Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Putin: O nos garantizan que Ucrania nunca entrará en la OTAN ni se convertirá en una base de armas que pueda amenazar a Rusia, o entraremos y lo garantizamos nosotros mismos

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Los neoconservadores y los halcones republicanos, como el difunto John McCain, trataron de incorporar a Ucrania y a otras dos ex repúblicas soviéticas, Georgia y Moldavia, a la OTAN. Putin, que sirvió en el KGB a finales de la era soviética y califica la desintegración de la URSS como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX, dice ahora: Ya es suficiente.

 

Por Patrick J. Buchanan

O Estados Unidos y la OTAN nos dan “garantías legales” de que Ucrania nunca entrará en la OTAN ni se convertirá en una base de armas que pueda amenazar a Rusia, o entraremos y lo garantizaremos nosotros mismos.

Este es el mensaje que envía el presidente ruso Vladimir Putin, respaldado por los 100.000 soldados que Rusia ha acumulado en las fronteras de Ucrania.

La semana pasada, en el Kremlin, Putin trazó su línea roja:

“La amenaza en nuestras fronteras occidentales está … aumentando, como hemos dicho en múltiples ocasiones. … En nuestro diálogo con Estados Unidos y sus aliados, insistiremos en el desarrollo de acuerdos concretos que prohíban cualquier nueva expansión de la OTAN hacia el este y el emplazamiento allí de sistemas de armas en las inmediaciones del territorio ruso”.

Esto se acerca a un ultimátum. Y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, le dio un revés al Presidente de Rusia por haberlo emitido:

“Sólo Ucrania y los 30 aliados de la OTAN deciden cuándo está preparada Ucrania para entrar en la OTAN. … Rusia no tiene veto, Rusia no tiene voz, y Rusia no tiene derecho a establecer una esfera de influencia tratando de controlar a sus vecinos”.

Sin embargo, las grandes potencias siempre han establecido esferas de influencia. El presidente chino, Xi Jinping, reclama prácticamente todo el Mar de la China Meridional, que está bordeado por media docena de naciones. Durante 200 años, Estados Unidos ha declarado una Doctrina Monroe que pone nuestro hemisferio fuera de los límites de nuevas colonizaciones.

Además, Putin quiere hablar con el verdadero decisor de la cuestión de si Ucrania entra en la OTAN o recibe armas que puedan amenazar a Rusia. Y el decisor no es Jens Stoltenberg sino el presidente Joe Biden.

En la crisis de los misiles de hace 60 años, Estados Unidos, con su “cuarentena” de Cuba y su superioridad estratégica y táctica en el Caribe, obligó a Nikita Khrushchev a retirar sus misiles balísticos de alcance intermedio, que podían llegar a Washington, de la isla de Fidel Castro.

Si no lo hacía, se hizo entender a Moscú, utilizaríamos nuestra supremacía aérea y naval para destruir sus misiles y enviaríamos a los marines para terminar el trabajo.

Aceptando una contraoferta para la retirada de los misiles Júpiter de Turquía por parte de Estados Unidos, Jruschov cumplió con la demanda del presidente John F. Kennedy. Los misiles de Rusia salieron. Y se consideró que Kennedy había obtenido una victoria en la Guerra Fría.

Ahora es a nosotros a quienes se nos dice que cumplamos con las demandas de Rusia en Ucrania, o Rusia entrará en Ucrania y neutralizará la amenaza por sí misma.

 

¿La historia?

Cuando el Pacto de Varsovia se derrumbó y la URSS se desintegró hace tres décadas, Rusia retiró todas sus fuerzas militares de Europa Central y Oriental. Moscú creía tener un acuerdo con los estadounidenses.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Según el acuerdo, las dos Alemanias se reunificarían. Las tropas rusas se retirarían de Alemania Oriental, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumanía. Y no habría expansión de la OTAN en Europa del Este.

Si Estados Unidos asumió ese compromiso, fue una promesa incumplida. Porque, en 20 años, la OTAN había incorporado a todos los países del Pacto de Varsovia a la alianza, junto con las antiguas repúblicas soviéticas de Lituania, Letonia y Estonia.

Los neoconservadores y los halcones republicanos, como el difunto John McCain, trataron de incorporar a Ucrania y a otras dos ex repúblicas soviéticas, Georgia y Moldavia, a la OTAN.

Putin, que sirvió en el KGB a finales de la era soviética y califica la desintegración de la URSS como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX, dice ahora: Ya es suficiente.

Traducción: “¡Hasta aquí y no más! Ucrania no va a ser miembro de la OTAN ni aliado y socio militar de Estados Unidos, ni base de armas que puedan golpear a Rusia en minutos. Para nosotros, eso cruza una línea roja. Y si la OTAN procede a armar a Ucrania para el conflicto con Rusia, nos reservamos el derecho de actuar primero. Finlandicen Ucrania, o lo haremos nosotros”.

 

¿El problema para Biden?

En Ucrania y en Georgia, como vimos en la guerra de 2008, Rusia tiene la superioridad táctica y estratégica que tuvimos en 1962 en Cuba. Además, aunque Ucrania es vital para Rusia, nunca lo ha sido para nosotros.

Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt reconoció a la URSS de Joseph Stalin en 1933, Moscú estaba llevando a cabo la colectivización forzosa de las granjas de Ucrania, lo que había provocado una hambruna y la muerte de millones de personas. Los estadounidenses no hicimos nada para impedirlo.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos nunca insistió en la independencia de Ucrania. Aunque celebramos cuando los Estados bálticos y Ucrania se liberaron de Moscú, nunca consideramos su independencia como intereses vitales por los que Estados Unidos debería estar dispuesto a ir a la guerra.

Una guerra de Estados Unidos con Rusia por Ucrania sería un desastre para las tres naciones. Tampoco podría Estados Unidos garantizar indefinidamente la independencia de un país a 8.000 kilómetros de distancia que comparte no sólo una extensa frontera con la madre Rusia, sino también una historia, una lengua, una religión, una etnia y una cultura.

Obligado a elegir entre aceptar la exigencia rusa de que la OTAN se mantenga fuera de Ucrania o que Rusia entre, Estados Unidos no va a ir a la guerra.

Biden debería decirle a Putin: Estados Unidos no emitirá ninguna garantía de guerra de la OTAN para luchar por Ucrania.

 

Lo que sabemos hasta ahora sobre la cumbre Biden-Putin

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Patrick J. Buchanan: Putin to Biden: Finlandize Ukraine, or We Will.

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

Por Tyler Durden Este verano, las redes eléctricas de todo el mundo no producirán suficiente electricidad para satisfacer la creciente demanda, amenazando a más...

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Contenidos

“La solución del problema alimentario requiere un enfoque global, que incluya la eliminación de las sanciones impuestas a las exportaciones y transacciones financieras rusas”,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY