Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Putin: Europa se entenderá cada vez más como el extremo occidental de Eurasia y no como la orilla oriental del Atlántico

En su discurso de fin de año, Putin subrayó que Europa se entenderá cada vez más como el extremo occidental de Eurasia y no como la orilla oriental del Atlántico.

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Patrick Lawrence

Vladimir Putin se mostró “desafiante” durante su rueda de prensa de fin de año el pasado jueves. El presidente ruso, que ha celebrado estos impresionantes actos de preguntas y respuestas durante los últimos 20 años, estuvo “belicoso”. Estuvo “amenazante”. Así lo leemos en la prensa estadounidense de siempre.

He aquí una joya de una tal Mary Ilyushina, corresponsal de CBS News en Moscú: Putin está preocupado por las actividades militares de los miembros de la OTAN en Ucrania, nos dice, “ya sabes, a las puertas de Rusia, que es lo que Putin cree que es Ucrania”.

Putin cree. Entendido. Mary Ilyushina, mi candidata a presidenta del Club de Prensa de Ultramar. Tengo otras palabras para la actuación de Putin ante 500 periodistas nacionales e internacionales, y es mucho más pertinente para nuestras circunstancias. Putin estuvo seguro de sí mismo. Fue claro, bien informado como siempre, y no quiso decir ni más ni menos de lo que dijo.

 

 

Me doy cuenta de que es difícil para nosotros, los estadounidenses, comprender a una figura política que es clara, está bien informada y quiere decir lo que dice. Pero esto es lo que cabe destacar de la comparecencia de cuatro horas de Putin. Esto es lo que merece nuestra consideración.

El discurso de fin de año de Putin, cuya transcripción del Kremlin está aquí, sigue a una serie de acontecimientos que, en mi opinión, han puesto en marcha un profundo cambio en las relaciones Este-Oeste, tal y como se desarrollan a lo largo de la frontera de Rusia con Europa y a través de la masa continental euroasiática.

“Putin quiere reestructurar toda la arquitectura de seguridad de Europa”, informó Mary Ilyunshina. Esta vez has dado en el clavo, Mary. Aunque Putin no articuló tal pensamiento, éste es un resumen útil de su intención exacta.

Es difícil decir cuándo comenzó la sucesión de acontecimientos que se están produciendo entre Washington y Moscú. Uno puede remontarse a la financiación de la “sociedad civil” que Estados Unidos empezó a enviar a Ucrania en los primeros años de la posguerra fría. Pero es suficiente para señalar la cumbre del 1 de septiembre del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy con el presidente Joe Biden como la ocasión que puso en marcha esta reciente fase.

 

La OTAN y Ucrania

Zelenskyy quería garantías de que el régimen de Biden le iba a echar una mano mientras seguía ignorando los compromisos de Ucrania en Minsk II y avivando las tensiones con Rusia. Lo consiguió. Pero no consiguió lo que realmente buscaba: Como se señaló en este espacio en su momento, Biden no llegó a comprometerse con el ingreso de Ucrania en la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Es posible que haya interpretado erróneamente esa ocasión como un contratiempo más de lo que fue para los rusófobos corruptos y apoyados por los nazis que dirigen el régimen de Kiev.

Lo que ha sucedido desde entonces deja el ingreso en la OTAN bien lejos, pero hay documentos del tratado y hay envíos de armas, contratos de infraestructuras, mercenarios extranjeros, provocaciones navales a propósito y otros variados “hechos sobre el terreno”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En lo que va de año, el régimen de Biden ha aprobado 450 millones de dólares en ayuda a la seguridad de Ucrania, con lo que el total asignado desde que Estados Unidos inspiró el golpe de Estado de febrero de 2014 en Kiev asciende a 2.500 millones de dólares.

Durante su reunión en el Despacho Oval, Biden se mantuvo despierto el tiempo suficiente para prometer a Zelenskyy 60 millones de dólares más en armas pequeñas, munición y sistemas de radar. Este material comenzó a llegar el 10 de diciembre y continuará hasta el nuevo año. Más allá de eso, seguramente más.

En octubre, el Reino Unido acordó prestar a Kiev 1.600 millones de dólares para pagar una serie de buques navales de fabricación británica, algunos nuevos y otros obsoletos, del tipo que Occidente suele vender a los países no occidentales.

Las maniobras navales de Estados Unidos y Gran Bretaña frente a la costa rusa del Mar Negro son ahora rutinarias. Los funcionarios militares occidentales hablan ahora de desplegar nueva y potente tecnología, hasta misiles con capacidad nuclear, a lo largo del frente oriental de la alianza que mira a Rusia. Ahora tenemos informes rusos de que mercenarios británicos se han unido a las fuerzas de los miembros de la OTAN ya desplegadas en Ucrania. Los números que Rusia está poniendo (extraoficialmente): 10.000 tropas y mercenarios de miembros de la OTAN en suelo ucraniano, 4.000 de Estados Unidos.

OTAN-OTAN, si se entiende lo que quiero decir. El pensamiento en Washington, Londres y Bruselas parece ser: “Bueno, no podemos poner la membresía ucraniana en el papel -eso podría ser una provocación demasiado lejos- pero, al diablo con eso, podemos tratar a Kiev como un miembro más o menos.

Desde el otoño hemos tenido incesantes informes alarmistas de que la Federación Rusa está acumulando tropas y material en su región occidental, cerca de la frontera con Ucrania. He leído desde 60.000 soldados rusos hasta 175.000. ¿Quién sabe? Tal vez ninguno, tal vez el número más alto (o más que el número más alto).

 

 

El Pentágono y la prensa

Nuestra única certeza es que no podemos aceptar lógicamente la palabra del Pentágono y de sus oficinistas en la prensa sobre lo que está haciendo Rusia (en su propio suelo).

¡Estén atentos, lectores! Occidente provocó la Guerra Fría, dejó de lado sus provocaciones y culpó a la Unión Soviética de Stalin de todo lo que siguió. Estados Unidos cultivó el golpe de Estado en Ucrania hace siete años, omitió copiosas pruebas de ello y culpó a Rusia de reincorporar Crimea para proteger su base naval en el Mar Negro de los nuevos locos de Kiev.

Lo mismo una vez más. Esta última crisis sobre la cuestión de Ucrania es obra de Occidente, y -perdónenme el lapsus aquí, por favor- los mentirosos de Washington nos están vendiendo una vez más la idea de que Rusia es el agresor.

Me acuerdo de aquel maravilloso momento en la primera fase de la crisis ucraniana en el que John Kirby, entonces como ahora el no demasiado brillante portavoz del Pentágono, se quejó a Matt Lee, el hábil corresponsal diplomático de Associated Press, de que Rusia estaba demasiado cerca de las fronteras orientales de la OTAN.

Todo el mundo tiene que estar en algún sitio, como dice el viejo refrán.

Todo el mundo en Washington sabe, al igual que usted y yo, que Rusia no tiene intención de “invadir” Ucrania. Esto no es más que una tapadera que difumina, según la tradición de siete décadas de Washington, la causa y el efecto.

Cuando Biden pidió una videoconferencia con Putin a principios de este mes, me pareció como si nuestro presidente, confundido, quisiera salir diciendo: “Hablé duro y se retiró”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Seis días después del encuentro en vídeo de los dos líderes, Sergei Ryabkov, viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, entregó a su homólogo estadounidense dos proyectos de tratado que Moscú propone como base de un acuerdo global para desescalar la peligrosa situación que Washington ha conjurado asiduamente a lo largo de la frontera occidental de Rusia. Uno es un acuerdo bilateral entre Washington y Moscú; el otro es un proyecto de acuerdo que firmarían Rusia y todos los miembros de la OTAN.

Inusualmente, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú publicó ambos documentos dos días después de que Ryabkov se los entregara a la Subsecretaria de Estado Karen Donfried. Esto fue muy astuto por parte de Rusia: No deja lugar a que Washington tergiverse la posición rusa. También transmite hasta qué punto Rusia tiene la intención de mantener su posición incluso cuando espera las negociaciones en Ginebra después del cambio de año.

Dicha posición se resume así:

  • La OTAN cesará todos los esfuerzos de expansión hacia el este, especialmente hacia Ucrania y Georgia.
  • La OTAN garantiza que no desplegará baterías de misiles en las naciones fronterizas con Rusia.
  • El fin de los ejercicios militares y navales de la OTAN en las naciones y mares fronterizos con Rusia.
  • El restablecimiento efectivo del tratado que cubre las armas nucleares de alcance intermedio. Estados Unidos -volviendo a culpar a Rusia- abandonó el pacto INF en agosto de 2019.
  • Un diálogo de seguridad permanente.

Lo que se dice ahora en Washington y Bruselas es que estas propuestas son totalmente irracionales y que Rusia lo entiende sin decirlo. Pensar que la posición de Rusia es totalmente irrazonable es… totalmente irrazonable. Si Moscú espera negociar a la baja a partir de estas estipulaciones es una cuestión pendiente.

 

 

Moscú va en serio

Me llamó la atención el viernes pasado que nada menos que el nonagenario Michail Gorbachov, famoso por su traición en la cuestión de la OTAN cuando la Unión Soviética cedió, arremetiera contra Estados Unidos durante una entrevista con RIA Novosti por provocar la actual crisis en Ucrania por pura “arrogancia y construcción del imperio”.

Así lo expresó Putin en su rueda de prensa del pasado jueves:

“Hemos dejado claro que cualquier nuevo movimiento de la OTAN hacia el Este es inaceptable. ¿Hay algo que no esté claro en esto? ¿Estamos desplegando misiles cerca de la frontera con Estados Unidos? No, no lo hacemos. Son los Estados Unidos los que han venido a nuestra casa con sus misiles y ya están a nuestra puerta. ¿Es ir demasiado lejos exigir que no se coloquen sistemas de ataque cerca de nuestra casa? ¿Qué tiene esto de insólito?”.

Esto es lo que entiendo por confianza. En la dicción de Putin leo una determinación de proteger los intereses de Rusia frente a lo que Estados Unidos y sus satélites europeos han convertido en algo parecido a un desafío existencial. Washington no le ha dado a Putin ninguna opción, ya que ha aumentado la presión -y ha agredido- desde la cumbre Biden-Zelenskyy. Moscú ha tomado su única alternativa.

Corolario: Hace años, el difunto Stephen Cohen me enseñó a distinguir entre las esferas de influencia, que acordamos que era una terminología del siglo XIX, y las esferas de seguridad, que son una realidad del siglo XXI. En efecto, Washington está vigilante como una garra a la hora de vigilar sus propios perímetros de seguridad -definidos imperialmente- mientras insiste en que no es necesario observar los de los demás.

Hay un par de factores más a tener en cuenta.

En primer lugar, tal y como entiende Moscú, junto con las cabezas cuerdas que pueda haber en Washington, es inconcebible que Occidente en cualquier formación -a través de la OTAN, a través de Estados Unidos y Gran Bretaña solos- pueda prevalecer en una confrontación armada con Rusia sobre Ucrania. Como ha argumentado astutamente mi colega Marshall Auerback, en este sentido la reciente beligerancia de la OTAN en la cuestión de Ucrania, al ser finalmente impotente, pasará a la historia como el Waterloo de la alianza. Aleluya si esto resulta así.

En segundo lugar, y más ampliamente, está la cuestión del arco de la historia. Putin, con una mente activa y una comprensión del momento -¿y qué extraño es esto para los estadounidenses?- parece entender que la masa continental euroasiática, desde Shangai hasta Lisboa, está emergiendo como algo así como el nuevo centro de gravedad de la humanidad (lo que marca una especie de retorno).

¿Propone Putin reestructurar “toda la arquitectura europea de Europa”? En mi opinión, lo ve como algo inevitable y cree que es hora de ponerse a ello. Mary Ilyushina da a entender que esto es imprudente, extraño, impensable. No es nada de eso. Deberíamos celebrar esta idea.

En otras palabras, Europa se entenderá cada vez más como el extremo occidental de Eurasia frente a la orilla oriental del Atlántico. ¿Es una coincidencia que el líder ruso, una semana después del encuentro en vídeo con Biden, mantuviera una cumbre similar por vídeo con el presidente chino Xi Jinping que resultó ser la afirmación más fuerte hasta la fecha de la relación de alianza entre Moscú y Pekín?

No lo creo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

A este respecto, me encantó el titular de una noticia que publicó The Hill tras la reunión Putin-Xi. “China y Rusia se están aliando contra Estados Unidos”, decía. Me hace un poco de gracia que Gordon Chang escribiera el artículo, dado que el cegadoramente sinófobo Chang siempre se equivoca en todo lo que tiene que ver con China. Pero aún así, es bueno para reírse.

Nadie se está confabulando con nadie, Gordy. Es el giro de la rueda de la historia. ¿No oyes cómo cruje lentamente?

Patrick Lawrence ha sido corresponsal en el extranjero durante muchos años, principalmente para el International Herald Tribune, es columnista, ensayista, autor y conferencista.

 

Daniel Estulin: Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

 

Fuente:

Patrick Lawrence, en Consortium News: Putin Speaks.

Te puede interesar

Contenidos

Por EIRNS 10 de agosto de 2022 (EIRNS) – No culpen al pueblo británico por las políticas malignas que emanan de la City de...

Ciencia y Tecnología

Las pérdidas ocasionadas por la campaña de tráfico superan los 100.000 millones de dólares, según el Ministerio de Petróleo sirio.   Por News Desk...

Contenidos

Un conflicto regional con China además de la guerra de Ucrania podría ser la cortina de humo perfecta para un colapso financiero y de...

Contenidos

Como realista pragmático, Vladimir Putin cree que, dado que Estados Unidos y sus aliados europeos han roto sus promesas, Rusia tiene el derecho natural...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY