Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Programación predictiva? Editores israelíes han escrito durante años sobre una pandemia parecida a la de COVID

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



La aceptación voluntaria del público en general de las restricciones draconianas impuestas a la movilidad y la libertad de reunión debido al coronavirus fue “predicha” en las novelas de ficción y otras creaciones artísticas durante las últimas décadas. ¿La vida imite al arte o hay algo más siniestro detrás?

 

Por Raul Diego

La vida imita al arte es una frase que a menudo escuchamos cuando ciertos eventos son aparentemente predichos en una pintura, una canción o cualquier número de las disciplinas creativas en las que la gente se involucra. Los libros, en particular, son una generosa fuente de tales conocimientos. A veces, la separación entre la creación de la obra de arte y el evento previsto es inquietantemente corta, lo que lleva a especular que más que un simple genio creativo estaba detrás de su producción.

Establecer un vínculo demasiado estrecho entre la inspiración de un artista y un acontecimiento futuro reflejado en su obra es una propuesta arriesgada, pero a veces los acontecimientos representados en la página o en la pantalla son tan paralelos a la vida real que surgen cuestiones de programación predictiva, un concepto que muchos en el mundo académico desestiman como los desvaríos de los “teóricos de la conspiración” en un patrón familiar de desacreditar las narraciones que desafían a la autoridad.

Alan Watt, el hombre al que se le atribuye la postulación de la noción de programación predictiva, la describe como “una forma sutil de condicionamiento psicológico proporcionada por los medios de comunicación para familiarizar al público con los cambios sociales planificados que deben implementar nuestros líderes”. Si y cuando estos cambios se lleven a cabo, el público ya estará familiarizado con ellos y los aceptará como progresiones naturales, disminuyendo así la posible resistencia y conmoción pública”.

Aunque despreciada por los aduladores del poder y los guardianes de la puerta, la programación predictiva no es una idea especialmente descabellada. Cualquiera que haya montado una campaña publicitaria sabe que condicionar la opinión pública es el nombre del juego y después de casi un siglo de televisión y un mundo inundado de pantallas que tratan implacablemente de influir en el comportamiento del consumidor, la programación predictiva es sólo un pequeño paso más allá de eso.

 

Netflix y la píldora

La mayoría de las personas se sienten incómodas con la idea de “cambios sociales planificados” impuestos desde arriba por una jerarquía terrenal de poderosos señores, pero tienen poca resistencia a atribuir esos amplios cambios en la sociedad a deidades providenciales o fuerzas invisibles de otro reino.

Nuestra incapacidad para reconocer que somos los creadores de nuestras propias sociedades ha sido fomentada por empresas capitalistas impulsadas por el consumo y controladas por un relativo puñado de plutócratas, que invierten mucho en moldear la imaginación humana suplantando las expresiones auténticas de la comunidad y la cultura con sus logotipos, eslóganes y jingles pegadizos.

Por supuesto, los mecanismos de control social han crecido a pasos agigantados desde el advenimiento de Internet y los grandes datos, que permiten alcanzar niveles sin precedentes de focalización social, hasta sus miembros individuales. Esto nunca ha sido más evidente que en la situación en que todos nos encontramos en la actualidad durante esta curiosa crisis pandémica, en la que las acciones sincronizadas de los órganos del establishment, como el gobierno, la prensa y el mundo académico, han impuesto una visión normalizada de la realidad y decretado normas de interacción social a una sociedad en gran medida dócil, que aceptó el cambio draconiano sin mucha resistencia.

Muchos recordarán la película “Outbreak” de 1995, que marcó el inicio de una serie de producciones de Hollywood e internacionales de películas con tramas que giran en torno a un virus asesino. La mayoría de estas películas tenían grandes presupuestos de marketing que hacían intensas campañas publicitarias. La esencia de películas como “Pandemia”, “Contagio”, “28 días después” y docenas más de este género, llegaron a millones, si no miles de millones de personas en todo el mundo a través de trailers y otros medios de difusión.

En 2019, una serie de Netflix llamada “Explicó” emitió “La próxima pandemia”; un episodio del programa de estilo documental que nos advierte sobre una pandemia inminente y en el que nada menos que Bill Gates es uno de los “expertos” que acompañan a los espectadores a través del escenario deliberadamente aterrador, que comienza con escenarios apocalípticos del fin de la humanidad y la opinión de Gate sobre qué escenario es más probable.

No es de extrañar que el ex director general de Microsoft identifique las enfermedades zoonóticas como la principal amenaza para el mundo. Una asombrosa predicción de un hombre sin ninguna formación real en biología o ciencia, cuyas palabras han sido sin embargo ungidas por los medios de comunicación corporativos como el evangelio. Casi todos los puntos destacados en el episodio reflejan nuestra realidad actual y la narración sobre su origen.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mercados húmedos, cierres y el papel de la tecnología son examinados de manera predictiva como posibilidades reales, justo cuando la noticia del nuevo coronavirus estaba a punto de explotar en la escena mundial. Una increíble coincidencia, por decir lo menos. O, ¿hay algo más en esta historia?

¿Estamos presenciando la vida imitando al arte o el arte está siendo usado para dirigir la vida en una dirección particular, en la que ciertos intereses quieren que la sociedad vaya? Un libro publicado hace casi 25 años podría tener la respuesta.

 

Realidad o ficción

El título del libro es “2020” y fue publicado en 1994 por una editorial israelí llamada Keter Press, que se traduce literalmente por “Crown” o “Corona” Press. Un comienzo poco propicio para aquellos que descartan cualquier especulación en la programación predictiva como material de sombrero de hojalata, pero todo esto podría ser simplemente una coincidencia en este momento.

La novela fue escrita originalmente como un guión cinematográfico en 1987 por un psiquiatra israelí e hija de uno de los dramaturgos más conocidos del estado judío. Hamutal Shabtai sólo tenía unos veinte años cuando aparentemente escribió la historia, que predice el estado del mundo actual como resultado de las medidas contra el virus con una precisión asombrosa y predice una sociedad devastada por un virus, lo que da lugar a una “dictadura de la salud mundial”.

El libro sólo se publicó en hebreo y nunca se tradujo al inglés, pero el tomo de 600 páginas detalla el creciente estado de vigilancia que se está desarrollando actualmente bajo la apariencia de Covid-19. El autor describe un mundo en el que la sociedad está dividida entre una población de riesgo y una población sana, donde las primeras se mantienen en cuarentena.

Tocar a otra persona es fatal y se vigilan de cerca los movimientos de todos y todos los espacios públicos están equipados con “puertas biométricas”, que utilizan un sistema de códigos de color muy similar al que se aplica en los almacenes del Amazonas, que indican quién debe ser aislado. La novela también menciona un “tratado de salud” mundial, que determinará las leyes de movilidad social e interacción humana para todos los países.

Otro autor israelí produjo otra increíble hazaña de aparente clarividencia en un libro publicado hace sólo cinco años titulado “Moratoria”, que describe un virus de murciélagos que sale de Asia y diezma a la humanidad. Independientemente de lo que pienses sobre la programación predictiva, tal precisión exacta exige una mirada más profunda.

 

Una historia extraña

Quizás más interesante que los sorprendentes detalles relatados en la novela “2020”, la historia de la propia editorial revela algunas conexiones extrañas que vale la pena examinar. Keter Press comenzó como un programa del gobierno israelí llamado El Programa Israelí de Traducciones Científicas en 1959 y se dedicó a traducir y publicar manuscritos científicos y técnicos del ruso al inglés para la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, que es la contraparte técnica de los Institutos Nacionales de Salud.

En el decenio de 1960, la editorial de propiedad del Gobierno de Israel se ramificó en los mercados de habla inglesa con dos empresas subsidiarias hasta que en la segunda mitad del decenio fue vendida a una empresa de inversiones, que a su vez la vendió de nuevo a otra empresa de inversiones que dio a la editorial su nombre actual. Considerada la editorial “más destacada” de la literatura hebrea contemporánea en Israel en la actualidad, así como de la enciclopedia Judaica, Keter Publishing Ltd. se fusionó con la otra editorial más grande de Israel después de que fuera adquirida por la editorial Modan en 2016.

En 1987, el mismo año en que 2020 fue escrito como un guión de cine, Keter se convirtió en una empresa pública. Dos años después el magnate y espía británico Robert Maxwell – padre de Ghislaine Maxwell – adquirió el control de la editorial después de que Maxwell Communication Corporation comprara Macmillian, que entonces era la propietaria de Keter. La editorial pasó a manos de una empresa de inversiones israelí llamada Arledan después de la muerte de Maxwell en 1991, que fue su propietaria hasta 2016.

Los vínculos de Robert Maxwell con la inteligencia israelí han sido bien documentados por Whitney Webb para MintPress News en su serie sobre Jeffrey Epstein, quien dirigió una operación de chantaje de tráfico sexual con su hija, Ghislaine. Los vínculos de Maxwell con una empresa editorial con tan amplios lazos con el gobierno israelí, que estaba proporcionando lo que muy probablemente eran materiales muy sensibles de científicos rusos a la NSF estadounidense en el momento más álgido de la Guerra Fría, es suficiente para poner en duda los verdaderos orígenes de la novela de 2020.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Una llamada al arte

La película “They Live” es popularmente vista como una película que “expone” nuestra realidad actual a través de una premisa ficticia que en realidad no es nada nuevo. La lucha por el poder es tan antigua como la humanidad y aquellos que se esfuerzan por ella están constantemente planeando mantener su posición sobre el resto de nosotros. En la medida en que proyecta un mundo distópico bajo el pulgar opresivo de una élite monstruosa, “They Live” también entra en la definición de programación predictiva a pesar de la trayectoria de héroe del protagonista, tan omnipresente en el cine americano.

Mientras nos encontramos en el precipicio de un destino aún peor que el de los esqueléticos ciborgs representados en la película, el despliegue de tecnologías de vigilancia masiva y un establishment científico adjunto que desea confinarnos a una cama de hospital en nuestras propias casas es una llamada de atención a los verdaderos artistas y creadores que tienen el coraje y la visión de producir un arte que no sirva tan descaradamente a las agendas del poder.

 

En 2010, la Fundación Rockefeller planteó un escenario de epidemia de virus en China y estado de sitio como el actual

 

Fuente:

Raul Diego / MPN — Predictive Programming? Israeli Publishers Have Been Writing About a COVID-Like Pandemic for Years.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El despacho jurídico O’lex Abogados ofrece en su portal de internet una serie de modelos gratuitos para el uso personal e individual para defenderse...

Contenidos

Un funcionario del Ministerio de Salud de Israel advierte que una dosis de la vacuna no es suficiente para prevenir la infección por COVID-19,...

Ciencia y Tecnología

Por Médicos por la Verdad Cuando empezamos a saber de la “nueva enfermedad” supuestamente producida por el nuevo virus chino Sars-CoV-2, apenas sabíamos que...

Contenidos

La Sala Penal de Apelaciones de Chicha y Pisco dijo que la pandemia fue una invención de las “élites criminales a nivel mundial” conformadas,...

Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.