Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Qué es el ‘Sur Global’ y por qué se rebela contra el orden unipolar neocolonial?

El concepto de Sur Global se ha convertido en un punto de debate cada vez más destacado porque estamos viendo un conjunto de naciones del hemisferio sur que se están moviendo de forma coordinada no sólo para rechazar el orden unipolar existente, sino para crear una nueva arquitectura financiera y de desarrollo económico. La guerra de la OTAN contra Rusia en Ucrania ha sacado a la superficie la ira largamente latente de “Sur Global” contra el sistema neocolonial conocido como el “Orden basado en reglas” u orden mundial unipolar anglo-estadounidense. No es la propaganda rusa ni los sobornos chinos lo que está impulsando el crecimiento de nuevas instituciones multilaterales y los pasos hacia la “desdolarización”, sino el rechazo al control financiero, respaldado por la guerra irregular y los despliegues militares, lo que está impulsando este proceso dinámico. Se trata de una “transformación imparable” que está en marcha. Mientras tanto, en su decadencia geopolítica y moral, EE.UU. y el Reino Unido utilizan la táctica de las filtraciones controladas, no sólo en el asunto de las explosiones del gasoducto Nord Stream sino también en el de la “fuga de laboratorio de Wuhan” del Covid-19, como un intento de construir una percepción adulterada en la psique del Occidente colectivo que les permita seguir impulsando su agenda unipolar y el sabotaje de la consolidación del nuevo orden multipolar que es impulsado por Rusia, China y el Sur Global.

 

Por Harley Schlanger

El concepto de Sur Global se ha convertido en un punto de debate cada vez más destacado porque estamos viendo un conjunto de naciones del hemisferio sur que se están moviendo de forma coordinada no sólo para rechazar el orden unipolar existente, sino para crear una nueva arquitectura financiera y de desarrollo económico.

¿Qué es el Sur global?

Son las naciones de Asia, África, sudoeste asiático, Oriente Próximo, Sudamérica y Centroamérica, antiguas colonias de naciones europeas, del Imperio Británico, de los holandeses, los belgas, los portugueses, los franceses y los alemanes.

Durante muchos años, incluso en algunos casos durante siglos, estas naciones fueron saqueadas en busca de materias primas y mano de obra barata, incluida la mano de obra esclava, y se les privó de sus derechos soberanos, todo ello en beneficio de las madres patrias o de los opresores coloniales.

 

¿Qué es el ‘Sur Global’ y por qué se rebela contra el orden unipolar neocolonial?

El Sur Global.

 

Después de liberarse del colonialismo —y las luchas por la libertad en algunos casos duraron décadas— muchos se enfrentaron a una forma sofisticada de neocolonialismo en forma de control del crédito, la moneda, los términos del comercio, y éstos fueron aplicados por instituciones como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio —el sistema del dólar que se centró en gran medida en los EE.UU. y Wall Street dirigido prominentemente por la ciudad de Londres y su comunidad bancaria con socios menores en Bruselas, París y Frankfurt.

Lo que hicieron fue mantener el subdesarrollo del llamado sector en desarrollo. Y para ello incluyeron el uso de la guerra militar e irregular occidental, la OTAN, proyectos como la revolución de colores, el cambio de régimen, el asesinato, el lanzamiento de movimientos terroristas, el establecimiento de bases militares. ¿Para qué? para mantener el neocolonialismo, para dejar claro que sólo hay un modelo de desarrollo permitido y que ese es el que favorece a las antiguas potencias coloniales.

Cuando hubo revueltas contra esto, como en el caso de Irak o Libia, fueron aplastadas. Y más de un millón de personas murieron en el caso de Irak. En respuesta ha habido un desarrollo de nuevas instituciones inclusivas. Por ejemplo, para rechazar las instituciones excluyentes como la asociación transpacífica de Obama, en su lugar tenemos el BRICS+. Y ahora hay más de 20 naciones que solicitan formar parte del BRICS. Está la Organización de Cooperación de Shanghai, el Foro Económico Euroasiático, la Unión Africana, el renacimiento del MERCOSUR en Sudamérica. Estas instituciones persiguen perspectivas de desarrollo regional tanto en términos financieros como de inversión y comercio.

Responden a la creciente militarización del dólar. Por ejemplo, la incautación de fondos de Afganistán tras la salida de Estados Unidos de ese país o el robo de activos de Rusia -en este caso por valor de más de 300.000 millones de dólares-.

Todo esto está haciendo que los países busquen la desdolarización, pues ¿para qué poner tu dinero en bancos occidentales cuando te lo pueden embargar, y cuando nunca vuelve a tu país en forma de ayuda al desarrollo?

No es la propaganda rusa ni los sobornos chinos lo que está llevando a la desdolarización y a la ruptura del sistema unipolar. Son las esperanzas de un futuro mejor de estos países y los esfuerzos por escapar del control y la dominación de un sistema hegemónico de un orden basado en reglas.

Esto es de lo que habla Putin cuando habla de “una transformación epocal imparable”, o de lo que habla Xi Jinping cuando habla de “cambios tectónicos de las naves”, o de lo que Helga Zepp-Larouche comentaba conmigo ayer como un “cambio hacia una nueva arquitectura de desarrollo fuera del control del sistema del dólar”.

En las dos últimas reuniones del G20, por ejemplo, hemos visto surgir una nueva confianza en sí mismos por parte de los líderes del Sur global. Vemos la Iniciativa de la Franja y la Ruta con más de 140 países participando de alguna forma. Y esto es un avance hacia una arquitectura en la que no haya una potencia que utilice medios militares y financieros para imponer su dominio, sino un sistema multilateral de cooperación en beneficio mutuo entre Estados nación soberanos para el desarrollo económico.

En cuanto a Occidente, vemos la autodestrucción, la política verde rabiosa contra la ciencia, que es una filosofía contra el crecimiento, además del poder concentrado cada vez más en manos de los bancos centrales, los sistemas financieros privados, etc., que están impulsando la desindustrialización y la austeridad junto con la acumulación militar y la guerra. De esto se trata la guerra de Ucrania, no tiene nada que ver con la libertad y la soberanía del pueblo ucraniano.

Este sistema no es sostenible, no sólo porque el Sur global lo rechaza, sino porque está destruyendo la clase media y el llamado sector avanzado, y destruyendo la capacidad de una vida sostenible en el futuro.

Ayer vimos cómo Jerome Powell, el presidente de la junta de la Reserva Federal, anunciaba nuevas subidas de los tipos de interés supuestamente para luchar contra la inflación. Pero se trata de un intento desesperado de mantener vivo el sistema financiero mientras se exprime a la población.

Ya no pueden obtener suficiente botín del sector en desarrollo, en parte porque en algunos casos no existe, y en parte por la resistencia que se le opone. Así que ahora la presión recae sobre la población, la población trabajadora y la clase media del sector avanzado.

Y estamos viendo la pérdida de seguridad de los ingresos debido a la inflación, el desempleo, etc., y la Unión Europea y el Banco Central Europeo están siguiendo los pasos de la Reserva Federal.

Vemos huelgas en el Reino Unido. Vemos más de 2 millones de personas marchando en los últimos días en Francia contra la reforma de las pensiones, que es en realidad un intento de arrebatar más fondos a los jubilados y a los futuros jubilados. Vemos cómo crece la pobreza en Grecia. Ningún saqueo del Sur global podría cubrir la creciente deuda mundial.

Como pronostica Larouche, el saqueo se está extendiendo al sector desarrollado, y se está haciendo contra la gente del llamado sector avanzado.

Si Biden quiere derribar globos, cosa que aparentemente hace, ¿qué tal el globo de la deuda? La forma de hacerlo es la moratoria de la deuda, la reestructuración de la deuda, la reorganización de la quiebra, y luego pasar a un nuevo sistema financiero que haga que el crédito esté disponible no para la especulación, no para rescates de cárteles corporativos en quiebra, sino para la inversión en la economía física real.

Por último, estoy seguro de que muchos de ustedes se rieron, como yo, del último ejemplo de idiotez relacionada con la guerra de la OTAN contra Rusia —la historia de un yate privado que fue comandado por un pequeño equipo de buzos que supuestamente colocaron las bombas que volaron por los oleoductos Nord Stream. Realmente no tiene nada gracia porque el peligro de la Tercera Guerra Mundial se mantiene como resultado precisamente de este tipo de virajes narrativos y de este tipo de mentiras, y como resultado de la censura lanzada contra la evaluación mucho más realista de Seymour Hersh sobre lo ocurrido con los oleoductos Nord Stream.

Tal vez alguien con el estado mental de Biden crea que este último encubrimiento será aceptable para la población que ahora está sufriendo el aumento de los costes de la energía como consecuencia de la explosión de los oleoductos. Pero no creo que se sostenga por mucho tiempo, y cuanto más se intente crear este tipo de desinformación, más desacreditarán a sus propios medios y a su propio portavoz gubernamental.

Ayer en la discusión que tuve con Helga Zepp-Larouche hablamos de los planes a largo plazo que se pusieron en marcha para desmantelar Rusia, y la escalada de estos que condujeron a la operación militar especial en Ucrania, y que ahora despega de manera más agresiva con los centros de pensamiento que discuten sobre cómo romper Rusia en una serie de Estados más pequeños. Esto es parte del propósito de la guerra de Ucrania, y es parte de la locura que nos lleva hacia la Tercera Guerra Mundial.

 

Cómo Estados Unidos destruyó los gasoductos Nord Stream, por Seymour M. Hersh

 

Fuente:

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: What is the “Global South”, and Why Is It Rebelling Against the “Rules-Based Order”?.

Contenidos

En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, la analista Sonja van den Ende analiza un informe reciente del destacado centro de pensamiento estadounidense,...

Ciencia y Tecnología

Con al menos un importante contrato clasificado y la ampliación del programa de satélites secreto Starshield para clientes de seguridad nacional, SpaceX está estrechando...

Contenidos

El 20 de febrero, Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que exigía un alto al fuego humanitario inmediato...

Contenidos

En un artículo publicado en su blog, el periodista de investigación estadounidense, Leo Hohmann, expresa su profunda preocupación por el estado de la sociedad...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram