Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Putin lanza verdades como puños y una alerta sobre la degeneración estratégica y cultural de las naciones occidentales

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El presidente ruso Vladimir Putin pronunció un poderoso discurso en el Club Valdai en el que lamenta que las naciones no hayan aprovechado la oportunidad del colapso de la Unión Soviética para crear un mundo más seguro. Esto se ha dado en vísperas de la broma globalista de Halloween mejor conocida como “Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU COP26”, programada para Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre, bajo el lema “El clima no tiene fronteras”, que pretende ser la culminación del proceso de 30 años de la Familia Real Británica y el club de multimillonarios conocido como el Foro Económico Mundial para imponer a todas las naciones de la Tierra sus dictados genocidas de “descarbonización”, destruyendo la energía y las infraestructuras necesarias para el sostenimiento de la raza humana, y haciendo retroceder al mundo a una época preindustrial de la historia, que podría sostener a menos de mil millones de personas, como entonces.

Vladimir Putin defiende la “vida humana” y la “familia” como “valores absolutos”, e insiste en la “soberanía” como condición necesaria para las relaciones entre los Estados-nación, critica la arrogancia de quienes impulsan un mundo unipolar, y disecciona la degradación cultural que están imponiendo en Occidente -incluyendo una aguda crítica a la “cultura de la cancelación” y al enfoque de raza y género que domina la discusión política en Occidente.

Dado que los medios de comunicación occidentales no están cubriendo la intervención de Putin, Harley Schlanger, de la Organización LaRouche, elaboró un resumen de la misma, que reproducimos a continuación, seguido de otro resumen de Javier Benitez (para Sputnik) en el que resalta una serie de consideraciones de corte económico, social, y geopolítico expuestas por Putin en el Club Valdai.

 

 

Harley Schlanger: La vida humana por encima de la ideología fracasada y la “fantasmagoría” woke

El presidente Vladimir Putin, en su intervención en la reunión anual del Club Valdai, celebrada en Sochi el 21 de octubre, presentó un crudo panorama de la degeneración estratégica y cultural de las naciones occidentales, al tiempo que señaló la oportunidad que no debe perderse, para que la humanidad se una en torno al valor más fundamental que une a la humanidad: la vida misma. Aunque esto pueda parecer simplista, es un hecho que los intereses más poderosos del mundo occidental, centrados en los fanáticos de las “finanzas verdes” de Wall Street y la City de Londres, están empeñados en un asalto maltusiano a la población del mundo, tanto de las naciones del sector avanzado como del sector en desarrollo. La Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU COP26, programada para Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre, bajo el lema “El clima no tiene fronteras”, pretende ser la culminación del proceso de 30 años de la Familia Real Británica y el club de multimillonarios conocido como el Foro Económico Mundial para imponer a todas las naciones de la Tierra sus dictados genocidas de “descarbonización”, destruyendo la energía y las infraestructuras necesarias para el sostenimiento de la raza humana, haciendo retroceder al mundo a una época preindustrial de la historia, que podría sostener a menos de mil millones de personas, como entonces.

Afortunadamente para la humanidad, un número creciente de naciones y líderes nacionales están anunciando que no tienen intención de tener nada que ver con el partido fascista verde de Halloween en Escocia. Una tras otra, las naciones están anunciando que no sólo se negarán a prometer el fin de los combustibles fósiles, sino que, por el contrario, ampliarán su extracción de carbón y petróleo para generar la energía que necesitan para mantener a sus poblaciones. Incluso Joe Biden y su loco zar del clima, John Kerry, se están topando con la realidad, ya que el impacto destructivo del Green New Deal ya ha impulsado una espiral inflacionaria masiva, no sólo en la energía, sino en casi todos los productos básicos, una espiral que amenaza con explotar en una destrucción hiperinflacionaria de las monedas y un colapso del proceso productivo mundial. El Partido Demócrata de Biden es incapaz de convencer incluso a sus propios miembros del Congreso para que aprueben los dictados del Green New Deal para detener los combustibles fósiles e imponer un impuesto sobre el carbono. Biden llora porque se irá a Glasgow con las manos vacías.

En su discurso en el Club Valdai, Putin reflejó la movilización de la Organización LaRouche de una resistencia internacional antimaltusiana contra esta locura. Defendió la existencia del Estado-nación contra la globalización y las guerras de “cambio de régimen” de las últimas décadas:

“Sólo los Estados soberanos pueden responder eficazmente a los desafíos de la época y a las demandas de los ciudadanos. En consecuencia, cualquier orden internacional eficaz debe tener en cuenta los intereses y las capacidades del Estado y proceder sobre esa base, y no tratar de demostrar que no deben existir. Además, es imposible imponer nada a nadie, ya sean los principios subyacentes a la estructura sociopolítica o los valores que alguien, por sus propias razones, ha llamado universales. Al fin y al cabo, está claro que cuando se produce una crisis real, sólo queda un valor universal, que es la vida humana, que cada Estado decide por sí mismo cómo proteger mejor en función de sus capacidades, cultura y tradiciones…. El truco es que, por supuesto, hay mucha diversidad y cada nación del mundo es diferente. Sin embargo, hay algo que une a todos los pueblos. Al fin y al cabo, todos somos personas y todos queremos vivir. La vida tiene un valor absoluto”.

Señaló, como Lyndon LaRouche también hizo muchas veces a lo largo de los años, que los oligarcas financieros que creían haber ganado la Guerra Fría, “pensaron que habían escalado el Monte Olimpo”, pero “pronto descubrieron que incluso allí el suelo se estaba cayendo debajo…. Los problemas socioeconómicos a los que se enfrenta la humanidad se han agravado hasta el punto de que, en el pasado, desencadenaban conmociones mundiales, como guerras mundiales o sangrientos cataclismos sociales. Todo el mundo dice que el actual modelo de capitalismo, que subyace en la estructura social de la inmensa mayoría de los países, ha seguido su curso y ya no ofrece una solución a una serie de diferencias cada vez más enmarañadas…. Hoy nos enfrentamos a cambios sistémicos en todas las direcciones”.

 

Los industrialistas Putin y Xi rechazan invitación a la globalista Cumbre del Clima de la ONU (COP26)

 

Advirtió a las naciones occidentales contra la histeria “woke”, “cuando grandes autores del pasado —como Shakespeare— ya no se enseñan en las escuelas y universidades…. Los clásicos se consideran atrasados por no comprender la importancia de las cuestiones de raza y género. Contrarrestar las manifestaciones de racismo es algo necesario y noble, pero en la nueva cultura de la cancelación se está convirtiendo en discriminación inversa, es decir, en racismo a la inversa. El énfasis obsesivo en el tema de la raza divide aún más a la gente…. Por no hablar de cosas sencillamente monstruosas, como cuando a los niños de hoy en día se les enseña desde pequeños que un niño puede convertirse fácilmente en una niña y viceversa, imponiéndoles de hecho una supuesta elección, eliminando a los padres de este proceso y obligando a un niño a tomar una decisión que podría romper su vida”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, la élite occidental no puede pensar más que en la guerra global. El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, hablando en una reunión de ministros de Defensa de la OTAN el 21 de octubre, anunció un “nuevo plan global para defender nuestra Alianza en crisis y conflictos”, porque, afirmó, “todo el equilibrio de poder global está cambiando debido al ascenso de China”. En Washington, la Administración Biden ha nombrado a Nicholas Burns —un destacado halcón de la guerra anglo-estadounidense que, como embajador de Estados Unidos ante la OTAN, condujo a Occidente a las guerras de Afganistán e Irak— como nuevo embajador de Estados Unidos en China. En su audiencia de confirmación en el Senado, el 20 de octubre, repitió todas las mentiras lanzadas contra China, incluso la absurda afirmación de “genocidio” en Xinjiang, y la risible afirmación de que China tiene “muy pocos amigos”. El nombramiento de este hombre como embajador en China desmiente la afirmación del presidente Biden en un Town Meeting el jueves por la noche en la CNN de que “no quiero una guerra fría con China”.

Igualmente peligroso, la Casa Blanca publicó el 15 de octubre una “Hoja de ruta para construir una economía resistente a los impactos del cambio climático”. El documento declara una ofensiva de “todo el gobierno” para imponer políticas verdes fascistas, incluyendo que los 12 billones de dólares en ahorros para la jubilación y pensiones en todo el país serán a partir de ahora “protegidos” del “riesgo climático financiero”, obligando a los gestores de inversiones a desprenderse de los combustibles fósiles y a desviar estos billones hacia la burbuja verde en molinos de viento y paneles solares derrochadores y poco fiables. Lo más indignante es la afirmación de que la actual ruptura de las cadenas de suministro no fue creada por la escasez forzada de combustibles fósiles y la espiral de inflación, ¡sino por el cambio climático! “Sólo este año”, se lee, “el clima extremo ha puesto patas arriba la economía de Estados Unidos…. Tanto las cadenas de suministro internacionales como las nacionales se han visto alteradas por el cambio climático”.

El Instituto Schiller contrarrestará esta locura en una conferencia internacional los días 13 y 14 de noviembre. Centrada en reunir a Rusia, China, Estados Unidos y otros países para liderar el esfuerzo necesario para construir un nuevo sistema financiero y crediticio internacional, los cuatro paneles abordarán: ¿Puede evitarse una crisis estratégica entre las principales potencias?; La ciencia de la economía física; No hay límites al crecimiento en el universo; y La belleza de la verdadera cultura humana. Inscríbase hoy mismo en el Instituto Schiller [https://schillerinstitute.nationbuilder.com/202111_13-14_conference ].

 

Javier Benitez: Putin lanza verdades como puños

En el marco del foro del Club de Debates Valdái, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha intervenido con una serie de consideraciones de corte económico, social, y geopolítico de las que nadie ha quedado indiferente. Bajo el lema ‘Conmoción global: ser humano, valores y Estado’, el evento ha tenido lugar en la ciudad de Sochi.

 

Capitalismo
Putin hizo una observación de peso sobre la economía y el capitalismo al indicar que “todo el mundo dice que el modelo de capitalismo existente —que hoy es la base de la estructura social en la inmensa mayoría de los países— se ha agotado. Dentro de su marco, ya no hay forma de salir de una maraña de contradicciones cada vez más enredadas”.

Incidió en que “la distribución desigual de los bienes materiales conduce a una creciente desigualdad, especialmente a una desigualdad de oportunidades tanto dentro de las sociedades como a nivel internacional.

Todos estos problemas, naturalmente, nos amenazan con divisiones sustanciales y profundas. […] Los países rezagados se dan cuenta de todo esto y están perdiendo la fe en la perspectiva de ponerse al día con los países líderes”.

En este sentido, lanzó advertencias: “La decepción estimula la agresión, empuja a la gente a las filas de los extremistas. Otra posible forma de respuesta a esa decepción es la migración incontrolada, que provoca el descontento en los países ricos”.

Al calificar esta reflexión como muy aguda, el Dr. en Ciencias Políticas Mariano Ciafardini indica que la misma va al punto central de lo que es el problema del mundo hoy, que es la desigualdad y la pobreza.

“Una humanidad con estos niveles de pobreza y desigualdad, es inviable”, sentencia.

Geopolítica
El jefe de Estado ruso también abordó el estado actual de las relaciones entre Rusia y China, al afirmar que ambos países “mantienen su amistad no contra alguien, sino porque esto sirve a los intereses de ambos países, a diferencia de los países de la OTAN, no creamos ningún bloque militar cerrado, no hay un bloque militar de Rusia y China”.

En este sentido, observó que “antes una guerra perdida por un país significaba una victoria para otro, que se responsabilizaba de lo que estaba sucediendo. […] Ahora todo es diferente. Quienquiera que tome la delantera, la guerra no se detiene, solo cambia de forma. El ganador condicional, por regla general, no quiere o no puede garantizar la construcción pacífica, sino que sólo exacerba el caos y profundiza un vacío que es peligroso para el mundo”.

“Es una observación muy inteligente y muy acertada. Evidentemente hoy en las guerras no hay ganadores, esto está claro. Solamente hay destrucción, hay retrasos del proyecto de desarrollo, hay conflictos, pero no se puede decir así que se den enfrentamientos como, por ejemplo, en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial, en las que hubo ganadores y perdedores”, señala Ciafardini.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Realpolitik
En el contexto de una reciente conferencia sobre Afganistán que acogió Moscú, y en la que participaron diez países de la región, entre ellos China, India, Irán, Pakistán, Tayikistán, Uzbekistán, Kazajistán, entre otros, y una comitiva de alto nivel de los talibanes, Putin indicó que la comunidad internacional espera que la situación en Afganistán, gobernada por el Talibán [movimiento proscrito en Rusia], “evolucione de manera positiva”.

“En dependencia de esto […] vamos a tomar decisión sobre su exclusión de esta lista de terroristas. A mí me parece que estamos avanzando hacia ello, y la postura de Rusia consistirá en movernos en esta dirección”, subrayó Putin, al constatar que, sin importar el estatus actual de los talibanes, Rusia continúa dialogando y cooperando con sus representantes. Asimismo, abogó por que los talibanes “entablen relaciones con todos los grupos étnicos y religiosos, con todas las organizaciones políticas y cívicas” del país.

Para Ciafardini, esta postura de Putin respecto a esta situación, evidentemente es una cuestión de Realpolitik. “Es la situación real la que determina las actitudes hoy en relación a Afganistán: el Talibán está gobernando, eso es una realidad que no se puede desconocer. Y de alguna manera tiene apoyo de importantes sectores de Afganistán para haber llegado a esa situación, y resistir el embate, nada más y nada menos que de las fuerzas de la OTAN, y terminar provocando la salida de estas fuerzas del territorio y asumir el Gobierno, implica una posición que no puede desconocerse. Es así”, remacha el Dr. Mariano Ciafardini.

 

Fuentes:

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: Putin: Human Life Over Failed Ideology and Woke ‘Phantasmagoria’.

Javier Benitez, en Sputnik: Putin lanza verdades como puños.

Te puede interesar

Contenidos

Como realista pragmático, Vladimir Putin cree que, dado que Estados Unidos y sus aliados europeos han roto sus promesas, Rusia tiene el derecho natural...

Contenidos

Por EIRNS 9 de agosto de 2022 (EIRNS)- La “OTAN global” está avanzando en su empeño por controlar “la narrativa” en todo el mundo....

Contenidos

Los senadores apoyan mayoritariamente la adhesión de Finlandia y Suecia, al tiempo que rechazan una enmienda que pretendía limitar los poderes bélicos de la...

Geopolítica

Por Executive Intelligence Review 31 de julio de 2022 (EIRNS) — El Instituto Schiller publicó ayer un boletín de prensa, de circulación internacional, con...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY