilateral tomaba el control dentro de los Estados Unidos, un antiguo alumno de Kissinger llamado Klaus Schwab estaba cofundando una nueva organización en Suiza llamada Foro Económico Mundial (originalmente llamada Fondo Europeo de Gestión).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta nueva organización serviría en tándem con el Grupo Bilderberger establecido en 1956 por el príncipe holandés (y cofundador del Fondo Mundial para la Naturaleza) Bernhardt y serviría como una plataforma influyente para la élite mundial para planificar y coordinar un plan de juego supranacional diseñado para empujar al mundo hacia una nueva utopía.

El cofundador (y posterior presidente) del Foro Económico Mundial era un protegido canadiense de Rockefeller llamado Maurice Strong, que había saltado de ejecutivo minero a controlador principal del Partido Liberal de Canadá durante la década de 1960 para convertirse en líder internacional del renacimiento neomaltusiano al encabezar la primera conferencia medioambiental de las Naciones Unidas en Estocolmo en 1972. Descrito cariñosamente por Schwab como “mi mentor”, fue en Davos donde Maurice Strong comenzó a abogar abiertamente por el gobierno mundial y el control de la población, lo que se convirtió en un tema muy sonado a lo largo de su vida. Fue en referencia al grupo de Davos que Strong reflexionó en 1991:

“¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto en el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es ‘no’. Los países ricos no lo harán. No van a cambiar. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad conseguirlo?”.

Un invitado frecuente del FEM era otro miembro de la Comisión Trilateral que había acuñado por primera vez el término “hombre de Davos” en 2004. Su nombre era Samuel P. Huntington, y en 1975, participó en un estudio de la Comisión Trilateral llamado “Crisis en la Democracia” donde escribió:

“Hemos llegado a reconocer que hay límites potencialmente deseables para el crecimiento económico. También hay límites potencialmente deseables a la extensión indefinida de la democracia… un gobierno que carece de autoridad tendrá poca capacidad para imponer a su pueblo los sacrificios que serán necesarios”.

Aquí se plantea un tema característico de todo el pensamiento tecno-feudal: El único propósito del Estado-nación es servir de apéndice a una élite supranacional para imponer: 1) límites al crecimiento de la civilización, y 2) sacrificios draconianos que ningún pueblo democrático permitiría voluntariamente que se le impusieran a él o a sus hijos.

 

Al borde de una nueva era

La nueva era que las élites de cuello dorado del cabal de Davos han convertido en su misión religiosa para poner en línea como parte de un paganismo científico anticristiano, ha sido llamada “la cuarta revolución industrial”.

Recapitulando: El período de caos iniciado en 1971 con la flotación del dólar nunca fue capitalismo.

Siempre fue una era social darwinista temporal de saqueo y hedonismo disfrazada de capitalismo que no podía hacer otra cosa que colapsar por su propia naturaleza.

En más de cincuenta años de esta era de caos, los Estados nación de la comunidad transatlántica han sido sistemáticamente despojados de todo lo que los hacía económicamente soberanos.

Sí, todavía hay ciertas chispas confusas de vida de las fuerzas republicanas en forma fragmentaria dentro de partes de los EE.UU. y Europa que todavía valoran la libertad, pero el tipo de soberanía política o económica que una vez se disfrutó durante los tiempos de Kennedy y de Gaulle han desaparecido hace mucho tiempo. Las privatizaciones, la externalización de la industria y la atrofia de las infraestructuras han dado lugar a una transferencia de poder a manos de una clase oligárquica inmensamente rica.

Los defensores de la humanidad se encuentran hoy entre la Alianza Multipolar liderada por Rusia, China y un conjunto creciente de naciones que quieren tener un futuro.

Se trata de naciones dirigidas por estadistas que reconocen el valor existencial del crecimiento económico real, el nacionalismo, la planificación a largo plazo y el progreso científico, que son necesarios para sacar a la humanidad del incendio que recorre el mundo y llevarla a un futuro en el que merezca la pena vivir.

Es a este nuevo paradigma emergente al que se refirió un asustado Guterres cuando dijo:

“Me temo que nuestro mundo se está arrastrando hacia dos conjuntos diferentes de reglas económicas, comerciales, financieras y tecnológicas, dos enfoques divergentes en el desarrollo de la inteligencia artificial y, en última instancia, dos estrategias militares y geopolíticas diferentes. Esta es una receta para los problemas. Sería mucho menos predecible y mucho más peligroso que la Guerra Fría”.

En un próximo informe profundizaremos en la cuestión de “¿CÓMO se incrustó este cabal oligárquico dentro de Estados Unidos durante la Guerra Fría e indujo a una generación emergente de baby boomers a de-construir democráticamente la civilización judeocristiana?”

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Robert Ingraham: El ‘Gran Reseteo’ del Imperio Británico

 

 

Fuente:

Matthew Ehret: Guterres and the Great Reset: How Capitalism Became a Time Bomb.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El poder planetario se ha implantado y los gobiernos son títeres, meros transmisores de lo que deciden organismos supranacionales como la OMS, constituida por...

Contenidos

El proyecto de resolución vetado habría permitido al ‎Consejo de Seguridad intervenir en conflictos locales utilizando el cambio climático como ‎argumento para hacerlo, echando...

Contenidos

Los intereses financieros privados más poderosos del mundo, al amparo de la COP26, han desarrollado un plan para transformar el sistema financiero mundial fusionándose...

Contenidos

Por Thomas Luongo Si alguien tenía alguna ilusión de que Alemania no estaba completamente bajo el control de la multitud de Davos, creo que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon