Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Proyecto G-2101: Un laboratorio biológico del Pentágono estudió coronavirus similares al MERS y al SARS en murciélagos desde 2014

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El primer caso conocido de uso de armas biológicas en nuestra historia fue hace 250 años, cuando los británicos dieron mantas infectadas de viruela a los indígenas de Norteamérica. Como resultado, un gran número de ellos murió y el Imperio Británico obtuvo el control de todo el continente. Según estimaciones científicas, las armas biológicas pueden destruir potencialmente hasta dos tercios de la población mundial en sólo un año. A continuación, Dilyana Gaytandzhieva presenta información sobre lo que he descubierto al investigar los biolaboratorios del Pentágono en el extranjero.

 

 

Por Dilyana Gaytandzhieva

Hace dos años, investigué un supuesto accidente de laboratorio en el Lugar Center, el biolaboratorio del Pentágono en Tiflis, la capital de Georgia, que había provocado la muerte de dos filipinos que trabajaban en el laboratorio. Las autoridades locales ocultaron los casos de muerte, pero yo grabé en cámara a los testigos que declararon sobre este trágico incidente.

 

 

Sin embargo, lo que entonces me pareció un asunto local, resultó ser parte de una historia mayor. El Centro Lugar de Georgia es sólo uno de los muchos biolaboratorios del Pentágono en 25 países de todo el mundo. Están financiados por la Agencia de Reducción de la Amenaza de Defensa (DTRA) en el marco de un programa militar de 2.100 millones de dólares(img), el Programa de Compromiso Biológico Cooperativo (CBEP), y se encuentran en países de la antigua Unión Soviética como Georgia y Ucrania, Oriente Medio, el Sudeste Asiático y África. Gran parte de su trabajo es clasificado e incluye proyectos sobre agentes biológicos y patógenos con potencial pandémico.

El primer caso conocido de uso de armas biológicas en nuestra historia fue hace 250 años, cuando los británicos dieron mantas infectadas de viruela a los indígenas de Norteamérica. Como resultado, un gran número de ellos murió y el Imperio Británico obtuvo el control de todo el continente. Las armas biológicas son sin duda mucho más eficaces que las armas nucleares. El uso de armas nucleares deja huellas: un avión que despega de un aeródromo y lanza un cohete, un gran número de participantes en la preparación de un ataque. Por lo tanto, los autores pueden ser fácilmente detectados y obligados a rendir cuentas. Por el contrario, los virus pueden utilizarse como armas, aunque no dejan rastros tan inmediatos o discernibles y sólo se necesitan unos pocos locos que hayan decidido matar a millones de personas.

Según algunas estimaciones científicas, las armas biológicas pueden destruir potencialmente hasta dos tercios de la población mundial en sólo un año. Nuestro mundo es una gran metrópolis y hasta un virus diseñado en un laboratorio podría cumplir este objetivo en un corto período de tiempo, con un coste mínimo y sin dejar rastros al autor.

A continuación, presento información sobre lo que he descubierto al investigar los biolaboratorios del Pentágono en el extranjero.

 

Las armas biológicas del Pentágono

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Estudio genético sobre los murciélagos

El Centro Lugar, un biolaboratorio financiado por el Pentágono con 161 millones de dólares en la capital de Georgia, Tiflis, descubrió coronavirus en murciélagos con un presunto potencial pandémico ya en 2014, según han revelado unos documentos.

Además, en 2017 el Pentágono puso en marcha un programa de 6,5 millones de dólares en cooperación con el Centro Lugar que incluía estudios genéticos sobre coronavirus en 5.000 murciélagos recogidos en Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Turquía y Jordania.

Casualmente, el mismo contratista del Pentágono encargado del programa de investigación sobre murciélagos del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Eco Health Alliance, también recogió murciélagos y aisló coronavirus junto con científicos chinos del Instituto de Virología de Wuhan. Eco Health Alliance recibió una subvención de 3,7 millones de dólares de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE.UU. para recoger y estudiar los coronavirus en los murciélagos de China entre 2014 y 2019.

 

 

Nuevos Coronavirus

El Centro Lugar desató la polémica sobre una posible investigación de doble uso en 2018 cuando unos documentos filtrados revelaron que diplomáticos estadounidenses en Georgia estaban involucrados en el tráfico de sangre humana congelada y patógenos para un programa militar secreto.

Los documentos revelan que el Centro Lugar también estudió coronavirus en murciélagos.

En 2012, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recogió y tomó muestras de 236 murciélagos para investigar en Georgia en cooperación con el Lugar Center. El proyecto fue financiado por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DTRA). Una parte de las muestras se envió al CDC (Atlanta), para el cribado de múltiples patógenos, otra parte se almacenó en el Lugar Center para estudios posteriores.

En 2014, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. puso en marcha un segundo proyecto “Patógenos zoonóticos emergentes en murciélagos georgianos” junto con científicos georgianos del Centro Lugar. El proyecto fue financiado por el Centro Internacional de Ciencia y Tecnología (ISTC).

 

 

Antiguos científicos especializados en armas biológicas trabajando en el Lugar Center

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El ISTC, la organización que financió el proyecto de los murciélagos en Georgia en 2014, se creó en 1992 como un programa internacional de no proliferación, proporcionando a los antiguos científicos especializados en armas biológicas y químicas nuevas oportunidades de empleo sostenible y pacífico. Siete de los científicos georgianos que participan en el proyecto de investigación sobre murciélagos del ISTC en Georgia resultan ser antiguos científicos especializados en armas biológicas que habían trabajado anteriormente en el desarrollo de estas, según los documentos del proyecto del ISTC. Entre ellos se encuentra Paata Imnadze, subdirector del Centro Nacional de Control de Enfermedades de Georgia (NCDC), donde se encuentra el Centro Lugar.

 

7 de los 12 empleados del Centro Lugar que participaron en el proyecto de investigación sobre los murciélagos eran antiguos científicos especializados en armas biológicas que habían trabajado en el desarrollo de éstas en el pasado.

7 de los 12 empleados del Centro Lugar que participaron en el proyecto de investigación sobre los murciélagos eran antiguos científicos especializados en armas biológicas que habían trabajado en el desarrollo de éstas en el pasado.

 

Uno de los científicos georgianos (https://lsa.umich.edu/ncid/people/diversity-scholars-directory/merab-mirtskhulava/_jcr_content/file.res/mirtskhulav,merab_CV.pdf), Merab Mirtskhulava, también se ha identificado como antiguo científico especializado en armas biológicas en su currículum publicado en el sitio web de la Universidad de Michigan. Analizó los datos recogidos en el marco del proyecto ISTC G-2101.

Uno de los científicos georgianos (https://lsa.umich.edu/ncid/people/diversity-scholars-directory/merab-mirtskhulava/_jcr_content/file.res/mirtskhulav,merab_CV.pdf), Merab Mirtskhulava, también se ha identificado como antiguo científico especializado en armas biológicas en su currículum publicado en el sitio web de la Universidad de Michigan. Analizó los datos recogidos en el marco del proyecto ISTC G-2101.

 

 

Patógenos con potencial pandémico

El Centro Nacional para el Control de Enfermedades de Georgia (NCDC) sí mencionó brevemente el Proyecto G-2101 del ISTC en su informe anual de 2016.

Se analizaron 250 murciélagos para detectar la presencia de patógenos Lyssavirus, Coronavirus, Yersinia, Leptospira y Brucella. Se observa que el 30% de las muestras fecales y los hisopos anales habían dado positivo en coronavirus por PCR de cinco grupos filogenéticos diferentes (fuente: Informe anual del NCDC 2016[https://ncdc.ge/Handlers/GetFile.ashx?ID=af53c8f1-7461-41b2-b5ff-89140c6e2188])

Se analizaron 250 murciélagos para detectar la presencia de patógenos Lyssavirus, Coronavirus, Yersinia, Leptospira y Brucella. Se observa que el 30% de las muestras fecales y los hisopos anales habían dado positivo en coronavirus por PCR de cinco grupos filogenéticos diferentes (fuente: Informe anual del NCDC 2016[https://ncdc.ge/Handlers/GetFile.ashx?ID=af53c8f1-7461-41b2-b5ff-89140c6e2188]).

El Centro Lugar descubrió coronavirus, similares a los coronavirus epidémicos SARS y MERS, según la directora del proyecto ISTC y viróloga del Centro Lugar, Lela Urushadze. Estos resultados fueron publicados por Urushadze en su disertación(img) presentada en la Universidad Estatal de Ilia en 2018.

 

El 30 % de las muestras de murciélagos dieron positivo en coronavirus, algunos de los cuales están estrechamente relacionados con el MERS epidémico y el CoV del SARS (foto: Lela Urushadze, Zoonotic pathogens and their molecular epidemiological characteric in Georgian bats, Disertación, Ilia State University, Tbilisi, Georgia, 2018).

El 30 % de las muestras de murciélagos dieron positivo en coronavirus, algunos de los cuales están estrechamente relacionados con el MERS epidémico y el CoV del SARS (foto: Lela Urushadze, Zoonotic pathogens and their molecular epidemiological characteric in Georgian bats, Disertación, Ilia State University, Tbilisi, Georgia, 2018).

 

Tanto el SARS como el MERS CoV tienen un potencial pandémico y ya causaron epidemias mundiales en 2003 y 2013 respectivamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado que la tasa de mortalidad global de los pacientes de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) es del 14% al 15%, y la del MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) – del 35%. A continuación se presentan extractos de la disertación de Urushadze:

“Basándonos en nuestra investigación, podemos decir que los murciélagos de Georgia son reservorios de patógenos bacterianos y víricos como Bartonella, Coronavirus, Leptospira y Brucella, que probablemente tengan potencial pandémico”, según Lela Urushadze. Explica: “En total hemos capturado 450 murciélagos con redes y redes de mano en ocho dormideros diferentes. Los materiales experimentales se recogieron dos veces en 2012 y 2014. Se transportaron a un laboratorio de campo o a un laboratorio BSL 3 para su posterior procesamiento e investigación de la presencia de los patógenos mencionados”.

Según el estudio, tres muestras dieron positivo para coronavirus beta y estaban estrechamente relacionadas con el coronavirus MERS-beta aislado en un paciente infectado en Arabia Saudí que murió, así como con coronavirus MERS en camellos de Arabia Saudí y Dubai.

Los coronavirus georgianos eran similares a los coronavirus beta descubiertos en murciélagos de España, Italia y Bulgaria y al coronavirus pandémico del SARS con resultado letal en Ámsterdam, China, Florida y Colorado. Los científicos del Centro Lugar también descubrieron coronavirus similares al SARS en murciélagos de China y Tailandia.

En su disertación, Lela Urishadze agradece a la Agencia de Reducción de la Amenaza de Defensa (DTRA) del Pentágono la ayuda material prestada. Lela Urushadze es miembro de la organización apoyada por la DTRA – BOHRN (Bat One Health research Network) que estudia los virus en los murciélagos.

 

 

Programa militar estadounidense de 6,5 millones de dólares sobre murciélagos y coronavirus

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En 2017, la propia Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos (DTRA) puso en marcha un proyecto de 6,5 millones de dólares sobre murciélagos y coronavirus en Asia Occidental, siendo el Centro Lugar el laboratorio local para esta investigación genética. La duración del programa es de 5 años y ha sido implementado por la organización estadounidense sin ánimo de lucro Eco Health Alliance.

 

Carta de Guy Reschenthaler, miembro del Congreso, al Secretario de Defensa de EE.UU. en la que solicita más información sobre la subvención de 6,5 millones de dólares a Eco Health Alliance.

Carta de Guy Reschenthaler, miembro del Congreso, al Secretario de Defensa de EE.UU. en la que solicita más información sobre la subvención de 6,5 millones de dólares a Eco Health Alliance.

 

 

Los objetivos del proyecto son 1. Capturar y tomar muestras no letales de 5.000 murciélagos en un periodo de 5 años (2017-2022). 2. Recoger 20.000 muestras (es decir, hisopos orales, rectales y/o heces, y sangre) y examinarlas para detectar CoVs utilizando la PCR de consenso en los laboratorios regionales de Georgia y Jordania. Según la presentación del proyecto, Eco Health Alliance ya ha tomado muestras de 270 murciélagos de 9 especies en tres países de Asia Occidental: 90 murciélagos individuales en Turquía (agosto de 2018), Georgia (septiembre de 2018) y Jordania (octubre de 2018).

 

Científicos de Georgia procesando murciélagos capturados por la noche (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance, octubre de 2018)

Científicos de Georgia procesando murciélagos capturados por la noche (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance, octubre de 2018).

 

Una trampa llena de murciélagos (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance)

Una trampa llena de murciélagos (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance).

 

Microbiólogos del Lugar Center extrayendo ARN de heces de murciélago recogidas durante una excursión en el centro de Georgia (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance).

Microbiólogos del Lugar Center extrayendo ARN de heces de murciélago recogidas durante una excursión en el centro de Georgia (foto: Facebook, Kendra Phelps, Eco Health Alliance).

 

 

3,7 millones de dólares para investigar los coronavirus en China

Eco Health Alliance también recibió una subvención de 3,7 millones de dólares de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos para recoger murciélagos y aislar coronavirus en China. La duración del proyecto fue de 5 años (2014 – 2019) y se llevó a cabo en el Instituto de Virología de Wuhan – un biolaboratorio BSL4 situado en Wuhan, provincia de Hubei. Esta es la misma provincia desde donde se cree que comenzó la actual pandemia de coronavirus en diciembre de 2019 antes de extenderse por todo el mundo.

 

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos gastaron 3,7 millones de dólares en estudios sobre murciélagos en China (2014-2019) (fuente: Tracking Accountability in Government Grants System (TAGGS) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.).

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos gastaron 3,7 millones de dólares en estudios sobre murciélagos en China (2014-2019) (fuente: Tracking Accountability in Government Grants System (TAGGS) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.).

 

El proyecto estadounidense R01AI110964 sobre coronavirus en China incluía las siguientes actividades: cribado de murciélagos capturados en la naturaleza y muestreados en el mercado de 30 o más especies en busca de CoVs mediante ensayos moleculares; caracterización genómica y aislamiento de nuevos CoVs; experimentos de infección del virus en una serie de cultivos celulares de diferentes especies y ratones humanizados.

Peter Daszak, presidente de Eco Health Alliance, dijo a Democracy Now que había recogido muestras de murciélagos con colegas chinos, pero que el laboratorio de Wuhan no albergaba el cultivo de los virus de los murciélagos, sino su secuenciación genética. Si los virus no se almacenaron en el laboratorio de Wuhan, en China, ¿dónde se transportaron y almacenaron?

Este no es el único proyecto financiado por EE.UU. en el que Eco Health Alliance recogió murciélagos y coronavirus en China. Los científicos estadounidenses estudiaron murciélagos en Asia oriental (principalmente en China) y en África entre 2009 y 2019 en el marco del programa Predict de USAID, dotado con 200 millones de dólares, cuyo objetivo principal era predecir con exactitud las pandemias.

Eco Health Alliance ha recibido contratos civiles y militares del Gobierno estadounidense para una misma actividad: la búsqueda de nuevos coronavirus en murciélagos de todo el mundo. Esto hace que nos preguntemos por qué el Gobierno estadounidense ha financiado programas civiles y militares sobre virus en murciélagos en el extranjero.

En 2016, Eco Health Alliance, científicos estadounidenses y USAID lanzaron el Proyecto Global Virome. Se estimó que el ambicioso proyecto costaría al menos 1.600 millones de dólares durante 10 años. Su principal objetivo es identificar las enfermedades emergentes que acechan en la naturaleza y que podrían extenderse a los humanos y convertirse en pandémicas.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Asistentes al foro de Bellagio del Global Virome Project (GVP) en el Centro de Conferencias de la Fundación Rockefeller en Italia, del 8 al 11 de agosto de 2016 (foto: Eco Health Alliance).

Asistentes al foro de Bellagio del Global Virome Project (GVP) en el Centro de Conferencias de la Fundación Rockefeller en Italia, del 8 al 11 de agosto de 2016 (foto: Eco Health Alliance).

 

La Fundación Rockefeller lleva mucho tiempo apoyando este tipo de proyectos. La fundación incluso ha proporcionado el peligroso virus del Zika para su venta en línea con fines de investigación.

Irónicamente, el proyecto se presentó en el Centro de Conferencias de la Fundación Rockefeller en Bellagio, Italia, que 4 años después se convirtió en el epicentro de la pandemia de coronavirus en Europa.

P.D. Cientos de miles de personas de todo el mundo han muerto ya en la pandemia. Todos los países de todos los continentes se han visto gravemente afectados. Si tiene alguna información y desea compartirla, envíe un mensaje a: [email protected] Si desea proporcionar información de forma anónima, no revelaré su identidad y estará protegido.

 

La conexión entre el coronavirus y el monopolio angloamericano de la guerra, el comercio y la cultura

 

 

Fuente:

Dilyana Gaytandzhieva: Project G-2101: Pentagon biolab discovered MERS and SARS-like coronaviruses in bats; en Arms Watch, 30 de abril de 2020.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Para ganar esta lucha, los ciudadanos de todas las naciones deben abandonar la mentalidad de víctimas y deshacerse de la creencia de que los...

Contenidos

El 15 de julio, la Fundación Rockefeller anunció una nueva financiación de 13,5 millones de dólares para contrarrestar la “desinformación” sobre el Covid-19 en...

Contenidos

Hasta el momento la vacunación obligatoria a toda la población sólo ha sido impuesta en tres países: Tayikistán, Turkmenistán y la Ciudad del Vaticano....

Ciencia y Tecnología

La cifra combinada de muertes y lesiones registradas en las bases de datos de EudraVigilance, CDC/ VAERS y el MHRA Yellow Card System, indica...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon